miércoles, 28 de noviembre de 2012

La sequía marca la vendimia 2012 (Menos cantidad de uva)


LA SEQUÍA MARCA LA VENDIMIA 2012 (MENOS CANTIDAD DE UVA)

Fuente: Alejandra Malaina (Vivir el Vino y C.R.D.O.CA RIOJA)

La vendimia 2012, viene marcada por una merma significativa en la recogida de uva, en torno al 20%, según el secretario general de la Federación Española del Vino (FEV), Pau Roca. Se ha calculado que no se han superado los 36 millones de hectolitros, frente a los casi 37,5 millones de la vendimia de 2011. La mayoría de las denominaciones han prvisto descensos de producción, algunos dramáticos como el 50% de Extremadura. Sólo denominaciones como Cariñena y Tacoronte-Acentejo sí han vaticinado un ligero aumento.

Además de la acuciante sequía, paradójicamente otra de las culpables de esta merma en la producción viene de Bruselas. El año pasado, ante los grandes stocks de vino de las bodegas españolas, la UE aprobó una serie de ayudas desde la Organización Común del Mercado (OCM) para el arranque del viñedo, como medida para equilibrar la oferta y la demanda en Europa. Este año se han reducido 100.000 hectáreas de superficie vitícola española, lo que ha provocado un descenso en el cómputo global. A esto también se une las políticas de reconversión del viñedo apostando por nuevas plantas que aún no han entrado en Producción.

El lado positivo a esta falta de agua es el buen estado fitosanitario de la uva que ha evitado la aparición de enfermeades como el mildiu. Otro aspecto optimista a este importante descenso de la oferta de uva es el incremento de los precios de la uva frente a las bajas cotizaciones pagadas en la campaña anterior. Con las bodegas casi sin stock por los record de ventas en la exportación, en torno a los 20 millones de hectolitros, las organizaciones agrarias añaden que hay buenas expectativas.

DESCENSO EN EUROPA, CAMPAÑA HISTÓRICA EN EE.UU.

La falta de lluvias también ha afectado a otros importantes países productores como Italia y Francia, país este último en el que el Ministerio de Agricultura ha revisado a la baja las estimaciones de producción hasta 44,1 millones de hectolitros, un 13% menos que en 2011, lo que ha frenado la contratación de temporeros españoles. De cualquier forma, en torno a 15.000 españoles han emigrado al pais galo durante un mes para huir del desempleo y ganarse un jornal. Según los sindicatos agrarios la hora de trabajo en la vendimia española ronda este año de media los 6,5 euros brutos, frente a los 9,4 euros que, como mínimo, ofrece Francia.

Las estimaciones para el resto de Europa siguen la tónica de nuestro país y arrojan una clara reducción del 10% de la producción, en comparación con el año pasado. Las malas condiciones climáticas son la causa de esta merma. Esta reducción se debe a las malas condiciones climáticas, como la sequía y el frío en los países del sur o el exceso de precipitaciones en el resto. Recientemente el presidente de la Copa-Cogeca, Thierry Coste, señalaba que “La cosecha de este año se estima en 144 millones de hl, es decir un 10% menos que el año pasado, con importanes reducciones en todos los principales países productores. En Portugal, algunas zonas han sufrido caídas de producción del 40% y en algunas partes de Borgoña las granizadas han destruido cerca del 80% de la cosecha. También se espera una reducción de la producción vitícola a nivel mundial.

Al otro lado del charco, las bodegas norteamericanas no se lo acaban de creer y mientras en Europa las condiciones adversas han hecho que la producción caiga en casi un 10%, en EEUU ya se habla de una vendimia casi perfecta. En el valle de Napa, California, después de tres años de temperaturas inferiores a la media y de lluvias inoportunas, los productores están disfrutando de un año excepcional.

La buena fortuna no se limita a los califomianos. Los bodegueros de Oregon, Washington, estado de Nueva York y Canadá también están entusiasmados con la cosecha de este año.

SUBIDA DE PRECIOS

La escasez de vino almacenado de cosechas anteriores, unido a vendimias cortas en toda Europa, ha provocado una fuerte subida de los precios medios, según el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv). Esta reducción de la oferta de vinos españoles y su consecuente encarecimiento "vienen a limitar la fuerte expansión que están teniendo en los mercados internacionales durante los últimos años", lo que afecta “de forma más negativa a los caldos de menor valor añadido".
Con precios más altos, “es de esperar que se reduzcan algo las ventas y en especial las de los vinos más económicos, principalmente dirigidos a otros países productores como Francia e Italia.

La fuerte subida de precios de esta vendimia es también una oportunidad para que los viticultores españoles vean justamente recompensados muchos años de inversión en la mejora de los viñedos y la calidad de la uva, añade. Sin embargo, “puede tener efectos negativos en el consumo interno de vino, que sigue a la baja en el canal de la hostelería pero parece remontar para el consumo en los hogares".

En ambos casos, tanto para su consumo en bares y restaurantes como para su venta a través de los establecimientos de alimentación, la subida de precios de esta campaña, unida al incremento del IVA y la situación general de la economía española, “pueden provocar una nueva reducción del consumo", que el sector “intentará minimizar con nuevas campañas de comunicación sobre el vino y sus valores".

No hay comentarios:

Publicar un comentario