martes, 26 de marzo de 2013

Polilla del racimo (Lobesia botrana Den. y Schiff.)



POLILLA DEL RACIMO (LOBESIA BOTRANA DEN. Y SCHIFF)

Fuente: José Luis Pérez Marín (Plagas y enfermedades del viñedo en La Rioja) www.larioja.org

Es la plaga más importante del viñedo, ya que está presente todos los años, causando daños más o menos importantes según la climatología (temperatura y humedad relativa). Existe otra polilla que causa los mismos daños (Clysia ambigüella), pero no está presente en los viñedos riojanos, ya que es más exigente en humedades relativas altas.

Se la conoce generalmente por polilla del racimo.

Se localiza en el viñedo desde la brotación hasta la recolección. Está ocasionada por un lepidóptero, siendo las larvas las únicas que producen daño, exclusivamente en los racimos.

Todas las variedades son sensibles, pero donde puede causar más daño es en Garnacha (daños de la 1ª generación unidos al corrimiento en años propensos) y en Viura (daños de 2ª y 3ª generación que favorecen el ataque de podredumbre gris).

Inverna en forma de crisálida en la corteza de la cepa, principalmente. En primavera, durante el desborre, se inicia el vuelo de adultos de la 1ª generación, que suele durar hasta el cuajado. Realizan la puesta sobre los racimos y de ésta saldrán las larvas que al final de su desarrollo crisalidarán, completándose la 1ª generación. Pueden existir dos o tres generaciones al año según las condiciones climáticas; en Rioja Baja y Media suelen haber tres y en Rioja Alta, dos. Para determinar el vuelo de cada generación se utilizan trampas sexuales de monitoreo, que son muy específicas en la captura de adultos y permiten establecer fácilmente el vuelo de cada generación para poder aplicar adecuadamente la estrategia de lucha a seguir según el producto que se vaya a emplear.

Las larvas son muy pequeñas: miden al nacer 1 mm y alcanzan en su máximo desarrollo los 10 mm. Son muy móviles y con cabeza de color marrón claro.

Síntomas y daños

Solamente ataca a los racimos, causando diferentes síntomas y daños según la generación.

Las larvas de la 1ª generación se comen los botones florales, flores e incluso granos recién cuajados, los cuales reúnen mediante hilos de seda en «glomérulos» o «nidos». Los daños de esta generación no suelen tener importancia económica, excepto en la variedad Garnacha si la climatología (lluvias) es favorable para producir corrimiento, que se ve acentuado con el daño de polilla.

Las larvas de 2ª y 3ª generación penetran en los granos, alimentándose de ellos. Los daños que causan afectan directamente a la pérdida de cosecha, aunque no son de mucha importancia, pero sobre todo perjudican a la calidad de la uva, ya que las heridas producidas en los granos favorecen el ataque de la podredumbre gris.

De acuerdo con las observaciones realizadas durante varios años en las condiciones climáticas y variedades de La Rioja, se estiman los siguientes umbrales de tolerancia de tratamientos:
• 1ª generación: 100-200 glomérulos por 100 racimos, según variedades y otros factores. Normalmente no necesita tratamiento.
• 2ª generación: 20-30 focos por 100 raci¬mos, según variedades y otros factores.
• 3ª generación: 10-20 focos por 100 raci¬mos, según variedades y otros factores.

No confundir con...

Los síntomas ocasionados por la polilla del racimo pueden confundirse con los producidos por las larvas de piral. Pero los glomérulos formados por la piral son de mayor tamaño que los de las larvas de 1ª generación de la polilla. Además, la larva de piral es más grande y de cabeza negra, mientras que la cabeza de la polilla del racimo es de color marrón claro.

Estrategias de lucha y medios de control

Para evitar los daños de esta plaga existen diversos medios de control eficaces: químico y biotécnico. Pues, aunque la fauna auxiliar de parásitos y depredadores de esta plaga es rica en especies, su acción en la reducción de poblaciones es baja. Hay que destacar solamente el parasitismo que realiza Dyfrachys affinis sobre crisálidas invernantes.

Para el control químico existen varios productos que deben emplearse en el momento que se indica, pues la aplicación de cada uno de ellos fuera de su momento puede reducir notablemente su eficacia. Además, hay que evitar que las larvas de 2ª y 3ª generación realicen heridas en los granos (es decir, se debe actuar preventivamente), para no favorecer el desarrollo de la podredumbre gris.

Normalmente, suele ser suficiente un tratamiento para cada generación. Sin embargo, en casos de poblaciones altas, puesta escalonada, lluvias, etc. puede ser necesario realizar otro tratamiento de acuerdo con la persistencia del producto empleado.

Materias activas - Momento de tratamiento

bacillus thuringiensis - Inicio de eclosión de huevos
dorantraniliprol - Entre inicio de puesta e inicio de eclosión de huevos
dorpirifos - Eclosión de huevos
emamectina - Inicio de eclosión de huevos
fenoxicarb - Inicio de vuelo de adultos
flufenoxuron - Entre inicio de vuelo de adultos e inicio de eclosión de huevos
indoxacarb - Entre inicio de vuelo adultos e inicio de eclosión de huevos
metoxifenodde - Entre inicio de vuelo de adultos e inicio de eclosión de huevos
metil dorpirifos - Eclosión de huevos
spinosad - Inicio de eclosión de huevos
tebufenocide - Inicio de eclosión de huevos

Para determinar el momento oportuno de tratamiento y realizar una estrategia de lucha adecuada es necesario seguir la evolución del vuelo de adultos de cada generación mediante trampas sexuales de monitoreo que se mirarán cada semana, complementándolo con observaciones en campo sobre la evolución de la puesta y la eclosión de huevos. Es necesario tener en cuenta que las trampas sexuales sólo sirven para indicar la evolución de las poblaciones de la plaga, nunca para predecir el posible grado de ataque, ya que se ha comprobado que no existe una relación directa entre el número de capturas de adultos y los daños.

Según las observaciones realizadas durante varios años en las condiciones de La Rioja, se pueden dar unas indicaciones sobre la duración de los distintos estados de desarrollo de la plaga relacionados con el inicio del vuelo de adultos, momento de fácil determinación con las trampas:
• Inicio del vuelo de adultos-primeras puestas: 3-4 días en todas las generaciones.
• Inicio del vuelo de adultos-primeras eclosiones: 10-14 días (1ª generación), 9-12 días (2ª generación) Y 8-11 dias (3ª generación).
• Huevo cabeza negra-eclosión. 1 dia todas las generaciones.

Para el control con medios biotécnicos se puede utilizar la confusión sexual, técnica no contaminante, consistente en difundir permanentemente, durante el vuelo de adultos, feromona sintetizada de la hembra mediante la colocación de unos difusores en las cepas, para «confundir al macho» y dificultarle la localización de la hembra y su acoplamiento, consiguiendo de esta manera que la hembra no sea fecundada. Los difusores que se utilizan actualmente son Isonet L y Quant Lb, aunque se están poniendo a punto otros medios de difusión de la feromona.

Los resultados de esta técnica obtenidos durante los últimos años en los viñedos riojanos han sido muy buenos, generalmente superiores a los conseguidos aplicando la lucha química tradicional, si se sigue una estrategia de lucha adecuada:
• Aplicarla en superficies superiores a 5 hectáreas (bien en una sola finca o en varias agrupadas). Cuanto mayor sea la superficie, mejores serán los resultados.
• Los difusores deben colocarse en los pulgares de la cepa antes de iniciarse el vuelo de adultos (estado fenológico D).
• Aplicar la dosis (n° de difusores/ha) que indique la casa comercial.
• El primer año de colocación de difusores la población de la plaga debe ser baja, si no será necesario reducirla aplicando  tratamientos con productos químicos los primeros años.
• Realizar controles y observaciones en campo sobre la evolución de la plaga, por si fuese necesario realizar algún otro tratamiento, aunque no suele ser frecuente.
• Utilizando la confusión sexual durante varios años seguidos en las mismas parcelas, se van reduciendo los niveles de plaga y de daños. Si este nivel al final de la última generación del año anterior es inferior al 4% de racimos atacados, se puede reducir poco a poco hasta un 50% el número de difusores/ha.
• Además de estas recomendaciones, deben seguirse las indicaciones de la casa comercial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario