jueves, 3 de enero de 2013

Louis Roederer Champagne Blanc de Blancs 2004


LOUIS ROEDERER CHAMPAGNE BLANC DE BLANCS 2004

- Bodega: Louis Roederer
- D.O./Zona: Champagne AOC
- País: Francia
- Tipo de vino: Espumoso
- Añada: 2004
- Graduación (vol): 12%
- Varietales: Chardonnay 100%
- Precio aproximado: 68 €

Cuando una cosecha excepcional confiere un perfecto equilibrio a las uvas Chardonnay de la Côte des Blancs en los viñedos Louis Roederer se produce un vino de extremada finura y espléndidos aromas.

Se trata de una champagne elaborado en pequeñas cantidades con uvas 100% Chardonnay que se seleccionan exclusivamente en las mejores parcelas de los viñedos Côte des Blancs propiedad de la Maison (Avize, Le Mesnil-s-Oger, Vertus). Los racimos se tratan con suma delicadeza.

En la elaboración, del 15 al 20 por ciento de los vinos se envejecen en barricas de roble con batonnage semanales. No hay fermentación maloláctica. Maduración de un promedio de cinco años en sobre su propio sedimento y en botella durante seis meses después de degüelle. Dosage entre 8 y 10 g.

Es un vino espumoso de color amarillo pálido-acerado, con una burbuja muy pequeña y fina, con formación de corona. En nariz tiene buena intensidad, con aromas que nos recuerdan a flores y frutas blancas, mineral y muy finos tostados. En boca es muy redondo y equilibrado, encontrándonos con una suave y agradable cremosidad, sensaciones refrescantes, minerales y afrutadas. La sensación de las burbujas o carbónico en la boca es perfecta, pequeñas burbujas punzantes y jugetonas que se ensamblan a la perfección con la acidez y dulzor haciendo sutilmente despertar las papilas gustativas. En definitiva es un champagne elegante, fresco y redondo.

BODEGA LOUIS ROEDERER

- País: Francia
- D.O./Zona: Champagne AOC, Reims
- Localidad: 51053 Reims (Otra)
- E-mail: com@champagne-roederer.com

A diferencia de la mayoría de los champagnes, Louis Roederer es una empresa familiar, dirigida por verdaderos conocedores del vino. Esta independencia favorece el objetivo de la Maison Louis Roederer tal como su lema indica: "A la recherche de l´oevre", o lo que es igual, la búsqueda de la obra de arte, de la perfección inalcanzable.

Fundada en 1776, Louis Roederer es una de las últimas grandes Casas de Champagne que todavía en la actualidad son independientes. La bodega es heredada en 1833 por Louis Roederer I de su tío Nicolas Schreider y decide ponerle su nombre. En 1870 su hijo Louis Roederer II se hace cargo de la bodega, pero solo durante diez años ya que desaparece prematuramente en 1880 a la edad de 34 años, momento en que le sucede su hermana Leonie Roederer. Leonie cede el control de la bodega  sucesivamente a sus hijos Louis Victor y Leon Olry-Roederer, quien la dirige hasta su muerte en 1932. Su mujer, Camille Olry-Roederer toma el relevo de manos de su esposo y se convierte en una de las grandes mujeres de la historia del Champagne. Camille recibe en 1932 una Maison prácticamente en quiebra, habiendo perdido el mercado ruso en 1918, y el mercado americano poco después, debido a la ley seca, los dos grandes mercados de Louis Roederer. En 1929 llega el gran crack financiero.

Camille posee solamente prestigio y grandes viñas, y con estas dos armas construye durante el siglo XX, una Masion floreciente, admirada y envidiada, una Casa de champagne de leyenda. A finales de los 70´s le sucede su nieto Jean Claude Rouzaud, uno de los pocos enólogos que dirigen una bodega de Champagne, quien delega sus funciones en 2006 a Frédérick Rouzaud, su hijo y el actual presidente.

En la actualidad, Louis Roederer es conocida por Cristal, una de las leyendas de Champagne, pero también por la alta calidad de toda su gama, desde el humilde Brut Premier, que dobla en crianza a la mayoría de Non Vintage del mercado, hasta el aristocrático y raro Brut Cristal Rosé. Su producción de vinos de Champagne asciende a cerca de tres millones de botellas al año, y no ha variado en más de un siglo.

Cuatro son algunos de los secretos que han ayudado a generar una de las mayores leyendas del mundo del champagne a través de estos dos siglos:

- Viñas propias, una rareza en Champagne: Louis Roederer posee uno de los más importantes viñedos de la Champagne. Sus 214 hectáreas repartidas en las tres principales zonas de la región (Montagne de Reims, Vallée de la Marne y Cóte des Blancs), cubren el 70% de sus necesidades. No existe ninguna otra gran casa de champagne con un porcentaje tan alto. Sus viñas están distribuidas casi por igual en las tres zonas y además están planteadas en las mejores tierras, no existe prácticamente ningún Grand Cru de Champagne donde no esté presente Louis Roederer.

La propiedad y el control de esta impresionante cantidad de viñedos de altísima calidad es un elemento diferencial y único en el mundo del Champagne, donde la mayoría de grandes marcas poseen una ínfima cantidad de viñedo y compran el vino tranquilo o incluso el champagne en Rima, a pequeños productores. Louis Roederer entendió hace generaciones que la base de un gran vino es una gran uva.

- Vinos de Reserva: unas existencias únicas en Champagne: Por la situación privilegiada de sus viñedos Louis Roederer se beneficia de la más completa variedad de vinos de ensamblaje, pero algunos de estos caldos no se utilizan inmediatamente; los mejores se guardarán en reserva, en barricas de roble. Se conservan así, durante años más de 900.000 litros de vino de reserva en cerca de 150 barricas de roble. Algunos de ellos estarán ocho años en barricas y formarán parte del licor de expedición más preciado. Louis Roederer es hoy en dia la única casa de Champagne que puede permitirse semejante lujo. Su prestigioso Brut Premier contiene entre un 8 y un 25% de vino de reserva en su ensamblaje, dependiendo de la añada.

- El misterio del tiempo: Louis Roederer realiza la crianza más larga de Champagne, doblando el mínimo de la denominación: tres años para el Brut Premier, cuatro años para el vintage, nímino seis años para el Cristal. El tiempo determina en gran medida la calidad del champagne resultante, su cremosidad y complejidad. Aquel que prueba un champagne Louis Roederer entiende el trabajo del tiempo.
  
- 240 tanques de fermentación (uno por parcela), que Roederer solamente utiliza el mosto flor para sus champagnes (cuvée), los 600 vendimiadores para una vendimia manual rápida y precisa, etc.

LA LEYENDA DEL CHAMPAGNE CRISTAL DE LOUIS ROEDERER

Después de heredar en 1833 la Maison de Champagne adquirida por su tío, Louis Roederer, decidió concentrar sus esfuerzos en diversos países, entre ellos Rusia. Poco tiempo después, el propio Zar supo valorar la extraordinaria calidad del Champagne de Monsieur Louis Roederer, enviando cada año al Jefe de Bodega de la Corte a Reims para participar en la elaboración de su Cuvée personal.

Un día del año 1876, el Zar Alejandro II hizo observar a su sumiller que nada distinguía las botellas servidas en su mesa de las que sus invitados podían comprar. A partir de entonces, exigió que su "Cuvée" personal se elaborara en botellas de cristal transparente, de base plana; para distinguirla perfectamente de las demás. Así nació el Champagne Cristal.

La Revolución de Octubre acabó con el mercado ruso. No obstante, la Maison Louis Roederer decidió continuar la producción de Cristal. Hoy en día, debido a su producción limitada, es difícil satisfacer toda la demanda a pesar de que se elabora solamente en los años en que las cosechas son excepcionales. Los vinos que componen la elaboración de esta "Cuvée" de prestigio proceden de uvas de Louis Roederer clasificadas como Grands Crus. Este champagne madura sobre sus propios sedimentos un mínimo de seis años y además se beneficia de un reposo de seis meses después del "degüelle".

Cristal representa el mejor esfuerzo de la casa Louis Roederer, se trata de un Champagne de extraordinaria finura y elegancia y posee un bouquet delicado, perfectamente equilibrado. Cristal, que es considerado incluso por sus competidores, como un champagne verdaderamente excepcional, sigue elaborándose como se hacia antaño para el Zar, con las mismas exigencias e idéntico esmero que hace más de un siglo. Por todo ello cuando sale de la bodega origina, inevitablemente, múltiples y apasionados comentarios acerca de su extraordinaria calidad y longevidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario