viernes, 13 de marzo de 2015

Cata de Vinos Argentinos y Chilenos



¿CUÁS ES LA DIFERENCIA ENTRE LOS VINOS ARGENTINOS Y CHILENOS?

Existen diferencias tanto culturales cómo geográficas y eso se refleja en los vinos que cada país produce. Claro que con la globalización y también la estandarización en las técnicas enológicas, hay muchos vinos que se parecen.

Desde el punto de vista climático: En Chile se han aprovechado zonas más frescas cerca del mar o hacia el sur del país, por lo tanto uno puede probar vinos más frescos y de mayor acidez. Un ejemplo es la sauvignon blanc de zonas como Casablanca, Limarí o San Antonio, todas cubiertas por la influencia fría del océano Pacífico.

En Mendoza y en Salta los vinos tienden a ser mucho más maduros y con menos acidez. Si llevamos eso a los blancos, tenemos que los sauvignon mendocinos quizás no tengan la exuberancia aromática de los chilenos, pero sí tienen muy buen cuerpo. También es cierto que en el sur de Argentina, en las zonas de Neuquén y Río Negro, el clima es fresco y existen muy buenos vinos de la variedad de uva pinot noir.

Desde el punto de vista de variedades de uva: La oferta de vinos chilenos exportados y hechos con diferentes varietales es más diversa: sauvignon, chardonnay, riesling, gewürztraminer, syrah, carignan, cinsault, merlot, moscatel, etc. En Argentina, la dominación del malbec, la bonarda y el torrontés es casi total. Pero por otra parte y paradójicamente en Chile hay sesenta y dos varietales inscritas, mientras que en Argentina hay ciento noventa y siete.

En cuanto a las variedades de uva tinta:
- La Malbec es la cepa dominante en Argentina, produciendo unos vinos jugosos, vibrantes, exuberantes en aromas y de suaves texturas.
- La Cabernet Sauvignon es la cepa dominante en Chile, produciendo vinos con más cuerpo y estructurados.


VINOS ARGENTINOS

- Vinos Argentinos: Argentina produce cerca de cuatro veces más vino que Chile, lo que es más o menos lo mismo que Estados Unidos. Posee la mayor producción de vino de Sudamérica y quinta del mundo. Es la segunda exportadora de Iberoamérica después de Chile. También tiene un consumo interior muy importante, disfrutar de uno de los niveles de consumo per cápita más altos del planeta, alrededor de 45 litros por persona y año.

- Viñedos: Los viñedos han crecido en Argentina desde mediados del siglo XVI, como en Chile. Pero la fuente de viñedos de Argentina ha sido más variada. Por ejemplo, los inmigrantes italianos llevaron algunas variedades. A partir de mitad de los ochenta se produce una gran concentración de la producción y se pasa de 225.000 viñedos a 26.000 con un ligero aumento de las Has. plantadas.

Las regiones vinícolas argentinas están sobre todo en el interior del país, donde los Andes la separan de Chile. La altitud atempera el clima, pero los viñedos reciben mucho calor durante el día, se enfrían de noche, y se resecan. Los ríos que nacen en los Andes atraviesan el área y suministran agua para el riego.

La gran mayoría de los viñedos argentinos están en el estado de Mendoza, más o menos a la misma latitud de Santiago de Chile. (Una de las zonas vinícolas de Mendoza es Maipú, que no debe confundirse con el Maipo, en Chile.) San Juan, un estado más caluroso y más seco, al norte, es el que sigue en importancia como zona de viñedos, con un área aproximada a un tercio de la de Mendoza. Al norte de San Juan está La Rioja.

Las principales regiones vinícolas son:
- Mendoza, que produce el 60% y exporta el 84% de la producción nacional.
- San Juan, con la variedad Syrah.

 
- Variedades de Uva: La producción argentina se centra en la uva criolla, una versión rosada de la país de Chile, y en otra uva rosada llamada cereza. Entre las dos suman la mitad de las plantaciones del país. La mayor parte del vino hecho de estas uvas es una bebida sencilla para el mercado interno.

Entre las uvas blancas están pedro ximénez, moscatel, torrontés, chenin blanc, sémillon, riesling, chardonnay y otras. La uva tinta más importante ha sido tradicionalmente malbec, una variedad francesa acreditada por hacer los mejores vinos argentinos, pero la bonarda italiana es ahora un poco más común. Entre otras uvas tintas están tempranillo, barbera, lambrusco, cabernet sauvignon, pinot noir y Syrah, entre otras.

Tradicionalmente los vinos tintos de calidad proceden de las variedades de uva (Cabernet, Malbec, Merlot) aunque últimamente con un fuerte aumento de el blanco (principalmente torrontés).

La variedad Malbec es una variedad muy poco productiva, se arrancaron muchísimas cepas pero ahora se están recuperando extensiones de plantación. Es un vino en los aromas con muchísima fruta roja, aromas a especia negra, ligeros toques a violeta, con taninos muy suaves que les da un sabor algo dulzón. Son vinos de guarda.

Variedad Torrontés es muy vigorosa, productiva y de maduración temprana. Da unos vinos muy perfumados, aromas a moscatel, azahar. Vinos de muy rápido consumo.


VINOS CHILENOS

- Vinos Chilenos: Es la séptima productora mundial y la cuarta exportadora. Los viñedos se establecieron por primera vez en Chile a mediados del siglo XVI, cuando los llevaron los españoles, y el país ha mantenido una industria vinícola próspera durante varios siglos. Lo que es nuevo de Chile, sin embargo, es el crecimiento de su industria vinícola desde mediados de la década de 1980, lo que es conocido por todos es el súbito desarrollo de un fuerte mercado de exportación, y el vigoroso cambio de su viticultura hacia variedades de uvas francesas como cabernet sauvignon, merlot, syrah, carmenere, sauvignon blanc y chardonnay.

El rápido crecimiento de la industria y de la calidad del vino en Chile, hace que empresas y productores de Francia, España y Estados Unidos se involucreen en la producción de este país. Château Lafite-Rothschild, por ejemplo, es uno de los dueños de la empresa Los Vascos. Otros dos productores prominentes de Burdeos, Bruno Prats y Château Cos d’Estournel, con Paul Pontallier, el brillante productor de Château Margaux, han colaborado en la firma chilena llamada Viña Aquitania. La empresa Miguel Torres, en Curicó, pertenece al prestigioso elaborador del Penedés, en España. Y Augustin Huneeus, de los Franciscan Vineyards de California, desarrolla su propiedad en la región de Casablanca.

Entre los productores chilenos más conocidos en el mercado de exportación, además de los mencionados, están Concha y Toro, Montes, Santa Rita, Santa Carolina, Cousiño Macul, Undurraga, Carmen y Casa Lapostolle.


- Viñedos: Con el océano Pacífico a un lado y los Andes al otro, Chile ha sido un país aislado. Para su viticultura, este aislamiento tiene sus ventajas: la filoxera no existe en Chile, y las viñas de Vitis vinifera pueden, por lo tanto, crecer en sus propias raíces. Las otras bendiciones vitícolas de Chile incluyen una cadena montañosa que impide el paso del aire húmedo y las lluvias hacia la mayoría de los viñedos, y la influencia general refrescante del océano, que modera lo que podría ser un clima caluroso (si se considera la latitud de Chile bastante al norte en el hemisferio sur).

La producción se localiza en la zona centro del país con cinco principales regiones vinícolas: Atacama; Coquimbo; Aconcagua; Valle Central; Sur. Se pueden dividir en subregiones, zonas y áreas menores y lo pueden indicar en la etiqueta siempre que al menos el 75% de la uva sea de tal procedencia.
Tienen tres categorías de vino: Denominación de origen; Sin denominación de origen; Vinos de mesa.

La mayoría de los viñedos chilenos están en el valle central, situado entre la cordillera de la Costa y la cordillera de los Andes. Los viñedos se especializan en función de la latitud. En el norte más cálido crecen uvas de mesa (no para vino), lo mismo que las uvas para el licor chileno, el pisco, elaborado generalmente a partir de moscatel. En el área intermedia, desde unos 50 km al norte de Santiago, hasta 50 km al sur de la ciudad, crecen las mejores uvas (aunque se ha sumado en los últimos años a su prestigio el valle sureño de Colchagua, a 200 km de Santiago, donde se ubica la prestigiosa zona de Apalta). En la parte más al sur, húmeda, se producen uvas de mesa con algunas incursiones también recientes en las variedades del norte de Europa. Las condiciones para el cultivo varían de oriente a occidente en todas las zonas; el área oriental, cercana a los Andes, es más soleada y más seca, y el área occidental más húmeda.

De sur a norte, dentro del valle central, las regiones del vino son:
- Aconcagua: Al norte de Santiago, el área más cálida para uvas finas
- Maipo: Una pequeña región en donde están situadas varias de las principales bodegas
- Rapel: Donde está el distrito de Colchagua, una región más fresca que Maipú que produce grandes vinos
- Maulé: En donde está Curicó, más fresca y menos seca que Rapel

Otra región vinícola en Chile, Casablanca, está un poco al noroeste de Santiago, cerca de la costa y fuera del valle central, en el camino que separa la capital de la maravillosa ciudad de Valparaíso. Esta fresca región tiene viñedos nuevos, sobre todo de chardonnay y sauvignon blanc, pero también pinot. Destaca por ser la mejor región del país para la elaboración de vinos blancos.


- Variedades de Uva: Principalmente las variedades de uva son de origen francés; en tintas: Cabernet Sauvignon, Merlot, Pinot Noir, Syrah y sobre todo la Carmenere. En variedades Blancas: Chardonay, Gewüstraminer, Sauvignon Blanc, Semillon y Viognier.

Carmenare es la principal variedad chilena, sobreviviente a la plaga de filoxera, muy productiva (hay que recortar los rendimientos), maduración tardía tiende a deshidratarse y muy sensible a las plagas sobre todo en terrenos húmedos. Dan vinos con cuerpo, con un color rojo violáceo profundo, aromas a pimienta, sabor a chocolate y frutos rojos, cuerpo medio, fácil de beber.

En Chile, la mitad del área plantada con uvas para vino todavía conserva la uva país, y la moscatel también es significativa. Pero los recursos naturales de Chile y la popularidad de sus vinos en los mercados de exportación han estimulado la inversión extranjera en nuevos viñedos. Éstos son, sobre todo, de cabernet sauvignon, merlot y chardonnay.

Algunas de estas variedades se han producido en Chile durante más de cien años, pero su plantación ha aumentado espectacularmente en las últimas décadas. Dos variedades blancas, mal llamadas sauvignon y sémillon, están también bien establecidas en los viñedos chilenos, pero su verdadera identidad es incierta y su retroceso en superficie plantada se hace más evidente cada año.

Los vinos de Chile reciben sus nombres de sus variedades de uva y, en general, llevan también una indicación regional (o a veces la de una zona). Como estilo, los vinos chilenos carecen de la frutosidad exuberante de los californianos y los australianos. Los blancos pueden ser muy diluidos y acuosos, probablemente como resultado del alto rendimiento de las viñas o tal vez de un pedigrí dudoso. Los tintos son mejores y ofrecen excelentes compras a precios razonables. Pero los tintos chilenos tienen aún que probar su calidad en la parte más alta del espectro, con la excepción del cabernet sauvignon.

En la región sureña de Bió Bió se planta principalmente país y moscatel.


CATA DE VINOS ARGENTINOS Y CHILENOS

En esta cata, realizada por estudiantes, sumilleres y enólogos, en el instituto de I.E.S La Laboral en Logroño (La Rioja), los vinos mejores balorados fueron:
1. Catena Zapata, Malbec 2012 -14,40€/bot
2. Altos Las Hormigas, Malbec, 2013 - 12,90€/bot
3. Errazuriz, Cabernet Sauvignon Rouge Estate, 2012 - 10,90€/bot


Catena Zapata, Malbec, 2012 - PVP: 14,40€/bot (Argentina)

Los vinos Catena son el resultado de un corte especial de diferentes viñedos de la familia Catena, elaborados por Laura Catena, cuarta generación de viticultores, y Alejandro Vigil, Enólogo Jefe de Catena Zapata. Si bien los vinos Catena pueden consumirse en el momento de su lanzamiento, han demostrado tener un buen potencial de guarda.


Altos Las Hormigas, Malbec, 2013 - PVP: 12,90€/bot (Argentina)

Con viñedos en las regiones mendocinas de Luján de Cuyo, Medrano, Maipú y La Consulta (el reino de la variedad tinta más conocida de la Argentina, la Malbec) Altos Las Hormigas es una bodega moderna (su primera cosecha data de 1997) orientada claramente hacia los vinos de calidad y el mercado de exportación.


Colonia Las Liebres Bonarda, 2013 - PVP: 9,90€/bot (Argentina)

Con viñedos en las regiones mendocinas de Luján de Cuyo, Medrano, Maipú y La Consulta (el reino de la variedad tinta más conocida de la Argentina, la Malbec- Altos Las Hormigas es una bodega moderna -su primera cosecha dato de 1997) orientada claramente hacia los vinos de calidad y el mercado de exportación. Tinto joven, de gran expresión frutal, elaborado con una variedad poco conocida en el ámbito internacional, la Bonarda, pero que en Argentina está produciendo tintos de calidad. Toda una sorpresa para el amante del vino curioso, con la excelente relación calidad-precio que distingue a los vinos de esta bodega. Para disfrutar con pastas y pizzas, servido ligeramente fresco (a unos 15°).


Valdivieso, Malbec, 2012 - PVP: 11,90€/bot (Chile)

Valdivieso tiene el honor de ser una de las bodegas pioneras en Chile: fue fundada por don Alberto Valdivieso en 1879, para elaborar espumosos. Hoy, la antigua bodega ha sabido ponerse al día, contratando a un experimentado grupo de profesionales.

Un vino que despliega las características únicas del Malbec chileno. Cuando la viticultura y la enología están bien sincronizadas se produce un estilo de vino chileno muy particular, con frutas rojas muy aromáticas, destacadas y con notas florales que inicialmente parecen ser refrescante al paladar pero que también tienen mucha fuerza y estructura. El Malbec es realmente una de las gemas relativamente desconocidas del clima chileno.


Errazuriz, Cabernet Sauvignon Rouge Estate, 2012 - PVP: 10,90€/bot (Chile)

De la bodega fundada en 1870 por Maximiano Errázuriz en el valle de Aconcagua (uno de los terruños chilenos más privilegiados para el cultivo de la vid), hoy dirigida por uno de sus descendientes directos, Eduardo Chadwick, llega este sabroso tinto elaborado con Cabernet Sauvignon.


Errazuriz, Carmenére, 2012 - PVP: 13,90€/bot (Chile)

De la bodega fundada en 1870 por Maximiano Errázuriz en el valle de Aconcagua (uno de los terruños chilenos más privilegiados para el cultivo de la vid), hoy dirigida por uno de sus descendientes directos, Eduardo Chadwick, llega este sabroso tinto elaborado a partir de las cepas de Carmenére, la uva emblemática de la viticultura chilena.


Valdivieso, Réserve Carmenére, 2010 - PVP: 13,40€/bot (Chile)

Valdivieso tiene el honor de ser una de las bodegas pioneras en Chile: fue fundada por don Alberto Valdivieso en 1879, para elaborar espumosos. Hoy, la antigua bodega ha sabido ponerse al día, contratando a un experimentado enólogo neozelandés (Brett Jackson), capaz de elaborar un monovarietal de Carmenére como este, generoso en notas de fruta roja madura, con taninos suaves, elaborado a partir de la fruta que crece en el viñedo La Primavera (Valle de Lontué), y criado durante 12 meses en barricas de roble francés (70%) y americano (30%). Se sugiere servirlo a 15°, acompañando un pollo de corral a la parrilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario