martes, 16 de abril de 2013

Fabrica y Tienda de Mantas Ezcaray - La Rioja



FABRICA Y TIENDA DE MANTAS EZCARAY - LA RIOJA

Mantas Ezcaray Hijos de Cecilio Valgañón S.L. es la continuación y herencia recibida de Cecilio Valgañón, quién por el año 1930 transformó la producción de paños en sus telares manuales por la fabricación de pañuelos, bufandas, echarpes y mantas.

En los procesos se usan las mejores fibras naturales que la naturaleza nos pueden aportar y que las manos hábiles y expertas del hombre consiguen transformar.

La incorporación del Mohair a sus creaciones en 1950 ha marcado  su andadura hasta nuestros días.

A partir de los 70 se inicia el acercamiento de los hijos del fundador dando crecimiento y expansión. En la actualidad la empresa comienza con la aproximación de una nueva generación que hará posible la continuidad en el tiempo.

Desde el siglo XV esta familia cuenta con maestros cardadores, tundidores, tintoreros y tejedores. El paso del tiempo ha hecho que sean los únicos fabricantes en la actualidad en Ezcaray y podemos decir que de España en la fabricación de mantas de Mohair, Cashmere, Alpaca, lana, etc.

La familia sigue manteniendo las artes tradicionales en el lavado, teñido de la lana y acabado. Solo manos expertas son capaces de analizar minuciosamente todos los procesos hasta llegar al producto final.


MANTAS DE MOHAIR, CASHMERE, ALPACA Y LANA

- Mohair: El mohair es un tejido hecho del pelo de la cabra de Angora, muy utilizado en la confección de chaquetas y jerséis. Sus principales características son la suavidad y el brillo.

El término mohair se refiere al material que proviene del pelo de la Capra hircus, el nombre se le atribuye a la palabra turca (mukhya), cuyo significado es (el mejor vellón) y con la palabra árabe (mukhayyar), que significa (un paño de pelo de cabra).

Este tipo de caprino es originario de Turquía, precisamente del distrito de Ankara, la característica principal de esta cabra es su pelo o mohair, muy similar a la lana de las ovejas (ovinos) por su composición química, pero diferente, en cuanto a que es más delgado y liso, es un material firme, tiene brillo y se tiñe con cierta facilidad.

- Cachemira: La cachemira (cashmere en inglés) es una de las lanas de cabra más escasas y extrañas del mundo y a su vez una de las más valoradas. Es suave al tacto, sedosa, ligera y buen aislante térmico.

Por sus características y su escasez su precio es relativamente elevado comparado con el de otras fibras y por ello usarla es muestra de clase, lujo y distinción.

Descubrir que una fibra tan delicada y atesorada en la actualidad tiene unos orígenes muy humildes es cuando menos curioso. Su origen está en las solitarias y aisladas poblaciones locales de las montañas del Tíbet, en la vertiente sur del Himalaya y la región de Xinjiang en China, zonas de montaña con temperaturas bajo cero donde tiene su origen la cabra de Cachemira. La fibra se obtiene de la parte más profunda, más fina y delicada de la lana de cabra.

- Alpaca: La alpaca (del quechua allpaqa, paqu) (Vicugna pacos) es una especie doméstica de mamífero artiodáctilo de la familia Camelidae. Genéticamente deriva mayormente de la vicuña salvaje y —en una proporción mucho menor— de la llama (Lama glama). Su domesticación se viene realizando desde hace miles de años, e incluso la cultura Mochica del Perú representó alpacas en su arte.

En la industria textil, el término "alpaca" puede significar cosas distintas. Es sobre todo un término aplicado a las lanas obtenidas de la alpaca boliviana. Sin embargo, se refiere más ampliamente de la tela hecha originalmente en el Perú de las lanas de la alpaca aunque también fabricada y mezclada con otro tipo de lana como por ejemplo las italianas e inglesas brillantes.

Las telas más preciadas son aquellas provenientes de la primera poda de la alpaca, llamadas baby alpaca.

Las cuatro especies de animales sudamericanos autóctonos y productores de lana son la llama, la alpaca, el guanaco y la vicuña. La alpaca y la vicuña son los animales más valiosos por su lana: la alpaca a causa de la calidad y la cantidad de lana (fibra), y la vicuña a causa de la suavidad, fineza, escasez y la alta calidad de sus lanas. La fibra de guanaco es levemente inferior a la de vicuña, pero es un poco más abundante.

Para identificarlas algunas llevan como adornos en sus orejas cintas de colores.

- Lana: La lana es una fibra natural que se obtiene de las ovejas y de otros animales como llamas, alpacas, vicuñas, cabras o conejos, mediante un proceso denominado esquila. Se utiliza en la industria textil para confeccionar productos tales como sacos, cobijas, ruanas, guantes, calcetines, suéteres...

Los productos de lana son utilizados en su mayoría en zonas frías porque con su uso se mantiene el calor corporal; esto es debido a la naturaleza de la fibra del material.


MAESTROS CARDADORES, TUNDIDORES, TINTOREROS Y TEJEDORES

- Cardador de lana: Es un oficio artesanal en vías de desaparición. El cardador de lana era un profesional en mucha ocasiones ambulante, al que se le entregaban los colchones, cuando la lana que contenían se había apelmazado debido al uso. Procedía a descoser el colchón, sacar la lana y mediante un peine especial la cardaba o peinaba repetidamente hasta conseguir que las fibras se separaran y la lana adquiriera una textura sedosa y blanda.

Otra faceta de la profesión era el trabajador que vivía en zonas ganaderas de producción de lana y procedía a lavar los vellones con agua para eliminar la suciedad y restos de grasa del material y a continuación los desenredaba o escardaba para dejarlos listos para el hilado y su uso textil. Estos trabajadores a veces eran llamados jornaleros de peinar y cardar lana, y utilizaban para esta actividad instrumentos tradicionales, como cardas y peines. Actualmente el procedimiento se sigue realizando, pero se emplean métodos industriales que precisaba escasa mano de obra.

- Tundidores: El tundido es la operación textil de acabado que tiene la finalidad de pulir la superficie del tejido recortando uniformemente los hilos e imperfecciones que sobresalen.

- Tintoreros: Tintorero es el artesano que tiene por oficio teñir tejidos y prendas de vestir. Modernamente, también puede denominar a la persona que se dedica a limpiar ropa o piezas de tejido delicado.

Documentado en Oriente, y más tarde en la cultura greco-romana, el oficio de tintorero se desarrolla en la Europa medieval como actividad gremial, que evolucionó más tarde como pequeña y mediana industria y que en el tercer mundo aún pervivía al comienzo del siglo XXI. Sirvan como referencia: las tenerías de la Medina de Fez o de Marraquech en Marruecos, las de la seda en la India o las de paños en Iberoamérica, desempeñadas en muchos casos por empresas familiares.

- Tejedores: Artesano que se dedicaba a fabricar telas con fibras vegetales y animales (tejer era la manufactura de la ropa con los hilos confeccionados a partir de las fibras antes mencionadas). En la antigüedad ciertas telas rústicas, como las de pelos de chivo o camello, se usaban comúnmente para hacer ropa, tiendas, etc., y parece ser que el algodón hizo su aparición mucho más tarde en los telares.

Desde el punto artesanal se teje en telares de distintas clases. Uno de ellos se extiende horizontalmente sobre el piso. Otro es más o menos vertical y derecho, sostenido por un travesaño inferior y otro superior, y se mantiene firme mediante una especie de estaca que lo fija al piso, o por medio de piedras pesadas que sostienen el travesaño inferior.  Los hilos de la trama forman ángulos rectos con los de la urdimbre, y se les mueve por medio de una lanzadera a la cual están unidos.  Variando el espacio a cubrir, y empleando hilos de diferentes colores, se logra que el dibujo o el motivo artístico
resulte perfectamente visible en la tela.  Después de cada pasada de la lanzadera, se aplica en forma atravesada un trozo de madera adecuado para unir íntimamente los hilos.


LAVADO, TEÑIDO Y ACABADO DE LA LANA

- Lavado: La lana recién esquilada suele presentarse muy sucia por lo que, antes de proseguir con su elaboración, es preciso limpiarla convenientemente. A fin de ahorrar el costo del flete de las impurezas, se les suele someter a un lavado previo. En los lavaderos, antes del lavado, la lana se afofa suficientemente, pues, a consecuencia del embalado y del transporte, se presenta todavía en apretados fajos y es muy importante para el buen éxito de la operación que los pelos de la lana dejen paso a los agentes del lavado. Al mismo tiempo hay que eliminar también previamente el polvo, arena y demás impurezas groseras. Es muy importante que el agua empleada no sea dura ni contenga sales de hierro.

De las lejías sucias de la máquina de lavado pueden recuperarse las sales que constituyen la suarda y la llamada grasa de la lana. De las primeras se obtiene potasa, por destilación y calcinación; purificando la segunda, de color pardo, sucia y maloliente, se extrae la lanolina que constituye una materia prima de gran valor para la preparación de productos farmacéuticos y cosméticos.

- Escarmenado de la lana: Este trabajo consiste en estirar los fragmentos de la lana esquilada, separando a mano cuidadosamente las fibras sin que se corten, hasta que adquieran una textura suave y un peso muy liviano.

- Hilado de la lana: Se realiza ya sea con un huso, instrumento tradicional, o una rueca, máquina artesanal, y consiste en torcer las fibras de lana escarmenada hasta obtener un hilo del grosor deseado.

- Madeja: Se recoge la lana hilada en vueltas iguales con una aspa para crear una madeja, la que se lava nuevamente con jabón para eliminar todo tipo de residuos que aún estén en ella. Después de este lavado, se utiliza en su color natural o se tiñe con el color deseado.

- Teñido: Se selecciona el producto vegetal del que se desea obtener el color para teñir la lana, el cual se hierve en agua hasta lograr que desprenda el color. Se agrega la lana mojada enmadejada y, finalmente, después de un período de cocción, se agrega una sustancia que fije el color.

El proceso más sencillo de todos es el teñido indirecto, que es realizado de manera artesanal, en donde el tejido se trata con una solución fijadora llamada mordiente (sal, vinagre, piedra lumbre o sulfato de cobre), que es la que absorberá el tinte con el textil. Luego se sumerge el tejido en un baño de tinte. Entre los mordientes más comunes están el uso de una disolución con una sal metálica y un baño con amoníaco; otro usado, es el teñido con cromo, que refuerza la permanencia de un color en materiales diversos como la seda, la lana y el nylon.

Hay varios tintes, como los derivados del azufre, que son insolubles, por lo tanto deben seguir una serie de procesos químicos antes de hacer el teñido. En el caso del azufre, se debe hacer una reducción con una disolución de sulfuro de sodio.

Los textiles pueden pasar por el teñido en cualquier etapa de su fabricación: fibra, hilo o tejido. Estos textiles se tiñen para tener telas con dibujos o diseños coloridos de alta calidad.

- Tejido de la lana:
Cuando la lana teñida ya está seca y el telar se ha preparado según las medidas de la prenda que se elaborará, el artesano inicia el tejido urdiendo la lana en el telar y, gracias a su particular experiencia, entrelaza las hebras y da origen a un producto único. También son tejidas a palillo o crochet.

- Acabado: Terminado el tejido, se corta del telar y se atan los nudos de ambos lados. Asimismo, se cortan los nudos e hilos que sobresalen a lo largo de todo el tejido.

Fabrica y Tienda de Mantas de Ezcaray
C/González Gallarza, n.º12
26280 Ezcaray(La Rioja) España
Tel.: +34 941 35 40 34
Fax: +34 941 42 70 33
Información: info@mantasezcaray.com
Exportación: export@mantasezcaray.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario