domingo, 23 de diciembre de 2012

Bodegas Barbadillo D.O. Manzanilla Sanlúcar de Barrameda



BODEGAS BARBADILLO D.O. MANZANILLA SANLÚCAR DE BARRAMEDA

Barbadillo es una empresa familiar, cien por cien española, que ha sabido aunar tradición y modernidad, mirar al futuro sin renunciar a sus orígenes y convertir las esencias del sur en su inequívoca seña de identidad.

Actualmente es propietaria de 500 hectáreas de viñedos repartidos en dos fincas “Gibalbín” y “Santa Lucía”, situadas en la zona del “Jerez Superior”. La primera cuenta con una planta de vinificación dotada de tecnología de vanguardia.

Sus bodegas, repartidas por la singular Sanlúcar de Barrameda, rodean el Castillo medieval de Santiago y ocupan una superficie total de más de 75.000 m2. Cuenta con capacidad para 35.000.000 de litros lo que la convierte en la mayor de la zona. Al sur de España, en esa tierra dulce y viva que por algo fue llamada Rincón del Sol por el ilustre escritor Don Manuel Barbadillo Rodríguez (alma y símbolo de la empresa durante más de medio siglo), Barbadillo se funde con el cielo limpio de Cádiz y bebe de las raíces que han llenado sus barricas de historia.

Situada en la región del Jerez, en ella desemboca el Guadalquivir haciéndose mar frente al Coto de Doñana, patrimonio de la Humanidad. De la bondad de su clima y la generosidad de su tierra, nace un vino único, que ha hecho universal su nombre : La Manzanilla. Hoy por hoy Barbadillo es el mayor criador de manzanillas de todo el Marco de Jerez, con marcas tan reconocidas y prestigiosas como Solear y Muyfina. Barbadillo fue pionero al elaborar el Castillo de San Diego, el primer Vino Blanco de Andalucía. En sus bodegas se crían además, toda la gama de vinos del Marco de Jerez. Sus oficinas están situadas en la Casa Palacio de la Cilla, construida en 1773. Desde este excepcional emplazamiento, Barbadillo sigue caracterizándose por ofrecer productos de primera calidad, capaces de satisfacer las exigencias de los paladares más selectos, pero a su vez con una gran aceptación popular.

Pero Bodegas Barbadillo está viviendo ahora, además, momentos de cambio, de progreso, de evolución. Cada tiempo tiene su propia expresión estética, sus propias referencias, símbolos y lenguajes. Si desde su fundación Bodegas Barbadillo ha sido un referente en el cultivo de la tradición como empresa centenaria familiar productora de las denominaciones Jerez-Xeres-Sherry, Brandy de Jerez, Vinagre de Jerez y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda, desde hace unos años, gracias a un completo y planificado proceso de diversificación, Barbadillo ha emprendido otros proyectos capaces de ampliar su campo de trabajo, como es el caso de la adquisición de Bodegas y Viñedos Vega Real en la D.O. Ribera del Duero, la empresa Sierra de Sevilla, comercializadora de productos procedentes de cerdos Ibéricos criados en el Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla o, más recientemente, la adquisición del 76% del accionariado de Bodega Pirineos en la D.O. Somontano. Además, los esfuerzos de Bodegas Barbadillo por posicionarse a nivel internacional han conseguido que la compañía esté presente en más de 50 mercados, entre los que se encuentran Reino Unido, Alemania, Bélgica, Holanda, Dinamarca y EE UU. Y este es sólo el principio.

Bodegas Barbadillo goza, además, de las más importantes certificaciones europeas y mundiales, como la ISO 9001: 2000 (Sistema de Gestión de Calidad), ISO 14001: 2004 (Sistema de Gestión Ambiental), IFS y BRC (Seguridad alimentaria) y Etiqueta Doñana 21, que garantizan que su calidad y la perfección de sus procesos ha sido contrastada de forma objetiva.


HISTORIA

En 1821 se inicia una noble tradición, porque fue en aquella fecha cuando don Benigno Barbadillo y don Manuel López Barbadillo, tras veinte años de estancia en Méjico, se instalan en Sanlúcar de Barrameda y Fundan las Bodegas Barbadillo. Los primeros pasos en el arte de hacer vino los dieron en la hoy denominada Bodega del Toro, bello ejemplo de la arquitectura popular andaluza.

Don Benigno, hombre emprendedor y símbolo de lo que hoy constituye el grupo de empresas Barbadillo, imprimió un estilo propio con el que ofrecer caldos de excelente calidad, criados por expertos vinateros para deleitar a sus clientes y consumidores.

Bajo su gestión, se exportan vinos a Inglaterra y América, y se comercializan en distintos lugares de España, especialmente por vía marítima y fluvial, utilizando la estratégica situación geográfica de Sanlúcar de Barrameda en la desembocadura del Guadalquivir. Es en 1827, año emblemático para Sanlúcar y Barbadillo, cuando aparece por vez primera la denominación Manzanilla en un envío a Filadelfia. Ese mismo año Barbadillo lanza al mercado la primera Manzanilla embotellada bajo la marca Divina Pastora. Diez años mas tarde fallecía don Benigno, tras iniciar la andadura vinatera de la familia. Sus hijos y nietos tomaron el relevo para, en 1954, constituirse en la empresa que hoy conocemos como Bodegas Barbadillo. Actualmente Barbadillo cuenta con el vino blanco mas vendido en España, (Castillo de San Diego) ”, es máximo elaborador de Manzanilla del marco de Jerez y posee las más modernas plantas de vinificación avaladas por las certificaciones de calidad mas importantes. Nada de ello hubiera sido posible sin el empeño, la visión de futuro, el esfuerzo y el tesón de sus fundadores.


LOS VIÑEDOS Y LA VENDIMIA

Las viñas, situadas en el famoso triángulo del jerez, y calificadas como “superiores” se extienden sobre onduladas y suaves colinas, en las que enraízan los viñedos de “Gibalbín” y “Santa Lucía”. Son las célebres tierras de “Albarizas”, extraordinariamente convenientes para la producción de vinos de calidad y que se caracterizan por ser suelos muy calizos, esponjosos y frescos. La climatología es benigna, con más de 3.000 horas de sol suavizadas por las influencias atlánticas y una tradición vitícola y enológica milenaria, que permiten una buena maduración de la uva palomino con alto grado beaumé y una acidez moderada.

Durante el mes de Septiembre tiene lugar la vendimia, la uva palomino es cuidadosamente cortada y transportada a nuevos lagares, situados en plena viña. Comienza el proceso de molturación en una moderna planta de vinificación que cuenta con la última y más avanzada tecnología. Los mostos seleccionados fluyen por una compleja red de conducciones hacia grandes tanques de acero inoxidable donde se realiza la fermentación controlada a baja temperatura, que les permite obtener los mostos más afrutados y todas las cualidades que el marco geográfico aporta a la uva palomino. Tras la lenta fermentación de los mostos y una vez decantadas las lías se obtienen los vinos nuevos, que serán clasificados para su posterior envejecimiento.


ELABORACIÓN DE LOS VINOS

Barbadillo ha sido, ciertamente, la empresa pionera en la elaboración de unos vinos de mesa blancos, afrutados y ligeros que demuestran la versatilidad que tiene la uva del marco de Jerez y que gozan de gran prestigio. Sus vinos blancos “Castillo de San Diego”, “Maestrante” y “Señorío de Barbadillo” proceden de los mostos denominados de “Yema”, obtenidos de un suave prensado de la uva palomino y seleccionados entre los más afrutados. La selección y la limpidez de los mostos son fundamentales para la calidad de estos vinos, así como la correcta y lenta fermentación. Bajo un control estricto, se evita la proliferación de levaduras que forman los velos, trasegándose a envases herméticos que evitan la oxidación, con lo que se obtienen unos vinos jóvenes muy característicos por su redondez, equilibrio y escasa acidez.

Los vinos seleccionados para finos y manzanillas son igualmente de “yema” y se encabezan hasta 15º dejándolos decantar y filtrándolos posteriormente. Reciben el nombre de “Sobretablas” y se almacenan en botas de roble americano donde comienzan su crianza por el tradicional sistema de criaderas y soleras. Las clases o criaderas son las diferentes edades del vino, siendo la solera de la mayor vejez y de la que se extrae el vino para ser embotellado. Al sacar una parte del vino de cada bota de solera, ésta debe reemplazarse con vinos algo más jóvenes procedentes de la primera criadera y ésta, a su vez, con vino de la segunda… Y así sucesivamente hasta la última, que se rellenará con “sobretabla”.

Las criaderas están enclavadas en bodegas de ambiente fresco, con cambios suaves de temperatura y humedad, con altos techos sostenidos por estilizadas arcadas y columnas, y orientadas al mar. Cada bodega recibe un nombre, hasta un total de 17 bodegas distribuidas por todo el casco urbano de Sanlúcar, con capacidad para más de 65.000 botas de roble americano, donde las criaderas desarrollan una peculiar crianza denominada “biológica” o bajo “velo de flor”, caracterizada por la presencia en la superficie del vino de una capa de levaduras unicelulares o levaduras de flor que evitará el contacto del vino con el aire, y por tanto su oxidación.


Lo más destacable, es la altura de sus naves principales, la bodega la catedral tiene unas columnas de casi 15 metros de alto, que favorecen el mantenimiento de la temperatura, ya que la manzanilla necesita una estabilidad térmica entre los 15 y los 18 grados para el perfecto desarrollo de las levaduras.

El muy especial microclima de esta ciudad creado por la conjunción de la desembocadura del Gualdalquivir, con el Coto de Doñana, las marismas y los vientos atlánticos de poniente, es el auténtico artífice de la permanencia de la capa de flor viva durante los 365 días del año. Este fenómeno puramente ecológico, que sólo se produce en esta ciudad, es el que origina la Manzanilla. Para ello las botas se dejan siempre con un pequeño vacío que favorece la aireación necesaria para el desarrollo de las levaduras. La necesidad de trasegar las criaderas adquiere mayor importancia en estos vinos porque la flor necesita para sobrevivir la renovación de nutrientes, que supone la entrada en las viejas botas de vinos más jóvenes y debe realizarse con el cuidado de no producir turbulencias que alteren la quietud de las criaderas. Este proceso es desarrollado por los trasegadores durante los largos años que hacen que estos vinos se conviertan en las famosas y delicadas Manzanillas. Vinos Generosos para crianza oxidativa Los vinos clasificados por los expertos con mayor cuerpo, color y graduación se encabezan a 18º y se destinan a la crianza en añadas, en botas de roble vacías o a reponer las últimas criaderas del sistema de clases en crianza oxidativa. Es un sistema de envejecimiento similar al anterior, con su sistema de criaderas y soleras, en las que el mayor grado alcohólico de los vinos impide la formación de levaduras.

Distintos vinos como los olorosos, los amontillados, los creams, moscateles, Pedro Jiménez y palos cortados se crían bajo este antiguo sistema de añejamiento, que tanta celebridad ha dado a estos pagos. Los vinos finos son criados bajo velo de flor con periodos de crianza oxidativa, al perderse la flor durante los meses de invierno y verano. Los amontillados son manzanillas o finos que una vez terminada su crianza como tales, continúan envejeciendo oxidativamente durante años adquiriendo un color ámbar oscuro.

CONTROL DE CALIDAD

Para la comercialización, los vinos se extraen de sus soleras y se almacenan en depósitos con el objeto de homogeneizar las posibles diferencias que cada bota tiene en función de sus cualidades y emplazamientos. Allí se filtran y se someten a un proceso de enfriamiento que tiene por objeto eliminar por decantación las partículas en suspensión que podrían producir posos en las botellas. Un moderno tren de embotellado, con las más rigurosas medidas de seguridad e higiene, realiza el llenado, taponamiento y etiquetado de las botellas con sus precintos de garantía. La misma cadena empaqueta las cajas y las agrupa en palets para su almacenamiento y posterior distribución. Todo este proceso está supervisado por técnicos especializados y un estricto control de calidad. Es importante recordar que estos vinos deben ser almacenados en lugares frescos y aireados, debido a la alta sensibilidad que tienen al calor.


VINOS CATADOS EN BODEGAS BARBADILLO

Antonio Barbadillo 2011
- Bodega: Barbadillo
- D.O./Zona: V.T. Cádiz (España)
- Tipo de vino: Blanco
- Graduación (vol): 11,5%
- Varietales: Palomino fino
- Precio aproximado: 3€

Es un vino de color amarillo pajizo muy pálido. Aroma ligero y fino a flores blancas y a fruta verde, característica de la variedad palomino fino. En boca es breve, seco y refrescante, con un ligero punto amargoso. Ideal para acompañar unas tortitas de camarones.

Manzanilla Muy Fina
- Bodega: Barbadillo
- D.O./Zona: D.O. Jerez y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda (España)
- Tipo de vino: Dulces y Generosos
- Graduación (vol): 15%
- Varietales: 100% Palomino Fino.
- Precio aproximado: Menos de 5 euros

Es un vino de color amarillo pálido y algo verdoso. En nariz tiene buena intensidad, aceituna verde, almendra, romero, notas salinas. En boca es suave, fresca, ligeramente salada. Sencilla, pero agradable para su precio.

Manzanilla Solear
- Bodega: Barbadillo
- D.O./Zona: D.O. Jerez y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda (España)
- Tipo de vino: Dulces y Generosos
- Graduación (vol): 15%
- Varietales: 100% Palomino Fino
Precio aproximado: 8 €

Es un vino de color amarillo pajizo con reflejos verdosos, limpios y brillantes.
En nariz encontramos frutos secos (almendras), hierbas secas y levadura, sutiles recuerdos salinos y marinos, que nos recuerdan a los aromas de la madera mojada en el mar. En boca es equilibrada, fresca, ligera untuosidad grasa, tiene un amargor que la hace perdurar en el paladar.

Amontillado Príncipe
- Bodega: Barbadillo
- D.O./Zona: D.O. Jerez y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda (España)
- Tipo de vino: Dulces y Generosos
- Graduación (vol): 19%
- Varietales: Palomino Fino
- Precio aproximado: 18 €

Es un vino de color caoba pálido. En nariz es complejo y profundos, donde nos encontramos frutos secos (avellana), recuerdos salinos, caramelo tostado y reminiscencias anisadas. En boca es graso, amplio, calido, de buena estructura, recuerdo de frutos secos, retrogusto largo y prolongado.

Oloroso Seco Cuco
- Bodega: Barbadillo
- D.O./Zona: Jerez (España)
- Tipo de vino: Dulces y Generosos
- Graduación (vol): 18%
- Varietales: Palomino
- Elaboración: En depósitos de acero inoxidable de 400.000 litros. Temperatura: 20ºC. Tiempo: 12 días. Tipo de levadura: Autóctona.
- Envejecimiento: 18 años de crianza oxidativa en bota jerezana de roble americano.
- Precio aproximado: 17 €

Es un vino de color caoba. En nariz encontramos aromas complejos de frutos secos (nueces) y maderas nobles. En boca es vigoroso, pero bien educado y seco al paladar.

Palo Cortado Obispo Gascón
Bodega: Barbadillo
D.O./Zona: D.O. Jerez y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda (España)
Tipo de vino: Dulces y Generosos
Graduación (vol): 21%
Varietales: 100% Palomino.
Precio aproximado: 39 €

Es un vino de color ámbar. En nariz encontramos aromas potentes y complejos, frutos secos tostados (avellanas), frutos en compota (higos y dátiles) maderas viejas, con toques de barniz. En boca es seco, concentrado, algo calido y con un retrogusto largo y prolongado.

1 comentario:

  1. Heyy There. I found your blog using msn. Thhis is an extremely well written article.
    I will be surde to bookmark it and return to read more off your useful info.
    Thanks for the post. I'll certainly return.

    my blog ost - venapro reviews uk

    ResponderEliminar