lunes, 18 de febrero de 2013

Butifarrada en la Casa Rural El Río Zambullón (Ezcaray - La Rioja)



BUTIFARRADA EN LA CASA RURAL EL RÍO ZAMBULLÓN (EZCARAY - LA RIOJA)

La butifarra (del catalán botifarra) es un embutido fresco compuesto de carne picada de cerdo condimentada con sal, pimienta, y a veces otras especias. Es originario de Cataluña, pudiéndose encontrar diferentes variedades en las Islas Baleares, Comunidad Valenciana, Región de Murcia y Andalucía Oriental.

En América, en la Costa Caribe colombiana también se consume un tipo de butifarra, oriunda de la población de Soledad, muy difundida en la gastronomía regional, la cual se prepara con adobos de esa zona del país sudamericano. En El Salvador (Cojutepeque) Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay también se pueden encontrar variedades locales de butifarras.

Existen principalmente dos tipos de butifarras, las frescas, que hay que cocinar antes de comerlas y se sirven enteras, y las cocidas, que se comen, cortadas en rebanadas.

- Butifarras frescas: La butifarra fresca, cruda, roja o roget es roja antes de estar cocida y rosada después. A diferencia de otras salchichas y preparados cárnicos, no contiene grasa sino carne magra de la punta del lomo y a veces de otros recortes de carne magra de cerdo. Como mucho, se le añade un poco de tocino picado como condimento, pero éste nunca alcanza grandes proporciones (por ejemplo, la mitad) como ocurre en otras salchichas de otros países. A veces la carne picada se puede cocinar ligeramente en el horno o se puede condimentar con, por ejemplo, setas (hongos) picadas, antes de ser embutida.

La butifarra dulce o de Gerona es una butifarra fresca que contiene miel en su interior y es agridulce.

Las llamadas butifarras frescas de Tolosa (Toulouse) son parecidas a las butifarras frescas catalanas.

- Butifarras cocidas: Hay una enorme variedad de butifarras cocidas, las más conocidas son:
. la blanca: hecha de carne magra,
. la de huevo: que contiene carne magra y huevo, típica de la época de Carnaval, en Cataluña y
. la negra: en la que se combinan las carnes magras con sangre de cerdo.
Otras variedades son: con trufa, con hígado, con lengua, la girella (con arroz, pan, ajo y perejil), la butifarra del perol, las que contienen cebolla y piñones.

Las butifarras cocidas son un tipo de embutido que no es necesario cocinar ni calentar. Se suelen comer cortadas en rodajas. Es posible también incluirlas en guisos y platos de consistencia. Las butifarras blanca y negra son muy frecuentes, por ejemplo, en la típica escudella i carn d'olla catalana, en las habas ofegades o a la catalana, etc. Las butifarras blanca, negra y de huevo, cortadas a rodajas de medio a un centímetro de grosor, también se utilizan para hacer tortillas de butifarra. Es un error confundir la butifarra, aunque contenga sangre, con la morcilla.

- Receta básica de butifarra fresca: Generalmente para prepararlas se debe picar finamente un kilo de carne magra de lomo de cerdo y luego se condimentan con pimienta (en una proporción de 5 gramos por cada kilogramo de carne) y sal (10 gramos por cada kilogramo de carne). Esta mezcla es amasada manualmente y luego se embute en intestinos gruesos o tripas de cerdo. Luego, es marcado el intestino a cada palmo aproximadamente con hilo grueso de algodón y se separa en diferentes butifarras, sin cortar, enrollando cada una con la tripa. Luego se hacen reposar sobre papel absorbente y se refrigeran. Se suelen añadir otros condimentos, como perejil y ajo picados, o rovellones o ceps picados, tocino magro (no más de 100 gramos para la mezcla) o miel, entre otros.

- Cocina de la butifarra fresca: Las butifarras frescas se pinchan con un tenedor pero no se cortan nunca a lo largo y luego se cuecen a la brasa, a la plancha o en una sartén con poco aceite. En Cataluña se suelen acompañar de alubias salteadas, es la famosa butifarra amb seques.

La butifarra se utiliza también en otros platos tradicionales como la escudella, en cocas o las habas a la catalana, para condimentar pastas y para rellenar hortalizas (tomates, berenjenas, calabacines, etc.), calamares, etc.

En el litoral mediterráneo existen muchas recetas de platos que tienen como ingrediente base la butifarra.

- La butifarra en la lengua y cultura catalana: En lengua catalana, el término botifarra puede hacer referencia a un "corte de mangas". En este sentido, se autodenominó Equipo Butifarra un colectivo historietístico fundado en Barcelona en 1975 en torno a la revista homónima.

La botifarra también es juego de naipes similar al tute y muy popular en Cataluña.

Para hacer una buena butifarrada
1. Nunca hay que encender fuego en el bosque ni en la montaña, únicamente en lugares preparados para ello. El peligro de incendio está latente
2. A ser posible, la leña deberá ser de sarmientos de vid o piñas de pino, es más aromática y confiere más sabor a la butifarra.
3. Nunca has de mojar ni pinchar la butifarra.
4. Hay que hacerla despacito, sin prisa y con mucha paciencia, ella misma agradecerá el fuego.
5. Si la freímos, hay que hacerlo a fuego lento. Si la hacemos con leña, comenzaremos cuando únicamente queden las brasas, sin llama. El secreto está en el fuego.
6. Sofreiremos un poco de tocino a pedacitos y, en la misma sartén y con el mismo aceite, saltearemos las judías blancas cocidas.
7. La butifarra de metro. Enroscada como si fuera una ensaimada, tiene la medida justa de un plato y para girarla lo haremos como hacemos con la tortilla de patatas.
8. La butifarra caliente está muy buena, pero si queda fría con un poco de pan con tomate y cava también resulta deliciosa
9. Para viajar, la butifarra envasada al vacío es ideal, pero una vez en nuestro destino, conviene que la dejamos reposar veinticuatro horas antes de cocinarla. Abriremos la bolsa y la secaremos con un papel de cocina, puesto que el vacío la humedece y nos salpicaría al freiría.
10. La butifarra con judías blancas ya está a punto, sólo hay que poner un buen apetito y disfrutar de uno de los mejores platos de nuestra cocina.


CASA RURAL EL RÍO ZAMBULLÓN

Esta preciosa casa rural se encuentra en un paraje de incomparable belleza cerca del nacimiento de uno de los ríos más emblemáticos de La Rioja: el río Oja. A escasos diez kilómetros de las pistas de ski de Valdecaray; a 20 kilómetros del Camino Santiago, en Santo Domingo de la Calzada; a 5 kilómetros del hermoso pueblo de Ezcaray, primera villa turística de La Rioja, rico en tradiciones, gastronomía y excelentes manufacturas textiles y en mueble de decoración.

Al pie de la Sierra de la Demanda, con picos de sobrecogedoras vistas y fauna abundante (ciervo, jabalí, aves rapaces), la casa rural "Río Zambullón" nos translada a un pueblo de montaña hecho de piedras, un lugar privilegiado.

Una casa ideal para parejas de cualquier edad, especialmente sin niños, que quieran disfrutar de la paz, el silencio y de toda la tranquilidad de la vida rural.

La casa es preciosa llena de detalles data del año 1814. En su origen, la parte baja fue una cuadra, sobre la cual se construyó después la primera vivienda y, justo encima, el pajar. Hoy en día, completamente restaurada, la planta baja es un acogedor salón con chimenea, biblioteca, una mesa de lectura y música suave. Y en la planta alta hay un total de seis habitaciones dobles con baño, y con una decoración diferente cada una de ellas.

Es altamente recomendable dejarse guiar por Fernando y Auri sobre restaurantes y visitas a bodegas en La Rioja. Son verdaderos amantes de la gastronomía y los vinos, conociendo a la perfección la oferta de la comarca. También aconsejan a cerca de sitios que visitar como Monasterios, paseos por viñedos o por la Sierra de La Demanda.

También tienen Wi-Fi gratis, música ambiental en toda la casa, un rincón de lectura, prensa diaria, servicio de aperitivos, etc.

En definitiva La Casa Rural Río Zambullón es un lugar ideal para disfrutar del enorme abanico de actividades culturales, de ocio y aventura que os ofrece La Rioja en cualquier época del año. Desde un entorno rural completamente natural, en el tranquilo valle del Oja, Casa Rural Río Zambullón es un inmejorable punto de partida para salidas culturales, de ocio y de aventura a unas distancias máximas de sesenta kilómetros: es una combinación perfecta entre naturaleza y cultura, gastronomía, enología y aventura, historia y rabiosa actualidad. Y evidentemente, el lugar ideal para descansar y relajarse después de todas las actividades.

Casa Rural el Río Zambullón
Calle del Molino, s/n. 26298 Zaldierna La Rioja (España)
T.941 35 41 70 F.941 42 72 37
E-mail: riozambu@riozambullon.com
Web: www.riozambullon.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario