jueves, 2 de agosto de 2012

Bodegas Vinyes Mortitx en Mallorca (Islas Baleares)


BODEGAS VINYES MORTITX EN MALLORCA (ISLAS BALEARES)

La finca de Mortitx está situada en la Sierra de Tramontana de Mallorca, dentro del término municipal de Escorca, a una altura de unos 400 metros sobre el nivel del mar.

En la arisca Sierra de Tramuntana se encuentran los viñedos de Mortitx,donde su altitud y microclima hacen que de las nobles variedades de uva que allí se cultivan se elaboren unos vinos de calidad, únicos y con una personalidad que los diferencia de todos los demás, fiel exponente del entorno que les ha visto nacer. Las Islas Baleares cuentan a partir del año 2006 con unos nuevos vinos, diferentes a todos los elaborados hasta ahora. Las tierras de la finca de Mortitx, con unos afloramientos mucho más antiguos que en el resto de la isla de Mallorca y con una climatología más severa y extrema (microclima propio), proporcionan una uva con unas características que no se pueden conseguir en ningún otro sitio.

La finca de Mortitx está situada en la Sierra de Tramontana de Mallorca, dentro del término municipal de Escorca, a una altura de unos 400 metros sobre el nivel del mar. Vinyes Mortitx S.A. dispone de una extensión de 20 Ha. donde están ubicadas las bodegas y los viñedos de su propiedad.

Estos terrenos, adquiridos en septiembre de 2001 por la citada sociedad, son cultivables en su totalidad. El suministro de agua proviene de dos embalses que forman parte de la propiedad, situados dentro del torrente de Mortitx.

El proyecto nació a partir de la idea de un grupo de personas aficionadas al vino, el cual se materializó en junio de 2001, constituyendo la sociedad Vinyes Mortitx S.A. y la compra de una parte de la finca de Mortitx, con un objetivo principal: la elaboración de vinos de calidad, donde se manifiesten las peculiaridades y carácter propio de la tierra de donde proceden. Actualmente esta sociedad está formada por 57 socios. Vinyes Mortitx emprende con ilusión este reto que va más allá del que puede ser la comercialización del vino.

LOS VINOS

- Blanco : Vino de color muy pálido, delicado y elegante. Elaborado con la variedad Malvasía y Moscatel. Sus aromas recuerdan la rosa, la pera, el mentol y la lima. Servirlo a unos 10Cª.12,5% vol.

Las uvas cosechadas a mano permanecen durante una noche en una cámara a baja temperatura. Esto permite reducir los fenómenos de oxidación durante el prensado y preservar los aromas de la propia uva.

La fermentación es lenta, a temperatura baja controlada, desarrollando así los aromas primarios. Durante varias semanas se trabaja con las lías del vino. Finalmente se realizan los trasiegos necesarios y se prepara para el embotellado final.

- L´antull: Vino blanco fermentado en barricas de roble francés, criado durante 4 meses sobre sus lías. Elaborado con las variedades Malvasía y Riesling, presenta aromas de mantequilla, albaricoque, almendras tostadas y notas balsámicas. Servirlo a unos 12 °C.

Selección de la mejor Malvasia de sus viñedos para elaborar este vino. Después del desfangado el mosto es trasegado a barricas de roble francés.

Tras la fermentación se inicia un “batonnage” regular durante 3 meses (mantener en suspensión en el vino las levaduras depositadas en el fondo de la barrica, con el fin de densificar el cuerpo e integrar la madera al vino) A finales de invierno se procede al embotellado.

Medalla Oro en Premios Cinve 2009

- Rosado: Vino elaborado con variedades autóctonas, Monastrell y Tempranillo. De aromas refrescantes y expresivos. En boca recuerda la fresa, el plátano y la picota. Servirlo a unos 10Cº. 12% vol.

Cada variedad utilizada para elaborar este vino ha sido vendimiada y fermentada en depósitos independientes. La cosecha fue muy tardía, debido a un verano más fresco que de costumbre en la isla. Los mostos fueron obtenidos por prensado directo y por sangrado de la uva tinta.

La fermentación controlada en depósitos de acero inoxidable fue lenta, a temperatura baja, para resaltar los aromas primarios. Después del ensamblaje de los diferentes vinos, se hizo una clarificación ligera, siendo embotellado a principios del año.

- Flaires: Vino rosado muy pálido, original y único. Elaborado con las variedades Tempranillo y Monastrell, con agradables aromas florales y notas de melocotón y albaricoque. Servirlo a unos 10Cº. 12% vol.

Se ha elaborado reduciendo al máximo el tiempo de contacto de la pulpa con las pieles durante el proceso de vinificación, dando una preferencia al mosto obtenido del prensado directo.

Fermentación lenta, cuidadosamente vigilada, y un minucioso trabajo con las lías, nos permite obtener un vino con un cuerpo redondo y agradables aromas y sabores.

- Tinto añada: Elaborado con las variedades Monastrell, Syrah, Merlot y Cabennet, es un vino de color oscuro intenso. Presenta unos aromas muy agradables con notas a especias y a frutas rojas. En boca es equilibrado, redondo y expresivo. Servirlo a unos 16-18Cº.

Cada variedad utilizada para elaborar este vino ha sido vendimiada y fermentada en depósitos independientes. De esta forma nos ha permitido  adaptar la vinificación a las características propias de cada variedad.

Se ha buscado que la fruta tenga una presencia importante y que en boca sea redondo y agradable, jugando con las maceraciónes prefermentativas en frío y descubes al cabo de 3 a 10 días de contacto entre orujos y mosto. Corta crianza en tanques de acero inoxidable para acabar de redondear y pulir los taninos.

- Rodal Pla: Elaborado con las variedades Syrah, Merlot y Cabernet, este vino ha sido criado 6 meses en barricas de roble francés y americano. Presenta aromas, a mermelada de moras, cacao y tostados. Servirlo a unos 18Cº. 14% vol.

Las uvas utilizadas son cosechadas a mano, y cada variedad por separado. Las fases de maceración varían entre una semana y dos según las variedades.

Una vez finalizadas las dos fermentaciones, el vino continúa su crianza durante 6 meses en barricas de roble americano (80%) y francés (20%), todas ellas nuevas o de un solo vino. Finalmente prosigue su crianza en botella durante varios meses antes de salir al mercado.

- L´U: Elaborado con uvas seleccionadas de las variedades Syrah, Merlot y Cabernet, este vino ha sido criado 20 meses en barricas de roble francés. Presenta notas balsámicas, a frutas negras, cacao y moka. Servirlo a unos 18ªCº. 14,5% vol.

Para elaborar este vino se ha utilizado una selección de las mejores uvas de sus viñedos. Cada variedad ha sido vendimiada manualmente y fermentadas en depósitos independientes.

La fase de maceración duró entre dos y tres semanas. Una vez finalizada la fermentación, se continuó con una crianza de 20 meses en las mejores barricas de roble francés, nuevas o de un solo vino.

Premi Dionís (mejor vino tinto con crianza), Medalla Oro Premios Cinve 2009, Plata Concours Mundial de Bruxelles, Decanter World Wine Awards.

- Dolç de Gel: Vino dulce elaborado con uvas en estado de congelación, obteniéndose así un equilibrio natural entre azúcares y alcohol. Sus aromas cálidos a especias y a frutas confitadas son una caricia que, como un remolino, envuelve el paladar. Servirlo a unos 12 °C. 14 %vol.

Para elaborar este vino dulce, se dejaron sobre madurar las uvas hasta conseguir un grado potencial de 18% vol. Despues se procedió a su congelación y prensado, dando como resultado un mosto con más de 350 g/L de azúcar.

Proceso de  fermentación lento, cesado de forma espontánea al alcanzar el nivel de alcohol final indicado. De este modo se logra un equilibrio natural entre azúcar residual y alcohol obtenido en su totalidad de la propia uva.

INSTALACIONES

La bodega de Vinyes Mortitx, acabada de construir a principios del año 2005, se ha equipado con una tecnología moderna para poder elaborar unos vinos en unas condiciones óptimas para conseguir unos productos de primera calidad. Todas las obras de adaptación y de rehabilitación de estas instalaciones se han llevado a cabo con un criterio respetuoso e integrador con el entorno donde están ubicadas.

El acero inoxidable es el principal material que se encuentra en contacto con el vino. De esta manera se pueden asegurar una limpieza y una asepsia totales que permiten evitar cualquier alteración bioquímica no deseada en los vinos. Además, el acero inoxidable permite un buen intercambio de calor con el exterior de los depósitos, una característica esencial para llevar a cabo el control de la temperatura de fermentación del mosto. Este hecho es determinante para marcar la diferencia en los vinos de calidad.

Así, la bodega de Vinyes Mortitx dispone de un total de 30 depósitos de diferente capacidad, totalmente construidos en acero inoxidable, el control de los cuales se realiza de forma automatizada para evitar cualquier imprevisto. La mayor parte de estos depósitos son polivalentes, es decir, se pueden utilizar tanto para fermentación como para la conservación de los vinos. Dos depósitos isotermos permiten realizar los procesos a baja temperatura (desfangados y estabilización tartárica) con un aprovechamiento energético óptimo.

Otro factor que marca la diferencia es el hecho de disponer de una gran cámara fría que permite bajar la temperatura de la uva cosechada, antes de empezar la fermentación alcohólica. De esta manera se evita la evaporación de muchas de las sustancias aromáticas de la propia uva, pero sobretodo permite un inicio lento y regular de la fermentación, lo que se traduce en unos buenos niveles de la población de levaduras, asegurando una fermentación completa de los azúcares originales del mosto.

En cuanto a las barricas de roble para la crianza de los vinos, se han elegido diferentes orígenes (francés, americano y húngaro) y de diferentes características, entre las cuales destaca el tostado interior de la barrica en el momento de su fabricación. Esta variedad de barricas permite elaborar unos vinos más complejos y redondos, a la vez que les sirven para marcar un estilo de vinos propios.

La bodega cuenta también con una sala propia para el embotellado de los vinos. Los dos elementos principales de esta sala son la máquina embotelladora propiamente, compuesta por una enjuagadora que pasa agua a presión por el interior de las botellas vacías que les llegan de fábrica (de esta manera se evita la presencia eventual de cualquier residuo de fabricación de las botellas), la llenadora de vino y la taponadora. El otro elemento de la sala de embotellado es la capsuladora-etiquetadora, que confiere el aspecto de acabado a la botella, a punto para salir al mercado.

Como novedad entre los vinos elaborados en la isla, destaca la utilización de tapones sintéticos para la gama de vinos de añada (jóvenes). Estos tapones, de aspecto casi idéntico al de los tapones de corcho, ofrecen toda una serie de ventajas en este tipo de vinos: mayor hermeticidad (envejecimiento más lento), mayor resistencia mecánica (no se rompen en el momento de destapar), ausencia de malos olores derivados de la humedad o de una mala conservación de los tapones, ausencia de polvo de corcho en la superficie del vino, entre otras.

Para los vinos criados en barrica, la crianza posterior en botella hace necesario e imprescindible el uso de tapones de corcho natural de la máxima calidad. Estos tapones hacen posible el intercambio de oxígeno con el exterior, lo que permite una mayor estabilidad del color de los vinos, haciéndolos aptos para su consumo al cabo de unos años. Todos los vinos envejecidos en barrica de roble, elaborados en la bodega de Mortitx, se comercializan en botellas que disponen de tapón de corcho de las mejores características, en armonía con el vino excepcional que contienen.

En resumen, se trata de crear una actividad para generar unos recursos que satisfagan las expectativas depositadas por parte de los socios, que no sólo se limitan a un aspecto económico, sino también al deseo de promover una reactivación agrícola en la zona de la Serra de Tramontana y a la satisfacción de ver cumplido un  proyecto que ha sido capaz de unir e ilusionar un colectivo tan importante de personas.

PROYECTOS VITIVINICOLAS

Actualmente se han plantado cerca de las  10 Ha. que integran la primera fase de la plantación y que se corresponden con un total de casi 40.000 cepas. Se han plantado las variedades nobles Syrah, Merlot, Cabernet Sauvignon y Monastrell para la elaboración del vino tinto, escogidas con la finalidad de conseguir un vino con una gran personalidad y que, al mismo tiempo, tengan un innegable carácter mediterráneo. Respecto a las variedades blancas se ha seleccionado la Malvasia, una uva que  hizo famoso el vino mallorquín entre los siglos XVI y XIX, y que desde hace unos años se intenta recuperar en nuestras islas.

La primera vinificación que se hizo en  las instalaciones fue en el años 2005, con una producción inicial de unos 50.000 litros de vino. De forma progresiva se completará la plantación del resto de la finca, hasta llegar a una producción total estimada de unos 100.000 litros anuales.

Uno de los otros proyectos que Vinyes Mortitx ha puesto en marcha, en colaboración con la Conselleria d’Agricultura del Govern Balear, consiste en una pequeña plantación experimental de variedades autóctonas de uva, con el objetivo de conocer cuales son las que mejor se adaptan en este lugar. La finalidad es conseguir un producto de máxima calidad que el consumidor sepa valorar. De esta forma se pretende poder ofrecer un vino el cual su carácter mediterráneo sea el elemento diferenciador.

Vinyes Mortitx S.A.
Carrer d´Andalúdia, 5, 07460 Pollenca
971 53 38 89
Web: www.vinyesmortitx.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario