martes, 11 de diciembre de 2012

Bodegas y Viñedos Pujanza (Laguardia - Rioja Alavesa)



BODEGAS Y VIÑEDOS PUJANZA (LAGUARDIA - RIOJA ALAVESA)

Bodegas y Viñedos Pujanza tiene como enclave Laguardia, en el corazón de Rioja Alavesa, una de las más bellas villas que coronan la geografía española, tanto por su riqueza cultural e histórica como por las gentes que la pueblan y trabajan sus tierras.

La Sierra Cantabria supone la frontera natural para estos pueblos de reconocida tradición vitivinícola. Dicha frontera natural actúa como barrera meteorológica, creando las condiciones para un clima único y especial.

Inaugurada en Junio de 2002, es una de las más jóvenes bodegas puestas en marcha en la DOC Rioja. Es una bodega familiar heredera de una larga tradición de la dinastía San Pedro en el cultivo de la vid y la elaboración de vinos en la capital de Rioja Alavesa. Su situación, en un pago vitícola enmarcado por la muralla de Laguardia, el valle del Ebro y las laderas de la Sierra de Cantabria, define el carácter de sus vinos.

Pero en realidad el punto de partida para la Bodega fue 1998, está fue su primera añada. Carlos San Pedro, dueño y director técnico de la Bodega, proviene de una familia de viticultores que se remonta a tres generaciones. Bodegas y Viñedos Pujanza es su proyecto personal, que ha venido dando forma en su mente desde su niñez hasta hoy en día, cuando esta idea se ha convertido en una realidad. Una Bodega que reúne aquello que se pretendía, un viñedo propio y una limitada producción, que permitiese elaborar vinos de gran calidad.

A los 25 años, Carlos contaba ya con 15 ha de viñedo propio de las variedades Tempranillo y Graciano, y fue esa cosecha la primera que decidió pasar a barrica. Por aquel entonces no había concluido las obras de la Bodega, por lo que sus barricas hubieron de descansar en una de Las bodegas familiares.

Los frutos de la cosecha 1998 vieron la luz en el otoño del 2001. Un Tempranillo (87%), Graciano (13%), despalillado, fermentado en depósito y con trece meses de barrica de roble francés, este vino fue elegido como vino representativo de la Bodega , por lo que salió con la marca Pujanza.

El 24 de Junio de 2002, se inauguró la Bodega, tal y como se conoce hoy, la añada 2001, fue la primera que se elaboró completamente en “casa”. En esta añada la vendimia ya fue a mano y en caja, con mesa de selección, también de cara a la vendimia, se pensó en la creación de una nueva marca, Pujanza Norte, debido a una viña que se había adquirido, con orientación al Norte, dicha viña tenía una producción de unos 8000 Kilos, con lo cual la Bodega añadió a sus 12 depósitos de acero inoxidable de 15.000 kilogramos, un tino de roble francés de 64 Hl.

En este tino se elaboraron unas 6000 botellas que les han dado grandes satisfacciones, a todos los niveles, tanto entre los conocedores, como entre los amantes del mundo del vino.

Hoy día Carlos San Pedro y su equipo dedican la mayor parte de su tiempo a mejorar las prestaciones de sus viñedos y a avanzar en la calidad de sus vinos, por el momento, cuatro vinos de Rioja, Hado, Pujanza, Pujanza Norte y  Pujanza Cisma.

VIÑEDOS Y TERRUÑO

La tradición familiar, las viñas propias, la dedicación al vino y la ambición por conseguir la mejor calidad constituyen el combustible con el que se mueve Bodegas y Viñedos Pujanza. El objetivo es mejorar permanentemente sus sistemas para conseguir los mejores vinos. De esta forma su filosofía es transmitir a sus vinos todo el carácter y personalidad de su terruño, para ello desde los inicios de la bodega se tuvo claro que tenían que trabajar cada vino con sus propios viñedos.

“VALDEPOLEO” (PUJANZA): 15 hectáreas de tempranillo de tierra franco-arcillo-limosa asentada sobre una roca entre 80 cm. Y 100 cm. De profundidad a una altitud de 630 metros, con una producción aproximada de 5000 Kg. Hectárea. Y de 33 años de edad.

“EL NORTE” (NORTE): 2,2 hectáreas de tempranillo en un 60%, a 680 metros de altitud altitud muy extrema en la Rioja Alavesa, de tierra arcillo-calcárea, con una producción 3500 Kg. Hectárea aproximadamente, y de 15 años de edad.

“LA VALCAVADA” (CISMA): 0,700 hectaras de tempranillo, a una altitud de 550 metros, de tierra arcillo-calcárea con pié franco, con una producción de 1500 Kg. Por hectárea aproximadamente, y con una antigüedad de más de 80 años.

RESULTADOS ANALITICOS DEL SUELO: BODEGAS PUJANZA  (Interpretación Del Perfil)

Fuente: Juan Ignacio Alonso Martirena. Doctor en Edafología (Universidad de Navarra)

Este suelo está desarrollado sobre una roca arenisca caliza de origen cuaternario-terciario. Tiene una profundidad de unos 100 cm.

En superficie tienen un pequeño horizonte O de unos 5 cm. De profundidad con las típicas características de color oscuro, alto contenido de materia orgánica, etc. Este horizonte tiene muy poca influencia en el desarrollo de la vid porque su sistema radicular está por debajo.

Más abajo el suelo presenta un horizonte Ap de laboreo hasta una profundidad de 60 cm. Aquí tienen la mayor parte del sistema radicular.

Lo primero que destaca es su óptimo contenido en materia orgánica pese a la profundidad (1.6). El origen de esta materia orgánica puede ser el movimiento horizontal de los materiales (colusiones).

El pH es de 8.5 y su textura es Franco-Arcillosa-Limosa.

Los niveles de nutrientes son bueno para el P asimilable (Olsen), Mg, Ca y FE pero bajos para el K. LA relación K/MG es adecuada (0:4) y la relación Ca/Mg es alta (20).

Tiene un alto contenido en carbonatos 45% y su caliza activa es del 20% que evidentemente es muy alta.

La capacidad de intercambio catiónica (CIC) es adecuada pero está saturada de bases principalmente por calcio.

LA conductividad es baja (0.27 dS/m) por lo que no presenta riesgo de salinidad, no hay presencia de yesos.

Por último tienen un horizonte de tipo C de transición entre la roca y el horizonte anterior. Las características son muy parecidas aunque cambia la clase textura a Arcillo-Limosa.

Luego aparece la roca que presenta una estratificación dependiendo de las distintas cantidades de arena y de hierro con sus diferentes estados de oxidación (capas más rojas).


LA BODEGA

El objetivo principal de Bodegas y Viñedos Pujanza es elaborar vinos de gran calidad, disponiendo para ello de unas instalaciones modernas, cómodas y funcionales a la vez, que les permiten la elaboración de los mismos combinando técnicas actuales con prácticas tradicionales.

Para elaborar estos vinos de gran calidad en primer lugar se necesita una materia prima de primera calidad, para ello disponen de una mesa de selección donde seleccionan la uva para que esta entre en los depósitos en las mejores condiciones posibles.

Disponen de una capacidad de 450.000 litros en depósitos de acero inoxidable especialmente diseñados por Carlos San Pedro teniendo estos ciertas características especiales que los hacen diferentes a los demás haciéndonos en todo momento más efectivo y fácil el trabajo.

Disponen igualmente de un tino de madera donde se realiza la fermentación maloláctica antes de trasegar el vino a las barricas. Dichas barricas todas ellas de roble francés se encuentran descansando en una nave refrigerada donde en la actualidad hay 340 todas ellas sin apilar. De esta manera pueden hacer un seguimiento más exhaustivo de las mismas (catar y analizarlas periódicamente) y llevar un control individual de cada una de ellas.

Una vez el vino ha permanecido un tiempo prudencial en barrica, envejece en botellero hasta su salida al mercado en jaulones metálicos.

ELABORACIÓN: DEL VIÑEDO A LA BOTELLA

En Bodegas y Viñedos Pujanza parten del convencimiento de que el trabajo de selección comienza en la viña. El viñedo es la base de trabajo y el factor determinante en la personalidad de sus vinos. En la finca Valdepoleo han distinguido ocho parcelas, discriminadas por criterios de orografía, sobre todo orientación, y de composición del suelo.

El seguimiento del ciclo vegetativo de la viña es muy estrecho y está marcado en todo momento por el objetivo de obtener la máxima calidad. Para ello, es necesario controlar la producción para obtener un fruto sano y bien maduro. Suele ser necesario realizar un aclareo de racimos, eliminando una porción de la vendimia para favorecer el desarrollo del resto, que recibirá un aporte extra de nutrientes. El aclareo suele realizarse entre julio y agosto, coincidiendo con el inicio del envero, es decir en el momento en que la uva comienza a tomar color.

Se procura que cada planta tenga una producción de 1,30 a 1,5 kilos de uva. La producción máxima es de unos 5000 kilos de uva por hectárea (en la DOC Rioja está autorizada una producción de 6500 kilos).

Durante el mes previo a la vendimia se realizan muestreos diarios de cada parcela para analizar las uvas. Ese análisis indicará el punto de madurez para poder elegir el mejor momento para la vendimia de cada una de las parcelas. La vendimia se realiza a mano y en cajas de 15 kilos. La uva llega así a la bodega en mejores condiciones.

Una vez en la bodega, en la mesa de selección se lleva a cabo una clasificación del fruto racimo a racimo. La vendimia de cada parcela va a un depósito distinto y es sometida a diferentes sistemas de trabajo (pisaje) según las condiciones de la vendimia.

FERMENTACIÓN

La fermentación alcohólica de tinto Pujanza tiene lugar en tanques de acero inoxidable y la de Pujanza Norte en tino de roble francés de una capacidad de 6.400 litros. La transformación de los azucares se realiza con un riguroso control de temperatura, que nunca supera los 28ºC, con el propósito de preservar los delicados aromas frutales que se perderían a temperaturas más elevadas.

La fermentación maloláctica se lleva a cabo en barrica o en depósito de acero inoxidable. En Pujanza Norte tiene lugar exclusivamente en barrica nueva de roble francés, mientras que Pujanza recibe un 70 por ciento de vino que ha realizado esa segunda fermentación lenta en tanque de acero y el 30 por ciento restante en barrica.

CRIANZA

Uno de los rasgos característicos de esta bodega es un cierto tono anárquico que imprime el proceso de crianza Carlos San Pedro, poco dado a plegarse a criterios preestablecidos. Como dice el autor de sus vinos, “no hay dos años iguales ni dos vinos iguales”. En consecuencia, la duración del proceso de crianza puede variar en función de las características de la cosecha.

Normalmente, el inicio del proceso de crianza en barrica se inicia en dos fases. En el mes de noviembre comienza la crianza de los vinos que han realizado la fermentación maloláctica en la barrica. El resto, el 70 por ciento de la producción de la bodega, comienza su fase de crianza en madera en el mes de diciembre.

La duración de ese periodo de envejecimiento varía de forma considerable al depender de las características de los vinos de cada cosecha y de cada parcela de viñedo. Lo más habitual es que Pujanza Norte tenga un envejecimiento en barrica de roble francés de entre 12 y 20 meses. Pujanza utiliza barrica nueva (más o menos 1/3).

Periódicamente se realizan catas de los vinos de cada barrica para comprobar su evolución. Esas sesiones de “cata de Barrica” son fundamentales para decidir la fecha de fin de crianza, que siempre es marcada exclusivamente por la evolución del vino. Por esa razón los vinos de las Bodegas y Viñedos pujanza salen al mercado sin incluir las menciones habituales de envejecimiento (crianza, reserva y gran reserva).

EMBOTELLADO Y REPOSO EN BOTELLERO

Una vez finalizada la fase de crianza en barrica, se realiza la unificación de los vinos. En ese momento se deciden las proporciones de vinos de cada una de las parcelas de viña que intervienen en el producto final. A continuación los vinos pasan a los depósitos (Pujanza Norte al tino de madera donde nació) donde permanecen unas semanas hasta que se ensamblan perfectamente antes de ser embotellados.

Previamente el embotellado tiene lugar un proceso muy importante: la selección de los tapones de corcho. En bodegas y Viñedos Pujanza se presta una gran atención a este capítulo vital. Se realiza un muestreo de cada partida de tapones.

Esa muestra es analizada por un laboratorio que establece la calidad del corcho y el cumplimiento de los requisitos que previamente la bodega ha establecido mediante contrato con el proveedor de tapones. Una vez embotellado, el vino pasa a los jaulones metálicos y al botellero. El período de maduración y reposo en el botellero también es variable. La fecha de expedición depende de la evolución del vino, de su armonización en la botella y del plazo necesario para que el vino comience a expresar las cualidades que luego va a seguir desarrollando en la botella durante los años posteriores.

En resumen, el criterio de calidad que define el método de trabajo de Bodegas y Viñedos pujanza impone un riguroso y estrecho seguimiento de todo el proceso, desde la viña a la botella y lleva consigo un aprendizaje constante, de cada añada y de cada circunstancia. Tal y como reza la cita de Pujanza Norte, cuando uno cree que está al final es cuando hay que volver a empezar, ya que el mundo del vino es algo vivo y dinámico. Como el propio vino y como nuestro su de trabajo.


PUJANZA HADO 2010

El vino Pujanza Hado es lo último de Bodegas Pujanza, un vino de carácter alegre, joven, fresco y amable. Elaborado con Tempranillo seleccionado de 2 parcelas de las 11 de las que se compone su hermano mayor, Pujanza. Viñas con una edad máxima de 35 años. Fermentaciones en depósitos de acero con una maceración con hollejos durante unos 20 días. Crianza de 12 meses en barricas de roble francés de cinco distintas tonelerías, combinando barricas nuevas con seminuevas.

Es un vino de color rojo rubí de capa media y ribete violáceo. En nariz encontramos aromas florales, frutos rojos (fresas, frambuesas y cerezas), lácteos (queso, nata y yogurt) y ligeros tostados de la madera. En boca es ligero, muy agradable y fácil de beber, sabores frutales, buena acidez, con un tanino ligero. Un vino ideal para maridar con prácticamente cualquier plato incluyendo pescados, carnes blancas y rojas.

Precio aproximado: 10 €


PUJANZA 2008

La fermentación se realizó, en depósitos de acero inoxidable de 15000 lts., con remontados diarios. Finalizada la fermentación alcohólica, la maceración se prolongó con los hollejos. La tercera parte del vino realizó la fermentación maloláctica en barricas nuevas de roble francés, y el resto lo hizo en depósitos. Finalizada la fermentación, el vino permaneció en barricas durante 13 meses. Posteriormente tras un periodo de reposo, se procedió a su embotellado. Permaneció embotellado 14 meses antes de su salida al mercado.

Es un vino de color rojo picota de capa media. En nariz encontramos agradables aromas de frutos rojos bien madurados, lácteos, nata, toques balsámicos y finos tostados de su crianza en barrica francesa. En boca nos encontramos con un vino sabroso, equilibrado, donde la fruta tiene un papel principal, armonizado sutilmente con unos taninos dulces y amables procedentes de la madera.

Precio aproximado: 15 €


PUJANZA NORTE 2009

Es un vino proveniente de la viña que está a más altura de Laguardia, un viñedo castigada por el viento del Norte que azota la vid, estimulando la circulación de savia de la vid, y obteniendo un vino más concentrado, con un carácter de terreno muy marcado. La fermentación se realizó, en depósitos de acero inoxidable de 15000 lts., con remontados diarios. Finalizada la fermentación alcohólica, la maceración se prolongó con los hollejos. La tercera parte del vino realizó la fermentación maloláctica en barricas nuevas de roble francés, y el resto lo hizo en depósitos. Finalizada la fermentación, el vino permaneció en barricas durante 13 meses. Posteriormente tras un periodo de reposo, se procedió a su embotellado. Permaneció embotellado 14 meses antes de su salida al mercado.

Es un vino de color oscuro picota amoratado, bien cubierto. En nariz tiene muchos matices y capas aromáticas, ahumados, maderas de ébano, especias, pimienta, clavo, balsámicos, eucalipto, mentol, hinojo y frutos negros. Se abre mucho en la copa mostrándose más sutil, curioso e interesante. Es un vino hecho para disfrutar en una buena copa grande donde los aromas puedan moverse en libertad. En boca tiene estructura, equilibrio, finura y complejidad. Se podría decir que no encontramos ante una obra de arte y no solo ante un vino.

Precio aproximado: 40 €


PUJANZA CISMA 2007

Es un vino con una producción muy limitada pues está elaborado con Tempranillo de de una pequeña viña (0.8 Hectáreas) plantada en 1925. Es una viña muy vieja con una producción muy pequeña y situada a más de 600 m de altitud. Vinificación en depósitos de madera de roble francés con la uva despalillada. Más de 30 días de maceración con los hollejos y fermentación maloláctica en los mismos depósitos. Crianza de 18 meses en barricas de roble francés de Allier y de Tronçais y reposo en la botella durante unos meses.

Es un vino de color picota bien cubierto con ribetes cardenalícios. En nariz encontramos aromas intensos de frutos rojos, natas, sutiles notas herbáceas y balsámicas. En boca es amplio, intenso, estructurado pero al mismo tiempo redondo y envolvente. Taninos maduros, bien integrados y buena acidez. Intuyo que es un vino para beber ahora pero con un gran potencial de envejecimiento.

Precio aproximado: 127 €

No hay comentarios:

Publicar un comentario