lunes, 22 de abril de 2013

Las normas de etiquetado europeas ponen en juego 122.000 millones de euros


LAS NORMAS DE ETIQUETADO EUROPEAS PONEN EN JUEGO 122.000 MILLONES DE EUROS

Fuente: Oscar Varela www.mercadosdelvino.com

La imposición europea de exclusividad en el uso en las etiquetas de términos como "reserva", "crianza", "chateau" o "ruby", limitan la comercialización de los vinos de Estados Unidos, que se sienten discriminados frente a otros países productores.

Esta política, según la Unión Europea (UE), está dirigida a evitar que un mal uso de los términos tradicionales de definición del vino puedan confundir a los clientes o favorecer fraudes, si bien, según la Oficina de Comercio Americana, se ha permitido su uso por parte de otros países productores como Chile, Sudáfrica, Canadá y Australia.

La industria estadounidense se siente discriminada, y ve "sintomático" que se trate ahora de ampliar la lista de términos, que les perjudica y además "carecen de una definición común dentro de todos los estados miembros de la UE". Justo a poco más de dos meses (13 de febrero) de la firma del nuevo acuerdo comercial entre la UE y Estados Unidos, que quiere recortar las barreras más importantes al comercio entre los dos mercados actualmente, precisamente el no reconocimiento mutuo de certificaciones técnicas, de estándares en materia alimentaria y la protección de la propiedad intelectual. El acuerdo podría aumentar la producción en la UE en 122.000 millones de euros y hacer subir cerca del 20% las operaciones comerciales entre los dos mercados. El impacto anual en el PIB sería de +0,5% en la UE y del +0,4% en Estados Unidos.

Esto disgusta en un país que, por otra parte, recibe el 40% de la exportación de los vinos europeos, unos 2000 millones de euros, y cuyas exportaciones de vino a Europa se encuentran en un nivel mucho más bajo. Según un informe sobre las barreras comerciales a la exportación realizado por la oficina norteamericana, "la regulación de la UE en materia de las menciones tradicionales restringe severamente la capacidad de los productores de vino de fuera de la UE para utilizar unos términos comercialmente valiosos a la hora de vender sus productos".

Si bien no se han bloqueado todavía partidas estadounidenses a la UE, la Oficina de Comercio norteamericana avisa de que la regulación ha disuadido a
muchos exportadores de entrar en el mercado de la UE, con la consecuente pérdida de negocio. De momento la industria americana se muestra preparada para reiniciar las negociaciones a lo largo de este año a la espera de que la UE mueva ficha. De lograrse el acuerdo, podría ser la primera punzada hacia la mayor red comercial de vino del mundo.

REGULACIÓN EN LA UNIÓN EUROPEA

El nuevo reglamento UE 753/2002 sobre el etiquetaje de los productos vitivinícolas entró en vigor el 1 de agosto de 2003. La información que obligatoriamente ha de constar en la etiqueta de las botellas de vino clasificadas como vino de la tierra o VQPRD es:
- La categoría del vino (vino de la tierra, denominación de origen, ...).
- El volumen nominal del producto (p.e. 750 ml).
- El nombre y la dirección del embotellador, responsable legal ante el consumidor;
- El grado alcohólico volumétrico total (% vol.) con un margen de desviación máximo del 0,5%.
- El país de origen, en caso de exportación o de importación.

Las indicaciones facultativas son:
- El nombre de otras empresas, diferentes del embotellador, que hayan intervenido en la comercialización.
- El tipo de producto de forma más específica (vino dulce natural, brut...).
- El color particular (tinto, rosado, ...).
- La añada.
- Las variedades de uva.
- Distinciones y medallas otorgadas en concursos autorizados.
- Método de elaboración.
- Mención tradicional complementaria.
- Indicación del embotellado (en la explotación vinícola,...).

No hay comentarios:

Publicar un comentario