viernes, 30 de noviembre de 2012

Proyecto Eco-Prowine (Una Etiqueta de Sostenivilidad)


PROYECTO ECO-PROWINE (UNA ETIQUETA DE SOSTENIBILIDAD)

Una etiqueta de sostenibilidad europea adaptada a las pequeñas bodegas

En Europa y en el extranjero, los consumidores prestan cada vez mayor atención a la sostenibilidad de los productores de vino y sus productos.

Hoy en día, las mejoras en los impactos ambientales, sociales y económicos de las bodegas se perciben como un atributo adicional de calidad de las mismas.

Con el fin de transmitir a los consumidores los esfuerzos realizados para lograr una mayor sostenibilidad en sus procesos y actividades, las bodegas europeas pueden adherirse a normas privadas o participar en un programa de certificación, a pesar de que los recursos económicos y humanos necesarios para finalizar estos procesos, en muchos casos, son inasequibles para la mayoría de bodegas de menor tamaño, como lo son la gran mayoría de los productores de vino de la Unión Europea (UE).

El proyecto ECO-PROWINE tiene como objetivo ofrecer a todos los productores de vino de la UE la posibilidad de evaluar de forma fácil su nivel de sostenibilidad y, respondiendo a unos criterios específicos, adherir a sus productos una etiqueta reconocida a nivel europeo e internacional. El Análisis de Ciclo de Vida (ACV) y el Análisis de Costes de Ciclo de Vida (ACCV) son dos herramientas de autoevaluación que estarán disponibles en un entorno web haciendo uso de las bases de datos de referencia creadas durante el proyecto. Además, durante el proyecto se prevé un servicio de asistencia (coaching service) para los miembros, que incluye el acceso a información tecnológica.

ECO-PROWINE es un proyecto europeo llevado a cabo por un consorcio de 10 socios de España, Italia, Grecia, Austria, Bulgaria y Portugal, y cuenta con el apoyo de la Agencia Ejecutiva de Competitividad e Innovación (AECI) a través del programa Eco-Innovation (ECO/11/304386).

Durante las fases iniciales, se formará un grupo de 105 bodegas de la UE con el fin de contribuir a la creación de una base de datos, realizar la primera evaluación de la herramienta en la web y, por lo tanto, tener acceso preferencial a la etiqueta. Se publicará una convocatoria específica para ser parte de este grupo de voluntarios a principios de 2013. Sin embargo, las bodegas que deseen expresar su interés y recibir información adicional pueden ponerse en contacto con el coordinador del proyecto: Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (CIRCE), Zaragoza, España (e-mail: lmainar[at]unizar.es, Tel: +34 876 555 501).

CICLO DE VIDA (ACV)

Desde la perspectiva de los negocios sustentables, un análisis de ciclo de vida (LCA en inglés) o "análisis de la cuna a la tumba", o, más comúnmente, balance ambiental, es una herramienta de diseño que investiga y evalúa los impactos ambientales de un producto o servicio durante todas las etapas de su existencia (extracción, producción, distribución, uso y desecho).

El análisis del ciclo de vida (ACV), también llamado evaluación del ciclo de vida (ECV), es una metodología empleada en el estudio del ciclo de vida de un producto y de su proceso de producción. Con el auge del ecodiseño, este enfoque ha ido integrando con más frecuencia diferentes criterios y parámetros de evaluación del impacto ambiental.

El análisis del ciclo de vida (ACV) es una herramienta que se usa para evaluar el impacto potencial sobre el ambiente de un producto, proceso o actividad a lo largo de todo su ciclo de vida mediante la cuantificación del uso de recursos ("entradas" como energía, materias primas, agua) y emisiones ambientales ("salidas" al aire, agua y suelo) asociados con el sistema que se está evaluando.

El Análisis del ciclo de vida de un producto típico tiene en cuenta el suministro de las materias primas necesarias para fabricarlo, transporte de materias primas,la fabricación de intermedios y, por último, el propio producto, incluyendo envase, la utilización del producto y los residuos generados por su uso.

Los estudios de ECV se realizan con la finalidad de responder a determinadas preguntas, y son esas preguntas las que conforman el diseño del estudio. Una de estas preguntas podría ser: ¿Qué diferencia existe entre el posible impacto ambiental de un producto nuevo y otros productos ya existentes en el mercado?

El ACV no es una evaluación de riesgo y esto se debe a que ACV no tiene en cuenta la exposición, que es un factor esencial para evaluar el riesgo. El ACV cuantifica las emisiones, pero el impacto real de esas emisiones depende de cuándo, dónde y cómo se liberen en el ambiente. ACV es una de las herramientas con las que se cuenta para evaluar los productos, envases y procesos. Las otras herramientas se comentan en otras secciones y entre ellas figuran:

- Evaluación de riesgos ambientales
- Gestión de riesgos para el ambiente
- Análisis de riesgo comparativo
- Análisis del impacto socioeconómico

La evaluación del ciclo de vida se utiliza para responder a preguntas específicas como:

- ¿Qué diferencia existe entre dos procesos diferentes de fabricación del mismo producto, en términos de utilización de recursos y emisiones?
- ¿Qué diferencia existe entre una ventana de aluminio, respecto de una de madera o de PVC, en términos de utilización de recursos y emisiones?
- ¿Cuáles son las contribuciones relativas de las diferentes etapas del ciclo de vida de este producto a las emisiones totales?
- Análisis del impacto socioeconómico

En otras palabras, la evaluación del ciclo de vida trata de incrementar la eficacia. Y dado que tiene en cuenta cada una de las fases en la vida de un producto, se identifican y logran realizar mejoras.

CIRCE COORDINA UN PROYECTO EUROPEO PARA PRODUCIR VINO DE UNA FORMA MÁS SOSTENIBLE

El Centro de Investigación de la Universidad de Zaragoza diseña una herramienta analítica, que se aplicará en 105 bodegas de la UE durante los próximos tres años

El Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (CIRCE) ha celebrado la primera reunión del consorcio del proyecto europeo Eco-ProWine, que busca producir vino de una forma más sostenible. Esta investigación cuenta con una financiación de la Comisión Europea de cerca de 500.000 euros y con un presupuesto total de un millón de euros.

El proyecto, liderado por Circe, busca extender dentro del mercado vitivinícola una herramienta de análisis diseñada por este centro, para mejorar la eficiencia energética en todas las etapas del proceso de producción del vino. De este modo, se minimizará el impacto ambiental de su fabricación mediante la reducción del consumo agua en un 30%, de materias primas, como los fertilizantes en un 25%, y de la generación de residuos y emisiones de CO2, en un 40% y un 20% respectivamente.

La herramienta diseñada por Circe se basa en la metodología del Análisis de Ciclo de Vida y de Coste de Ciclo de Vida del proceso de fabricación del vino, que incluye todas sus etapas, desde el cultivo hasta la puesta en manos del consumidor y la gestión de residuos generados. Durante los tres años de ejecución del proyecto, será puesta en práctica en 105 bodegas europeas, entre las cuales se encuentran varias instalaciones aragonesas y un total de 20 españolas.

Tras este periodo, la aplicación de la herramienta se extenderá a otras bodegas de toda Europa, con el fin de incrementar la competitividad de la industria del vino europea, que actualmente controla el 65% de la producción mundial.

También se llevará a cabo el desarrollo de una Eco-Etiqueta, para las botellas de vino de aquellos productores que añadan a sus procesos las soluciones propuestas por Eco-ProWine, de forma que adquieran un valor añadido y puedan ser identificados por los consumidores finales.

Circe contribuirá al diseño del etiquetado del vino, además de estar a cargo de la coordinación, implementación y monitorización de las tareas del proyecto, así como de las labores de asesoramiento y demostración en España.

Junto a Circe, único representante español en el consorcio del proyecto, participan otros 9 socios europeos procedentes de Austria, Bulgaria, Italia, Grecia y Portugal. La cooperación entre estos países, que cubren la práctica totalidad de la producción de vino en Europa, permitirá superar las barreras de los mercados y asegurará una óptima difusión de los resultados obtenidos, dentro del sector vitivinícola.

Experiencia en eficiencia energética

El liderazgo del proyecto por parte de este centro responde a la dilatada experiencia que posee en el área de eficiencia energética. Circe ha realizado más de 400 auditorías y diagnósticos energéticos en empresas de los sectores industrial, residencial y comercial, y ha participado en numerosos proyectos financiados por la Comisión Europea para desarrollar actividades de Análisis de Ciclo de Vida y Medioambiental de productos, procesos y servicios.

Además cuenta con experiencia previa en el sector vitivinícola, y ya ha ayudado a varias bodegas de Aragón, La Rioja y Castilla y León a mejorar la eficiencia energética de sus procesos productivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario