martes, 10 de diciembre de 2013

Lavoreo o Manejo del Suelo en el Viñedo - Bodegas Urbina (La Rioja)



LAVOREO O MANEJO DEL SUELO EN EL VIÑEDO

Son los distintos trabajos aplicados a terreno del viñedo, generalmente destinados a facilitar la acumulación de, arado y laboreo, agua en el subsuelo y evitar su pérdida por evaporación o por consumo de la vegetación espontánea de malas hierbas. En las situaciones donde el exceso de agua es un problema, es conveniente modificar el sistema de cultivo, procurando que el terreno pierda agua, o incluso manteniendo una cubierta vegetal que consuma agua y que contribuya a desecar el suelo de cultivo.


Con las labores, además se consigue mejorar la aireación del terreno, manteniendo el suelo con una estructura determinada, que sea estímulo de las principales condiciones bióticas del suelo y así mejorar las condiciones de vida de las plantas cultivadas.

El mantenimiento de las adecuadas condiciones del suelo en un cultivo de la vid es esencial para minimizar la competencia por el agua en los momentos en que las cepas necesitan más aporte hídrico si este no puede ser suplementado a las disponibilidades hídricas naturales. Mantener adecuadamente el suelo es una forma de retener al máximo el agua de lluvia y de regular la nutrición de las cepas, facilitando también el manejo de las plantaciones.


Respecto al manejo del suelo y sin entrar en las ventajas o inconvenientes del laboreo o el no laboreo, existen tres opciones iniciales para este manejo que son:

- Laboreo: que debe ser suficiente profundo y llegar en determinados terrenos incluso a los 40 cm, utilizando siempre aperos verticales y evitando el uso de las vertederas e intentando romper el menor número de raíces de las cepas. También se debe evitar la formación de suelas de labor.


- Establecimiento y mantenimiento de cubiertas: inertes o con vegetación activa en siega controlada, ya sean de adventicias o de siembra y que pueden ser también de plástico, materiales reflectantes, restos de poda u otros tipos de componentes como son paja, corteza de especies forestales etc.

- Herbicidas: que en principio es la técnica menos adecuada, al ser muchos de estos productos tóxicos o al menos agresivos con el entorno y la salud, pero que pueden resultar muy cómodos para el viticultor. La selección de herbicidas a emplear  es muy importante. Actualmente se tiende a la aplicación de éstos únicamente en los rodales infestados más problemáticos, o sólo en las calles en unos casos o en la proximidad de las cepas, en las filas, en otros casos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario