sábado, 2 de marzo de 2013

Información de productos fitosanitarios para plataformas móviles


INFORMACIÓN DE PRODUCTOS FITOSANITARIOS PARA PLATAFORMAS MÓVILES

Ager Technology, la empresa riojana que utiliza las más modernas tecnologías al servicio de la agricultura, ha desarrollado una aplicación, libre de consulta, de productos fitosanitarios para plataformas móviles a la que ha llamado Fitosanitarios.

Gracias a esta aplicación cualquier técnico podrá consultar aquellos productos que estén debidamente registrados por el Ministerio de Agricultura y de esta forma evita realizar compras, adquisiciones o recomendaciones de insumos que están fuera de registro.

Para descargar esta aplicación en un dispositivo móvil desde Google Play o App Store basta con teclear en el buscador la palabra ‘fitosanitarios’ o bien entrar en la dirección http://agertechnology.com/app.php y clicar en los enlaces que encontrará de estas aplicaciones para Android o Apple, aunque próximamente también estará disponible para Blackberry.

Una vez descargada la aplicación, se podrá consultar -sin necesidad de estar conectado a Internet- todos los productos fitosanitarios desde la opción de nombre comercial, materia activa, empresa fabricante o número de registro.

Si además cuenta con tarifa de datos o tiene conexión a Internet también podrá ver la ficha de registro de cada producto.

PRODUCTO FITOSANITARIO O PLAGUICIDA

El producto fitosanitario o plaguicida se define, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) como aquella sustancia o mezcla de sustancias destinadas a prevenir la acción de, o destruir directamente, insectos (insecticidas), ácaros (acaricidas), moluscos (molusquicidas), roedores (rodenticidas), hongos (fungicidas), malas hierbas (herbicidas), bacterias (antibióticos y bactericidas) y otras formas de vida animal o vegetal perjudiciales para la salud pública y también para la agricultura (es decir, considerados como plagas y por tanto susceptibles de ser combatidos con plaguicidas); durante la producción, almacenamiento, transporte, distribución y elaboración de productos agrícolas y sus derivados. Entre los productos fitosanitarios se incluyen también los defoliantes, desecantes y las sustancias reguladoras del crecimiento vegetal o fitorreguladores. Los medicamentos de uso humano o veterinario y los mecanismos de control biológico fuera de esta denominación. También reciben la denominación de venenos útiles.

QUE DEBE CONOCERSE DE UN PRODUCTO FITOSANITARIO

No todos los productos eficaces a un determinado fin pueden ser buenos para un mismo cultivo, ni tampoco todos los productos aptos para este cultivo pueden ser  convenientes mezclados entre si.

Además de las incompatibilidades conocidas, que generalmente se advierten en los mismo preparados o en sus instrucciones de empleo, el viticultor debe conocer con detalle las siguientes características de cada producto que emplee, en particular cuando se utiliza en producciones de fruto para consumo directo, en época próximas a vendimia, sobre plantaciones jóvenes y siempre que su aplicación signifique una dispersión en la misma atmósfera que respira el operario:

1. Cultivo: Conocer perfectamente si el preparado está comprobado suficientemente para el cultivo nuestro.

2. Acción biológica: Para qué clase de plagas o enfermedades está recomendado, cómo actúa (ingestión, contacto, inhalación, sistémico, volatización, etc.) y en qué fase de progresión del ataque.

3. Toxicidad: Significa la fase ya adelantada de la comprobación biológica, efectuadas sus comprobaciones sobre animales diferentes y en dosificaciones distintas, deduciéndose, por tanto, el riesgo de peligro para hombres y animales domésticos. Los preparados comerciales deben llevar obligatoriamente las oportunas prevenciones y advertencias.

4. Fitotoxicidad: Es el grado de riesgo que puede afectar a la planta según las dosis aplicadas por exceso o bien en su dosificación normal, en cuyo caso último el producto puede significar no ser recomendable.

5. Persistencia: El tiempo de su permanencia activa según las condiciones climatológicas y en las dosis que normalmente se recomiendan.

6. Compatibilidad: Con otros productos, en medios ácidos y álcalis, así como en las diferentes formas de su presentación (polvo, emulsión, etc.).

7. Formulaciones: Riqueza en sus distintas preparaciones de origen dada en relación con el  producto o productos activos, caso de ser un preparado compuesto.

8. Dosis: Se refiere a la dosis de empleo para su finalidad habitual y en concordancia con el cultivo a que se aplica. Un mismo producto puede tener dosis distintas según la época, estado de vegetación, temperatura y evolución de la plaga o enfermedad que se pretende atacar, aparte de que dicha dosis está determinada según la misma riqueza del producto o productos activos. Los preparados llevan las dosis de empleo y a ellas hay que atenerse siempre sin exagerar las mismas.

9. Equivalencias: El producto puede presentarse en distintas concentraciones o riqueza del principio activo, así por igual en estado sólido (granulado, polvo) o líquido (emulsión, concentrado), siendo en cada caso las dosis distintas y con equivalencias entre unas y otras formas.

10. Precauciones: Comprenden dos clases: Las normales que deben seguirse para evitar intoxicaciones y otros contratiempos (tal como productos inflamables) y las que afectan a otros cultivos lindantes que pueden ser perjudicados, incluido el mismo viñedo, en el caso de aplicarlo a dosis excesivas, con temperatura inadecuada, en forma defectuosa o cualquiera otra razón desaconsejable.

Fuentes consultadas: La Prensa del Rioja

No hay comentarios:

Publicar un comentario