jueves, 7 de marzo de 2013

Casi un tercio del vino consumido en Francia es rosado



CASI UN TERCIO DEL VINO CONSUMIDO EN FRANCIA ES ROSADO

El 28% del vino que anualmente se consume en Francia es rosado frente a menos del 11% que se bebía en 1990, según datos facilitados por el sector de este tipo de vinos, especialmente populares en la zona de Provenza, pero también en Loira y otras áreas productoras.

Este consumo aumenta todavía más, concretamente hasta el 32%, en los menores de 25 años, algo que también ocurre entre las mujeres, más proclives a un tipo de vino que consume con cierta asiduidad el 90% de los franceses.

Del total de 23,8 millones de hectolitros de rosado que se produjeron en 2011 en el mundo, 6,5 millones, un 25%, correspondieron a Francia, por delante de Italia y Estados Unidos. La Provenza acapara el 40% de la producción nacional francesa y el 5% de la mundial. El valor de los vinos de esta región creció un 43% en el último decenio.

VINO ROSADO

El vino rosado es aquel que tiene algo del color típico del vino tinto, pero solo lo suficiente como para darle un color rosa, que puede ir del claro al fuerte casi violeta, según las uvas y las técnicas de producción usadas.

Hay cuatro formas de producir vino rosado: por contacto con los hollejos, por sangrado (saignée), prensado directo y por mezcla.

- Contacto con los hollejos: Esta técnica de producción se usa cuando el rosado es el producto primario. Consiste en aplastar uvas de hollejo tinto, permitiendo que éste quede en contacto con el mosto durante un corto periodo, típicamente dos o tres días. Entonces se prensan las uvas, y se descartan los hollejos en lugar de dejarlos en contacto durante toda la fermentación (como en el caso del tinto). Los hollejos contienen buena parte de los taninos y otros compuestos de sabor fuerte, y al retirarlos se obtiene un sabor más parecido al del vino blanco. Cuanto más tiempo se dejen los hollejos en contacto con el mosto más intenso será el color del vino resultante.

- Sangrado: El rosado también puede obtenerse como subproducto de la fermentación del vino tinto, empleando una técnica conocida como sangrado (saignée). Cuando el productor desea dar más taninos y color a un tinto, puede retirarse parte del zumo rosa en una etapa temprana. El tinto que queda en las cubas se intensifica al reducirse el volumen total, y el mosto de la maceración se concentra. El zumo rosa que se sangre puede fermentarse separadamente para producir vino rosado.

- Por prensado directo: Consiste en tratar las uvas tintas como en una vinificación en blanco, depositando directamente la vendimia en la prensa. El color lo toma el mosto por el tiempo de permanencia en contacto con los hollejos durante el prensado. Los rosados elaborados por prensado directo tienen un color menos intenso y son más ligeros que los sometidos a maceración. Este método permite minimizar instalaciones, ya que no precisa depósitos de maceración, pero necesita prensas de gran capacidad para poder procesar los racimos enteros.

- Mezcla: La producción de rosado por mezcla de vino tinto y blanco es infrecuente. Este método se desaconseja en la mayoría de las regiones viticultoras, a excepción de la Champaña, e incluso en ella varios productores de alta calidad no lo emplean, prefiriendo el sangrado.

PROVENZA

Una de las regiones vinícolas más clásicas de Francia y del Mediterráneo. Desde la época en que los griegos foceos desembarcaron en Marsella (600 a.C.) esta zona privilegiada ha cultivado la viña y honrado la cultura del vino, en un entorno de civilización que produjo, entre otras joyas, la literatura y la música de los trovadores. Se dice que Julio César apreciaba estos vinos de la Galia hasta tal punto que los consideraba un regalo especial para sus legiones.

El primer momento de esplendor internacional de los vinos provenzales data de la época de Eleonor de Provenza, casada con Enrique III de Inglaterra. Pero, en la medida en que los imperios nórdicos (Inglaterra, Holanda) buscaron los mercados atlánticos y olvidaron en buena medida la cultura mediterránea, los vinos provenzales fueron olvidándose, a excepción de algunas reliquias que desaparecieron más tarde con la filoxera. Sin embargo, el renacimiento de la cultura mediterránea del gusto reanima    hoy estos viñedos, que pueden ofrecer excelentes tintos y rosados, además de algunos blancos muy interesantes. Su riqueza ampelográfica es impresionante. Se cultivan todas las variedades tradicionales mediterráneas, como mourvédre (monastrell), garnacha, cinsault y cariñena en tintos, sin olvidar algunas variedades internacionales como cabernet sauvignon. Marsanne, ugni blanc (trebbiano), clairette, garnacha blanca, picpoul, rolle y bourboulenc son las clásicas en blanco, a las que hoy se suman chardonnay y sauvignon blanc. Se distingen algunas zonas principales, amparadas por AOC: Bandol, Bellet, Cassis, Palette, Cótes de Provence, Coteaux d'Aix-en-Provence, Les Beaux de Provence y Coteaux Varois.  

CARACTERÍSTICAS DE LOS VINOS ROSADOS DE LA PROVENZA

- El vino rosado es la estrella de la Provenza siendo el 70% del vino embotellado en la provincia y cuatro son sus zonas preferidas, Badol, Cassis, Palette y Bellet.

- Dos son los sistemas principales para la elaboración del vino rosado en Provenza: el "sangrado" y la "maceración corta". El sangrado consiste en trasegar el jugo o mosto después de algunas horas de maceración o fermentación en el depósito, para poder obtener algunos de los detalles afrutados y coloreados de la uva tinta y traspasar por tanto el mosto resultante a otra cuba para que siga con la fermentación regular.

- La maceración corta es básicamente una vinificación regular donde la cepa tinta macera con sus pieles el tiempo necesario para tintar el mosto y en el momento en que los vinificadores lo consideran oportuno, se retiran las pieles.

- En la AOC Côtes-de-Provence nos encontrariamos ante el reinado del vino rosado con en el que la Garnacha que es afrutada y el Samsó que es especiado y floral campan por sus viñedos.

- AOC Bandol es el reducto perfecto para la uva española llamada Monastrell originaria del término municipal valenciano de Murviedro (hoy Sagunto) y extendida mundialmente normalmente bajo su denominación francesa Mourvèdre y que desarrolla su mayor parte de producción como rosado. El Monastrell, uva de maduración tardía, es perfecta para esta zona de la Provenza, acostada frente al mar, resguardada del Mistral, el viento del Norte y de los cambios bruscos de temperatura pero abierta al sol.

- También existe una botella típica: La Provenzal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario