viernes, 20 de septiembre de 2013

La vendimia 2013 en España apunta a un aumento de la cosecha



LA VENDIMIA 2013 EN ESPAÑA APUNTA A UN AUMENTO DE LA COSECHA

La campaña vitivinícola 2013 arrancó el sábado 27 de julio en la bodega Los Bermejos, de Lanzarote, subiendo el telón de la recolección más temprana de todo el Hemisferio Norte. Posteriormente, el 7 de agosto, tomó el relevo la comarca cordobesa de Montilla-Moriles antes de que, con el paso de las semanas, se vaya generalizando en el resto de España, fundamentalmente entre finales de agosto y la primera quincena de septiembre. La previsión de la vendimia para el conjunto del país, pese a lo prematuro del análisis, apunta en líneas generales a un incremento notable de la producción, con importantes oscilaciones dependiendo de la comarca, y a la espera del comportamiento climatológico durante los días inmediatamente anteriores a la recogida. En todo caso, aún subrayando su carácter provisional y estimativo, la vendimia española 2013, ayudada por una elevada pluviometría durante el ejercicio y la buena evolución del fruto, registrará una mayor producción y una calidad de la uva óptima. Por su parte, el Servicio de Estadística y Prospectiva (SSP) del Ministerio de Agricultura de Francia, principal productor mundial, estima también un sensible aumento de la producción, con una cosecha prevista cercana a los 46 millones de hectolitros frente a los poco más de 41 millones de hectolitros registrados en 2012, lo que representa un crecimiento del 12%.

Andalucía

La vendimia en Andalucía se generalizará durante la última semana de agosto. Con excepción de algunos puntos concretos de la región, la previsión de los distintos consejos reguladores es la de una subida de hasta un 30% en la producción, con mayor calidad y precios medios. En Montilla-Moriles, por su parte, se prevé alcanzar unos 60 millones de kilos de uva, lo que en opinión de la organización agraria Asaja, permitiría recuperar el vacío actual de las bodegas de la zona por las bajas cosechas de los últimos años. Así, "la calidad sin duda será excelente", apunta la patronal agraria, pues la condiciones climáticas hasta la fecha han sido favorables y la incidencia de plagas como el 'mildiu' o el 'oidio' ha sido inferior a otras campañas. No obstante, conviene seguir pendientes del cielo, pues el mes de agosto es característico por la incidencia de tormentas, que podrían afectar en zonas concretas. Cabe destacar que la excepcional climatología de la zona de Montilla-Moriles, hace que cada año esta comarca sea la primera zona europea continental en comenzar la vendimia. Las altas temperaturas y baja humedad han llevado a la uva al momento óptimo de su recolección, con alto nivel de azúcares que luego en bodega serán transformados en grados de alcohol naturales. Las primeras variedades en recogerse son las de los vinos jóvenes, Chardonnay, Sauvignon Blanc, Verdejo y Moscatel, que producirán los primeros mostos de la campaña 2013 a las que le seguirán las variedades tintas y finalmente la recolección de las uvas de la variedad autóctona, la Pedro Ximénez. De este modo, cuando otras comarcas europeas comiencen su vendimia, en Córdoba se habrán obtenido ya los primeros caldos de la campaña.


Aragón

Las bodegas pertenecientes al CRDO Somontano prevén iniciar a finales de agosto una vendimia que se presenta excelente, salvo que las tormentas la malogren. Este año, a diferencia del pasado, marcado por la sequía, que redujo considerablemente los kilos de uva recogidos, está siendo un año «fantástico, con lluvias que han calado muy bien, poco a poco y que no han hecho daño. El agua de los meses de mayo y junio es muy buena para asegurar el vigor del viñedo, que está magnífico», según ha declarado el presidente de la DO altoaragonesa, Mariano Beroz. Si a ello se añaden los cuidados de los profesionales de las viñas en el control de las habituales enfermedades de la planta, el resultado puede deparar una vendimia mayor a la del pasado año, cuando se recolectaron 15 millones de kilos de uva, una de las cifras más bajas en la historia de la Denominación. Todavía es pronto para hablar de cifras, pero es posible que la cantidad final de kilos de uva se mueva entre los 18 y los 20 millones, con lo que se volvería a los números habituales de los anteriores años, exceptuado el pasado. No obstante, todo dependerá de las estrategias que adopte cada bodega, en aras a recolectar menos y reducir la producción en busca de conseguir mayor calidad. Las labores de vendimia comenzarán previsiblemente en torno al 25 de agosto. Serán las variedades de maduración más temprana, como la Chardonnay, las primeras en ser recogidas (algunas uvas se destinarán a hacer vinos espumosos o cavas, tendencia minoritaria pero a tener en cuenta en varias bodegas de la D.O.).

Canarias

La previsión del presidente del Consejo Regulador de Vinos de Lanzarote, Javir Betancort, pese a la ola de calor de abril y las escasas precipitaciones invernales, es que la vendimia de 2013 en la isla arroje una buena producción superior, incluso, a los registros más cercanos. En concreto, hay plena confianza en alcanzar una vendimia de entre 2 millones a 2,5 millones de kilos de uva, «siempre y cuando nos respete el tiempo», partiendo de la base de que «la parra viene más cargada que el pasado año», destacó Javier Betancort. En 2012 se pudo pasar de 1,7 millones de kilos de uva. Con la alta producción que se vaticina, las bodegas podrán suplir la carencia de uva que se arrastra desde 2011, cuando la vendimia se limitó a unos 700.000 kilos de fruta. «Las bodegas están dispuestas a asumir toda la producción que venga», explicó el presidente del Consejo Regulador, toda vez que hay quien apenas si cuenta ya con vino para su venta a media y gran escala. Es decir, no hay riesgo de que haya excedente, incluso aunque se pueda alcanzar un registro similar a los concretados en 2005 y 2006, cuando se superó el nivel de los 3 millones de kilos de fruta.


Cataluña

La DO Cava prevé que la cosecha sea buena sanitariamente y con un incremento del 10% de producción respecto a la media de los últimos años. Una vendimia que en este año se ha retrasado y se normaliza respecto otras campañas anteriores. Una primavera fresca y con mucha agua y un verano con unas temperaturas moderadas han ido a favor de las cepas que han registrado crecimientos equilibrados y con producciones en las variedades macabeo y parellada superiores a los rendimientos normalizados, con respecto a la variedad Xarel.lo se queda en las producciones habituales, en todos los casos quedan atrás los bajos rendimientos de la pasada campaña. En cuanto a otras variedades, el Chardonnay, el Pinot, el Trepat y la Monastrell también se prevé una cosecha muy buena tanto en calidad y como en cantidad, aunque se han sufrido ataques puntuales de mildium que si el tiempo nos respeta serán puramente anecdóticos.

Por su parte, el presidente del CRDO Ca Priorat, Toni Alcover, espera un fruto de “gran calidad” y una producción de 5,5 millones de kilos, ligeramente superior a las de años previos. Si se cumplen, las expectativas, la vendimia comenzará los primeros días de septiembre con las variedades de ciclo corto en las zonas más tempranas, y se generalizaría en toda la denominación a los largo del mes. Por su parte, las variedades de ciclo largo, en las zonas más tardías, se vendimiarían en octubre e incluso, tal vez en determinados viñedos, a principios del mes de noviembre. La excelente calidad que se esperaba en Priorat está sujeta, evidentemente, a que en lo que resta de verano no se produzca “ningún contratiempo importante que afecte a la evolución de los viñedos”. El verano seco y el mes de agosto caluroso, según fuentes de la DO, han propiciando un proceso de maduración muy favorable en términos de color, tanicidad y buen equilibrio entre alcohol y acidez, condiciones muy positivas para hacer pensar en una cosecha de muy alta calidad. Las plagas han tenido poca incidencia hasta el momento, con poca afectación del oídio, baja influencia de la polilla del racimo y con una prácticamente nula repercusión del mildiu.


Castilla-La Mancha

La cosecha  en Castilla-La Mancha será, según las previsiones, abundante y de buena calidad. Las variedades blancas han comenzado a recogerse a partir del 20 de agosto aproximadamente, mientras que las tintas se comenzarán a vendimiar, previsiblemente, a primeros de septiembre. Si se cumplen las expectativas, la vendimia en Castilla-La Mancha, la región vitivinícola más grande del mundo, se situará en torno a los 22 ó 23 millones de hectolitros, frente a los 18,4 millones de la precedente, según las estimaciones de la Sectorial de Vinos de Cooperativas Agro-alimentarias de la región y de la organización agraria Asaja. Las cifras estimadas se corresponderían con la cantidad recogida en un año “normal” tras dos años en los que se registraron un recorte de la producción. Por su parte, la Cooperativa El Progreso de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real), segunda en producción de Europa, prevé recoger unos 75 millones de kilos de uva de “gran calidad”. Su presidente Cesareo Cabrera, cree que este año “debería mantenerse el nivel de precios del vino, y no seguirse la tendencia a bajarlos, como se ha hecho en otras campañas, porque quedan pocas reservas y hasta noviembre es posible incluso que falte, ya que hay suficiente demanda exterior”. De cara al comienzo de la vendimia, la cooperativa, que agrupa a 2.200 socios, ha acometido unas obras de modernización para actualizar la maquinaria de recepción y adaptarla a la paulatina reestructuración del viñedo llevada a cabo, ya que, de hecho, se calcula que de aquí a pocos años más del 80% o 90% de la uva se recolectará con máquinas. Las obras de modernización, que comenzaron en primavera, van a muy buen ritmo, con el fin de que estuvieran listas justo coincidiendo con el comienzo de la campaña. En opinión de Cabrera, las mejoras que permitirán “obtener una mayor calidad aún en la elaboración de vino y de aceite de oliva virgen extra”.

Murcia

La cosecha en la Denominación de Origen Jumilla será, previsiblemente, superior a la del pasado año. Según fuentes del sector , gracias a las lluvias de otoño y primavera “las cepas muestran una buena vegetación y la uva está madurando con algunos días de atraso, pero en general hasta el momento la calidad parece que va a ser buena y la sanidad también”. No obstante, esta previsión está sujeta a la evolución climatológica durante el mes de agosto, unas fechas “cruciales”, ya que la cosecha dará comienzo a finales de mes o primeros de septiembre.

Fuente: www.revistaenologos.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario