martes, 16 de abril de 2013

Los jóvenes son el futuro del vino


LOS JÓVENES SON EL FUTURO DEL VINO

Fuente: Nº119(www.vivirelvino.com) abril-mayo 2013

En los últimos meses, la crisis ha obligado a muchos de nuestros jóvenes a coger sus maletas y emprender una nueva vida en algún lugar que les ofrezca mayores oportunidades laborales. Según el Instituto Nacional de Estadística desde que comenzó la crisis, en 2008, casi medio millón de jóvenes de entre 25 y 35 años han abandonado la madre patria. Con un 52% de paro juvenil, muchos ven en la emigración una oportunidad para escapar de esta situación. Y ¿qué pasa con los que se quedan aquí?. Los afortunados que cuentan con una nómina son un sector de la población muy importante para las empresas, aunque hay sectores como el vino que no acaban de despertar su interés. El mundo del vino está desarrollando interesantes iniciativas para recuperar este eslabón perdido, esperemos que no sea demasiado tarde.

El consumo de vino en España ha caído en picado hasta los 13 litros per cápita. Es un lastre que llevamos arrastrando desde los tiempos de bonanza económica. El vino no ha sabido transmitir todo lo que aporta tanto en el plano hedonista como cultural, e incluso muchos piensan que se ha alejado de una forma intencionada en su aureola de elitismo mal entendido. Al mercado del vino no se incorporan los nuevos consumidores y los “viejos" lo han pasado a un consumo más ocasional. Por ello, en los últimos meses, el sector está intentando recuperar ese consumo perdido que ha pasado de los 70L. en los años 60 a los 13L, en 2013. Un descenso que cuenta con diferentes causas. Desde el propio sector del vino se ha entonado el mea culpa y en esa necesidad de actuar, ya encontramos interesantes campañas para promocionar el consumo responsable de vino promovidas por la Federación Española del Vino (FEV) y la Conferencia Española de Consejos Reguladores ((CECRV) bajo el slogan “Quien Sabe beber, sabe vivir”, y desde algunos consejos reguladores como Rioja, Somontano, Navarra o La Mancha, se está haciendo un mayor hincapié en los jóvenes proponiendo conciertos con el vino de fondo o catas multitudinarias. Para abarcar el amplio espectro de los hábitos de consumo de nuestros jóvenes desde los 18 a los 35 años y la razón del alejamiento con el mundo del vino se han ido desarrollando diferentes estudios desde el propio sector para llegar al problema de raíz. ¿Qué hemos hecho mal para llegar a esta situación?

El desinterés de nuestros jóvenes por el vino lleva trayendo de cabeza al sector hace tiempo. Ya en 2005 la Federación Española del Vino encargó a Synovate un estudio sobre los hábitos de consumo de bebidas de todo tipo y en especial del vino, entre la población joven española desde los 18 a los 35 años. En 2009 sería el Observatorio Español del Mercado de Vino, a través de la agencia Ikerfel el encargado de plantear el problema del divorcio entre jóvenes y vino, estudiando también los hábitos, estilos de vida, valores y actitudes hacia las bebidas en general y el vino en particular. Se concluía que el 56% de los jóvenes de entre 18 y 24 años se declaraba no consumidores de vino. Sin embargo sí optaban por otras bebidas alcohólicas, como los combinados (el 70 %) o la cerveza (el 63 %). Para ellos el vino era una bebida para adultos, difícil de entender y que necesitaba un largo proceso de iniciación, algo que no ocurría con las bebidas de alta graduación.

La cultura del vino no es botellón:

¿Y cuál es la razón de este desinterés? ¿Cómo un país tercer productor mundial de vino puede contar con ese poco apoyo entre sus conciudadanos?. En dicho estudio, algunos decían que no les gustaba el vino, otros se quejaban del precio o por contener alcohol, pero una de las principales razones que atañe a todo el conjunto del sector del vino eran los que declaraban que no consumía vino porque no se consideraba un entendido en la materia. Y quizá ese miedo al ridículo y a la obsesión por tener que ser un experto catador y utilizar palabras técnicas es lo que ha hecho que jóvenes y no tan jóvenes huyan de esta bebida declarada alimento en nuestro país y con grandes propiedades saludables entre las que se encuentran las antioxidantes y cancerígenas.

A pesar de ello, las instituciones, ya sea regionales, nacionales e incluso europeas, no han tenido un discurso claro a este respecto. El miedo a que el acercamiento de la cultura del vino sea causa-efecto del alcoholismo juvenil ha paralizado muchas interesantes iniciativas, evitando así poder contar en el futuro con la incorporación de estos consumidores. Hace años se armó la marimorena cuando la junta de Arganzuela de Madrid organizó talleres de iniciación a
la cata de vinos. Muchas voces saltaron acusando de incitación nada menos que al alcoholismo, cuando quizá el hecho de conocer el mundo del vino, pueda ser la base de un consumo responsable. Enseñar a valorar el vino, situarlo en su entorno, enriquecer los conocimientos de los jóvenes sobre un producto alimenticio que es base cultural y económica de este país, incentivar el consumo con moderación y crear un público del vino culto, imprescindible para realizar esa doble función: fomentar el consumo de vino entre los jóvenes y al tiempo evitar el alcoholismo juvenil. Desde el núcleo familiar también podemos aportar nuestro granito de arena, ya que los padres han perdido la costumbre de beber vino en las comidas diarias, con lo que los hijos, futuros bebedores de vino cuando sean mayores de edad, no podrán copiar este saludable hábito de sus progenitores.

El aspecto saludable también es un dato que nuestros jóvenes (41% lo cree así). Recientemente en una encuesta realizada entre jóvenes universitarios chinos, resultaba llamativo el hecho de que el 27% de los participantes lo tomaba por razones de salud. Lástima que como señala Santiago Jordi Martín, presidente de la Federación Española de asociaciones de Enólogos, el vino ha sido excluido del interior de la Pirámide de la Dieta Mediterránea. Ahora el vino se ha colocado en un lateral con una advertencia de su consumo moderado. Para Martín “se tienen que implicar todas las administraciones e incidir en la formación y cultura del vino entre las nuevas generaciones ya que forma parte de nuestra cultura”.

Si el joven no va al vino...

Y si los jóvenes no llegan a la cultura del vino, el sector tendrá que ir a ellos. Mireia Torres, hija del gran Miguel A. Torres, considera que hay que simplificar los mensajes en torno al vino, para llegar a conectar con las nuevas generaciones. “Hay que empezar con un tipo de vino que a uno más le guste, generalmente se suele empezar por uno más afrutado, más ligero, muy aromático" para después "avanzar y entrar en vinos más complejos", ese es el camino natural para adentrarse en el mundo del vino, pero sabiendo que “nadie tiene la verdad absoluta".

En el calendario ya hay un gran abanico de citas donde el vino ha bajado de las nubes y acompañar a los jóvenes en sus momentos de ocio. Incrementar las ocasiones de consumo del vino y no relegarlo a momentos especiales. La música es el principal reclamo y así en pocas semanas tendrá lugar una nueva edición de Enofestival, el único Festival de Música Independiente y Cultura del Vino que tendrá lugar el próximo 27 de abril en Madrid. La iniciativa ha demostrado ser un puente muy importante para acercar la cultura del vino a la gente joven. Desde medio día a media noche, los jóvenes asistentes disfrutarán de las actuaciones de algunas de las bandas pop y rock más populares de nuestro país que se intercalará con catas dirigidas y degustaciones de vinos de las bodegas participantes. Su creadora Cristina V. Miranda se confiesa apasionada de la música y el vino y por eso no entiende "que no pudiera asistir a un concierto en ningún club o pub de este país en el que me sirvieran un buen vino. El sector del vino en España es muy conservador y tradicional y el vino tiene que salir de su aletargamiento e ir a los bares, a los clubes, bajarse de su pedestal y perder el miedo a ser consumido por grupos de amigos en un concierto de rock. Esto es de lo más habitual en cualquier club de Francia y no creo que nadie piense que allí no se respeta a la cultura del vino” Así que dicho y hecho. Todo listo para celebrar la segunda edición de Enofestival en un año marcado más que nunca por la crisis y con una bodegas “que están centrando todos sus activos solo en la exportación, pero eso es pan para hoy y hambre para mañana, no podemos obviar de esta manera tan apabullante el mercado interno”. Bodegas como Osborne, Berberana y Rosados de Navarra acompañaran a un cartel con grupos como Templeton, Luis Ramiro o Julio de la Rosa, entre otros.

Y para catas multitudinarias la del IV Concurso Regional de Vinos Tierra del `Quijote´, que organizó el pasado mes de marzo la concejalía de Desarrollo y Promoción Vitivinícola del Ayuntamiento de Alcázar de San Juan. Más de 1.000 personas, en su mayoría jóvenes, eligieron a los mejores vinos elaborados en Castilla-La Mancha. Un total de 250 vinos de 92 bodegas de todas las Denominaciones de Origen de Castilla-La Mancha, además de Vinos de la Tierra de Castilla, optaban a este reconocimiento que aúna los criterios de los expertos con los gustos de los consumidores finales.

Otra cita donde se fusiona música y vino es el festival de vino del Somontano que año tras año se ha ido consolidando. El año pasado más de 9.000 personas asistieron a los conciertos y 72.500 vinos y tapas fueron servidos en la Muestra Gastronómica. Este año la cita será del 1 al 4 de agosto, una nueva oportunidad para disfrutar de una nueva edición de esta iniciativa que este año cumple 14° Aniversario. Y cerquita de Somontano, la D.O. Navarra también ha centrado sus esfuerzos en acercar la cultura del vino entre los más jóvenes. Por sus Noches del Vino ya han pasado más de 5.000 jóvenes. Hace cinco años, cuando arrancó esta interesante propuesta, no imaginaban la gran acogida de los jóvenes navarros. Su recién llegado presidente, David Palacios se muestra muy contento con la respuesta de la gente joven. “En este tiempo hemos visto como ese consumidor joven va evolucionando, ya sabe lo que le gusta, pide vinos por variedades, por marcas.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario