jueves, 6 de junio de 2013

CataVino / Copa de Cata / Copa de Degustación


CATAVINO / COPA DE CATA / COPA DE DEGUSTACIÓN

La copa de degustación, copa de cata o catavino es una copa de cristal para uso en catas de vino u otros líquidos.

En el caso del vino, la copa aceptada internacionalmente como más idónea es la denominada copa Afnor (Asociación Francesa de Normalización) y que responde a la Norma Internacional ISO 3591-1977. Las características de esta copa son:

- Material: cristal transparente e incoloro y con un porcentaje máximo de plomo del 12%.
- Altura total: 155 mm.
- Altura del balón: 100 mm.
- Altura de la base al pie: 55 mm.
- Diámetro en la parte más ancha: 65 mm.
- Diámetro en el borde superior: de 46 mm.
- Diámetro de la base: 65 mm.
- Grosor del balón: 0,8 mm.
- Grosor del pie: 9 mm.
- Capacidad: 215 cc.

Dado que esta copa Afnor es pequeña y poco estética, muchos profesionales recomiendan la copa Oenologue que es mas atractiva, con mayor capacidad, boca mas grande y permite introducir mejor la nariz. Aunque la copa oenologue está hecha de cristal más fino, tiene más peso lo que, aliado con un pie más largo, facilita los movimientos necesarios para olfatear el vino.

En realidad las dos copas posee forma de tulipán, presentando un ligero alargamiento y una suave forma esférica. El cuerpo más ancho de la copa facilita también la aireación de los vinos, que se abren y suavizan en contacto con el aire. En estas copas el vino ha de servirse hasta dos tercios de su capacidad. El punto justo de servido es un milímetro menos de la línea donde el vidrio realiza el cambio de rumbo. La temperatura para servir el vino tinto oscila entre los 17º-21ºC y los vinos blancos secos jóvenes o abocados 9-11ºC,

Aunque en aralidad, hay especialistas que sostienen que cada vino debe degustarse en su copa más adecuada. La forma, la altura, el ancho de la abertura de la copa y su panza afectan la distribución volátil de las sustancias aromáticas del vino. Cuanto más joven es el vino más grande debería ser la copa, de manera de apreciar su máximo espectro de aroma y sabor. Para productos de aromas intensos, como el jerez, sería preferible una copa más pequeña.

Actualmente se encuentran en el mercado distintos fabricantes que han diseñado diferentes tipos de copa según el tipo de vino o variedad de uva. El uso exclusivo de una copa en catas no está generalizado y se ha vuelto poco frecuente.

En Andalucía se denomina catavino o catavinos jerezano  a un copa de diseño determinado, en la que se sirven los jereces y los vinos de Montilla-Moriles. El vino se escancia en esta copa desde el barril, usando la venencia o la botella. Este clásico y tradicional catavinos jerezano, que es una pieza maestra de la cultura enológica, ideal para catar vinos generosos y dulces. También es utilizado, con pequeñas modificaciones para catas técnicas o comerciales de cualquier tipo de vino ya que su pequeño tamaño la hace muy versátil. La misma utilidad tiene el tradicional dock de Oporto.

1 comentario: