sábado, 2 de marzo de 2013

Campo Viejo Gran Reserva lanza al mercado su nueva añada 2005


 CAMPO VIEJO GRAN RESERVA LANZA AL MERCADO SU NUEVA AÑADA 2005

Campo Viejo, probablemente la marca de Rioja más vendida en el mundo y en las grandes superficies, acaba de lanzar al mercado Campo Viejo Gran Reserva 2005, un clásico que busca revalidar el gran éxito cosechado por la añada anterior. Añada tras añada, Campo Viejo Gran Reserva se mantiene fiel a su estilo.  “Cada año busco elaborar un gran vino de Rioja, con carácter y persistencia, recoger todo el saber hacer de esta tierra”, afirma Elena Adell, directora enológica de Campo Viejo.

Campo Viejo Gran Reserva 2005 es un ensamblaje de Tempranillo, Graciano y Mazuelo, que ha permanecido 2 años en barrica de roble para terminar su crianza en botella durante más de 3 años. Con un color rojo rubí con borde dorado, profundo y vibrante, Campo Viejo Gran Reserva 2005 se presenta complejo en nariz, manteniendo los aromas de las frutas rojas, extraordinariamente maduras, y se asoman los ahumados, torrefactos, las especias, junto a toques minerales. En boca es un vino suave, con taninos pulidos, y un final perfumado, prolongado y elegante, dejando en la boca recuerdos de café con chocolate.

Su predecesor, Campo Viejo Gran Reserva 2004, obtuvo importantes medallas en prestigiosos concursos internacionales, como los oros en Challenge International du Vin 2012, Critics Challenge 2012 y Mundus Vini 2012. Ha sido además valorado con 90 puntos por  la reconocida Guía Peñín y por Wine & Spirits, una de las publicaciones más destacadas del sector a nivel mundial, que lo destaca como “Mejor Compra” (“Best Buy”).

La historia de Campo Viejo es el resultado de más de 50 años de experiencia, con presencia en más de 70 países y un fuerte crecimiento en EE.UU., Reino Unido, Alemania, Canadá.

AÑADA 2005 / COSECHA 2005 / VENDIMIA 2005 / CICLO VEGETATIVO 2005

- Un invierno con temperaturas bajas y abundantes heladas, se registran copiosas nevadas a finales de enero y febrero. La acumulación de agua en el terreno fue importante.
- La primavera fue bastante seca y cálida, lo que provoco un rápido crecimiento vegetativo y un adelanto en el ciclo fenológico, son frecuentes los vientos secos y cálidos que hicieron que las capas más superficiales se secaran notablemente.
- El verano vino marcado por la ausencia de lluvias, altas temperaturas, tanto diurnas como nocturnas y alta insolación. El crecimiento vegetativo se ralentizo notablemente y se produjo una fuerte parada vegetativa por estrés hídrico.
- Durante el mes de septiembre se dieron unas condiciones muy buenas para la maduración, con una elevada insolación y un salto térmico día-noche importante.
- Se inicio la vendimia en fechas más tempranas de lo normal, obteniendo racimos muy sanos, de grano menudo y con una madurez óptima y equilibrada.

Bibliografía & Fuentes consultadas: La Prensa del Rioja

No hay comentarios:

Publicar un comentario