miércoles, 13 de febrero de 2013

Bodegas Señorio de San Vicente (Familia Eguren)



BODEGAS SEÑORIO DE SAN VICENTE (FAMILIA EGUREN)

"El gran éxito de los hermanos Eguren se debe a su capacidad para interpretar las distintas zonas de cultivo vitícola, los distintos viñedos, con pequeñas cantidades de distintos vinos. San Vicente fue el primero. Y funciono". Agustín Santolaya, viticultor, Bodegas Roda.

Enclavada en el municipio riojano de San Vicente de la Sonsierra, cuna de grandes vinos, se sitúa Señorío de San Vicente. El objetivo de la familia Eguren con este ambicioso proyecto es elaborar un gran vino con el fruto de sus cepas de tempranillo peludo, una variedad local casi extinguida.

Señorío de San Vicente es, en pocas palabras, un proyecto que consiste en la elaboración de un único vino, procedente de un solo viñedo (la finca La Canoca, de 18 Ha) y elaborado con una única variedad. La bodega se encuentra en San Vicente de la Sonsierra, un pueblo con un enclave y unas condiciones privilegiadas, entre la Sierra de Cantabria y a orillas del río Ebro.

Bodegas Señorio de San Vicente
Enólogo: Marcos Eguren y Vicente López
Año de fundación: 1991
Viñedo propio:  18,0 Ha
Dirección: Los Remedios, 27; 26338 San Vicente de la Sonsierra
Teléfono: 941 308 040


SAN VICENTE 2009

D. O. Calificada Rioja.
Productor: Señorío de San Vicente
Variedad: 100% Tempranito Peludo de la Finca La Canoca. Rendimiento 2009:23 Hls./Ha
Fecha de vendimia: Del 19 al 21 de octubre de 2009.
Envejecimiento: 19 meses en barrica bordelesa nueva de roble francés (90%) y americano (10%) desde noviembre de 2009.
Embotellado: Septiembre de 2011
Precio aproximado: 38 €

Nota de cata: Es un vino de color picota de capa alta y ribete granate. En nariz encontramos muchas capas aromáticas que lo hacen muy complejo e interesante. Aromas de frutos negros maduros, especiadas, tostados, cueros, hojas de tabacco habano, e interesantes matices vegetales como el eucalipto, hojas de grosella negra, etc. En boca tiene una entrada untuosa y compleja, elegante, con taninos finos, buena acidez, tostados de la madera y alcohol, todo bien integrado.

Viñedo: La Canoca
Localidad: San Vicente de la Sonsierra (Rioja Alta)
Superficie: 18 Has.
Clima: Atlántico con matices de continental. Lluvias anuales en tomo a los 500 mm repartidas a lo largo de todo el año, con veranos calurosos y e inviernos fríos. Elevado contraste térmico entre el día y la noche en los meses de verano, ideal para la síntesis de compuestos polifenólios y aromáticos.
Altitud: 560 m.
Topografía: Parcela llana en la falda de la Sierra de Cantabria con una orientación Sur y protegida de los fríos y húmedos vientos del Norte por la sierra en que se ubica.
Suelo: Suelo profundo; Textura: Franco arcilloso, conocido también con el nombre arcillo calcáreo; excelente para el cultivo vitícola de calidad máxima; Caliza activa: Alrededor del 10%.
Variedad: Tempranillo peludo proveniente de selección masal propia de sarmientos en campo.
Año de plantación: 1985.
Marco de plantación: 2,60 x 0,85 m Abonado: Abono orgánico.
Poda: De 15.000 a 17.000 yemas por hectárea


HISOTIA DE SEÑORIO DE SAN VICENTE

San Vicente se incorpora al mercado en 1995 con 11.000 botellas de la cosecha de 1991, parte de una nueva generación de vinos. De la cosecha de 1986, Marqués de Riscal, había hecho Barón de Chirel Reserva, el primero de los Riojas de más color y aromas más profundos. En Bodegas Bretón, Miguel Angel de Gregorio experimentaba con Dominio de Conté. Nuevas bodegas como Roda y Artadi, comenzaban a aparecer y se centraban en un Rioja de estilo internacional. En lugar de trabajar con muchos clones diferentes, estos nuevos productores intentaron aislar algunos de ellos. En vez de muchas parcelas en distintas zonas intentarían trabajar sólo con viñedos específicos. En vez de la gama completa de variedades de Rioja (que incluye Garnacha, Graciano y Mazuelo) se concentrarían en un Tempranillo plantado además en alta densidad. Y en vez de hacer millones de botellas de un mismo vino, elaborarían una décima parte.

Todos ellos creían que el vino de las “fábricas de Rioja”, malgastaba una de las mejores uvas del mundo. “Puedes comer el mejor jamón del mundo, pero si no lo limpias y no lo cortas correctamente, sabrá horrible”, explica Miguel Angel. “Lo que nosotros hicimos, fue limpiar y cortar el jamón.”

Los consumidores habituados a los vinos de Napa, Australia y Sudamérica, encontraron estos nuevos vinos españoles más fáciles de apreciar en comparación con los Riojas de estilo antiguo. “Hubo una revolución en el vino español a finales de los años 80 y 90,” dice Agustín Santolaya, enólogo y director general de Roda. “A la vez que emergían Priorato y Ribera del Duero, había una serie de proyectos en Rioja que ayudaron a renovar la Denominación. El gran éxito de los hermanos Eguren se debe a su capacidad para interpretar las distintas zonas de cultivo vitícola, los distintos viñedos, con pequeñas cantidades de distintos vinos. San Vicente fue el primero. Y funcionó.”

Con San Vicente los Eguren cogieron velocidad. Modernizaron Sierra Cantabria, introduciendo una nueva gama de vinos que incluía algunos hechos con un estilo más moderno y a un precio más económico.


LA BODEGA

Bodegas Señorío de San Vicente se encuentra en el corazón de la localidad con el mismo nombre en un gran caserón señorial de otra época y en cuya fachada aparece inscrito el nombre de la bodega. Al entrar en la vivienda o edificio social nos encontramos con una casa medieval con un tejado hecho con vigas de madera y grandes tinos de madera situados al fondo, utilizados hoy para guardar vino, pero en tiempos pasados, eran para transportar vino en ferrocarril. Esta parte del edificio en tiempos pasado fue un establo que adquirió la familia hace ya medio siglo para ampliar sus instalaciones vinícolas. En otra habitación contigua encontramos depósitos de hormigón y un improvisado museo decorado con bombas para trasegar los vinos y otros artefactos antiguos.

En la nave principal nos encontramos cuatro grandes tinos de madera y barricas de 225l de roble donde el vino hace la fermentación maloláctica. En el subsuelo de esta misma nave se encuentra la sala de barricas para criar el vino y el botellero. Al fondo, en una esquina a modo de capilla, descansa una colección de añadas de lo mejor de la bodega, una estatua de su bisabuelo y un grabado con el lema de la familia: "Una bodega, un vino, un viñedo y una variedad exclusiva".

En la parte superior de la nave principal se encuentra la sala de catas, reuniones, y comedor. Es una estancia señorial, clásica, espaciosa. En el centro se encuentra una gran mesa circular. También hay una enorme chimenea, cocina, horno de leña, vitrinas con un sinfín de premios y reconocimientos que los vinos de la familia en los certámenes más prestigiosos del mundo del vino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario