martes, 21 de agosto de 2012

Tipos de Vino de Oporto


 TIPOS DE VINO DE OPORTO

Entre los expertos y coleccionistas del mundo, el oporto vintage es el vino más interesante después del de Burdeos. Ya se consideraba de culto mucho antes de que los vinos nobles de Italia, España o América atrajeran la atención de los sibaritas. El oporto era una de las bebidas habituales de los elegantes clubes ingleses, y pronto se convirtió en el favorito de una nueva generación de estadounidenses, que preferían los vinos de fuerte sabor dotados de cierto carácter elegante y selecto. Es el único vino de reputación mundial con un estilo claramente marcado por los ingleses, no sólo de forma indirecta mediante su demanda, sino también directamente a causa de su comercialización. Ha sido algo así como una “colonia” británica que aún no ha perdido todos sus vínculos con la metrópoli.

Muchos sibaritas han sucumbido ante su especial carácter licoroso, pero la verdad es que el oporto vintage es simplemente un vino porque es bebida sólo de uvas. Sin embargo hay que decir que éstas, crecidas en un terroir determinado, tienen una gran riqueza aromática y una incomparable concentración de espesa dulzura frutal, equilibrada con la acidez, y taninos fuertes y llenos. Los suelos de pizarra, que tanto suelen influir en la elegancia de los grandes vinos, blancos o tintos, son característicos del valle del Duero. Por este motivo, desde el año 1756 sólo está permitido cultivar las variedades para el oporto en suelos de pizarra. A ningún viticultor se le ocurriría elaborar oporto con uvas de un viñedo de suelos de granito, aunque en otras regiones se produzcan con ellas magníficos tintos. Nunca se ha conseguido esa refinada dulzura del fruto que aportan los suelos de pizarra en suelos de otra composición. Los vinos dulces criados mediante oxidación o las imitaciones de oporto procedentes de otros países raras veces alcanzan la complejidad de un auténtico oporto vintage. El auténtico ofrece una garantía de calidad única que dista mucho de la de algunas imitaciones elaboradas para el consumo masivo. La razón de esa garantía es que el Duero fue la primera región vinícola delimitada y regulada del mundo, donde la calidad de los vinos fue determinada y subdividida en categorías. Mientras duró el monopolio de las grandes compañías comerciales portuguesas, que impedía a los vinicultores exportar el oporto que elaboraban, existía tan sólo el vintage de clase A, y en algunos casos el de clase B. Pero la causa decisiva de la calidad que alcanzó el oporto fue, sin duda, la dura competencia entre las bodegas de las callejuelas de Vila Nova de Gaia, desde las que se distribuyó este vino de manera exclusiva hasta el año 1986. El consumidor, además, podía confiar en el instituto do Vinho do Porto (IVP), que en sus controles de calidad nunca habría reconocido un vintage realmente flojo. Por tanto, los productores y comerciantes de este vino único no podían permitirse el lujo de afrontar los daños económicos derivados de la mala calidad, que hubiera conllevado la pérdida de prestigio del producto de más confianza del norte, el vino de Oporto, al menos no en la clase superior. En las demás categorías ha habido más disponibilidad al compromiso.

Este sistema se ha puesto claramente en movimiento con el permiso de las “gentes del Duero", las fincas y cooperativas vinícolas de la región. Sin poseer tanta experiencia, tantos conocimientos técnicos bodegueros o viñedos selectos, sólo se acercan en casos muy raros a los soberanos vintages de grandes casas tradicionales, como el grupo Taylor-Fladgate o los Symington. Aun cuando la fiabilidad de la garantía de calidad se ha visto algo perjudicada por la difusión de la oferta, continúa siendo alta gracias al estricto gremio de catadores del IVP. Ultimamente, sin embargo, es la estricta selección de las añadas lo que decide sobre la calidad. Muchas casas producen vintage sólo en los mejores años; en años no tan buenos, se comercializa como single quinta vintage. No obstante, junto a estos single quinta vintages de segunda categoría han aparecido los oporto single quinta, que no conforman el armazón de una gran marca, sino que encarnan de una manera individual el carácter más puro del emplazamiento de la quinta y que también se elaboran la mayoría de los años. Quinta dos Malvedos o Quinta das Vargellas son oportos de años en los que no hay ni Grahams ni Taylors. Quinta do Vesuvio o Quinta do Passadouro, sin embargo, sólo se embotellan si es de calidad.

LAS CATEGORÍAS DEL OPORTO

- Ruby: vinos dulces, a frutados, que llenan la boca, de color rubí oscuro, principalmente elaborados sin madera y de dos a tres años de edad. A menudo los mejores se encuentran en las pequeñas bodegas y no entre las existencias de los productores de grandes marcas.

- Tawny: este vino claro de unos tres años es actualmente el aperitivo estándar en Francia. Es suave, armónico y nada complicado. Los fine tawnies añejos pueden mostrar perceptiblemente su maduración en madera con finos toques de nuez y caramelo.

- Reserve: Esta categoría nueva incluye oportos de los mejores terrenos con una maduración de cuatro a seis años. Se sitúan entre los afrutados tipos ruby vintage y tawny.

- Vintage character: oportos de fuerte contenido tánico, concentrados y de color rojinegro; se halla a muy poca distancia del vintage.

- LBV / Late Bottled Vintage: una forma más barata de vintage que no necesita ser decantado puesto que ya ha pasado de cuatro a seis años en barril o tanque. Al igual que el vintage character es casi rubí, afrutado y con cuerpo. Su expresión de año es, no obstante, individual como en los auténticos vintages y a menudo posee una finura específica.

- Oporto con indicación de edad: 10, 20, 30 y más de 40 años. Estas indicaciones hacen referencia a la media de edad de los vinos etiquetados como tawny que componen la mezcla. Un tono rojizo revela un porcentaje de vinos jóvenes. El aumento de la demanda de tawnys viejos ha disparado los precios en los últimos tiempos.

- Colheita port: un oporto madurado en barrica de madera que ha concentrado y conservado sus tonos afrutados y la densidad de aroma. A propósito de la discusión de si es preferible el colheita al vintage port o viceversa, debería decirse que los grandes oportos de los últimos siglos fueron casi todos del tipo colheita embotellados tras diez o más años. En la época presente, el colheita madura en barrica al menos ocho años; sin embargo, no suele salir al mercado antes de haber cumplido el medio siglo.

- Vintage port: este vino se embotella tras sólo dos años. Se trata de un oporto elaborado de manera reductora y que conserva todo su joven fruto a lo largo de su vida en la botella, que en el caso de las mejores muestras puede llegar a durar décadas. En cambio, los vintages más flojos alcanzan su punto culminante tras uno o dos años. Los vintages se elaboran tradicionalmente sólo en años de buena cosecha (es decir, unas tres de cada diez en el mejor de los casos) en las bodegas de vino oporto más prestigiosas. Desde la última década se embotella también la categoría single quinta vintage port. Procede de los vinos sin mezclar de cada quinta elaborados con cosechas de los llamados “años-off”. Aunque la calidad y cantidad de estos vinos no merecen declararlos vintage, se elaboran y embotellan de forma similar a aquéllos. Muchas de las nuevas bodegas embotellan casi todos los años vintage con la convicción de que, al menos en pequeñas cantidades, es posible obtener oporto de calidad de forma regular. Quizás deba darse crédito a esta afirmación si se tiene en cuenta lo importante que es para las grandes bodegas cuidar la imagen, la exclusividad y la calidad del vintage.

- White port:
se trata de la variante dulce y resulta algo simple. Algunos vinos añejos madurados convencen. Los tipos más conocidos son los secos (dry) o los extrasecos que, en parte, resultan aceptables y muestran un intenso sabor a nuez y un estilo sutilmente maduro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario