martes, 19 de marzo de 2013

La Huella Digital del Vino para la Identificación de su Variedad, Añada y Origen


LA HUELLA DIGITAL DEL VINO PARA LA IDENTIFICACIÓN DE SU VARIEDAD, AÑADA Y ORIGEN

Bajo este sugerente título se esconde un utilísimo estudio cuyo objetivo es identificar un vino de manera inequívoca para:
- Luchar contra el fraude
- Conocer mejor los vinos según su "Terroir"
- Conferir valor añadido a una marca
- Disponer de una herramienta de autentificación frente a un litigio

La identificación del vino se centra en la variedad, añada y origen. Diversos grupos trabajan sobre estos tres puntos, y también entidades privadas como SICPA y WAITO. El grupo de Expertos de la O.I.V. lleva diversos años buscando métodos que permitan identificar los vinos.

Gracias a nuevas tecnologías en uso, actualmente es posible el análisis de compuestos aromáticos, composición polifenólica, isótopos del carbono y del oxígeno, ADN y composición elemental. En viaderlab también se han centrado en el análisis de la composición elemental mediante espectroscopía de emisión atómica por plasma inducido (ICP). Esta metodología les permite conocer el origen geográfico de un determinado vino.

En viaderlab, además de los recursos técnicos, disponen de toda la infraestructura y conocimientos necesarios para la realización de este tipo de análisis. Además, desde 1979, realizan análisis de metales por absorción atómica y estudian la recurrencia de los mismos en los distintos vinos.

- Análisis de metales:  Los análisis multiparamétricos de metales en el vino de viaderlab se centran especialmente en: Bario, Estroncio, Rubidio, Aluminio, Sodio, Boro, Silicio, Litio, Fósforo y Manganeso. La metodología a seguir está muy bien definida, está disponible y operativa, resulta altamente fiable y está contrastada.

- Resultados fiables: Los valores obtenidos, es decir, el perfil elemental del vino analizado, es tratado matemáticamente para definir un algoritmo que permite establecer su origen de una manera altamente fiable. El grado de fiabilidad depende de la amplitud de la base de datos, de ahí la necesidad de un amplio respaldo de las distintas DDOO de España como dinamizador para la participación de las bodegas, en especial las más modestas.

. A cada bodega participante se le entregarán los resultados obtenidos correspondientes al perfil de cada uno de sus vinos.
. El algoritmo identificativo restará en poder de viaderlab por un período de 4 años. Transcurrido este período quedará liberado.
. Los CCRR podrán adquirir el algoritmo correspondiente a los vinos de su DO y las características diferenciales de sus vinos, al término del estudio, que estiman que concluirá a finales de 2012.

- Protocolo a seguir: Se trata ahora analizar un gran número de muestras de vinos de todas las regiones y Denominaciones de Origen con el objeto de confeccionar la imprescindible base de datos.

Las bodegas interesadas en conocer el perfil elemental de sus vinos deberán remitir a viaderlab una muestra de cada añada, de un mínimo de 4, preferiblemente no consecutivas.

Es condición indispensable que la bodega conozca el origen del vino ligado a un "Terroir" concreto y lo consigne en la etiqueta.

También es imprescindible conocer la vinífera o viníferas que lo componen.

La recepción de muestras para este estudio está abierta desde el 12 de diciembre de 2011.

- Referencias de viaderlab: A fecha de hoy tienen 5 patentes, una de ellas de invención. (BOPI año 2000)

El laboratorio esta Certificado de acuerdo con la norma ISO 9001: 2008, desde 1994. Acreditado por ENAC bajo la norma UNE-EN ISO / IEC 17025 para la realización de ensayos de productos agroalimentarios.

En viaderlab ofrecen conocimiento, tecnología y compromiso para realizar análisis con rapidez y seguridad. Para más información:

Narcís Viader, 2 08770 Sant Sadurní d'Anoia (Barcelona) Tel. 93 818 33 50 Fax: 93 818 31 27 viader@viaderlab.com www.viaderlab.com

¿QUÉ ES EL TERROIR?

Terroir es el término francés utilizado para describir una determinada zona geográfica que goza de unas características geológicas, climáticas, ambientales, etc. específicas que lo hacen diferente de otras zonas.

La palabra francesa Terroir proviene del latín terratorium. Su uso se ha extendido a otras lenguas para designar a una extensión geográfica bien delimitada y homogénea que presenta alguna particularidad llamativa en su producción agrícola.

Atendiendo al uso original de la palabra francesa se trata de un espacio concreto, tangible y cartografiable, que puede ser definido a través de diversos factores geológicos y geográficos (pedológicos,geomorfológicos, hidráulicos,climatológicos, microclimáticos, etc.).

Al mismo tiempo debe poseer una dimensión cultural que refleje directamente la sociedad humana que lo explota. Este aspecto se comprueba frecuentemente en la utilización literaria e identificativa de la palabra terroir. Si bien cabe destacar que el significado de terroir y territorio, pese a tener idéntica etimología no son del todo equivalentes (un territorio puede abarcar varios terroirs dedicados a explotar distintos recursos).

El término terroir es un barbarismo muy frecuente cuando se habla de agricultura y especialmente de vino, llegando a aplicarse casi a escala parcelaria (dado que la calidad del vino depende fuertemente de las condiciones locales). Se pueden distinguir varios terroirs dentro de una misma denominación de origen en función del microclima (características del suelo, horas de sol, precipitaciones, viento, altitud, etc.) y las técnicas locales de vinificación y viticultura.

La Organización Internacional de la Vid y el Vino (OIV) descibre el termino terroir o terruño como:

El terroir vitivinícola es un concepto que se refiere a un espacio sobre el cual se desarrolla un saber colectivo de las interacciones entre un medio físico y biológico identificable y las prácticas vitivinícolas aplicadas, que confieren unas características distintivas a los productos originarios de este espacio.

El terroir incluye características específicas del suelo, de la topografía, del clima, del paisaje y de la biodiversidad.

¿QUÉ ES LA ESPECTROSCOPÍA ?

La espectroscopía o espectroscopia (ambas acentuaciones son correctas) es el estudio de la interacción entre la radiación electromagnética y la materia, con absorción o emisión de energía radiante. Tiene aplicaciones en química, física y astronomía, entre otras disciplinas científicas.

El análisis espectral en el cual se basa permite detectar la absorción o emisión de radiación electromagnética a ciertas longitudes de onda y relacionar éstas con los niveles de energía implicados en una transición cuántica.

Existen tres casos de interacción con la materia:
- Choque elástico: Existe sólo un cambio en el impulso de los fotones. Ejemplos son los rayos X, la difracción de electrones y la difracción de neutrones.
- Choque inelástico: Por ejemplo la espectroscopía Raman.
- Absorción o emisión resonante de fotones.

La espectroscopía se relaciona en la mayoría de los casos a la tercera interacción. Estudia en qué frecuencia o longitud de onda una sustancia puede absorber o emitir energía en forma de un cuanto de luz.

La energía de un fotón (un cuanto de luz) de una onda electromagnética o su correspondiente frecuencia, equivale a la diferencia de energía de dos estados cuánticos de la substancia estudiada:

ΔE = h x v

h es la constante de Planck, ν es la frecuencia del haz de luz u onda electromagnética asociada a ese cuanto de luz y ΔE es la diferencia de energía. Esta ecuación es conocida también como la ecuación básica de la espectroscopía. Las diferencias de energía entre estados cuánticos dependen de la composición química de la prueba o de la estructura de la molécula, y es por eso por lo que este método proporciona información importante para químicos, físicos y biólogos.

Por medio de un espectrofotómetro se mide el espectro de la luz (intensidad de la luz absorbida, reflejada o emitida en función de la frecuencia o de la longitud de onda). Los espectros se diferencian considerablemente de elemento a elemento.

En general, se denota como espectro a la distribución de la intensidad en función de la frecuencia o de la longitud de onda.

Además de la luz visible, la espectroscopía cubre hoy en día una gran parte del espectro electromagnético, que va de los infrarrojos hasta los rayos gamma.

El objetivo de la espectroscopía es obtener información acerca de una prueba o de una cuerpo radiante, por ejemplo:
- La estructura interna o la temperatura (por ejemplo de estrellas)
- La composición o la dinámica un una reacción química
- La espectroscopía analítica identifica átomos o moléculas por medio de sus espectros

Etimología: Por analogía con otras palabras que designan ramas de la ciencia, es frecuente «romper» el diptongo final convirtiendo «espectroscopia» en «espectroscopía» (nótese el acento sobre la i). Tanto la forma con diptongo (ia), como la forma con hiato (ía) acorde con la pronunciación etimológica griega, son aceptadas por la Real Academia Española.

La luz visible es físicamente idéntica a todas las radiaciones electromagnéticas. Es visible para nosotros porque nuestros ojos detectan esta estrecha banda de radiación del espectro electromagnético completo. Esta banda es la radiación dominante que emite el Sol.

Desde la antigüedad, científicos y filósofos han especulado sobre la naturaleza de la luz. Nuestra comprensión moderna de la luz comenzó con el experimento del prisma de Isaac Newton, con el que comprobó que cualquier haz incidente de luz blanca, no necesariamente procedente del Sol, se descompone en el espectro del arco iris (del rojo al violeta). Newton tuvo que esforzarse en demostrar que los colores no eran introducidos por el prisma, sino que realmente eran los constituyentes de la luz blanca. Posteriormente, se pudo comprobar que cada color correspondía a un único intervalo de frecuencias o longitudes de onda.

En los siglos XVIII y XIX, el prisma usado para descomponer la luz fue reforzado con rendijas y lentes telescópicas con lo que se consiguió así una herramienta más potente y precisa para examinar la luz procedente de distintas fuentes. Joseph von Fraunhofer utilizó este espectroscopio inicial para descubrir que el espectro de la luz solar estaba dividido por una serie de líneas oscuras, cuyas longitudes de onda se calcularon con extremo cuidado. Por el contrario, la luz generada en laboratorio mediante el calentamiento de gases, metales y sales mostraba una serie de líneas estrechas, coloreadas y brillantes sobre un fondo oscuro. La longitud de onda de cada una de estas bandas era característica del elemento químico que había sido calentado. Por entonces, surgió la idea de utilizar estos espectros como huella digital de los elementos observados. A partir de ese momento, se desarrolló una verdadera industria dedicada exclusivamente a la realización de espectros de todos los elementos y compuestos conocidos.

También se descubrió que si se calentaba un elemento lo suficientemente (incandescente), producía luz blanca continua, un espectro completo de todos los colores, sin ningún tipo de línea o banda oscura en su espectro. En poco tiempo llegó el progreso: se pasó la luz incadescente de espectro continuo por una fina película de un elemento químico elegido que estaba a temperatura menor. El espectro resultante tenía líneas oscuras, idénticas a las que aparecían en el espectro solar, precisamente en las frecuencias donde el elemento químico particular producía sus líneas brillantes cuando se calentaba. Es decir, cada elemento emite y absorbe luz a ciertas frecuencias fijas características del mismo.

Las líneas oscuras de Fraunhofer, que aparecían en el espectro solar, son el resultado de la absorción de ciertas frecuencias características por los elementos químicos presentes en las capas más exteriores de nuestra estrella (espectro de absorción). Aún había dudas: en 1878, en el espectro solar se detectaron líneas que no casaban con las de ningún elemento conocido. De ello, los astrónomos predijeron la existencia de un elemento nuevo, llamado helio. En 1895 se descubrió el helio terrestre.

De igual forma que la teoría universal de la gravitación de Newton probó que se pueden aplicar las mismas leyes tanto en la superficie de la Tierra como para definir las órbitas de los planetas, la espectroscopía demostró que existen los mismos elementos químicos tanto en la Tierra como en el resto del Universo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario