martes, 21 de agosto de 2012

Las Regiones Vinicolas de Portugal


LAS REGIONES VINÍCOLAS DE PORTUGAL

A primera vista, parece una paradoja que Portugal fuera el primer país del mundo que delimitara una zona vitícola determinada (el valle del Duero en 1756), llevara a cabo una clasificación de sus viñedos (de 1907 a 1911), introdujera, aproximadamente a la par que Francia, un sistema de denominación de origen para otras seis zonas de cultivo de vino de calidad (Dao, Vinho Verde, Moscatel de Setúbal, Buceias, Carcavelos, Colares y Madeira) y que, al mismo tiempo, sea el país de Europa con mayor tradición de vinos anónimos, de los cuales sólo puede atestiguarse su origen portugués.

Este fue, durante largo tiempo, el caso de la marca de vino con mayor éxito del mundo, el Mateus Rosé, así como también de famosos vinos de calidad embotellados como el legendario Barca Velha, cuyo origen del Duero se indica en la etiqueta desde hace muy poco tiempo.

La Revolución de 1974, la apertura del país al exterior y el ingreso en la CEE fueron los factores que desencadenaron grandes cambios en el sector. Finalmente las respectivas regiones podían dar a conocer su nombre en el mercado internacional. Algunos proyectos de ley que antes intentaron la reforma habían quedado olvidados indefinidamente en los cajones de la burocracia de Salazar, quien favorecía a los monopolios y, por lo tanto, estaba poco interesado en innovaciones. La estructura de la economía vitivinícola portuguesa ha experimentado, desde que la región de Bairrada fue demarcada en 1979, una evolución más bien irregular. Una muestra de ello es lo sucedido en Alentejo, donde cada zona tenía su propia denominación: primero era IPR-Vinos de calidad (Indicagao de Proveniencia Regulamentada) y más tarde se convirtió en DOC (Denominando de Origem Controlada). Ahora, las ocho zonas han sido transformadas en subregiones y el vino regional de todas ellas seconoce bajo una única DOC Alentejo.

Lo mismo pasó con la DOC Ribatejo en mayo de 2000. De sus seis antiguas zonas se creó de un plumazo una nueva región DOC en la que las zonas consideradas algunos años como región pueden aparecer sólo como información adicional, si así se desea. Como muestran las estadísticas, las regiones DOC tradicionales como Oporto (1756) y Vinho Verde (1908), siguen siendo líderes en cuanto al volumen de producción de vinos de calidad, tal y como lo muestra la estadística. La tercera DOC clásica, Dáo (1907), se ha visto superada por Alentejo. Lo sorprendente de los últimos éxitos es que Duero sólo fue reconocida como DOC para los llamados vinhos de mesa (los vinos tintos y blancos, en contraposición a los vinos de oporto) en 1982. La historia del vino de calidad del Alentejo no empezó hasta el año 1988; desde en tonces, esta región ha vivido un espléndido período en el que la superficie de cultivo se ha doblado con creces. De las demás regiones, la más fuerte es seguramente la Bairrada, que atraviesa, sin embargo, una crisis de orientación atribuible a una indecisión sobre las variedades y los estilos que debería seguir. Alenquer, tierra de algunas quintas de famosos descubridores, consolida día a día un perfil y una calidad propios. También Ribatejo y Palmela se encuentran en el buen camino.
De entre el resto de los “vinos clásicos” destaca el Bucelas (1911), que actualmente experimenta un auge vertiginoso. Otros, como el vino de Carcavelos (1907) y el de Colares (1907), que para muchos fue durante mucho tiempo el mejor y más interesante vino de Portugal, luchan por la supervivencia, en una región donde la especulación inmobiliaria amenaza los viñedos.

Muchas regiones no han conseguido comercializar vinos de calidad debido a que sus empresas no están en condiciones de cumplir los requisitos de las DOC, sobre todo aquellos que atañen a las variedades.

EL VINO REGIONAL

La denominación vino regional (vino corriente, del país) se emplea en otros lugares para calificar de forma general vinos muy sencillos; sin embargo, en Portugal cumple una importante función.

Algunos de estos vinos se elaboran en propiedades cuyos terrotrs nunca se destinaron sólo a la viticultura, o hace ya tanto tiempo que no formaron una región vitícola. En otras zonas, el vino regional sustituye la vieja práctica de sacar al mercado una gran parte de los vinos, incluso muchas veces las mejores marcas, sin indicar su origen geográfico a fin de destacar así el nombre del productor como única garantía de calidad. Este proceso beneficia a los consumidores y a ciertas bodegas, pero ha impedido el desarrollo de regiones vinícolas. Hay comarcas donde pueden comprarse vinos exquisitos, pero los productores ignoran su valor.

El vino regional, pues, es consecuencia de la tradición portuguesa de no indicar el origen geográfico de los vinos, lina marca comprende varias regiones vecinas. Sí una cosecha en una región no sale buena, se puedo recurrir a la zona más próxima. La denominación de vino regional es también muy práctica para clasificar vinos elaborados con variedades o cuvées que no responden a los requisitos de una DOC. Finalmente, la denominación regional es usada por algunas cooperativas y explotaciones vitivinícolas para calificar vimos de segunda o tercera categoría y diferenciarlos así de sus mejores vinos DOC. Pero también se da lo contrario: reservar la calificación de vinho regional para una primera calidad y la DOC para los vinos mas sencillos. Portugal no cuenta con una clasificación estricta de los vinos regionales. Sólo se puede afirmar una cosa: no los menosprecie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario