sábado, 25 de agosto de 2012

Consumo Moderado de Vino Contra el Riesgo de Padecer Diabetes de Tipo 2


CONSUMO MODERADO DE VINO CONTRA EL RIESGO DE PADECER DIABETES DE TIPO 2

El estudio desarrollado con los datos de varios países europeos afirma que los bebedores moderados de vino experimentan una reducción en el riesgo de padecer diabetes tipo 2.

Que el vino cuenta con importantes cualidades beneficiosas para la salud es algo que se ha demostrado mediante gran cantidad de estudios científicos. Recientemente la revista Journal of Internal Medicine, ha publicado un estudio que refleja los beneficios de consumir vino de manera moderada en nuestro metabolismo y más concretamente en el descenso del riesgo de padecer diabetes tipo 2.

Este estudio forma parte de la “Investigación Prospectiva Europea sobre Cáncer y Nutrición (EPIC)” que se ha llevado a cabo en múltiples países de Europa con una población de 30.000 personas. Analizando los resultados, los investigadores provenientes de centros médicos europeos, llegaron a la conclusión de que entre los sujetos del estudio un 10% de los hombres y un 20% de las mujeres que consumieron vino de forma moderada fueron menos propensos a sufrir diabetes de tipo 2.

Según este estudio, el consumo moderado de esta bebida es una de las claves para disminuir el riesgo de sufrir esta enfermedad. Pero además a este factor hay que añadir otros como el sobrepeso y la distribución de la grasa. Las personas que sufren sobrepeso metabolizan el alcohol de una forma más acelerada, como consecuencia la disminución del riesgo de padecer diabetes tipo 2 gracias al consumo moderado era mayor en estos pacientes con sobrepeso que en los de peso normal.

Por otra parte, el estudio también refleja los hábitos de comportamiento de estos consumidores ya que de acuerdo con los autores del estudio un bebedor de vino socialmente se comporta de forma diferente a los de otras bebidas alcohólicas. Estos suelen tener una dieta más saludable y tienden a consumir menos tabaco. Según los investigadores este hecho también puede ser un motivo por el que en este tipo de población se disminuya el riesgo de sufrir determinadas enfermedades.

Para más información consultar: Alcohol consumption and risk of type 2 diabetes in European men and women: influence of beverage type and body size. The EPIC-InterAct study. J Intern Med. 2012 Feb 21.

DIABETES MELLITUS TIPO 2

Diabetes mellitus tipo 2 o diabetes senil (conocida anteriormente como diabetes no-insulino dependiente) es una enfermedad metabólica caracterizada por altos niveles de glucosa en la sangre, no es debido a una resistencia celular a las acciones de la insulina, sino del glucagon, combinada con una deficiente secreción de insulina por el páncreas. Un paciente puede tener más resistencia a la insulina, mientras que otro puede tener un mayor defecto en la secreción de la hormona y los cuadros clínicos pueden ser severos o bien leves. La diabetes tipo 2 es la forma más común dentro de las diabetes mellitus y la diferencia con la diabetes mellitus tipo 1 es que ésta se caracteriza por una destrucción autoinmune de las células secretoras de insulina obligando a los pacientes a depender de la administración exógena de insulina para su supervivencia, aunque cerca del 30% de los pacientes con diabetes tipo 2 se ven beneficiados con la terapia de insulina para controlar el nivel de glucosa en sangre.

La deficiente disponibilidad de las funciones de la insulina conlleva a un deficiente metabolismo celular, resultando en un aumento en los ácidos grasos, en los niveles circulantes de triglicéridos y un descenso en la concentración de la lipoproteína de alta densidad (HDL). La hiperglicemia de larga data causa daños en los nervios, ojos, riñones, corazón y vasos sanguíneos. La cetoacidosis puede ocurrir en estos pacientes como resultado de estrés, como una infección, la administración de ciertos medicamentos como los corticosteroides, deshidratación o deficiente control de la enfermedad. La resistencia a la insulina es un importante contribuyente a la progresión de la enfermedad y las complicaciones de la diabetes.

La diabetes tipo 2 es una enfermedad frecuente y subdiagnosticada que plantea desafíos para su tratamiento. La introducción de nuevos fármacos orales en los últimos tres años ha ampliado la gama de opciones disponibles para el tratamiento de la diabetes tipo 2. A pesar de la mayor selección de agentes farmacológicos, es necesario destacar que el tratamiento de primera elección son los enfoques no farmacológicos incluyendo la modificación de la dieta, control de peso y ejercicio regular. Una dieta combinada con ejercicio con el objeto de perder peso logra mejorar significativamente la sensibilidad celular a la insulina incluso antes de llegar al peso ideal. Se ha demostrado que el hacer ejercicio y perder peso en pacientes diabéticos y prediabéticos reduce su mortalidad y mejora su condición de vida. Los abordajes farmacológicos deben individualizarse, basándose en las características del paciente, el nivel de control de la glucosa y las consideraciones de costos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario