martes, 9 de abril de 2013

Drones que ayudan a optimizar las cosechas agrícolas



DRONES QUE AYUDAN A OPTIMIZAR LAS COSECHAS AGRÍCOLAS

Fuente: Álvaro Ibáñez (www.rtve.es) 07/04/2013

- Estos pequeños aviones autónomos examinan los campos de cultivo
- Mediante las imágenes que capturan pueden analizar el estado de los campos
- Los agricultores pueden ahorrar en fertilizantes y optimizar las cosechas

En el campo de los drones o vehículos no-tripulados cada mes aparecen nuevos avances: su utilización para cuestiones militares es ya muy avanzada; a nivel civil llevan tiempo utilizándose como juguetes y entretenimiento y para labores fotográficas. Ahora una compañía francesa llamada Airinov está utilizando estos pequeños aviones no tripulados para examinar los terrenos de cultivo y ayudar a los agricultores a optimizar su trabajo con las cosechas.

El pequeño modelo de "ala delta" motorizada que utiliza esta empresa francesa, de unos dos metros de envergadura, está complementado por un software especializado para realizar todos los cálculos en base a los datos recogidos. El avión en sí es ligero y cuenta con un GPS, un modo de vuelo autónomo y basta indicarle en un mapa convencional la zona aproximada a examinar.

El concepto surgió como una forma de obtener una cartografía muy especializada: equipando al avión con unas cámaras de luz visible y de otras longitudes de onda del espectro que toman las imágenes se examina el reflejo de la luz ambiente sobre los terrenos. Esto genera una especie de "mapas de calor" de gran precisión que pueden examinarse posteriormente con el software adecuado. Los operadores tan solo tienen que soltar el avión en el campo, esperar a que transmita la información y aterrice como buenamente pueda.

Los colores de las imágenes simbolizan los valores de concentración de ciertos compuestos químicos, un cálculo de la biomasa y otros detalles. Como las cámaras pueden distinguir la superficie ocupada por las plantas con gran precisión esos valores mejoran los cálculos que si se realizaran tan solo de forma aproximada. Los agricultores pueden entonces decidir utilizar un tipo de fertilizantes u otros, aumentar o disminuir el riego, etcétera.

Además de mejorar el conocimiento de lo que está sucediendo en los terrenos este sistema también puede suponer un buen ahorro: optimizando la cantidad de fertilizantes que se emplean en los terrenos se pueden ahorrar unos cuantos cientos de euros por hectárea, lo que en terrenos amplios puede suponer toda una diferencia al final de la cosecha.

PREVENCIÓN DE HELADAS CON QUADROTORS

Fuente: www.winesformspain.com 22/12/2011

La combinación de redes de sensores con mini helicópteros autónomos permite hacer predicciones climáticas a corto plazo.

Las redes de sensores inalámbricos (Wireless Sensor Networks, WSN) vienen usándose desde hace algunos años para maximizar el rendimiento y la seguridad en los viñedos de varias bodegas españolas.

Su empleo permite conocer diferentes parámetros del cultivo de forma instantánea y a distancia. Se miden así diferentes variables (como la humedad ambiente, la temperatura o el estrés hídrico) cuyo análisis proporciona información precisa sobre el estado de maduración o la presencia de plagas.

Sin embargo, prever con precisión dónde y cuándo se pueden producir heladas resulta más complicado, debido a las variaciones en el relieve de cada viñedo en concreto. Esa es la razón que ha llevado a un grupo de investigadores del Grupo de Robótica y Cibernética de la Universidad Politécnica de Madrid a desarrollar un sistema que permite hacer predicciones climáticas precisas, combinando redes de sensores inalámbricos y ‘quadrotors’ (helicópteros autónomos de cuatro hélices).

El sistema analiza la evolución de la temperatura y la humedad en cada una de las distintas zonas del viñedo, y estima cuándo y dónde es probable que se produzca una helada. De esta forma, el viticultor puede prevenir el daño antes de que este se produzca, localizándolo en las zonas con más riesgo y minimizando el tiempo de reacción. La misión de los mini helicópteros es la de asegurar la conectividad entre los disitintos sensores, que puede verse afectada por los obstáculos del terreno. Los ‘quadrotors’ recorren los viñedos de forma autónoma, recogiendo la información de cada uno de los nodos sensores y recopilando así información sobre las variables relevantes.

En caso de alerta, el viticultor recibirá un aviso en su móvil o en su ordenador que le indicará cuándo y dónde va a producirse una helada. Este sistema ha sido probado con éxito en viñedos de la localidad de Belmonte de Tajo, en la provincia de Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario