miércoles, 19 de diciembre de 2012

Cómo Podar una Vid



CÓMO PODAR UNA VID

Al ser la vid un cultivo de crecimiento ilimitado, la ausencia de manejo controlado acarrea una superproducción de madera y una producción de fruta disminuida. De esta forma cuando se poda, se trata de dejar en la cepa sarmientos podados a longitud variable, par una mejor formación de la cepa, regular la vegetación, la producción, y ayudar a la mecanización del cultivo. También es importante que al plantar la vid, el suelo tenga reservas suficientes en nutrientes y estar perfectamente preparado para favorecer el desarrollo completo de la cepa y de su vegetación.

La poda es “corta” cuando se les deja a los pulgares de una a tres yemas y la poda es “larga” cuando se les deja a los pulgares más de tres yemas.

Los "pulgares" son trozos de sarmiento con un número variable de yemas que se deja al podar la cepa. Los pulgares llevan únicamente las dos yemas axilares de la base, considerando también la yema ciega como yema de la corona.

Las "varas" son sarmientos que llevan al menos cuatro yemas axilares. Se utiliza en podas llamadas largas en las que en el sarmiento únicamente se dejan varas con cuatro o más yemas.

Las "yemas" de la extremidad de un sarmiento tienen una precocidad del desborre (que es la primera manifestación del crecimiento de la yema) y un vigor mayor (que es la intensidad de crecimiento vegetativa de la vid). Las yemas situadas en una posición media y basal tienen un desborre retardado en algunos días y un crecimiento más débil. Si el sarmiento tiene un número de yemas demasiado numeroso, es posible que algunas yemas no desborren, teniendo todo ello una influencia sobre la producción del año y sobre el alargamiento del esqueleto, si al realizar la poda no se conservan los sarmientos del esqueleto (brazos y troncos). En una cepa no podada, toda la vegetación se sitúa en los extremos de los sarmientos del año anterior, provocando un alargamiento del esqueleto y una competencia entre ramas, provocando también un debilitamiento de la cepa.

Las "yemas" de la extremidad de un sarmiento tienen una precocidad del desborre (que es la primera manifestación del crecimiento de la yema) y un vigor mayor (que es la intensidad de crecimiento vegetativa de la vid). Las yemas situadas en una posición media y basal tienen un desborre retardado en algunos días y un crecimiento más débil. Si el sarmiento tiene un número de yemas demasiado numeroso, es posible que algunas yemas no desborren, teniendo todo ello una influencia sobre la producción del año y sobre el alargamiento del esqueleto, si al realizar la poda no se conservan los sarmientos del esqueleto (brazos y troncos). En una cepa no podada, toda la vegetación se sitúa en los extremos de los sarmientos del año anterior, provocando un alargamiento del esqueleto y una competencia entre ramas, provocando también un debilitamiento de la cepa.

SISTEMAS DE PODA

El sistema de poda va apareado con el sistema de conducción elegido para las vides. Se llama sistema de conducción la configuración de las vides en el viñedo, y los hay de muchos tipos: en vaso o gobelet, espaldera (royat, guyot) en pérgola, etc. Se busca siempre no sólo optimizar el espacio sino también que las vides estén correctamente expuestas al sol y aireadas, y que el conjunto foliar de la vid constituya un microclima en sí que mantenga un grado de humedad y temperaturas equilibradas. Los sistemas de conducción dependen estrechamente del clima de la región (exposición solar, temperaturas, vientos, precipitaciones y tipo de suelo).

PODA EN VASO O GOBELET

Es una poda corta tradicional que se caracteriza por un tronco corto y brazos largos abriéndose largamente en abanico y permitiendo la buena aeración de la cepa. El número de brazos depende de la carga y de las densidades de plantación (de 3 a 7 brazos). La poda en vaso se practica especialmente en lugares donde no hay excesivas lluvias y en los viñedos de Côtes du Rhône, y más particularmente en Châteauneuf du Pape (Vaucluse, Provence) donde no se autorizan las vendimiadoras, y para las variedades de porte erguido (recto), cuando el empalizamiento no es necesario o aceptado. La mecanización es pues más difícil.


Ejemplo de una poda en vaso con cuatro brazos:

- Tras el desarrollo herbáceo, durante el invierno, los sarmientos se cortan dejando dos yemas, para favorecer un buen enraigamiento de la planta el año siguiente. Esta poda debe hacerse lo más tarde posible para evitar los riesgos de heladas de primavera en las zonas sensibles.

- Durante el verano, un rodrigón puede ayudar a sostener la vegetación.

- El invierno siguiente, los dos sarmientos se podan dejando dos yemas, en pulgar.

- Durante el verano, pueden recortarse las ramas (poda en verde) para facilitar los tratamientos y el cultivo de la vid.

- El verano siguiente, se establece la estructura del vaso: cada sarmiento se corta en pulgar, para que queden dos yemas en cada uno. Los 4 pulgares formarán los brazos que servirán de base a las futuras podas.

- Año tras año, los sarmientos que aparecieron en los pulgares y que proceden de las podas anteriores pueden conservarse o suprimirse.

- Hay que dejar dos yemas en el sarmiento mejor expuesto de la parte más baja de cada pulgar, para evitar el alargamiento y el envejecimiento de la cepa.

PODA ROYAT O DOBLE GUYOT

Es una poda corta que se caracteriza por 1 o 2 brazos horizontales, con 2 a 5 pulgares instalados en la dirección del empalizamiento sobre el alambre portador, a 60 centímetros del suelo como máximo. Este sistema de poda facilita la mecanización del cultivo y de la cosecha, sin alterar la calidad final de los vinos al inverso de la poda en vaso, y permite regular la producción. Este sistema es adaptado a las variedades de porte erguido o cayendo. La altura del empalizamiento es variable.


Ejemplo de una poda Royat a 2 brazos y 3 pulgares:

- Tras el desarrollo herbáceo, durante el invierno, los sarmientos se cortan dejando dos yemas, para favorecer un buen enraigamiento de la planta el año siguiente. Esta poda debe hacerse lo más tarde posible para evitar los riesgos de heladas de primavera en las zonas sensibles.

- Durante el verano, un rodrigón puede ayudar a sostener la vegetación.

- El invierno siguiente, se poda un sarmiento dejando 1 o 2 yemas encima del primer alambre. Formará el futuro tronco que servirá de estructura al desarrollo de los dos brazos.

- Durante el verano se realiza el trabajo de deshoje. Sólo se dejan 2 o 3 ramas para las próximas podas. Se pueden recortar las ramas (poda en verde) para facilitar los tratamientos y el cultivo de la vid.

- El invierno siguiente se establece la estructura del Cordon de Royat. Por eso, hay que podar dos sarmientos, plegarlos y atarlos en el alambre del empalizamiento. Constituirán los dos brazos portadores de la próxima cosecha y deben dirigirse hacia el empalizamiento.

- Durante el verano se realiza el trabajo de deshoje. Sólo se dejan 2 o 3 ramas para las próximas podas. Tienen que estar bien distribuidas en los brazos. Se pueden recortar las ramas (poda en verde) para facilitar los tratamientos y el cultivo de la vid.

- El invierno siguiente, cada sarmiento tiene que podarse en pulgar con dos yemas, de modo que aparezcan 3 pulgares en cada brazo. Año tras año, los sarmientos que aparecieron en los pulgares y que proceden de las podas anteriores pueden conservarse o suprimirse.

- Hay que dejar dos yemas en el sarmiento mejor expuesto de la parte más baja de cada pulgar, para evitar el alargamiento y el envejecimiento de la cepa.

- La poda Royat resulta de la sucesión de estas varias podas.

PODA GUYOT

Es una poda larga, en el que el sarmiento más bajo se poda dejando el pulgar con dos yemas y el siguiente, que dará la uva a seis o siete yemas, el resto se suprime, quedando una sola vara de fructificación. La vara se inclina para atarla al alambre horizontal. Al año siguiente, al podar, se suprime la vara, estableciendo el pulgar en el brote más bajo de los del pulgar anterior y la vara en el brote más alto.


Ejemplo de un guyot simple:

- Tras el desarrollo herbáceo, durante el invierno, los sarmientos se cortan dejando dos yemas, para favorecer un buen enraigamiento de la planta el año siguiente. Esta poda debe hacerse lo más tarde posible para evitar los riesgos de heladas de primavera en las zonas sensibles.

- Durante el verano, un rodrigón puede ayudar a sostener la vegetación.

- El invierno siguiente, se poda un sarmiento dejándole 1 o 2 yemas encima del primer alambre. Formará el tronco que servirá de estructura al desarrollo del pulgar y de la vara.

- Durante el verano se efectúa el trabajo de deshoje. Sólo se dejan 3 ramas en cada brazo para las próximas podas. Se pueden recortar las ramas (poda en verde) para facilitar los tratamientos y el cultivo de la vid.

- El invierno siguiente, se podan los dos sarmientos que gozan de la mejor posición, el más bajo en pulgar de dos yemas, el otro en vara fructífera de 6 a 12 yemas.

- En la primavera o durante el verano, se eliminan las ramas mal dispuestas o superfluas. Se pueden recortar a las ramas que quedan (poda en verde) para facilitar los tratamientos y el cultivo de la vid.

- El invierno siguiente, después de haber cortado la vara de la última producción, se podan los sarmientos procedentes del pulgar, el más bajo en pulgar de dos yemas, el otro en vara fructífera de 6 a 12 yemas.

- En la primavera o durante el verano se hacen los trabajos de deshoje y de recorte, como anteriormente.

PODA EN PÉRGOLA PARA LOS PARRALES

Estos sistemas convienen para las vides ornamentales o la producción de uva de mesa. Tienen como particularidad una altura de empalizamiento que varía de 1,50 a 2,50 metros. Se puede tratar de un sistema Guyot múltiple (de 3 a 6 varas fructíferas), o de un sistema Cordon de Royat múltiple (de 2 a 10 brazos horizontales portadores).


Ejemplo de un parral de poda Royat:

- Tras el desarrollo herbáceo, durante el invierno, los sarmientos se cortan dejando dos yemas, para favorecer un buen enraigamiento de la planta el año siguiente. Esta poda debe hacerse lo más tarde posible para evitar los riesgos de heladas de primavera en las zonas sensibles.

- Durante el verano, un rodrigón ayudará a sostener la vegetación. Se conserva una rama, que se guía y se ata hasta la altura final del parral.

- Durante el invierno, hay que podar el sarmiento a la altura del parral, conservando sólo 3 o 4 yemas. Los demás se cortan, desde la base del sarmiento, con una navaja de injertar o una podadora.

- Durante el verano, se instala(n) la(s) rama(s) para formar los brazos horizontales principales del parral.

- En invierno, los brazos portadores se podan a la altura deseada del parral.

- En verano, se instalan las ramas secundarias.

- En invierno, los sarmientos se podan para dar a los brazos secundarios la dimensión del parral.

- Durante el verano se realiza el trabajo de deshoje. Sólo se dejan 4 ramas en cada brazo secundario.

- En invierno, hay que podar en pulgares de dos yemas los sarmientos del último verano, como para la poda Royat.

- Año tras año, los sarmientos que aparecieron en los pulgares y que proceden de las podas anteriores pueden conservarse o suprimirse. Hay que dejar dos yemas en el sarmiento mejor expuesto de la parte más baja de cada pulgar, para evitar el alargamiento y el envejecimiento de la cepa.

2 comentarios: