miércoles, 6 de febrero de 2013

Bodegas Campo Viejo (Logroño - La Rioja)



BODEGAS CAMPO VIEJO (LOGROÑO - LA RIOJA)

Campo Viejo tiene una larga historia que se remonta desde su primera cosecha, elaborada en la antigua bodega de Ortigüela en 1959, hasta la inauguración de la actual y vanguardista bodega en 2001. Ya que Bodegas Campo Viejo, intenta adaptar y unir las tradiciones vitivinícolas riojanas a los avances del siglo XXI.

- 1959 El nacimiento de Campo Viejo: En 1959 José Ortigüela fundó una pequeña bodega en La Rioja. Su nombre es un recordatorio del terreno existente antaño en Villar de Arnedo, donde José pasó su infancia: el “Campo Viejo”. Su sueño, que hoy es ya una realidad, era crear una marca de calidad de Rioja que fuera perfecta para disfrutar en compañía de amigos.

- 1961 La "Botella Rioja": A principios de los 60, lanzamrón la ‘botella Rioja’, que en los años siguientes se convertiría en sinónimo de vinos de Rioja, usandola hasta la década de 1990

- 1969 La primera bodega: Las obras de la nueva bodega, ubicada en los alrededores de la capital riojana, Logroño, se iniciaron en 1969. Tal circunstancia dio la oportunidad de introducir técnicas que garantizaran el estándar de la calidad de los vinos.

- 1971 Campo Viejo cambia la distribución del vino: Empezamrón a embotellar el vino y a distribuirlo por toda la geografía española con el fin de hacerlo más accesible al consumidor. Como resultado, Campo Viejo se hizo tan popular que podías pedir ‘un campito’ en cualquier bar durante la década de los 70 y se te servía un vaso de Campo Viejo.

- 1973 Pioneros en continuar la crianza hasta el consumo: En 1973, comenzarón a almacenar las botellas recostadas en cajas: un sistema que garantiza la máxima calidad para el consumidor evitando cualquier posible oxidación, al estar el vino en todo momento en contacto con el corcho. Esta innovación convirtió a Campo Viejo en la primera marca que continuaba la crianza hasta el momento de su consumo.


- 1976 Liderando las exportaciones: Las inversiones en nuevos viñedos y su trabajo pionero en la exportación de vino, les posicionó como líderes de la industria riojana a mediados de los años 70.

- 1987 Reconocimiento mundial: Tras establecerse como marca líder de Rioja, empezarón a adquirir reconocimiento en las ferias más importantes de todo el mundo. Su primer premio de renombre fue la medalla de oro en Vinexpo para el Gran Reserva 1978, lo cual contribuyó a poner los vinos de Rioja en el mapa.

- 1995 Bodega pionera en certificar su calidad: Nuestro compromiso con la calidad se ve recompesado con la certificación de calidad ISO 9000 (AENOR), garantía de calidad de sus prácticas y productos hasta llegar al consumidor. Fuerón una de las primeras bodegas de España en conseguir esta certificación.

- 2000 Una tendencia innovadora en Rioja: Comienza la construcción de la actual bodega, a la vanguardia de las tecnicas vitivinícolas más sostenibles.

- 2003 Se inagura la actual bodega: Construcción en tiempo récord: menos de tres años después de preparar el terreno. Además, fue una de las primeras bodegas diseñadas para ser ecológicamente sostenible.

- 2011 La primera bodega de España que verifica su Huella de Carbono: Bodegas Campo Viejo obtuvo la certifición por su huella de carbono de conformidad con la norma ISO 14064, AENOR, lo cual nos permite acreditar ante sus consumidores los cálculos usados para medirla.


TEMPRANILLO: EL CORAZÓN DE CAMPO VIEJO

Autóctono de La Rioja, el Tempranillo es la variedad de uva insignia de la región. Su nombre proviene de la palabra temprano, dado que madura antes que la mayoría de variedades de uva tinta españolas.

Es también la uva que se cultiva en más zonas de la región, con más del 75% del total del área cultivada dedicada a la misma.

Su enóloga, Elena Adell, trabaja con esmero el carácter único del Tempranillo combinando las propiedades de tres subregiones con características diferentes: los sabores ligeros de Rioja Alta, los sabores con más cuerpo, como consecuencia de las condiciones más duras, de Rioja Alavesa y los sabores más profundos provenientes de la región más cálida y seca, Rioja Baja.

Son estos tres atributos lo que les permite capturar la diversidad y riqueza de la uva Tempranillo de Rioja en todos sus vinos, combinandose perfectamente uvas cultivadas en varias regiones riojanas para potenciar el verdadero sabor del Tempranillo.


ELENA ADELL: RESPONSABLE DE ENOLOGÍA DE CAMPO VIEJO

Elena Adell nació en Logroño en 1958 y se dedica a la elaboración vinícola desde 1985, empezando su carrera en Campo Viejo en 1998.

Siendo nieta de cultivadores de viñedos, Elena estudió Agronomía en la universidad, especializándose en viticultura y enología. Según sus propias palabras: “Fue prácticamente  inevitable que acabara entre viñas y vinos”.

Adell afirma que siempre se propone elaborar vinos singulares que tengan su propia personalidad: vinos nobles y suaves que te hagan desear otra copa durante una comida o una conversación entre amigos. “Creo que el vino es una bebida para disfrutar en compañía. Es una parte esencial de las celebraciones, cuando deseas compartir una ocasión especialmente feliz o una comida tranquila entre amigos. Mi objetivo es producir vinos que aporten un toque especial a cualquier ocasión y que te hagan desear tomarte otra copa.”

Como experta en la elaboración de vinos de Rioja, los conocimientos de Adell sobre el Tempranillo son muy extensos. Su objetivo es descubrir nuevas formas de crear vinos interesantes y expresivos que conjuguen la vivacidad y colorido de Rioja y del Tempranillo. “Adoro trabajar con la uva Tempranillo por su gran versatilidad. Me encanta ver las infinitas maneras en que puede expresar su carácter en una gama tan amplia de vinos.”


ROBERTO VICENTE: ENÓLOGO DE CAMPO VIEJO

Roberto Vicente, enólogo de la bodega Campo Viejo, nació en Bilbao en 1982, pero ha vivido en Logroño desde que tenía cuatro años.

Roberto estudió Enología en la Universidad de La Rioja, donde fue un alumno aventajado. En su segundo año, inició su carrera profesional en el sector de la vitivinicultura al obtener una beca de “Introducción a la Investigación”. Esta beca le permitió formar parte del Departamento de Investigación Agrícola y de la Alimentación de la universidad, en el que publicó tres artículos para varios foros y conferencias internacionales (World Wine Forum 2006 e International OIV Conference 2006).

A partir de entonces, empezó a trabajar directamente para varias bodegas de Rioja, entre las que se hallaba la bodega Bretón, donde descubrió el fascinante proceso de la elaboración vinícola, y se vio totalmente inmerso en el mundo de la vinicultura.

Su carrera internacional le ha permitido experimentar con muchas técnicas vinícolas diferentes y adquirir un importante  conocimiento sobre las distintas variedades de uva. Su trabajo en Marlborough, Nueva Zelanda, en particular, le puso en contacto con los vinos de otros continentes y pudo presenciar in situ procesos vitivinícolas diferentes a los de Europa. Este conocimiento práctico y experiencia tiene un incalculable valor para Bodegas Campo Viejo, a la que volvió en 2008 para trabajar como enólogo hombro con hombro junto a Elena Adell. “Habiendo trabajado en grandes bodegas de todo el mundo,” explica Roberto, “la oportunidad de volver a Campo Viejo y trabajar con el carácter único del Tempranillo de nuevo, era demasiado buena como para rechazarla.”


LA BODEGA: EL EQUILIBRIO ENTRE ENOLOGÍA, ARQUITECTURA Y SOSTENIBILIDAD

Inaugurada en 2001, la nueva bodega fue diseñada para establecer un equilibrio armónico entre la enología, la arquitectura y la sostenibilidad. Estos elementos se han unido para crear un templo de la vinicultura que permanece en la vanguardia del mercado vitivinícola internacional actual.

Estas nuevas instalaciones materializan la visión compartida del renombrado arquitecto riojano, Ignacio Quemada, el Director de Operaciones de Campo Viejo, Fernando Pozo, y la enóloga Elena Adell, consiguiendo el perfecto equilibrio entre los 3 pilares fundamentales en los que se soporta la bodega.

- Elaboración del vino: Elena Adell, viajo por todo el mundo buscando las mejores bodegas del mercado. Sus sugerencias sobre diseño facilitaron la creación de una moderna bodega que de alguna forma permitiera mantener la sensación de trabajar en una pequeña bodega de antaño.

El hecho de construir la bodega en un nivel subterráneo ejerce un efecto visualmente espectacular, y práctico a la vez. Al ocultar el volumen principal de la construcción bajo tierra, se crean de manera natural áreas oscuras y serenas con pequeñas porciones de luz natural, lo cual evoca la sensación de hallarse en una de las antiguas bodegas tradicionales riojanas y permite a los enólogos trabajar como artesanos. La  construcción subterránea ha preservado la belleza natural del paisaje y ha creado una sensación tradicional, además genera las perfectas condiciones para la producción de vino: la habilidad de mover las uvas y el vino mediante la gravedad, ha una temperatura adecuada constante y unos niveles de humedad estables.

Todas estas características combinadas con las técnicas más vanguardistas, permiten maximizar el potencial de cada grano de uva al tiempo que proporciona la oportunidad de experimentar e innovar.

- Arquitectura: Diseño al servicio del vino: Al estudiar el emplazamiento de la nueva bodega, el arquitecto Ignacio Quemada quedó inmediatamente impresionado por la belleza natural del paisaje. Su primer pensamiento al ver dónde se iba a ubicar la nueva bodega fue “¡Qué paisaje más bonito!. ¿Cómo voy a construir un edificio de  45.000 metros cuadrados sin echarlo a perder?" Su respuesta: "bajo tierra".

La decisión de Quemada de construir bajo tierra la nueva bodega tenía varias implicaciones. En primer lugar, se conseguían de forma natural las condiciones ideales para la elaboración y crianza del vino. Y en segundo lugar, se podía conseguir la integración con el paisaje, algo que resulta fundamental en este entorno.

Se da una perfecta simetría entre las necesidades enológicas y la belleza arquitectónica, y quien mejor la puede describir es el propio creador: “Por un lado, la arquitectura depende por completo de las necesidades enológicas, mientras que, por otro lado, es la arquitectura la que define hasta el más mínimo de los detalles del edificio”.

- Sostenibilidad: Al basarse en los principios de la agricultura sostenible y del control optimizado de los procesos. Dichos principios enfatizan los diferentes aspectos de la actividad viticultora, desde el crecimiento de los viñedos con un mínimo consumo de energía y un reducido consumo de agua a la reducción de las emisiones, incluyendo hasta el diseño de las botellas.

Campo Viejo se ha convertido en la primera bodega española en certificar su Huella de Carbono a través de un certificado AENOR, de conformidad con las disposiciones de la norma ISO 14064.

Premios:
2003 – Premio "Best of"  Internacional a la Mejor Arquitectura
2004 – Mención especial en los premios FAD
2005 – Mención especial en los premios CONSTRUMAT
2008 – Premio de Arquitectura AIT al Mejor Establecimiento Vitivinícola
2008 – Premio ‘Best of’ Al Mejor Servicio Nacional de Turismo Vitivinícola
2011 – Premio ‘Best of’ de Prácticas Sostenibles dentro del Premio Internacional de Turismo Vitivinícola

Bodegas Campo Viejo
Camino de Lapuebla 50, 26006 Logroño (La Rioja)
Latitud: N 42° 28' 48"; Longitud: W 02° 29' 08
Tel: +34 941 279900; Fax: +34 941 279901
Web: www.campoviejo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario