martes, 2 de abril de 2013

Vertebrados que Pueden Atacar a los Viñedos: pájaros, conejos, liebres, jabalíes, corzos y ciervos.


VERTEBRADOS QUE PUEDEN ATACAR A LOS VIÑEDOS: PÁJAROS, CONEJOS, LIEBRES, JABALÍES, CORZOS Y CIERVOS

Fuente: José Luis Pérez Marín (Plagas y enfermedades del viñedo en La Rioja) www.larioja.org

Varios son los vertebrados que pueden atacar a los viñedos, principalmente: pájaros, conejos, liebres, jabalíes, corzos y ciervos.

Los daños en el viñedo se pueden apreciar durante todo el ciclo vegetativo:
- Al desborre, principalmente provocados por conejos y liebres en viñedos jóvenes situados al lado de matorrales, cantorrales o monte bajo; y corzos y ciervos en viñedos de cualquier edad situados cerca de los montes.
- Durante la maduración de uva, causados por pájaros en viñedos situados cerca de las poblaciones o próximos a lugares dormitorio, y por jabalíes.

Síntomas y daños

Los síntomas son diferentes según el órgano atacado y el vertebrado que lo ocasiona.

Durante el desborre, los conejos y liebres muerden las hojas de los brotes jóvenes; sin embargo, los corzos y ciervos muerden todo el brote terminal tierno, tanto durante el desborre como a lo largo del ciclo vegetativo. Ocasionalmente, los pájaros pueden dar un picotazo a las yemas en estado C, vaciándolas totalmente.

Durante el ciclo vegetativo, sobre todo los conejos y las liebres pueden roer la madera del tronco de las plantas jóvenes.

Durante el período de maduración, los pájaros se comen los granos parcial o totalmente, siendo las más afectadas las variedades tintas; corzos, ciervos y jabalíes muerden el racimo entero o parte de él, igual que conejos y liebres.

En cualquiera de los momentos indicados, los daños pueden ser muy elevados, disminuyendo de forma muy importante la futura cosecha, aunque depende de muchos factores, sobre todo de la densidad de población existente de cada uno de ellos.

Estrategia de lucha y medios de control

El medio de lucha más eficaz es el empleo de técnicas culturales, aunque en algunos casos tiene eficacia la utilización de repelentes.

Para pájaros, es muy eficaz modificar su hábitat (eliminar matorrales próximos, setos, árboles...), pero otro medio eficaz es utilizar redes de malla protegiendo los racimos, que se deben colocar justo al iniciarse el envero. Es el sistema más eficaz. A veces se suelen utilizar cintas de plástico, globos, puñados de paja sobre las cepas, cañones detonadores, aparatos electrónicos emitiendo sonidos de confusión, espantapájaros... pero su eficacia es heterogénea, pues depende de muchos factores.

Para conejos y liebres, se emplean protectores de plástico al hacer la plantación y se deben mantener hasta que el tronco esté elevado en plantaciones en vaso, o hasta guiar la vegetación en la primera alambre en plantaciones en espaldera. También es aconsejable cercar la finca o su linde con el bosque con una valla de unos 50 cm de altura. Asimismo, para los conejos, se puede emplear como repelente la materia activa tiram a doble dosis de lo recomendado, repitiendo el tratamiento a los 7-10 días, en el momento que se observen los primeros síntomas, aplicado al suelo y a la vegetación en una banda de unos 5-10 m alrededor de la parcela o en el lugar de entrada (proximidad de matorrales, cantarrales), En algunas ocasiones se aconseja utilizar cintas de plástico colocadas a ras de suelo, pelo de animales esparcido por el suelo, cañones detonadores... pero su eficacia es limitada en muchas ocasiones.

Para jabalíes, corzos y ciervos, sobre todo si son viñedos próximos a montes, se utilizan vallas metálicas rodeando toda la parcela de unos 2 m de altura o más. También se suelen colgar repelentes autorizados distribuidos por los alrededores del viñedo o en los lugares de entrada preferentes por estos vertebrados.

Para todos ellos, otro medio de control es la caza mediante escopetas o trampas. En estos casos debe cumplirse estrictamente la legislación vigente que la regula.

No hay comentarios:

Publicar un comentario