miércoles, 22 de agosto de 2012

Portugal el País de las 500 Variedades de Uva


PORTUGAL EL PAÍS DE LAS 500 VARIEDADES DE UVA

Se suele decir que Portugal es el país con la mayor variedad de uvas del mundo, unas 500 diferentes según diversas estimaciones. No obstante, estas cifras son dudosas, pues hasta ahora nadie ha realizado un recuento exacto de las variedades ni ha distinguido entre las realmente auténticas y los diferentes nombres que éstas reciben de una región a otra. Aun así, los expertos calculan que existen de 250 a 300 variedades auténticas. Muchas se remontan a la Edad Media, a la época de expansión de los monasterios y de la vinicultura, y otras a tiempos aún más lejanos. En el curso de los siglos, las variedades se han perfeccionado y adaptado a los diferentes tipos de terreno.

La asombrosa variedad climática, geológica y topográfica de Portugal ha dado lugar a una gran variedad de tipos de vid. Sólo a principios de 1980, cuando Portugal ingresó en la CEE, se empezaron a estudiar, clasificar y regular febrilmente estas variedades. De la noche a la mañana se estableció qué tipo de uva se recomendaba para cada tipo de vino de calidad, y cuál debía autorizarse para la elaboración de las respectivas denominaciones. Hasta entonces tan sólo había habido intentos aislados de conocer y preservar la pureza de las variedades autóctonas, como el que llevó a cabo la Casa Ramos Pinto en la región del Duero Actualmente las zonas vinícolas con pureza de variedades de uva, como la Baga en Bairrada o la Pe riquita en Palmela, son muy pocas. Esas regiones no empezaron a producir a gran escala hasta principios de 1980 y siguieron haciéndolo durante la década de 1990.

Así, al producirse cantidades significativas de uva. en los últimos años del siglo XX surgió con fuerza en todo el país la moda de los vinhos varietais (vinos varietales) o vinhos estremes. La suma de dos factores, por una parte el afán de vinicultores y consumidores por descubrir nuevas posibilidades, y por otra la habilidad comercial del sector vinícola, que ha logrado vender a precios altos esas especialidades, ha logrado multiplicar de tal manera la oferta de los nuevos tipos de vino en Portugal que resulta difícil tener una visión general del panorama vinícola actual.

Resulta muy cuestionable que, para mejorar la imagen de ciertas zonas, la tradicional uva del norte, la alvarinho, haya empezado a cultivarse también en el sur, donde hasta ahora reinaba la variedad más noble de Portugal, quizás del mundo, la touriga nacional. No obstante, atendiendo al éxito logrado por estos vinos en el mercado, hay que reconocer que esta decisión es quizá más democrática y conveniente para los consumidores que disponer o prohibir el cultivo de una u otra variedad de uva atendiendo a factores científicos como la adecuación de los tipos de cepa a unas determinadas condiciones climáticas. De esta forma, el mapa tradicional de regiones vinícolas y variedades de uva se transforma con cada nuevo tipo de vino que sale al mercado, al tiempo que crece el peligro de fragmentación de las grandes zonas varietales tradicionales. No obstante, sigue habiendo excepciones, como la región de Bairrada, que cuida con celo el carácter peculiar de su vino local.

El consumidor debe saber que estos vinos proceden de cepas nuevas, por lo que todavía no alcanzan la expresión y la concentración de vides más antiguas. No obstante, algunos de estos vinos varietales son capaces, con su carácter afrutado y delicado, de envejecer durante años. Si bien es cierto que los varietales ofrecen nuevas e interesantes experiencias al aficionado, sus altísimos precios nos hacen pensar que quizás los vinos de mezcla tradicionales den mucho más por menos dinero. Por otra parte, las mayoría de las bodegas, como por ejemplo la empresa más grande de Portugal, Sogrape, han llegado al convencimiento de que no se debe apostar tan sólo por una variedad de uva, sea ésta autóctona o internacional, sino que los más completos e interesantes vinos se logran mezclando las cualidades de variedades diferentes. Muchos de los productores reconocen abiertamente que los varietales no han sido más que un experimento y que con el tiempo volverán completamente o en parte a los vinos de mezcla. Para los que incluso rechazan las cuvées de la misma variedad porque creen que malogran la tradicional riqueza del vino portugués, como por ejemplo de los mejores oportos, cabe siempre recurrir a la mezcla tradicional de diez o doce variedades.

VARIEDADES DE UVA BLANCA

- Alvarinho: De piel gruesa y maduración tardía, produce sólo un 50% de mosto y aúna una fruta muy fina con un cuerpo maduro, así como el frescor y la acidez típicos. Una especialidad original de la subregión de Monfáo.

- Antão Vaz: Variedad tradicional del Alentejo cultivada ahora con éxito en otras partes. Estructura y carácter firmes.

- Arinto: Famosa variedad de Bucelas muy extendida en Portugal y que ya deleitó a Shakespeare. Posee una fina acidez. Aunque no es pariente de la riesling, su sabor es similiar. Con ella se elabora un famoso vino dulce.

- Azal: Variedad infravalorada en la elaboración del vínho verde y que en Basto y Amaranto regala vinos deliciosos, frescos, ligeramente ácidos y de fino aroma.

- Bical: Variedad de gran carácter, clásica en la Bairada y conocida en Dáo como borrado as moscas. Bayas pequeñas de fírme acidez.

- Encruzado: La mejor variedad de Dáo. Rendimientos escasos y aromas complejos. Puede criarse en barrica. En ese caso, el resultado se acerca bastante a un buen borgoña.

- Esgana Cão Sercial de Madeira: Quizá la variedad más fina de Madeíra. De impresionante acidez, en Portugal compite con la arinto.

- Ferenão Pires:
Llamada también Maria Gomes. Fruta fina, armonía y altos rendimientos. Para vinos jóvenes.

- Loureiro: Muy a frutada, mineral de marcada acidez y soberana finura. Muy indicada Para la subregión de Lima, productora de verde. Puede envejecer.

- Málvazía Fina: Llamada también Vital. Muy fina en emplazamientos fríos y elevados (por ejemplo, en el Dão).

- Moscatel: Variedad base del espléndido moscatel de Setúbal, aunque también de vinos blancos secos y semisecos de aroma fresco.

- Verdelho: Igualmente famosa en Madeira y tradicional en el oporto blanco, es cada día más apreciada en casi todo el país para vinos secos finos y bien estructurados.

VARIEDADES DE UVA TINTA

- Alfrocheiro: La más importante en el Dão. De color intenso, con fruta bastante roja y negra. Valorada también en Alentcjo y Ríbatejo.

- Alicante Bouschet: Reconocida como variedad puntera en el Alentejo cuando se juntan cepas viejas, bajos rendimientos y suelos áridos. De fruta delicada y mucha suavidad, sobre todo en las mezclas.

- Aragonez (tinta roriz): Corresponde a la variedad tempranillo española. En Alentejo es la variedad dominante. De un profundo tono rojo-negro ofrece un sabor afrutado, lleno, salvaje y a la vez fino y oscuro, con intensos taninos. En las regiones de Duero y Dão es una de las variedades de mayor calidad.

- Baga: Uvas pequeñas, de piel gruesa. A causa de su maduración tardía y su gran acidez, corre el peligro de no madurar del todo o pudrirse si llueve demasiado. En Bairrada representa el 90%. Ees la base principal de excelentes vinos con rico y elegante tono afrutado de casis y equilibrada estructura tánica.

- Castelão Francés (periquita): La variedad principal de Portugal, sobre todo en el sur y en el oeste. Cultivada en terrenos con poco rendimiento, sus taninos firmes permiten elaborar tintos de buen envejecimiento.

- Tinta barroca: Una de las cinco variedades principales del oporto. Aporta uvas oscuras y dulces y buen rendimiento. En los terrenos del norte, sin embargo, le falta fuerza.

- Tinto Cão: Una de las mejores variedades del Duero, ahora cultivada en Dão. Bajos rendimientos, sabor especiado y su alegre acidez.

- Touriga Franca: La antigua touriga francesa. Es un clásico en Portugal y la variedad principal en el Duero y para el oporto. Variedad compleja con mucha expresión.

- Touriga Nacional: De esta variedad de piel gruesa, granos pequeños y bajos rendimientos se conocen canciones de alabanza desde el siglo XIII. Apreciada en el Dão como tourigo y en el Duero como touriga fina, produce vinos muy oscuros y opacos de aroma complejo que puede variar desde lo afrutado a lo florido o lo especiado; una maravilla en complejidad, madurez y taninos y sorprendentemente equilibrada. Descubierta ya por España, esta variedad es uno de los secretos de la grandeza del oporto vintage.

- Trincadeira (en el Duero, tinta amarela): Es una de la variedades más apreciadas de Portugal y la más importante en Alentejo. Produce vinos con un sabor pleno a ciruelas y chocolate. Con el tiempo, esta variedad podría llegar a producir vinos muy nobles.

- Vinhao (en el Duero, sousao): La variedad característica del vínho verde de tonos negro-rojo-violeta. Ha producido en el Duero espectaculares vinos de mesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario