domingo, 18 de noviembre de 2012

El Regiones Viticolas del Noroeste de Italia: Los Alpes, Los apeninos y el Po


REGIONES VITICOLAS DEL NOROESTE DE ITALIA: LOS ALPES, LOS APENINOS Y EL PO

En el noroeste Italinao existen cuatro regiones que se diferencian mercadamente por su perfil geográfico y sus condiciones climáticas: el Valle de Aosta, Piamonte, Liguria y Lombardía. Piamonte está protegido por el arco alpino occidental que recorre casi sin interrupciones los Apeninos Ligures y se abre al este en la planicie del Po. Su variado paisaje de colinas posee suelos excelentes para la viticultura, en particular los margales calcáreos de Le Langhe, que ofrecen condiciones iniciales óptimas para las mejores calidades. Es la patria de uno de los mejores tipos de vino del mundo, el nebbiolo, que constituye uno de los espumosos más populares actualmente junto con el asti o el asti spumante.

El CLIMA CONTINENTAL

Aunque Alba, la comunidad vinícola piamontesa más famosa, se encuentra en la misma latitud que Burdeos, en ambas regiones rigen condiciones climáticas completamente distintas. Al contrario que en el Bordelés, donde un clima marítimo muy suave favorece la viticultura, en Piamonte un clima más bien continental determina la evolución de la temporada. La región no se corresponde con la típica imagen italiana de un clima templado por sus veranos cortos y secos, sus otoños largos, a menudo nubosos, y sus inviernos muy fríos.

Los viñedos sólo sé encuentran allí donde los valles fluviales suavizan las temperaturas y las laderas meridionales permiten un aprovechamiento óptimo del calor solar. El Valle de Aosta, por ejemplo, goza de una configuración semejante,
que permite incluso que las variedades de tintos exigentes maduren en un medio alpino. A mitad de año el clima es sorprendentemente caluroso y seco, y las viñas escarpadas aprovechan cada rayo de sol. En la frontera suiza de Lombardía, donde la nebbiolo obtiene sus resultados más interesantes, la valtelina ofrece unas condiciones parecidas.

LA RIVIERA Y EL ADRIÁTICO

En el resto de Lombardía, la situación es completamente distinta, porque por la amplia planicie nubosa del Po se abre al mar Adriático y está sometida a su influencia climática. Es una zona donde grandes superficies de agua contribuyen a regular la temperatura, como en el lago Iseo o el lago de Garda con sus suelos de guijos de morrena ricos en minerales. Incluso en Italia septentrional existen condiciones climáticas mediterráneas. Sin embargo, la mayoría de los vinos lombardos provienen de los lugares menos favorecidos del Oltrepò Pavese, en las laderas septentrionales de los Apeninos Ligures, cerca de la llanura del Po. Las uvas consiguen calor y sol en abundancia en las regiones del noroeste más sureñas, en Liguria y en el límite meridional de los Apeninos. Los viñedos orientados al mar gozan de una situación óptima para la viticultura de calidad, aunque se aprovecha raras veces si las condiciones de trabajo son difíciles.

VARIEDADES DE CEPAS REGIONALES EN EL NOROESTE DE ITALIA

El noroeste esconde tesoros enológicos de variedades autóctonas que tan sólo se han dado a conocer en las últimas décadas, especialmente la dolcetto, popular en Piamonte y Liguria. Esta variedad temprana proporciona tintos de baja acidez y acentuado sabor afrutado que se caracterizan por su perfume a cereza y pimienta, y que deben beberse en los dos primeros años después de la vendimia.

Hasta ahora, las variedades tintas piamontesas restantes como la freisa, con frecuencia espumosa, la grignolino suave de aroma intenso, la pelaverga, la ruché (rouchet), la croatina, la bonarda y la vespolina o la brachetto, semejante a la nuez moscada, no han pasado de tener una significación incluso secundaria.

El Valle de Aosta posee también tintos interesantes como el petite arvine, el premetta y el petit rouge, pero que no se han comercializado más allá de la región. Ocurre algo semejante con Lombardía, donde, además de la autóctona groppello, también se trabaja con cepas de las regiones vecinas de Trente, Véneto y Emilia Romaña: schiava, marzemino, corvina y lambrusco.

Liguria posee variedades regionales de uva blanca de una calidad realmente excepcional: la vermentino, también cultivada en Cerdeña, Toscana y Francia, y la autóctona pigato, especialmente adecuada para vinos afrutados.

El resto de los blancos y las variedades piamontesas córtese (base del gavi), arneis y favorita tienen carácter neutro. La erbaluce, de acentuada acidez, es apropiada para espumosos y vinos dulces. El Valle de Aosta ofrece malvasías y la autóctona blanc de morgex. En Lombardía sobresale la garganega, una variedad originaria de la vecina región de Véneto.

PIAMONTE

Esta región del noroeste de Italia presenta vinos únicos y apasionantes, elaborados en su mayoría con cepas autóctonas. Los viñedos del Piamonte representan la sexta parte de la superficie total de viñedo de Italia.

El río Po divide al Piamonte en dos. Al sur del río Po está la ciudad de Alba y las colinas de Monferrato y de Langhe. Esta zona concentra casi el 90% de la producción de uva piamontesa y numerosas DOC y DOCG que se superponen. Las escarpadas colinas de Langhe, por ejemplo, acogen muchas DOC, así como también los ilustres DOCG de Barolo y DOCG Barbaresco. Al norte del río Po, las viñas ocupan los suelos rocosos de las bajas colinas alpinas.

En el sureste del Piamonte las principales variedades tintas son la nebbiolo, la barbera y la dolcetto. La barbera, la cepa tinta más plantada en Italia, da un vino tinto, seco y vivo cuyos aromas evocan los frutos rojos y el regaliz. La principal cepa blanca es la aromática moscatel blanca, de granos pequeños, con la que se hace uno de los espumosos más famosos del mundo, el Asti espumante DOCG.

VALLE DE AOSTA AOC Y LIGURIA

Es la región vitícola más pequeña de Italia. El relieve montañoso del valle de Aosta hace muy difícil el cultivo de la vid, por lo que la mayoría de sus viñas están plantadas en estrechas terrazas. Liguria DOC se extiende alrededor del Golfo de Génova, cerca del Mediterráneo, y produce vino a pequeña escala. La mayor parte del vino producido en esta zona se consume en los restaurantes y chalets de la zona.

LOMBARDIA

Las estribaciones de los Alpes, que se extienden del lago Mayor al de Garda, pasando por el Como y el Iseo, constituyen algunos de los mejores emplazamientos vitícolas de Lombardía. La orilla occidental del lago de Garda acoge la DOC Riviera del Garda Bresciano, la más extensa de Lombardía, y la Lugano DOC. Entre el lago de Iseo y la ciudad de Brescia se encuentra la zona de Franciacorta DOC, donde se hacen espumosos muy afamados con pinot blanc, chardonnay y pinot noir.

LOS VITICULTORES JÓVENES Y LOS NUEVOS VINOS

En el noroeste sopla un viento fresco. Lo que ha ocurrido en las décadas de 1980-1990, sobre todo en la región de Barolo, puede calificarse de revolución vinícola. Empezó con el trabajo de los viñedos. En esos años muchos viticultores jóvenes se inspiraron en Francia tras haberla visitado. Decidieron reducir el rendimiento por hectárea, aclarando radicalmente las uvas en verano para poder vendimiar una materia prima en buen estado de madurez y concentración.

El cambio, el trabajo fue todavía más drástico en la bodega. En muchas explotaciones vinícolas, el antiguo tonel de madera en que el Barolo solía reposar demasiado tiempo, se sustituyó por tanques de acero inoxidable para la fermentación y por pequeñas barricas para la maduración. Aunque los tradicionalistas criticaron en un principio los tiempos de fermentación del mosto y la vinificación, se sintieron acuciados por la nueva competencia de calidad que comenzaba, y acabaron por introducir una u otra innovación que, en aquellas décadas, se tradujo con frecuencia en vinos maravillosos.

NUEVOS CAMINOS PARA TODAS LAS VARIEDADES

Los viticultores de Barbaresco, Roero y Monferrato, regiones exteriores a Le Langhe, siguieron con precaución la senda abierta por los barolos. Los resultados de los experimentos con el barolo hicieron que también la elaboración de otras variedades de cepas se perfeccionara: la barbera, que gracias a una vinificación en barrica alcanzó la posición de vino selecto internacional, la dolcetto, que entusiasmaba con un producto más puro, así como la grignolino, la freisa y las variedades francesas importadas.

Incluso los vinos blancos se pusieron en movimiento, aunque no pudieron conseguir los éxitos de los tintos. En los últimos tiempos, el Gavi y el Arneis de Roero son demasiado neutros en su perfil de sabor para poder resistir la competencia de blancos franceses, alemanes o de ultramar. Se elaboran enteramente con moscato bianco el Asti Spumante, producido en grandes cantidades y exportado a todo el mundo, y el Moscato d’Asti, apreciado sobre todo en los restaurantes italianos.

LOS PROGRESOS DE LOMBARDÍA

Mientras que Aosta y Liguria, que siguen trabajando para el mercado autóctono, se abrieron con cautela a los nuevos criterios de la calidad, en algunas zonas de Lombardía los éxitos fueron casi tan impresionantes como en Piamonte. Destacan sobre todo los de la comarca de Franciacorta. Los viticultores del lago de Iseo se apuntaron tantos de notable consideración gracias a vinos espumosos fermentados en botella de calidad muy similar a la del champagne. Especialmente apreciada entre los consumidores es la versión Satén, que presenta una menor presión de anhídrido carbónico. No obstante, los vinos normales blancos y tintos, en su mayoría mezclas de variedades autóctonas con internacionales, no han reportado éxitos comparables a la mayoría de los bodegueros. Si bien los últimos acontecimientos dejan entrever que el noroeste de Italia se encuentra bien preparado para el futuro, la política de precios, tal vez excesivos, deja abierta la posibilidad de que puedan aparecer sombras en el sector.

No hay comentarios:

Publicar un comentario