lunes, 18 de noviembre de 2013

La Vendimia 2013 en España con 50 Millones de Hectolitros



LA VENDIMIA 2013 PULVERIZA LAS ESTIMACIONES INICIALES Y APUNTA A LOS 50 MILLONES DE HECTOLITROS

Fuente: Pablo Díaz-Pintado / www.revistaenologos.es

La campaña de vendimia de 2013 se encamina, tras los primeros 10 días de octubre, a una cosecha histórica en el conjunto del país, que ya ha pulverizado las primeras estimaciones y situaría la producción final en más de 50 millones de hectolitros. El pasado verano, en los prolegómenos de la recogida, fuentes del sector situaban la producción en Castilla-La Mancha entre 22 y 23 millones de hectolitros, lo que dado su peso específico en el conjunto nacional, y teniendo en cuenta, además, las previsiones en las demás regiones vitivinícolas, auguraba una cosecha en torno a los 40 millones de hectolitros. Todo eso es papel mojado. La evolución de la actual campaña permite constatar que se están produciendo registros históricos en distintas zonas de La Mancha y Valdepeñas, lo que está provocando, a su vez, que algunas bodegas y cooperativas se encuentren al límite de su capacidad sino, directamente, desbordadas. La planificación no ha respondido a la realidad y ahora se pagan las consecuencias.

En algunos casos, los remolques cargados "con colmo" no pueden acceder a su interior porque no hay posibilidad física de absorber la cantidad de fruto recogido. Uno de los ejemplos más representativos es el de Bodegas Félix Solís, en Valdepeñas, la mayor bodega del mundo, que está cerca del límite de sus 250 millones de litros, aunque sigue manteniendo la actividad y recibiendo uva. Castilla-La Mancha ya ha recogido más de 27 millones de hectolitros y, si continúa al ritmo actual, podría superar incluso los 35 millones de hectolitros al final de la campaña, es decir, más producción de la que el año pasado se recogió en toda España. El viñedo manchego se desborda.

También se prevén incrementos notables, aunque de distinta relevancia, entre el 10 y el 70 por ciento, en regiones como Extremadura, Cataluña, Murcia, Madrid, Andalucía, Canarias, Baleares y comarcas de Aragón, como Somontano o Cariñena, de Galicia, como Rías Baixas y Ribeiro, o de Castilla y León, como Bierzo, Arlanza, Tierra de León o Tierra de Castilla y León. Pese a ello, en todos estos casos los aumentos de producción no tienen, ni de lejos, la repercusión de Castilla-La Mancha por su menor peso porcentual. En este sentido, mientras que la región castellanomanchega superará los 35 millones de hectolitros, la segunda región productora de España -en esta campaña, Extremadura- no alcanzará, previsiblemente, los 4 millones de hectolitros y Rioja, por ejemplo, apenas superará los 2 millones de hectolitros. Por este motivo, los incrementos de producción en el resto de las regiones no tienen, evidentemente, la misma repercusión sobre el total nacional que los guarismos de Castilla-La Mancha, la mayor región vitivinícola del planeta. En el resto de España, en términos generales, la previsión oscila entre el mantenimiento de los niveles del año anterior (Ribera del Duero, Calatayud…) y descensos de distinto tenor (Rioja, Utiel-Requena, Navarra, Campo de Borja, Ribeira Sacra, Valdeorras, Monterrei…). La cosecha ha llegado con retraso a casi toda España, en buena medida por las condiciones climatológicas, el retraso en la maduración y la aparición de lluvias abundantes que, en determinados casos, han afectado al fruto, aunque, según la apreciación más extendida, la calidad y el estado vegetativo sean buenos.

La gran producción esperada (en algunas zonas, espectacular) ha provocado las primeras tensiones en los precios, especialmente en dos de las regiones con mayor protagonismo del granel, como son Castilla-La Mancha y Extremadura, y augura una lucha sin cuartel en los mercados internacionales, dado el comportamiento bajista del consumo nacional. No obstante, los limitados excedentes en bodega y la reducción estimada de la producción en otros países competidores, como Chile y Argentina, por un lado, o Francia, Italia y Portugal, por otro, son dos circunstancias que parecen favorecer los intereses comerciales de las bodegas españolas y que deberían invitar a afrontar con relativa tranquilidad el escenario más inmediato.


A continuación, se ofrece un resumen de la previsión de la vendimia ofrecida por distintas fuentes y medios informativos en las últimas semanas:

- Andalucía: La campaña en la DO de los Vinos de Jerez se ha cerrado con una calidad “excepcional” y una producción final superior a los 80 millones de kilos de uva, un 70% más que en 2012 gracias a la abundancia de lluvias frente a la sequía del año anterior. Además del sensible aumento de la producción, el presidente de la Denominación de Origen, Beltrán Domecq, ha subrayado la calidad “excepcionalmente buena” de la fruta y la ausencia de plagas y pudriciones, gracias a la calidez de la primavera y a los más de 800 litros de agua que se han registrado por metro cuadrado en algunos viñedos. A la espera de que el Consejo Regulador determine la uva que se califica para vino, se prevé que la cosecha de 2013 permita cubrir las necesidades de las marcas vinateras de la denominación de origen, que suelen comercializar al año más de 40 millones de botellas en países de los cinco continentes.

La vendimia de 2013 también ha estado presidida por la mecanización, que continúa ganando terreno. Los datos disponibles indican que las cosechadoras mecánicas han sido responsables de más del 70% de la uva recogida. Esto ha posibilitado que buena parte de la actividad de corta y molturación se haya desarrollado durante la noche. Así se ha conseguido que temperaturas más suaves favorezcan la llegada de la fruta a los lagares en condiciones óptimas.

- Aragón: Las cuatro denominaciones de origen del vino en Aragón -Cariñena, Borja, Somontano y Calatayud- están afrontado la vendimia con un retraso de varias semanas, como consecuencia de un año más lluvioso y frío, aunque con un incremento de la producción en términos generales. Del mismo modo, las abundantes precipitaciones registradas a lo largo del año han obligado a realizar esfuerzos en los tratamientos para evitar afecciones sanitarias debido a la humedad, según han informado a Efe fuentes de las cuatro denominaciones aragonesas. La Denominación de Origen del Somontano espera una producción superior en un 20 por ciento y de gran calidad. Por lo que atañe a Cariñena, se espera que se recojan alrededor de 80 millones de kilos, lo que significaría un 12% más que en 2012, ya que a pesar de que las variedades de garnacha y merlot han registrado problemas, el resto se han comportado favorablemente. Las lluvias, además de propiciar la recuperación tras unos años por debajo de la media y de retrasar el comienzo de la recogida hasta mediados de septiembre, han evitado problemas mayores, pues muchas explotaciones estaban muy deterioradas tras tres años de extrema sequía.

Mientras tanto, en la Denominación de Origen de Calatayud se prevé registrar una cosecha dentro de la media, en el entorno de los ocho millones de kilos, aunque la garnacha no ha resultado tan afectada como en el resto de zonas y también ha llegado con retraso. Por el contrario, en Campo de Borja se prevé una disminución achacable, especialmente, a los perjuicios producidos por el pedrisco, de gran virulencia durante la época de floración, lo que ocasionó una peor cuajada de la uva.

- Baleares: La DO Pla i Llevant dio comienzo a la vendimia con unas previsiones de producción y calidad excelentes. Las previsiones de la cosecha apuntan a que la vendimia puede ser extraordinaria. Las lluvias durante el invierno y la primavera, y el calor a lo largo del verano han contribuido a que las expectativas sean las mejores de los últimos 10 años. “El factor clave ha sido que durante las noches de verano las temperaturas han llegado a ser muy bajas, alargando la maduración de las uvas, pero incrementado de rebote su calidad”, ha explicado Llorenç Perelló, director de la Bodega Butxet de Muro. Precisamente, en cuanto a la producción, desde el Consell Regulador esperan superar las cifras del año pasado en las que se recogieron casi dos millones de kilos de uva.

Asimismo, las lluvias caídas en la comarca de la DO Binissalem, poco antes de la recogida, permitieron que la campaña se iniciara con las cepas cargadas de fruto en su mejor momento de maduración. En un primer momento, el gerente de Bodegas Macià Batle de Santa Maria, Ramon Servalls, esperaba alcanzar una producción total de 1.200.000 kilos, con una graduación ligeramente inferior a la de otros años.


- Canarias: La producción en Lanzarote ha aumentado un 22% respecto al año pasado, al pasar de 1.779.799 kilos a 2.184.287 kilos de uva recolectados. Esta cifra supone que la de este año sea la mejor cosecha desde 2006, cuando sobrepasaron los tres millones, una de las mejores cosechas de la historia. La malvasía volcánica, con aproximadamente un millón y medio de kilos, es la variedad que más se ha recolectado. Se venderá a un precio estimado de 1,80 euros el kilo. En cambio, el resto de variedades oscilan entre los 1,50 y 1,60 euros el kilo. El alza de la producción permitirá también la elaboración de unos dos millones de botellas de vino, además de abastecer las diferentes líneas de comercialización abiertas en los últimos años.

Dentro de esta Denominación, Bodegas El Grifo se ha convertido en la primera bodega de Canarias en concluir la vendimia, que dio por finalizada el 16 de agosto. Con más de 530.000 kilos, El Grifo ha incrementado en más de un 25% la cantidad de uva recogida respecto al pasado año, a falta de contabilizar la recolecta posterior de la variedad moscatel. La vendimia se ha desarrollado con buena climatología, lo que ha permitido que la uva se haya cosechado en su momento óptimo.

Asimismo, en la Bodega Insular, de La Gomera, se presentaba una cosecha con una buena calidad, dominada por una óptima maduración y un buen estado sanitario, en especial la ‘Forastera Gomera’. Como consecuencia de la abundante producción, se estimaba que la bodega recibiera unos 50.000 kilos, casi el doble de la uva recibida el año pasado.

Por el contrario, la SAT Bodegas Noroeste de La Palma ha experimentado una importante caída de la cosecha que limitará las existencias a tan solo unos meses, circunstancia que hizo que su Junta General aprobase el pasado 2 de septiembre la propuesta de entrar a formar parte de la DOP de Vinos de Calidad de Canarias (D.O.P.), lo que permitirá la movilidad de uva entre las islas. No obstante, en todo momento, la prioridad de Bodegas Noroeste es la de recoger la totalidad de la uva de sus socios, recurriendo, sólo en momentos puntuales de escasez, a otros viticultores, no habituales, como en esta ocasión los de Tacoronte y Orotava (Tenerife), con los que colaborará estableciendo, por supuesto, todos los requisitos necesarios para su comercialización con total transparencia, sin confundir al consumidor.

- Castilla-La Mancha: El presidente de Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha, Ángel Villafranca, anunció el pasado verano que las previsiones en Castilla-La Mancha eran de 22,8 millones de hectólitros, de una calidad excelente, con un nivel de existencias muy reducido, en torno a los 7 millones de hectólitros de vino y mosto. Ayer, día 10 de octubre, el Consejo Sectorial de Vino de este organismo a nivel nacional se reunió de urgencia y cambio el diagnóstico ante el desbordamiento que están sufriendo distintas bodegas y cooperativas de Castilla-La Mancha. La organización eleva ahora su estimación desde los 22,8 hasta los 30 millones de hectolitros, lo que supondría que el “gigante” castellanomanchego adquiriría un peso sobre el total nacional del 62% e incrementaría su producción un 63,2% respecto al año anterior. Precisamente, Cooperativas Agro-alimentarias sitúa la producción nacional en 48,37 millones de hectolitros, lo que supondría un 41,2% de incremento respecto a la declarada por las bodegas al FEGA en la campaña pasada.

Pese a ello, otras fuentes señalan que la producción en Castilla-La Mancha se elevará, al término de la campaña, por encima de los 35 millones de hectolitros, una cifra que llevaría a España a sobrepasar los 50 millones de hectolitros y lo convertiría en el primer productor mundial, muy por encima de Italia (con una previsión de 44,5 millones de hectolitros) y de Francia (44,1 millones de hectolitros estimados).

Por lo que hace referencia específicamente a Castilla-La Mancha, el desarrollo de la campaña ha producido el colapso de algunas bodegas y cooperativas que han tenido que cerrar durante uno o dos días para absorber la entrada de fruto antes de reabrir de nuevo, debido a que la recolecta ha desbordado completamente las previsiones oficiales hechas públicas hasta ese momento. Hoy mismo, hay multitud de remolques cargados "con colmo" que esperan a las puertas de algunas bodegas y cooperativas sin poder acceder a su interior porque no tienen posibilidad física de acoger, por el momento, toda la cantidad de fruto recogido. Por ello, el Consejo Sectorial de Vino de Cooperativas Agro-alimentarias de España, celebrado el 10 de octubre, acordó la puesta en marcha de un sistema solidario entre las bodegas cooperativas para posibilitar la redistribución logística de los productos vitivinícolas que puedan no tener cabida en Castilla-La Mancha.

Por lo que se refiere a los precios, el gigante vitivinícola castellanomanchego ha vivido desde el comienzo de la campaña con cierta inquietud en relación a su evolución. En este sentido, el presidente regional de ASAJA, Fernando Villena, hizo un llamamiento, en un primer momento, a la calma y destacó que las condiciones de la presente campaña no deberían traducirse en precios a la baja, ya que aunque en Castilla-La Mancha y el conjunto de España se preveía una recogida superior a lo normal, en algunos de los principales países productores europeos se estimaban cosechas inferiores a la media de los últimos cinco años. En definitiva, no se esperaba una sobreproducción mundial de vino, lo que unido a la escasez de excedentes y a un mercado de exportaciones activo constituían factores que, a juicio de Villena, no justificarían una devaluación de los precios. No obstante, la histórica cosecha que se vislumbra en estos momentos obligará a reconsiderar el escenario y a afrontarlo a la luz de las actuales circunstancias.

Precisamente, respecto al capítulo de exportaciones, Castilla-La Mancha desde el pasado año 2010 ha consolidado un importante prestigio internacional y es referente en el sector, en términos cuantitativos. A mes de junio de 2013, el interanual de las exportaciones de vino en España ascendía a 18,70 millones de hectolitros, de los que 8,04 millones, es decir el 43%, lo realiza Castilla-La Mancha. Estas cifras, no obstante, traducidas a valores económicos asciende a 2.580 millones de euros, de los que Castilla-La Mancha participaría en unos 551 millones de euros, es decir el 21,4%.


- Castilla y León: En la Denominación de Origen Ribera del Duero, la vendimia está siendo tardía y salvo giro inesperado, teniendo en cuenta el excelente estado sanitario de la planta, podría proporcionar un fruto de calidad con una producción situada entre los 85 y los 90 millones de kilos de uva, similar a la media de los últimos años. Sin embargo, tal y como apuntaba José Manuel de las Heras, presidente de la Unión de Campesinos (UCCL), se trata de un dato que podía experimentar acusadas variaciones en función de la evolución posterior.

La tardía brotación de las viñas, consecuencia de las lluvias de primavera, la ralentización de las primeras fases del crecimiento que se produjo como consecuencia de las bajas temperaturas de mayo y junio y el excesivo calor estival, que provoca la paralización de la planta en las horas centrales del día, ha significado que durante todo el año «hemos ido un poco a rebufo, retrasados», según ha señalado Agustín Alonso, responsable técnico del consejo regulador ribereño. De hecho, ha habido que esperar al mes de octubre para que la vendimia entre en su máximo apogeo, aunque, en cualquier caso, la excelente sanidad del fruto parece que permitirá una cosecha de muy alta calidad.

En la DO Rueda, de acuerdo a datos oficiales, a fecha del 11 de octubre se habían recepcionado un total de66.150.477 kilos de uva en las bodegas de la Denominación, de las que 145.453 kilos eran de variedades tintas. La vendimia de 2012 en esa denominación finalizó con una producción acogida de 77.764.696 kilos, cifra que supuso en aquel momento un nuevo máximo de producción.

La estimación  en las 2.079 hectáreas de la DO Cigales apuntaban a una campaña tardía con la transformación de unos 8 millones de kilos de uva, en la línea de la última cosecha. “El inicio de la brotación”, han explicado fuentes de la Denominación, “fue al inicio de mayo, lo que significa 15 o 20 días más tarde de lo normal”. Igualmente, retrasada comenzó la vendimia en Toro, según han señalado desde el Consejo Regulador, lo que ha hecho que la recogida se generalice a comienzos de octubre. Del mismo modo, en el Bierzo, además del retraso generalizado, se hace referencia a un muy buen estado del viñedo y una estimación de producción ligeramente superior a los 15 millones de kilos de uva. El retraso también ha caracterizado la recogida en los viñedos acogidos a la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Vinos de la Tierra de Castilla y León, donde las previsiones anticipan un incremento de la cosecha del orden del 20 por ciento, hasta elevar la producción a unos 12 millones de kilos. Por otro lado, Tierra de León esperaba alcanzar los 4 millones de kilos de uva, superando las cifras del año pasado y marcando un nuevo récord, mientras que en Tierra del Vino de Zamora existe optimismo en la campaña, ya que al parecer las uvas han superado bastante bien la helada primaveral que hizo mella en la maduración del fruto. Del mismo modo, en los Arribes del Duero la uva se encontraba en muy buen estado a pesar de que ha sido un mal año con fríos, lluvias, golpes de calor y granizada. Por último, la última comarca que tradicionalmente se vendimia, la DO Arlanza (a caballo entre las provincias de Burgos y Palencia) prevé una producción mayor a la del año pasado en un 15 por ciento aproximadamente.

- Cataluña: La campaña de la vendimia en Cataluña promete convertirse, de acuerdo a las estimaciones iniciales, en la mejor de los últimos años, con un incremento aproximado de la producción del 10 por ciento y una gran calidad, cercana a la excelencia, gracias a una meteorología favorable. Esta era, al menos, la estimación con la que trabajaba el Instituto del Cava, asociación empresarial que representa al 90 por ciento de toda la producción de espumoso de España, la mayoría concentrada en territorio catalán. La pasada primavera, larga y fresca, y un verano caluroso, con contrastes pronunciados en las temperaturas diurnas y nocturnas ha permitido un adecuado crecimiento de la uva, con un nivel aromático muy alto.

Las estadísticas del Instituto del Cava indican que las cepas este año están cargadas con un 10 por ciento más de uvas que la media de los últimos 20 años, lo que contrasta además con la temporada de 2012, cuando la producción de la uva cayó un 30 por ciento. Una de las primeras bodegas en iniciar la vendimia fue Raimat, en los viñedos que tiene la firma en la provincia de Lleida. La buena campaña de la vendimia coincidirá además este año con un repunte de los precios de la uva. La Denominación de Origen Cava tiene 32.355 hectáreas de viña en toda España, la mayor parte de ellas en Cataluña. La campaña de la vendimia en esta comunidad autónoma supone la contratación de unos 3.000 trabajadores, según las cifras de la afiliación de la Seguridad Social facilitadas por el sindicato agrario Associació de Viticultors del Penedès.


- Extremadura: La vendimia extremeña arrancó con preocupación ante la tendencia bajista de los precios, hasta un 35 por ciento por debajo de los del año pasado, de acuerdo a fuentes del sector. El vicepresidente de Apag-Extremadura ASAJA, Félix Corbacho, ha pedido a las cooperativas que no vendan a precios tan bajos, pues se volvería a "robar" al bolsillo del agricultor y ha recordado que las cooperativas copan entre el 70-75 por ciento de las uvas recogidas durante la campaña. Entre el 85 y el 90 por ciento de los vinos generados en Extremadura se venden a granel a grandes empresas.

Por otro lado, la organización agraria COAG considera que la producción de uva durante la campaña de la vendimia de este año estará en torno a unos 500 millones de kilos, frente a los 397 millones de kilos del año 2012, lo que representaría un incremento del 25 por ciento interanual. Del total de producción, se recogerán 400 millones de kilos de uva blanca y 100 millones de tinta, de acuerdo a las estimaciones del secretario autonómico de COAG, Juan Moreno. Pese a estas previsiones, los agricultores y viticultores esperaban meses atrás cifras aún mejores pues se confiaba en alcanzar "cifras récord", finalmente no alcanzadas por las bajas temperaturas del pasado mes de mayo.

Moreno ha recordado que el año pasado se logró una producción de 397 millones de kilos -que generaron más de 2,97 millones de hectólitros de vino/mosto-, mientras que en la campaña 2011 se alcanzaron los 578 millones, y en la 2010 un total de 522,5 millones.

Juan Moreno ha indicado que los precios han ido experimentando este 2013 una tendencia a la baja en relación a la campaña del año pasado aunque a partir de ahora "hay muchos factores que determinarán su evolución durante la actual campaña". Por otra parte, ha subrayado que el estado de los viñedos es "excelente", ya que no se han sufrido ataques de mildio y oidio -los principales hongos que afectan a la planta-, pese a las lluvias de la pasada primavera. Sin embargo, ha reconocido que el frío del pasado mes de mayo afectó "fuertemente" al desarrollo de la vegetación de los racimos".

- Galicia: La calidad de la cosecha en todas las denominaciones de origen gallegas es buena o muy buena, de acuerdo a las estimaciones realizadas por la propia consejería de la Xunta y, en cuanto a los precios, las estimaciones iniciales apuntaban a que el kilo de uva se pagara a una media de un euro, aún con sensibles diferencias entre las diferentes comarcas. Asimismo, el volumen de kilos de uva previsible era muy superior al del año pasado en Rías Baixas y Ribeiro, pero descendía en Ribeira Sacra, Valdeorras y Monterrei. En Rías Baixas, la previsión de la producción era de 32.500.000 kilos frente a los 17.567.877 recogidos en 2012. En Ribeiro, de los 13.103.008 kilogramos recogidos en la vendimia del año pasado se preveía pasar a 16.000.000 de kilos.

En la parte de bajadas de producción se encontraba, según la consejería, la DOP Ribeira Sacra que estimaba una campaña de 4.500.000 kilos frente a los 5.452.000 de 2012. En la misma situación se encontraba la zona productora de Valdeorras, en la que el descenso se estimaba aún mayor, con una producción de tan sólo 3.500.000 kilos, muy lejos de los 5.368.818 kilogramos del año pasado. Por su parte, Monterrei preveía recoger 2.500.000 de kilos, también por debajo de los 2.710.891 de 2012. Esta bajada en el volumen de la producción puede ser la que ha marcado que los precios se mantengan e, incluso, suban respecto a la campaña anterior.


- Madrid: La campaña de vendimia en la Comunidad de Madrid ha llegado con retraso y con una previsión de un incremento de la producción cercano al 20 por ciento, en relación al año precedente, lo que la situaría por encima de la media, según han informado desde la Unión de Pequeños Agricultores (UPA). De esta forma, se espera un "notable incremento de producción", mientras que la calidad de la uva será previsiblemente muy buena, debido a las condiciones meteorológicas, que están propiciando una maduración lenta y adecuada. La vendimia se ha retrasado, de promedio, unas dos semanas en las tres subzonas productoras de la Comunidad de Madrid (Arganda del Rey, Navalcarnero y San Martín de Valdeiglesias).

- Murcia: Un verano no tan caluroso como otros años anteriores ha propiciado que la de este año esté siendo la vendimia más tardía de las últimas campañas en Murcia, ante el retraso en la maduración de entre 10 y 15 días. La uva se resistía a madurar y ha registrado también una cierta disminución del grado alcohólico pero, finalmente, se ha generalizado a comienzos del mes de octubre. Por lo que se refiere a la calidad del fruto, se espera que sea de muy buena calidad y que se recoja alrededor de un 20 por ciento más que el año pasado.

- Navarra: Se han cumplido las previsiones y la vendimia se ha iniciado en la Denominación de Origen Navarra con más de 20 días de retraso respecto a la del año 2012. El pistoletazo de salida lo ha marcado, tal y como es habitual en el mapa vitivinícola navarro, la zona de la Ribera Baja, donde se comenzaron a recoger las primeras uvas de la variedad Chardonnay. A partir de ese momento, se esperaba una vendimia muy escalonada en las distintas zonas de la DO Navarra, dadas las diferencias existentes en cuanto a clima, suelos y variedades.

Con este retraso, Navarra ve recuperada la tradición de generalizar su vendimia en torno al 12 de octubre, tal y como se hacía hasta finales de los años 80. Esto era debido a que se buscaban vinos de alta graduación alcohólica (uvas sobremaduras) y como la vendimia era mayoritariamente manual, se esperaba al puente del Pilar para poder realizarla en familia. La tardanza en el arranque de la vendimia de 2013 tiene su origen en un inusual invierno lluvioso y en una primavera fría, con temperaturas muy bajas que se prolongaron hasta finales de junio.

Gracias al caluroso inicio del verano, que secó el exceso de agua del terreno, la uva ha madurado correctamente y con un estado sanitario óptimo. Las temperaturas suaves de estos días con gran oscilación entre el día y la noche han favorecido un correcto desarrollo de la uva. Según las estimaciones ofrecidas por la Dirección General de Agricultura y Ganadería del Gobierno de Navarra, la cosecha podría rondar los 57 millones y medio de kilos, lo que supondría un descenso cercano al 10% respecto a la del 2012 (63.659.690 millones de kilos). Dicha reducción viene protagonizada sobre todo por variedades como Garnacha y Merlot, ya que han sufrido un cuajado de la flor muy desigual y escaso en algunas zonas.

Entre las principales características que ofrece esta campaña figura la estabilidad de la superficie de viñedo con una cierta tendencia al alza. En estos momentos, la Denominación de Origen Navarra está constituida por cerca de 11.500 hectáreas, distribuidas en cinco zonas: Ribera Alta, Ribera Baja, Tierra Estella, Baja Montaña y Valdizarbe.


- La Rioja: El Consejo Sectorial de Vino de Cooperativas Agro-alimentarias de España ha estimado que la producción de la actual campaña de vendimia en Rioja se situará en 2,11 millones de hectolitros, un 13% menos de los 2,45 millones de hectolitros amparados por el CRDO Ca Rioja el pasado año.

Por su parte, el presidente del Consejo Regulador, Luis Alberto Lecea, ha expresado su deseo de que la nueva cosecha de Rioja de 2013 no dispare los precios de la uva y el vino. En una entrevista concedida a la agencia Efe poco antes del inicio de la vendimia riojana, Lecea eludió dar datos de cosecha, pero afirmó que no se preveía que fuera abundante, al tiempo que señaló que “no es bueno” que la materia prima "sea tan escasa que dispare los precios y nos haga perder mercados". Lecea, quien también preside la Interprofesional de Vino de Rioja, se refirió así a lo ocurrido en la añada de 1999 cuando, como consecuencia de una fuerte helada, hubo una reducción drástica de la cosecha -305 millones de kilos-, que provocó una subida fuerte de los precios de la uva y esta situación, al año siguiente, se tradujo en una caída en las ventas. Lecea considera que aquello no es lo deseable y, por ello, ha expresado su deseo de que en la cosecha de 2013 haya unos precios dignos para el viticultor, pero también para las bodegas.

Lecea tomó posesión del cargo el pasado mes de julio, procede de la rama productora de Rioja y ha sido vocal del Consejo Regulador durante los últimos 21 años, una experiencia que entiende que le avala para hacer este llamamiento al sector. En su opinión, es necesario un equilibrio entre unos precios en Rioja que pueda asumir el consumidor, pero también que sean rentables para la bodega y el productor. Cree, además, que en Rioja se puede llegar "fácilmente" a este equilibrio en los precios, entre otros aspectos, por la "positiva" evolución de las ventas de la Denominación durante el último año.

Sobre la vendimia, indicó que la cosecha de Rioja de 2013 presentaba un retraso de unas tres semanas respecto a 2012 e insistió en que, aunque la evolución del viñedo estaba siendo "positiva", resultaba prematuro aventurar datos de producción de unas 62.500 hectáreas que conforman la Denominación, que comparten los territorios de La Rioja, Álava y Navarra. El pasado año, Rioja alcanzó una cosecha de 354,9 millones de kilogramos de uva, con uno de los rendimientos por hectárea más bajos de las últimas dos décadas (5.710 Kilogramos por hectárea) y un descenso significativo respecto a la cosecha del año anterior, que fue de 387 millones.

Lecea incidió en que la cosecha de 2013 no será abundante, en el sentido de que no se prevé que haya problemas de excedentes de uva, aunque aseguró que las próximas semanas serían decisivas para el resultado final de la calidad y cantidad de la materia prima. Recordó, por otro lado, que el rendimiento máximo autorizado para esta próxima vendimia ha quedado en 6.500 kilos por hectárea en uva tinta y en 9.000 para blanca, conforme a lo establecido en el Reglamento. Los pronósticos iniciales apuntaban hacia una cosecha "bastante aceptable", aunque dependerá de la climatología, según añadió el presidente del Consejo, quien aclaró que aunque se registró algún problema de odio y mildiu, se atajó gracias a la profesionalidad de los viticultores.

- Comunidad Valenciana: Los viticultores valencianos han empezado una nueva vendimia que viene determinada tanto por la "excelente calidad" de la uva, por un descenso global de la cosecha "como mínimo" del 15% respecto a la media de los últimos cinco años y por la "apatía" del mercado, según han manifestado fuentes de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja), que han animado a los productores a defender un "precio digno" a "pesar de la práctica ausencia de operaciones de compraventa".

La organización agraria ha instado a los productores a "defender un precio digno -cuanto menos similar a la campaña pasada- ya que las condiciones objetivas del mercado en absoluto justifican la tendencia a la baja de un 30-40% en vinos tintos que han venido experimentando las cotizaciones en origen durante los últimos meses".

La organización ha destacado, igualmente, que la "principal característica" de la vendimia valenciana es la "desigual producción" estimada en función de cada zona productora. Según un estudio técnico efectuado por AVA-Asaja, la comarca valenciana de Utiel-Requena sufrirá una "merma generalizada" del 20% en comparación con la cosecha media del último lustro, de manera que la oferta no alcanzará los 140 millones de kilos. Asimismo, mientras que términos como Camporrobles, Venta del Moro y Caudete de las Fuentes, en Valencia, "apenas recolectarán la mitad de lo esperado tras la floración", otras localidades "mantendrán e incluso incrementarán ligeramente su cosecha respecto a la temporada anterior".

El moscatel de La Marina, en Alicante, también verá reducido su volumen de producción en un 20%, con mermas de hasta el 70% en Gata de Gorgos y Jávea. Por el contrario, según AVA-Asaja, las comarcas centrales valenciana, así como La Hoya de Buñol y la Ribera Alta, tienen por delante una vendimia con un aumento del 15% de la cosecha, lo que permite augurar un aforo alrededor de 60 millones de kilos.

Entre las causas que se sitúan detrás de estos descensos globales de producción destacan los intensos temporales de granizo, así como las "inusualmente" bajas temperaturas durante los meses de abril, mayo y junio, que han favorecido la expansión de la marchitez fisiológica sobre todo en la variedad Bobal, que representa el 80% del viñedo de Utiel-Requena, según las mismas fuentes. Otras enfermedades que han causado perjuicios y han obligado a los viticultores a asumir más costes en los tratamientos son el oídio, black-rot y la yesca. Este último hongo, que provoca el secado y muerte de la cepa, "no cesa de propagarse por toda la provincia de Valencia porque si bien antes se venía combatiendo con aplicaciones de arsenito sódico, desde que la normativa fitosanitaria europea prohibió esta sustancia activa los viticultores no disponen de ningún producto eficaz para frenar esta afección".

No hay comentarios:

Publicar un comentario