lunes, 20 de julio de 2015

La Ciudad de Braganza (Bragança) en Portugal



LA CIUDA DE BRAGANZA (BRAGANCA) EN PORTUGAL

Braganza (en portugués y oficialmente Bragança) es una ciudad y la capital del distrito homónimo (en la actualidad el más despoblado de Portugal), en la subregión de Alto Trás-os-Montes, dentro de la Región Norte de Portugal.

El perímetro del núcleo urbano, con una superficie de 20 309 km², alberga 25.000 habitantes.

Es cabeza de uno de los municipios portugueses de mayor extensión, con 1173,6 km² de superficie y 35.341 habitantes1 (2011) y 34 freguesías.


El municipio está limitado al norte y al este por España (provincias de Orense y Zamora), al sureste por el municipio de Vimioso, al suroeste por Macedo de Cavaleiros y al oeste por Vinhais.

Es una de las ciudades más septentrionales del Portugal continental.

Los celtas dieron el nombre Brigantia a la ciudad, fundada en el siglo II a. C. Posteriormente se latinizó pasando a denominarse Bragança.



El nombre celta es el origen del gentilicio más generalizado: brigantino/a.

Situada en la altiplanicie noreste, en las faldas de la sierra de Montesinho, constituye la principal población de la provincia de Trás-os-Montes.

Constituye un importante centro cultural que debe su notable crecimiento de población y el desarrollo de la ciudad en su conjunto a la creación del Instituto Politécnico de Braganza (5.300 alumnos) y diversos servicios, así como al regreso de emigrantes venidos de Francia y de Alemania.


- Cómo llegar: La ciudad española más cercana a Bragança es Zamora, a 100 kilómetros exactamente.

Desde la Puebla de Sanabria, la mejor carretera es la que pasa por Río de Onor.

- Geografía: Altitud: 700 metros; Latitud: 41º 48' N; Longitud: 006º 45' O

- Clima: Braganza tiene un clima templado, con influencias tanto continentales como oceánicas.

El verano es típicamente cálido y seco, con días soleados.

Las olas de calor durante el verano pueden elevar la temperatura por encima de los 35 ºC.


Durante esta estación la precipitación es escasa, y la mayor parte se concentra a última hora de la tarde en forma de tormentas.

El invierno es frío y húmedo, y a él pertenecen los meses más lluviosos.

A pesar de ello largos periodos de sol no son extraños.


Es una de las ciudades portuguesas con más precipitación en forma de nieve, aunque la variabilidad interanual es muy significativa (desde inviernos como el de 2007-2008 con menos de 5 días de nieve, hasta inviernos con más de 20 días, como el de 2008-2009).

El 12 de febrero de 1983 fue medida una temperatura de -17,5 ºC en una estación del Instituto de Meteorología Portugués, la más baja registrada en Portugal en condiciones estándar.

Braganza tiene un clima mediterráneo Csb (templado con verano seco y templado) según la clasificación climática de Köppen.


- Demografía: La población activa (41,2 %) está principalmente repartida entre los sectores terciario (82,2 %) y secundario (16,1 %), con apenas un 1,7 % en el sector primario, si bien toda la actividad económica gira en torno a la producción agrícola.

En 1991 tenía 15.624 habitantes, muchos más que los que tenía en 1960, distribuidos en 2 parroquias (freguesias): Sá y Santa Maria.

En la actualidad, cuenta con 35.341 habitantes (2011).


- Historia: En el área del actual concello de Braganza existía una importante población en la época de la dominación romana.

Durante algún tiempo se denominó Juliobriga, nombre otorgado por el emperador Augusto en homenaje a su tío Julio César.

Fue destruida durante las guerras entre cristianos y musulmanes.


Se encontraba en territorio perteneciente al monasterio benedictino de Castro de Avelãs cuando fue adquirida en 1130, mediante trueque, por Fernando Mendes, cuñado de Afonso Henriques.

Fue reconstruida por Sancho I, que le otorgó fueros en 1187 y, en 1199, la liberó del asedio impuesto por Alfonso IX de León, otorgándola de manera definitiva el nombre de Bragança.

El regente Don Pedro de Portugal, duque de Coímbra, en 1442, ascendió a Braganza a cabeza del ducado homónimo concedido a su hermano ilegítimo Alfonso, octavo conde de Barcelos , que fue yerno de Nuno  Álvares Pereira.


En 1445, Braganza recibió la concesión de una feria franca, y posteriormente, en 1446, Alfonso V la elevó a la categoría de ciudad. El 5 de marzo de 1770, Braganza se convirtió en sede diocesana. Se fusionó desde el 27 de septiembre de 1780 con la diócesis de Miranda (creada el 22 de mayo de 1545), situándose la sede en Braganza.

La diócesis se pasó a denominar oficialmente como de Braganza y Miranda. El 26 de abril de 1919 la ciudad fue admitida como miembro de la Orden Militar de la Torre y Espada, del Valor, Lealtad y Mérito.


LUGARES DE INTERÉS

- Lugares de interés: Castillo Fortaleza de Braganza; Domus Municipalis (Braganza); Palacio de los Duques de Braganza; Iglesia de Santa María (Braganza).

- Domus Municipalis: La Domus Municipalis de Braganza es un edificio singular y enigmático de la arquitectura románica civil, único en la Península Ibérica, construido en el siglo XII.


La "Domus" tiene la forma de un pentágono irregular y está constituida por dos espacios diferenciados: la "cisterna" o "sala de agua", denominaciones que indican la utilidad de la construcción, pensada para la recogida de las aguas pluviales; y un espacio superior, la "casa de Cámara", constituido por un salón rodeado de ventanas cuyo pavimento de piedra es la parte superior de la bóveda que cubre la cisterna.

El nombre de Domus municipalis (que en latín significa Casa municipal) se debe a que fue usada como Cámara Municipal de Braganza, pero resulta incierta su función original.

Se cree que podría haber sido una cisterna que almacenaba agua, en especial en casos de guerra. Sin embargo, otros autores tienen dudas de si sería ésa su verdadera función.

Ha sido clasificado por el IPPAR desde 1910 como un Monumento Nacional.


- Palacio de los Duques de Braganza: El título de Duque de Bragança es uno de los más importantes de la Familia Real Portuguesa.

Desde el ascenso al trono de la Dinastía de Braganza, en 1640, el heredero de la Corona Portuguesa es el Duque de Braganza, una tradición que prevaleció después de la implantación de la República a 5 de octubre de 1910.

Es de notar que, por tradición y por la importancia de la casa, los Duques de Braganza tienen sus nombres numerados igual que los reyes (p. ej. Teodosio I y Teodosio II).


El Ducado de Braganza fue creado en 1442 por Alfonso V el Africano para su medio-tío Alfonso, Conde de Barcelos (hijo natural de Juan I el de Buena Memoria y de Inés Pires).

Con los títulos de Coimbra y de Viseu (en 1414), es uno de los primeros duques en Portugal.

Los Braganza desde muy pronto se convirtieron en la casa más poderosa del reino, debido a las políticas de enriquecimiento de Alfonso, el primer duque, que supo hacerse en un consejero imprescindible y tío favorito de Alfonso V. Este favorecimiento e influencia son considerados las principales causas de la breve guerra civil de 1449 que acabó en la muerte de Pedro, Duque de Coimbra en la batalla de Alfarrobeira.


El poder creciente de los Braganza fue suprimido en la generación siguiente.

Juan II el Príncipe Perfecto fue un hombre celoso de su poder y firme en su convicción de conservarlo.

Juan II ejecutó a Fernando II de Braganza, el tercer duque, bajo acusaciones de traición y correspondencia gravosa con el rey de Castilla.

En consecuencia, las tierras de los Braganza fueron anexionadas a la corona y el heredero, Jaime, de sólo 4 años, fue exiliado a Castilla.


Manuel I el Afortunado, sucesor de Juan II, era tío de Jaime I de Braganza y, en 1500, le invita a regresar a la corte, restableciéndole sus títulos y entregándole los dominios del ducado.

Jaime ordenó la construcción del Palacio Ducal de Villaviciosa, una de las residencias reales del siglo XVII.

Juan I de Braganza, sexto Duque, casó con la Infanta Doña Catalina de Portugal y fue el padre de Teodosio II de Braganza, que luchó en la Batalla de Alcazarquivir (1578) con sólo 10 años.

Sin embargo, la dinastía de Avís entraba en una crisis.


Con la desaparición de Sebastián I ese año, el trono fuera heredado por el Cardenal Enrique, un hombre anciano y sin descendencia. Cuando Enrique murió, Felipe II de España se hizo rey de Portugal, como Felipe I, y el país perdió la independencia.

En 1640, la política de Felipe I, en lo que se refiere a Portugal, había terminado. El país fue sometido con impuestos altos y el rey español no tenía la confianza de los nobles portugueses.

Felipe III era odiado en especial por los mercaderes y pequeños comerciantes, que se sentían asfixiados por los pesados impuestos.


Portugal se encontraba al borde de una revolución, pero tenían que encontrar un nuevo rey. La elección recayó sobre Juan II de Braganza.

La leyenda dice que fue su mujer Luisa de Guzmán, hija del Duque de Medina-Sidonia, quien lo forzó a aceptar la corona diciendo: Más vale ser reina por un día que duquesa toda la vida!.

Braganza aceptó la autoridad de la rebelión y se intituló rey de Portugal el 1 de diciembre de 1640, iniciando así la cuarta dinastía portuguesa, o dinastía de Braganza.


Después del ascenso de los Braganza a la corona, el título Duque de Braganza pasó a ser tradicionalmente atribuido al heredero de la corona.

El 1 de febrero de 1908, Carlos I fue asesinado, juntamente con su heredero, el príncipe Luis Felipe, el 2O° Duque de Braganza.

Fue sucedido por Manuel II hasta a la implantación de la República el 5 de octubre de 1910, partiendo para el exilio en el extranjero ese mismo día.

En 1950, los Braganza fueron autorizados a regresar Portugal.


El título de Duque de Braganza es actualmente ostentado por Eduardo Pío de Braganza, bisnieto agnado de Miguel I de Portugal, tras extinguirse la línea de los últimos Reyes.

Duarte es reconocido por todas las Casas Reales europeas y por la República de Portugal como Jefe de la Casa Real Portuguesa (su boda con Doña Isabel Inés de Castro Curvello de Heredia, celebrada en el Monasterio de los Jerónimos de Lisboa, fue retransmitida por la RTP, y a ella asistieron el Presidente de la República, el Primer Ministro, gran parte del Gobierno, los Presidentes de las dos Cámaras legislativas portuguesas, además de otras muchas autoridades, nobles portugueses y príncipes extranjeros).

Rosario Poidimani (quien es, alegadamente, hijo adoptado de María Pía de Sajonia-Coburgo Braganza, presunta hija ilegítima del rey Carlos I), también pretende el título, sin que haya sido reconocido por ninguna Casa Real extranjera ni por la actual República Portuguesa.

Esta pintoresca línea se autodenomina "constitucionalista".


RECURSOS TURÍSTICOS

- Cidadela: Situado en una colina con vistas al centro de la ciudad, esta ciudadela bien conservada fue construida en el siglo XII por los monjes benedictinos.

Reconstruido y reforzado a finales del siglo XIV, las características más destacadas dentro de sus muros fortificados incluyen la imponente torre del homenaje de 33 metros de altura, el ayuntamiento (el más antiguo del país), la picota gótica y la Iglesia de Santa María. Desde lo alto de la torre y sus murallas tendréis las mejores vistas de la ciudad.


- Museu do Abade de Baçal: Está considerado como uno de los mejores museos de Portugal.

El museo se encuentra entre la Ciudadela y la Catedral da Sé, en el antiguo palacio del Abad de Baçal siglo XVI.

La extensa colección incluye cerámicas antiguas, tótems animales, arte sacro y piedras funerarias romanas, así como objetos religiosos y arqueológicos.


- Sé Catedral: La catedral renacentista de Bragança fue construida en el siglo XVI y ocupada por sacerdotes jesuitas.

Con un altar dorado y pinturas elaboradas en el artesonado de la sacristía, fue declarada catedral en 1.764 cuando el Obispado fue trasladado a Bragança.


- Parque Natural de Montesinho: El Parque Natural de Montesinho es una de las áreas protegidas más grandes de Portugal.

Es una de las zonas boscosas más salvajes de Europa, con una gran diversidad de flora y fauna, pudiendo encontrar lobos, jabalíes y águilas reales.

Alrededor del parque se encuentran un montón de pequeños y preciosos pueblos.

Esta zona es ideal para los amantes de la naturaleza y el senderismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario