martes, 26 de marzo de 2013

Araña amarilla (Eotetranychus carpini Oud.) en el viñedo



ARAÑA AMARILLA (EOTETRANYCHUS CARPINI OUD.) EN EL VIÑEDO

Fuente: José Luis Pérez Marín (Plagas y enfermedades del viñedo en La Rioja) www.larioja.org

El nombre por el que más se conoce entre los viticultores es araña, denominación que, desgraciadamente, adoptan para toda sintomatología de ácaros y que lleva a confusión.

Está ocasionada por un ácaro tetraníquido (cuatro pares de patas). Se manifestó como plaga al inicio del presente siglo en los viñedos de Rioja Baja y en pocos años se extendió al resto de la Denominación. Hoy en día es un problema importante en años de climatología favorable (temperaturas elevadas), sobre todo en la variedad Tempranillo, que es la más sensible.

Se encuentra presente en el viñedo desde la brotación hasta la caída de hojas, causando los mayores daños durante el desborre y al principio del verano.

Este ácaro pasa el invierno en estado de hembras adultas debajo de la corteza de las cepas e inicia su salida un poco antes de la brotación del viñedo, sucediéndose varias generaciones a lo largo del año, de seis a ocho, dependiendo de la temperatura del verano. Durante la maduración, las hembras inician progresivamente su descenso a los refugios invernantes.

Síntomas y daños

Los síntomas se localizan preferentemente en las hojas pero su manifestación es diferente según el estado fenológico:
• Al desborre: las hojas se deforman, se abarquillan, la brotación es lenta, los entrenudos son cortos y presentan puntos negros debido a las picaduras de los ácaros, y los racimos son de menor tamaño. Los daños pueden afectar directamente a la cosecha.
• En vegetación: aparecen manchas amarillentas en las variedades blancas y rojizas en las tintas, que pueden afectar a todo el limbo, excepto los nervios que permanecen verdes. Si el ataque es fuerte, puede provocar una defoliación prematura que afecta directamente a la calidad de la uva (pérdida de grado) y al agostamiento de los sarmientos.

No confundir con...

Los síntomas pueden confundirse con los ocasionados por otros ácaros, sobre todo con la araña amarilla común, pero son fáciles de diferenciar mirando al binocular:
• La araña amarilla común (Tetranychus urticae): el adulto tiene una mancha grande en cada lado del cuerpo, y la araña amarilla tiene varios puntos negros distribuidos por todo el cuerpo.
• La araña roja (Panonynchus ulmi): cuerpo de color rojo; la araña amarilla, de color amarillo. Ambas tienen cuatro pares de patas.
• La acariosis (Caleptrimerus vitis): de tamaño más pequeño, cuerpo alargado y dos pares de patas; la araña amarilla, cuerpo ovalado y cuatro pares de patas.

Estrategia de la lucha y medios de control

El control de esta plaga para evitar sus daños se realiza preferentemente con productos químicos. A continuación se indican las materias activas recomendadas actualmente (G. T. Vid, 2012): abamectina (hasta floración), clofentezin, etoxazol, fenpiroximato, hexitiazox, propargita y spirodiclofen.

La estrategia de lucha consiste en realizar un tratamiento al desborre de la vid (brotes de 8-10 cm) si el año anterior hubo problemas al final del ciclo vegetativo. Durante el período vegetativo, hay que vigilar la plantación, principalmente las hojas basales de la cepa donde se instalan primero los ácaros, por si fuese necesario realizar algún tratamiento complementario (en los meses de julio y agosto es necesario hacer las observaciones). La adición de un mojante al producto elegido aumenta su eficacia. Debido a que los ácaros se localizan en el envés de las hojas es necesario utilizar maquinaria adecuada para localizar el producto allí.

Los ácaros fitoseidos, principalmente los de la familia Typhlodromus, son excelentes depredadores de ácaros, por lo que es muy conveniente elegir un producto químico que no tenga efecto sobre ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario