martes, 28 de enero de 2014

Enoturismo y Visita a Bodegas Urbina - La Rioja



VISITAR BODEGAS FAMILIARES DE RIOJA - BODEGAS URBINA

Urbina es una Bodega exclusivamente Familiar de Rioja, propietarios de sus propios viñedos y herederos de la experiencia de cuatro generaciones de antepasados dedicadas al cultivo y elaboración de vinos, que son una expresión liquida del lugar del que proceden. Esta bodega también se caracteriza por el perfecto ensamblaje entre la juventud del equipo y la experiencia de sus generaciones precedentes.

En la actualidad la siguiente generación de jóvenes, Pedro 34, Santiago 33 y Ángel Benito Sáez 32 toma el relevo, ávidos de innovar, investigar, aportando nuevos conocimientos, técnicas y habilidades al proyecto iniciado por su antepasado Salvador Urbina en 1870.

Durante la visita a la bodega y cata de vinos, su deseo es compartir con los amantes del vino la pasión de un estilo de vida, la emoción de un viñedo y el prestigio de una cultura milenaria.


EQUIPO HUMANO

El equipo humano, la clave del éxito y supervivencia a lo largo del tiempo:

- Pedro Benito Urbina: Ingeniero Agrónomo; Profesor Master Viticultura y Enología de La Rioja desde su origen hasta su evolución a licenciatura; Director de la Estación enológica de Haro hasta 2001; Incorporando el actual Sistema de Control de Calidad Analítica por el que pasan actualmente todos los vinos de Rioja, y gran parte de los vinos Españoles; Trayectoria en diseño y construcción de bodegas; Introducción del acero inoxidable en el sector enológico Riojano para la mejora de la calidad en el vino; Gestión y asesoría, en numerosas bodegas punteras del sector.

- Catalina Sáez Morga: Economista y MBA.

- Pedro Benito Sáez:
Economista, Enólogo y Sumiller, Nariz de oro de La Rioja 2009.

- Santiago Benito Sáez: Doctor Ingeniero Agrónomo, Profesor EUIT Agrícolas Madrid, Master Viteno Madrid y Montpellier.

- Angel Benito Sáez: Ingeniero Agrónomo, Profesor Master Viteno Madrid y Montpellier.


VIÑEDOS PROPIOS

Los viñedos de Bodegas Urbina tienen entre 25 y 40 años mayoritariamente con excepciones de incluso 80 años de antigüedad. En su conjunto suman unas 75 hectáreas aproximadamente.

Los vinos de Bodegas Urbina son una conjunción de uvas procedentes de Cuzcurrita, la zona más occidental de la Rioja Alta, que produce vinos con una gran capacidad de envejecimiento, aptos para los Grandes Reservas y de los viñedos de Uruñuela, situados en el corazón de la denominación, y que producen vinos muy agradables y aromáticos en su juventud.

Sólo se usan viñedos propios y donde todo se hace de la forma más ecológica y sosteniblemente posible. La vendimia se acostumbra a hacer a finales de septiembre o principios de octubre, dependiendo del clima del año en particular.


VINOS SINGULARES

A estos jóvenes bodegueros les gusta elaborar vinos peculiares y honestos que realmente reflejen el lugar del que proceden, utilizando una viticultura y enología respetuosa con el medio ambiente, pero aprovechando también los avances de las nuevas tecnologías. Para de esta forma poder sentir el perfecto ensamblaje entre la viña y el vino (vinos de pago o terroir, hechos exclusivamente con las variedades autóctonas de la D.O.Ca. Rioja).

Bodegas Urbina produce anualmente 300.000 botellas en ediciones exclusivas de entre 10.000 y 150.000 botellas, procedentes de las uvas de sus propios viñedos, que se cultivan con arreglo a las prácticas tradicionales, utilizando levaduras autóctonas y aplicando abonos orgánicos. El cultivo se hace en vaso y cordón, y no se fuerza la producción. Dentro de los viñedos se realiza una selección de uvas con las que se elaborarán los vinos que serán calificados como URBINA, todos ellos son:

- Vinos jóvenes: blanco, rosado, garnacha (maceración carbónica), tempranillo (joven, cosechero, vino del año).
- Vinos clásicos o tradicionales: crianza, reserva, gran reserva.
- Vinos modernos, de autor, de diseño, o de alta expresión: tinto especial (vendimia tardía o uvas pasificadas), plot.


Para hacer la fermentación del vino no se añaden levaduras, sino que sólo utilizan aquellas que son autóctonas, es decir, las que provienen del aire o de la propia uva. Para poder hacer la fermentación de una forma lenta y pausada son recolectadas cuando la temperatura no es muy elevada y controlando también la temperatura en el deposito mediante unos sistemas de frío, por lo generar puede durar unos siete días.

Una vez finalizada la fermentación alcohólica, hacen remontados del vino, con una bomba y una manguera, creando un circuito donde el mosto-vino siempre esta en contacto con las pieles y de esta forma poder extraer todos los colores y los aromas de la piel de la uva. También suelen hacer un "delestage", que consiste en sacar el vino y dejar que el sombrero o pieles de la uva se vallan al fondo, se agrieten y después ya se vuelve a poner el vino y se va mezclando.

Las pieles de la uva “sombrero” una vez acabada su maceración con el vino se llevan a la prensa horizontal, donde primero hacen un prensado suave de donde sale un vino que mezclan con el resto, en cambio, el de la segunda prensada lo venden a otras bodegas o destilerías. Antiguamente, las pieles, también las llevaban a la destilería, pero ahora lo usan como compostaje o materia orgánica para abonar las viñas. Los viñedos también son abonados aproximadamente cada tres años con abono de oveja y subproductos orgánicos de la misma bodega.


Antiguamente para clarificar los vinos se usaba clara de huevo ya que no le roba los aromas al vino. Pero ahora, utilizan otro método ya que si usaran claras de huevo lo deberían poner en la etiqueta. Dejando el vino más tiempo en el depósito para que las partículas sólidas precipiten por su propio peso o usando bentonita. En el caso de los vinos reserva y grandes reservas además hacen un filtrado con un filtro de placas.

Para los vinos de autor o alta expresión, ni filtran ni clarifican, van directamente a la botella, pero en el futuro podemos encontrar posos en la botella.

En la nave de barricas el 70% son de roble americano y un 30% son de roble francés consiguiendo un vino más complejo en aromas y sabores, con la sutileza del roble francés y la dulzura del roble americano. También el roble francés cuesta el doble que el americano, debido al proceso de cultivo y elaboración, además de la oferta y demanda.

El motivo por el que hay roble en Francia y en cambio aquí en España no hay ya viene de la época de Napoleón o posterior, ya que necesitaban mucha madera para hacer barcos y por tanto plantaron bosques de roble. Actualmente los bosques de robles son del estado y el dinero que obtienen de su venta los invierten en los ciudadanos para que paguen menos impuestos (vamos, igualito que aquí).


ENOTURISMO LA RIOJA

Acorde con la calidad de sus vinos, La Rioja se ha convertido en un destino enoturístico de primer nivel en el sector nacional. Cada vez más el turismo va ensamblándose con la actividad productiva de las bodegas. Podría decirse que si el vino y su calidad son los principales reclamos de Rioja, conocer sus entrañas y conocer las bodegas también lo es.

Ante el creciente auge del turismo del vino, y la cada vez mayor preocupación de las bodegas para ser escaparate de sus productos a un público cada vez más profesional, nace el concepto de enoturismo en Bodegas Urbina.

El enoturismo, turismo enológico, turismo del vino, visitas a bodegas, ruta del vino, cata de vinos, etc. es aquel tipo de turismo dedicado a potenciar la riqueza vitivinícola de una determinada zona. También puede relacionarse con el turismo gastronómico, arquitectura, arte, salud, belleza como en la vinoterapia. Los turistas pueden conocer cada zona vitivinícola a través de la degustación de sus vinos, las vistas a bodegas y viñedos puesto que el vino es una expresión liquida del lugar de donde procede (el clima, suelos y personas que lo elaboran).


Las personas encargadas del enoturismo tienen la misión de transmitir, de contagiar al consumidor ese entusiasmo por degustar vinos de calidad, prolongando el placer que proporciona comer y beber bien, para el deleite de los sentidos.

Para ser un profesional en el turismo enológico no hacen falta unas condiciones especiales, es algo que se aprende y se perfecciona con la experiencia. Cualquier persona con una formación en enología, en cata de vinos, con predisposición al servicio de los visitantes, con vocación, ilusión y modos puede llegar a ser un buen guía enoturista. Después su dedicación, pasión y capacidad le posicionarán de una u otra manera.

Lo bueno del enoturismo es que la gente viene predispuesta a escuchar de una forma más relajada y distendida, viendo con sus propios ojos lo que se cuenta. Luego, esas personas pueden trasmitirlo a su vez en otros ámbitos como el familiar, trabajo, amigos, etc.

Hoy en día un enólogo no solo es un técnico. En la actualidad en la era de la comunicación y el enoturismo, no basta con elaborar el mejor vino que puede y sabe como hacer con las uvas que le dan, los conocimientos que tiene y la nueva tecnología que existe, sino también poder transmitirlo al público. Hoy más que nunca su misión es comunicar a toda la cadena compradora y el pueblo en general todo este saber, puesto que lo que no se comunica no existe y el enólogo tiene entre sus competencias hacer llegar al consumidor todo lo que sabe de vino y debe hacerlo de forma ágil, fácil y concisa. El enólogo es un artista y una obra de arte solo puede explicarla el autor.



Para que el enólogo pueda lograr con éxito llegar al consumidor debe conocer el proyecto total de la bodega y contar con su confianza absoluta, conocer el mercado al que se dirige y tener apoyo logístico en la bodega.

Los enólogos deben implicarse con los departamentos de marketing de la bodega, porque no pueden olvidarse del consumidor final. También hay que tener en cuenta que el consumidor no entiende el lenguaje técnico que utiliza, por lo que hay que esforzarse en dar ejemplos sencillos y fáciles de entender. Hay que adaptarse al interlocutor siendo conciso, riguroso y divulgativo.

En las bodegas en el caso de que el enólogo no sea el que de las visitas, debe tomar al menos un papel muy activo en la formación de un equipo que comunique correctamente su proyecto.

El enoturismo no solamente busca el conocimiento y las actividades en bodega, sino que además vuelve la vista hacia la viña, sin olvidar que ésta se encuentra formando parte del paisaje. Es lo que se llama un enoturismo completo, aquel que ofrece todos los escenarios del vino desde el paisaje y la viña, hasta la bodega y finalmente a la copa de vino. Y uno de los lugares en los que se puede presumir de este enoturismo es en las bodegas Pedro Benito Urbina, situada en Cuzcurrita de Río Tiron en La Rioja Alta, a diez minutos de la ciudad de Haro.

La bodega también cuenta con un viñedo experimental que se encuentra justo detrás de la Bodega de elaboración, y ha decidido incorporarlo a las actividades que realizan sus visitas enoturisticas. En esta visita al viñedo, se pueden ver y probar 28 variedades diferentes de uvas y vid, no solo las autóctonas de la Rioja sino también todas las del mundo.


LA CATA DE VINOS

La cata de vinos en las bodegas permite acercarse a la realidad diaria de la elaboración del vino, de la mano de los enólogos en el entorno en el que el vino nace y se hace; el paisaje, el clima y las personas, se reflejan en la personalidad de los vinos, que más adelante de vuelta en la ciudad al disfrutar de los mismos vinos, nos recuerdan este idílico espacio de paz y tranquilidad que es La Rioja.

Con todas estas y muchas más explicaciones de la elaboración del vino se pasa a la sala de catas de Bodegas Urbina donde se pueden catar hasta 11 vinos.

Los vinos de esta bodega se identifican con unas bandas de color en la etiqueta, en que si la banda es roja significa que la uva proviene de viñedos de hasta 20 años, en cambio si nos encontramos con una banda azul es que las viñas tienen más de 30 años.

Se comienza con los vinos jóvenes sin estancia en madera:

- Empezamos con el blanco que es 100% viura (macabeo) una variedad muy suave y refrescante que marida muy bien con pescados blancos.

- El segundo vino es el rosado, o como le dicen en la zona "clarete", este es un vino 100% garnacha que sólo pasa una hora macerando con la piel de la uva, por lo que coge muy poco color (color salmón). Este vino sólo lo venden a nivel local ya que en el resto de España no están acostumbrados al color que tiene. Este rosado, marida muy bien con salmón o pescados azules ya que son más grasos.


- A continuación se prueba un vino tinto 100% garnacha, donde el  secreto de esta variedad reside en cultivarla en suelos muy pobres. En este caso este vino es de maceración carbónica (muy típica en La Rioja), pero en este caso, más bien sería semimaceración carbónica ya que no ponen los "raspones". Este vino tiene un aroma de fruta recién recogida y marida muy bien con carnes blancas o cocina italiana.

- Otro monovarietal es el tinto 100% tempranillo, una variedad que tiene un ciclo vegetativo corto y se adapta muy bien al clima ligeramente fresco de la rioja alta. Tiene unos aromas de fruta de repostería o incluso de mermelada.

Una vez probado todos sus vinos jóvenes se pasa a los que tienen barrica:

- Se comienza con el Crianza, que se cría un año en barricas que tienen tres años de antigüedad. La madera esta muy bien ensamblada, con aromas de frutos rojos y va muy bien con todas las comidas.

- El siguiente es el Reserva especial 2001 que ha pasado 2 años en barrica y más de 5 en botella. Es un vino muy redondo con aromas a frutas negras.

- Seguimos con el Reserva especial 1997 que ha pasado 2 años en barrica y más de 9 en botella. Estos vinos de tanto tiempo es conveniente decantarlos para que se oxigenen. Los aromas que aporta son frutas en compota, membrillo, especias, e incluso a tierra húmeda. Este vino, marida bien con carnes de caza.

- Increíblemente también se prueba un Gran Reserva Especial 1991 que ha pasado 2 años en barrica y más de 12 en botella. Este es un vino muy suave con aromas a dátiles, e higos deshidratados.

Para terminar se prueban también los dos vinos de autor que tienen:

- Por un lado el Plot, que tiene una etiqueta totalmente diferente sin poner Urbina, plot, principalmente significa parcela o pago. En este caso, es un vino no filtrado ni clarificado hecho con tempranillo 100% y que ha estado 6 meses en barricas nuevas de roble francés.

- Y finalmente el Reserva Especial 2005 que se hace con uvas pasas o vendimia tardía.

BODEGAS URBINA
Visitas a bodega, Enoturismo, Catas Comentadas, Cursos de Cata y Rutas del Vino.
c/ Campillo 33-35
26214 Cuzcurrita de Río Tirón
La Rioja (España)

tel. 647 643 651
email: urbina@fer.es
web: www.urbinavinos.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario