viernes, 11 de abril de 2014

El Consejo Regulador otorga la calificación ‘Buena’ a la cosecha 2013 de Rioja



EL CONSEJO REGULADOR OTORGA LA CALIFICACIÓN `BUENA´ A LA COSECHA 2013 DE RIOJA

Añada condicionada por una climatología atípica, que la gran profesionalidad de los viticultores y enólogos riojanos permitió afrontar satisfactoriamente.

El Consejo Regulador de la D.O. Ca. Rioja ha otorgado la valoración oficial de ‘BUENA’ a la cosecha 2013, en la que las bodegas de la Denominación de Origen elaboraron un total de 263,70 millones de litros. Esta valoración es la media obtenida como resultado del riguroso proceso de calificación que han debido superar las 3.973 muestras tomadas directamente de los depósitos de elaboración por los técnicos del Consejo y que han sido sometidas a análisis químico y organoléptico. La añada 2013 estuvo condicionada por una climatología atípica, que la gran profesionalidad de los viticultores y enólogos riojanos permitió afrontar satisfactoriamente. Por ello, dentro de la heterogeneidad de vinos que ha ofrecido el conjunto de la cosecha, con un porcentaje suficiente para atender las necesidades de todas las categorías, la media responde al predominio de un mayor volumen de vinos de buena calidad.

La superior categoría de ‘calificada’ que ostenta la D.O. Ca. Rioja exige la calificación de todos los vinos elaborados, depósito a depósito, lo cual proporciona una excelente base técnica para la evaluación global de la añada realizada por el Pleno del Consejo Regulador mediante un procedimiento estadístico establecido a tal fin con total objetividad. Los requisitos para superar el examen de calificación se han elevado en los últimos años, incorporándose parámetros de calidad más exigentes, con el objetivo de que Rioja siga manteniéndose en los mercados como referente de los vinos de calidad.

El mes de noviembre comenzaba el proceso de calificación de la cosecha 2013, con un programa de recogida de muestras en todas las bodegas elaboradoras por parte del Servicio Habilitado de Veedores del Consejo Regulador, muestras que deben ser representativas de partidas no superiores a 100.000 litros. Cada muestra ha sido analizada en el laboratorio de una de las tres Estaciones Enológicas de la D.O. y valorada por un comité de cata integrado por tres catadores, que forman parte del panel de cata externo con que cuenta el Consejo Regulador y al que pertenecen más de un centenar de expertos. El procedimiento para la valoración organoléptica está debidamente reglado, garantizándose la confidencialidad y anonimato de las muestras catadas.

Las 3.973 muestras de la cosecha 2013 presentadas a calificación han sido sometidas a este riguroso control analítico y de cata, que han debido superar cada una de ellas para tener derecho al amparo de la Denominación. Finalmente han sido calificados 251,44 millones litros (14,91 de blanco, 12,82 de rosado y 223,71 de tinto). El resto de vinos elaborados, hasta el total de 260,78 millones de litros presentados a la calificación, no ha sido calificado en su mayor parte por corresponder a excesos de rendimiento en la producción (7,13 millones de litros), siendo rechazadas por no superar la prueba analítica o sensorial 103 muestras.

El día 8 de noviembre se vendimiaban las últimas uvas de la cosecha 2013 en la D.O. Ca. Rioja, con lo que el Servicio de Inspección y Control del Consejo Regulador daba por finalizada la vendimia más tardía de la historia reciente de esta Denominación y también una de las más cortas en cuanto a producción, ya que la cantidad final recolectada fue de 368,42 millones de Kg. de uva, volumen algo superior a los 355 millones de Kg. de la cosecha del año 2012, pero muy inferior al potencial productivo que tiene actualmente la D.O. Ca. Rioja. Año complejo desde el punto de vista vitícola, el ciclo vegetativo de la cosecha 2013 se caracterizó por un comportamiento climatológico diferente al de los últimos años, con una pluviometría muy alta y temperaturas bajas en primavera, que retrasaron el ciclo y provocaron una maduración desigual.

Por fortuna, ante el riesgo que representaba ese retraso madurativo de dos a tres semanas, el buen tiempo que predominó durante septiembre y octubre permitió realizar la vendimia de forma selectiva, eligiendo aquellas parcelas que iban alcanzando el punto de madurez adecuado y consiguiendo así optimizar la calidad del fruto cosechado. Más que nunca, dadas las exigencias que planteaba la campaña, los viticultores riojanos demostraron su gran profesionalidad y buena preparación para afrontar situaciones tan complejas como la de esta última vendimia y saber obtener lo mejor de la misma, con alta satisfacción de los enólogos.

La superficie total de viñedo productivo en la Denominación para la cosecha 2013 fue de 61.840 hectáreas. De ese total, 58.026 hectáreas corresponden a variedades tintas, de las que se obtuvo una producción amparada de 337,04 millones de Kg., y 3.814 hectáreas a variedades blancas, cuya producción amparada fue de 25,57 millones de Kg. La producción total finalmente amparada fue de 362,62 millones de Kg., elaborándose un total de 253,44 millones de litros de vino amparado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario