lunes, 24 de junio de 2013

Côte Chalonnaise (Bourgogne-Aligoté-Bouzeron, Rully, Mercurey, Givry, Montagny, Crémant de Borgoña)



VIÑEDOS DE LA COTE CHALONNAISE

Esta región vitivinícola de la Borgoña está situada entre la Côte-de-Beaune y el Máconnais. Zona de transición, produce blancos y tintos, pero los mejores son estos últimos. Algunos de los vinos de Rully, Mercurey y Givry alcanzan la categoría de premier cru,  aunque son menos conocidas que sus equivalentes de la Côte d'Or.

La Côte Chalonnaise está situada entre la Côte-de-Beaune y la región de Macón. Como en toda Borgoña, también aquí los viñedos están protegidos contra los vientos predominantes del oeste. Pero, a diferencia de la Côte-de-Beaune, amparada por sus colinas, aquí encontramos una encrucijada de laderas calizas en las que el viñedo se entremezcla entre huertos y prados. Los mejores viñedos se encuentran en las laderas donde domina la piedra caliza, las cuales están inclinadas, en algunas ocasiones con notable pendiente, hacia el sureste y el suroeste para obtener la máxima insolación. Por regla general, las vides están plantadas entre los 250 y los 300 m sobre el nivel del mar, o sea, unos 50 m por encima de los de la Cóte-de-Beaune, lo que significa que las vendimias son más tardías y, en ocasiones, con una madurez menos completa.

La flaqueza que caracteriza a muchos vinos tintos y blancos de esta región (en comparaaón con otras zonas de la Borgoña) es debida a esta relativa elevada altitud de los viñedos, los cuales quedan desprotegidos del viento, y por la falta de laderas de pendiente más suaves y orientadas de forma más continua al sureste.

NOTAS DE CATA

- El color: Los vinos blancos de la Cote Chalonnaise muestran una paleta cromática centrada en el color amarillo pajizo, en algunas ocasiones bastante claro y en otras con matices dorados más sostenidos.

Los tintos ostentan un color cercano al rubí, de capa media, y media baja en algunas elaboraciones, con reflejos azulados en su juventud que se abre hacia un rojo vivo a medida que envejecen.

- Los aromas: Por regla general, los vinos blancos del Chalonnais, al igual que el resto de vinos de la Borgoña, no esconden su paso por madera. En nariz son abiertos, potentes, con una tipicidad muy agradable y notas de miel, fruta blanca madura, almendras tostadas y madera. En algunos mercurey se aprecian claras notas de mantequilla junto a recuerdos florales y a tabaco.

Los tintos muestran la clásica paleta aromática de la pinot noir: casis, arándanos, todos los frutos de bayas rojas, así como higos frescos, junto a una sensación leñosa y herbácea, de sotobosque y pimienta en los vinos que pasan por barrica nueva. Algunos tintos de Rully desarrollan nítidos aromas de cereza y de fresa, y recuerdos de guinda y de vainilla.

- El sabor: Generalmente, en los vinos blancos la vivacidad no forma parte de sus características principales, pero son vinos plenos y sobrios. Son vinos sencillos, pero a su vez exuberantes en la boca, amplios, jugosos, con buena tipicidad de la chardonnay, y bastante grasos. Los blancos de aligoté presentan una acidez más elevada, de lima, son ligeramente picantes y sugieren un especial aroma a suero de leche.

En los tintos de la Côte Chalonnaise se aprecia muy bien una cierta punta rústica, que en muchas ocasiones contribuye a incrementar su encanto. En boca poseen la óptima concentración dulce de la pinot noir, con buena aportación de fruta madura, una acidez fresca y unos taninos naturales suaves, finos y dulces, que están presentes pero sin agresividad, aunque ayudan a mantener una estructura elegante dentro de un bonito equilibrio entre la fruta, la acidez y el alcohol.

VARIEDADES DE UVA

La variedad tinta dominante en toda la región es la pinot noir, pero también se cultiva la gamay. Las variedades blancas son la chardonnay y la aligoté. El conjunto de la región cubre unas 1.000 hectáreas de viñedo y su producción media oscila alrededor de los 50.000 hl al año, de los cuales las tres cuartas partes son de vino tinto.


DENOMINACIONES COMARCALES

Existen cinco denominadones comarcales que se suceden a lo largo de los 30 km de norte a sur Bourgogne-Aligoté-Bouzeron, Rully, Mercurey, Givry y Montagny, amén del Crémartt-de-Bourgogne y el Bourgogne Mousseux. Posiblemente estos últimos sean su más preciada especialidad ya que algunas elaboraciones son, sin duda, una verdadera revelación para muchos bebedores de champagne.

- Bourgogne-Aligoté-Bouzeron: Es la subregión más septentrional del Chalonnais y se especializa en la elaboncáón de vinos blancos secos con la variedad aligóte Son vinos que presentan una acidez de lima, ligeramente picantes y con un especial aroma a suero de leche. Es el mejor blanco de la variedad aligoté, ideal para tomar solo, a diferencia de la mayoría de los aligoté, que pueden beberse mezclados con casis, como aperitivos.

- Rully: Esta subregión, también al norte, comprende unas 200 hectáreas en donde se encuentran 19 premiers crus con denominación comunal. Aquí se elabora
ligeramente más blanco que tinto. El blanco se obtiene mayorítaríamente a partir de la uva aligoté, aunque también se elaboran algunos chardonnay. Es un vino enérgico y de acidez elevada, característica que lo hace idóneo para la obtención de vino espumoso. Son los vinos blancos más interesantes de toda la Côte: vinos secos, afrutados, grasos, que en grandes añadas pueden aguantar hasta 5-7 años.

Los vinos tintos han sido comercializados siempre bajo el nombre de Mercurey, y en la actualidad se producen buenos vinos tintos a partir de viejas viñas de pinot noir con el nombre de Rully. Tienden a ser de cuerpo discreto, aunque no exentos de clase.

- Mercurey: Mercurey, algo más al sur, es la zona de mayor producción del Chalonnais. El 90 % de sus elaboraciones corresponde a vinos tintos de pinot noir. Son vinos un tanto ligeros, pero con color, ricos en bouquet y con cierta seducción. Existe una considerable diferencia en el perfume y el estilo entre los tintos que proceden de viñedos en laderas de piedra caliza y los vinos más sólidos, cuyos viñedos crecen en arcilla.

Los vinos blancos se producen en pequeña cantidad, pero son muy interesantes de descubrir, ya que son vinos serios, con tonos anisados y florales. Existe un amplio número de viñedos denominados como premier cru, sobre todo en las mejores laderas orientadas hacia el sur y situadas al norte de la ciudad: Clos du Roi, Clos Marcilly, Clos Voyen, Clos des Montaigus, Clos des Foumeaux.

- Givry: La subzona de Givry, en el centro del Chalonnais, se caracteriza por poseer un anfiteatro de vides orientadas al sureste que se alza al oeste de la ciudad. En esta zona el suelo empieza a ser cambiante. La piedra caliza del norte se funde hacia una mezcla más fértil de arcilla y piedra caliza arenosa. Los vinos tintos son parecidos a los de Mercurey, pero menos redondos, aunque, en años cálidos, los mejores viñedos de Givry producen un vino tinto de razonable profundidad y gran sabor. Algunos de ellos, procedentes de viejas viñas, son muy interesantes, pero siempre en premier cru. Entre los vinos blancos cabe destacar el llamado «rarissime» (premier cru).

- Montagny: Montagny, más al sur, es la única subregión del Chalonnais con apelación exclusiva de vinos blancos, los cuales gozan de la normativa de poder ser etiquetados como premier cru si superan los 11,5 grados de alcohol natural. En esta regla se incluyen también los vinos vecinos de Buxy. Estos blancos solían venderse como simples Bourgogne, pero en 1990, tras una considerable presión de Buxy, se creó una nueva apelación para el sur del Chalonnais, la Bourgogne-Côte Chalonnaise.

- Crémant de Borgoña: Las condiciones de producción de la AOC Crémant-de-Bourgogne sólo son aplicables a los vinos blancos o rosados elaborados exclusivamente desde el principio para producir crémant, o sea, declarados como tales durante la recolección.

Se elabora en dos categorías según las cepas: las llamadas finas o de primera categoría, como la chardonnay y la pinot noir, y los de segunda categoría, en donde intervienen las dos primeras pero complementadas con las césar, la tressot y la gamay noir de jugo blanco. La mención dispone que estos vinos espumosos deben contener como mínimo un 30 % de cepas finas, y los reglamentos para la cosecha son los mismos que para el champagne. La elaboración se hace por el método champenoise, y el vino ha de permanecer en botella un mínimo de 9 meses.


PRINCIPALES BODEGAS DE LA COTE CHALONNAISE

STEPHANE ALADAME (MONTAGNY)
- 6 ha; 25.000 botellas
- Vinos: Bourgogne Aligoté, Montagny Premier Cru: Les Coeres, Les Burnins; Crémant.
- El más joven de los cosecheros de la Côte Chalonnaise elabora vinos blancos aromáticos, llenos de estilo.

DOMAINE RENE BOURGEON (GIVRY)
- 10 ha; 50.000 botellas
- Vinos: Gii'ty Blanc Clos de la Brûlée; Bourgogne, Givry Villages, Givry La Baraude.
- René Bourgeon trabaja según los principios del cultivo biodinámico y confiere a sus vinos tintos una fruta intensa y una expresión convincente de terroir.

DOMAINE JEAN-CLAUDE BRELIERE (RULLY)
- 7,5 ha; 40.000 botellas
- Vinos: Rully Blanc La Barre y Premier Cru Les Margotés; Rully Premier Cru: Les Préaux, Les Montpalais, Les Champs Cloux.
- Cuando comenzó a aclarar sus viñedos lo tomaron por loco. Mientras tanto, el equilibrio y la elegancia de sus vinos hablan por sí mismos.

DOMAINE MICHEL BRIDAY (RULLY)
- 12 ha; 35.000 botellas
- Vinos: entre otros Rully Blanc y Premier Cru Grésigny; Rully Rouge y Premier Cru, Mercurey Premier Cru.
- Michel y Stéphane Briday, pioneros del cultivo biológico, producen blancos nerviosos y tintos finos.

DOMAINE BRINTET (MERCUREY)
- 13 ha; 55.000 botellas
- Vinos: entre otros Mercurey Blanc: Vieilles Vignes, Premier Cru Les Créts, Mercurey: La Charmée, La Perrière, Premier Cru: Les Créts, La Levrière.
- Los Brintet han desarrollado en pocos años un esrilo de vino denso v notable.

DOMAINE RAYMOND DURUEIL-JANTHIAL (RULLY)
- 6 ha; 24.000 botellas
- Vinos: entre otros Rully Blanc, Puhgny-Montrachet; Bourgogne, → Rully, Mercurey.
Raymond, padre, y Vincent, hijo, mantienen la tradición con entrega. Elaboran tintos robustos sin despalillar que envejecen muy bien.

DOMAINE JACQUESON (RULLY)
- 8 ha; 50.000 botellas
- Vinos: entre otros Rully Premier Cru: →  La Pucelle, Grésigny; Rully → Les Chaponniéres Mercurey Les Vaux y Premier Cru Naugues.
- Henri y Paul Jaqueson demuestran desde hace años que Rully es una zona tan adecuada para tintos como para blancos; son vinos notablemente estructurados, especiados, vinificados sin despallillar.

DOMAINE JOBLOT (GIVRY)

- 13 ha; 60.000 botellas
- Vinos: Givry Blanc y Premier Cru Servoisine; Givry Rouge y Premier Cru: →  Servoisine, Cellier aux Moines.
- Los hermanos Jean-Marc y Vincent Joblot han logrado con su buen hacer en el viñedo, un grado de madurez elegido a conciencia y vinos tintos concentrados con vinificaciones magistrales, de fruta acentuada, bien marcados por la madera, que ponen en escena con elegancia el terroir de Givry.

DOMAINE EMILE JUILLOT (MERCUREY)
- 11,5 ha; 45.000 botellas
- Vinos: entre otros Bourgogne: Côte Chalonnaise Blanc, Mercurey y Premier Cru La Cailloute; Mercurey Château Mipont. Mercurey Premier Cru: Champs Martins, Les Combins, Les Coichots.
- Jean-Claude Theulot es conocido por su producción de vinos tintos sólidos, de rica estructura, con una crianza cuidadosa.

DOMAINE MICHEL JUILLOT (MERCUREY)
- 30 ha; 180.000 botellas
- Vinos: entre otros Mercurey Blanc, Grand Cru Corton-Charlemagne; Mercurey y Premier Cru: →  Les Champs Martins, Grand Cru Corton-Perrières.
- Como apóstol de la denominación, Michel Juillot ha colaborado esencialmente a su renacimiento. Sus tintos son sustanciosos, cargados de fruta y de madera acentuada.

DOMAINE LUMPP (GIVRY)
- 5 ha; 30.000 botellas
- Vinos: entre otros Givry Blanc Premier Cru Crausot y Petit Marole; Givry y Premier Cru: → Clos du Cras Long, → Clos Jus, Crausot.
- Isabelle y François Lumpp destacan con sus vinos blancos y tintos ricos en fineza, seguros en su estilo.

DOMAINE DU MEIX-FOULOT (MERCUREY)
- 20 ha; 55.000 botellas
- Vinos: Bourgogne Aligoté, Mercurey Blanc y Rouge; Mercurey Premier Cru: Les Biots, → Clos du Château de Montaigu, Les Velys. Rendimientos bajos y vinificación conservadora conducen a vinos complejos, tradicionales en el mejor sentido de la palabra.

DOMAINE DE VILLAINE (BOUZERON)
- 20 ha; 100.000 botellas
- Vinos: entre otros → Bouzeron, Rully Les Saint-Jacques; Mercurey Les Montots.
- Un aligoté en calidad de cru, que envejece bien, procedente de manos autorizadas: Aubert de Villaine es principalmente copropietario y uno de los dos administradores del Domaine de la Romanée-Conti. Sus viñedos están cultivados biológicamente.

MAISON ANDRE DELORME (RULLY)
- 65 ha; CU; 450.000 botellas
- Vinos: entre otros Bouzeron, Rully, Montagny Premier Cru; Rully Premier Cru: Grésigny, Les Cloux, La Fosse, Manssou. Givry Premier Cru Clos du Cellier aux Moines; Crémant de Bourgogne.
- André Delorme fundó su bodega en 1942 para la producción de crémant. Especialista todavía en este sector, el centro de gravedad está desde hace tiempo en los vinos tranquilos del Domaine de la Renarde, con los cuales Jean-François Delorme adquiere cada vez más prestigio.

MAISON ANTONIN RODET MERCUREY
- 160 ha; CU; 7.000.000 botellas
- Vinos: entre otros Sene Cave Prívée'con AOC municipales de la Côte d’Or, Rully Château de Rully, Gary Château de la ferté, → Mercurey Château de Chamtrey
- Esta bodega siempre fiable en la calle mayor de Mercurey está en un camino ascendente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario