jueves, 9 de julio de 2015

Perforación, Selección y Terminación de los Tapones de Corcho



MASLIVA PORTUGAL HISTORIA

- En el 1972, El grupo MASilva fue fundado  por su actual presidente ejecutivo, Manuel Alves da Silva. Dedicándose en exclusiva a la producción de tapones de corcho natural.

- En el 1975, Manuel Alves da Silva empieza a exportar a Francia, negociando con importadores locales.

- En el 1995, se realiza una inversión en el laboratorio de la empresa, para satisfacer las demás exigencias de todos los mercados donde opera.

- En el 1999, Manuel Alves da Silva invierte en la creación de una empresa dedicada a la producción de tapones técnicos de corcho, surgiendo MASilva 2 Cortiças, Lda.

- En el 2000, se produce una nueva fase de expansión en la empresa, a nivel de la internacionalización, con la constitución de una unidad local de acabados de tapones en Estados Unidos, MASilva Corks USA, LLP.


- En el 2002, se constituye a MASilva France S.A.S. y una fuerte inversión en el mercado alemán por medio de un agente exclusivo con gran expresión en el mercado.

- En el 2004, con el desarrollo de mercados y teniendo cada vez más sentido una integración vertical de la cadena de producción, se hizo una gran inversión con la creación de MASilva 3 – Cortiças, Lda.

- En el 2005 y el 2007 respectivamente, por medio de la obtención de la norma ISO 22000 y por la adquisición de un equipo de cromatografía gaseosa y espectrómetro de masas para el laboratorio propio.

- En el 2009, se da otro paso más en la internacionalización, por medio de la creación de MASilva Cortiças do Brasil Ltda., de MASilva Corks Australasia, Pty, LLP e Importadora de Corchos MASilva Chile, Lda.

- En el 2011 se ha creado MASilva Garzón Espanha, SL, de manera a satisfacer una exigencia de las bodegas locales y permitiendo una expansión más directa y efectiva en el mercado español, el cual hasta entonces se trataba por medio de agentes.


MASILVA PORTUGAL

Se trata de un grupo familiar, con su sede en Portugal, y que tiene una fuerte dinámica financiera, además de un profundo conocimiento del sector corchero.

El grupo cuenta con cuatro unidades de producción, tres en el norte y una en el sur del país:

- MASilva 3: Aquí se hace la estabilización del corcho, el cocido por medio del innovador sistema DYNAVOX® y preparación del corcho, siguiendo después rumbo al norte, listo a trabajarse.

- MASilva 2: Aquí se hace la producción del tapón técnico (tapón aglomerado, tapón 1+1, espumante, micro aglomerado), donde cuentan con el sistema de esterilización de granulados SARA®.

Tamibén se hace la producción del tapón natural, así como las fases de lavado con el sistema MASZONE®, selección, marcado, tratamiento, envasado y expedición.

- MASilva 1: Es el equipo que da soporte organizacional y estabilidad a sus afiliadas dispersas por los distintos mercados y controla algunos mercados directamente desde Portugal, que, por cuestiones estratégicas, no implican la creación de empresas locales.


M.A. SILVA 2, CORTICAS, LDA

- Nombre: M.A. Silva 2, Cortiças, Lda
- Dirección: Rua Central das Regadas. Apartado 62. 4536-902 Mozelos VFR. Portugal
- Telefono: +351 227 471 360
- Fax: +351 227 471 369
- E-mail: masilvacorticas@masilva.pt
- GPS: 40º 58' 55' N - 8º 34' 47' W


PERFORACIÓN, SELECCIÓN Y TERMINACIÓN DE LOS TAPONES DE CORCHO

- Recorte y Escogido: Una vez cocidas, las planchas son secadas y sujetas a un período de reposo durante tres semanas en almacenes con niveles de humedad y temperatura controlados.

Son utilizadas herramientas de corte para recortar las aristas y volver rectangulares las planchas.

Las planchas de corcho recortadas son separadas de acuerdo con su espesor y calidad, en función de la porosidad y de ciertos defectos estructurales que pueda presentar el corcho.


- La perforación de los tapones: Las planchas recortadas son cortadas en tiras, con el suficiente largo para la producción de tapones.

De la perforación de estas tiras con una broca resultan finalmente los tapones de corcho. Las tiras de corcho con una textura más uniforme son ideales para la perforación automática.

Las menos uniformes son perforadas con brocas manuales.

Después de la perforación, el tamaño de los extremos de los tapones es rectificado, procediendo entontes a su pulido.


Los desperdicios del corcho reutilizables son granulados y transformados en tapones de corcho aglomerado.

Estos tapones, producidos con granulado de corcho comprimido, son sometidos a los mismos cuidados y atención personalizada dada a los tapones de corcho naturales.

El llamado “deshecho del corcho” e incluso el polvo de corcho, son utilizados para la producción de otros materiales de corcho, tales como materiales aislantes y de construcción.

Del material extraído del corcho, nada es desperdiciado.


 - Selección y Terminación de los tapones: Se procede al examen minucioso de los tapones de corcho, eliminando cualquier defecto perjudicial para su utilización en el proceso de embotellado del vino.

El procedimiento de clasificación atribuye a todos los tapones de corcho un determinado grado de calidad.

Esta inspección es realizada a través de lectores ópticos automatizados, programados para seleccionar los tapones con relación al reconocimiento de sus configuraciones.

Otro procedimiento consiste en utilizar personal altamente cualificado para la inspección visual de los tapones, con el objeto de clasificarlos en distintas calidades.


Una vez seleccionados, los tapones de corcho son sometidos a un proceso de lavado y desinfección.

El método más utilizado consiste en el lavado de los tapones en una solución acuosa de perióximo de hidrógeno.

Nuevos métodos utilizan microondas u ozono para desinfectar los tapones.

En la siguiente fase, se efectúa el secado de los tapones en hornos especiales.

Con la disminución y estabilización del nivel de humedad, se maximiza la eficacia del tapón como aislante y se minimiza la contaminación microbiana.


Estos métodos permiten eliminar la humedad interna del corcho, sin alterar o dañar la estructura de sus células, construyendo de este modo una barrera más para evitar la contaminación.

Después de la selección final, los tapones de corcho pueden ser impresos según las especificaciones del cliente, a través de rollos marcadores, impresión a tinta o a fuego.

Concluida la marcación, los tapones son revestidos con silicona o parafina, que va a facilitar su introducción y extracción de las botellas, mejorando simultáneamente su capacidad para sellar.

Por fin, los tapones son sometidos a un proceso de embalado automático, desinfectados con dióxido de azufre, e introducidos en sacos que contienen la misma calidad de productos.


VOCABULARIO Y DEFINICIONES

- Perforación: Perforar es obtener mediante corte de gubia tapones en la dirección de la anchura de la rebanada.

Las rebanadas se colocan con la barriga hacia abajo, se apoyan en la zona de posicionamiento, sujetándolas manualmente o por medio de rueda dentada provista de contrapeso o tensor, según el grado de automatismo de la máquina.

La gubia entra en el corcho debido al empuje del eje y su movimiento rotacional produce el corte del costado de los tapones.

Durante el retroceso del eje, el émbolo, dispuesto en el interior del mismo, golpea al tapón, haciéndolo salir de la gubia, que cae por gravedad.


Los tapones recién obtenidos de la perforadora tienen una ligera diferencia en los diámetros de sus cabezas.

La cabeza del tapón correspondiente a la zona de ataque o entrada de la gubia es ligeramente mayor.

La humedad de picado no sólo interesa a la hora de facilitar los cortes, ya que a mayor humedad menor dureza y más flexibilidad, su interés principal radica en la influencia sobre la dimensión del tapón, especialmente su diámetro.

La humedad de las rebanadas oscila entre 15% y 30%.

El diámetro final del tapón, una vez estabilizado al 8%, queda reducido entre 0,2 mm. y 0,4 mm.

El perforador debe hacer una comprobación periódica de los costados de los tapones para verificar el buen estado del corte.


Cuando se producen alteraciones en el corte de la gubia, porque se alabea o se rompe, los tapones presentan en su costado arañazos de la misma, en estos casos debe corregirse el defecto por el asentamiento o afilado del corte, según proceda, o sustituir la gubia para continuar con el proceso.

Todas las perforaciones de las rebanadas se realizan básicamente igual, la única diferencia es el nivel de automatismo de la máquina, en cuanto al movimiento del eje y la posición de rebanada en la zona de picado o perforado.

La mayor firmeza del corcho en la parte de barriga, así como la ausencia de hendiduras, aconsejan obtener los tapones próximos a la misma.

Los abultamientos puntuales y groseros que presenten las rebanadas en la zona de barriga deberán corregirse, en el momento de alimentar la perforadora, por corte manual de los mismos mediante cuchilla.

Esta corrección tiene un nivel de importancia equivalente a la calidad del corcho que se está procesando.


- Perforación en automática: La perforadora automática está indicada para efectuar un aprovechamiento de los corchos de mayor espesor, corchos media marca. Las rebanadas grandes, en cuanto a longitud, permiten mayores rendimientos.

Los trozos, puntas de rebanadas, así como las que presentan alguna alteración crítica, como colemas o grandes hendiduras de la espalda, no están indicadas para este sistema de perforación, dada la imprecisión del punto de corte.

Deben apartarse para obtener el rendimiento máximo que da el sistema manual.

Este sistema no es muy indicado para los corchos imperiales de calibre ajustado.


- Perforación en semiautomática: La perforadora semiautomática permite a la persona la elección del punto de corte, pero exige un grado de integración con la máquina muy elevado, debido a que el ritmo de los ataques de gubia, o cadencia de picado, son dirigidos por un motor.

La atención y rapidez deben estar en sintonía, cualquier factor que las modifique se reflejará en el rendimiento de la producción, aumentando los defectos, y/o el riesgo de accidente.

Los corchos más apropiados para este sistema son los imperiales y mediamarca de calidad 6ª.


- Perforación manual: Constituye el nivel mayor de aprovechamiento del producto.

La interpretación de la rebanada por la persona, así como la elección del punto de corte de la gubia, permite obtener el tapón de calidad ideal que la misma puede ofrecer, a la vez que disminuye la circulación del producto defectuoso a etapas de fabricación posteriores por omisión de los cortes en zonas que no son aptas para el picado, como concavidades de barriga, colemas, etc.

Los corchos indicados para este sistema son los imperiales 5ª arriba, puntas de rebanadas, trozos y rebanadas con hendiduras o alteraciones de grosor puntual o general.


- Colmatado: Es un proceso de terminación de los tapones que se realiza solamente a los de 5ª y 6ª calidad.

Consiste en mezclar, en el interior de un cilindro o bombo, un determinado número de tapones con polvo de corcho procedente del lijado y una cola especial para este tratamiento.

Esta mezcla en proporciones adecuadas, se agita en dicho bombo durante una hora, girando a una velocidad de 40 a 50 rpm.

Durante este período de tiempo la mezcla de polvo de corcho y cola se introduce en los poros de los tapones rellenándolos y endureciéndolos, cambiando así su aspecto externo, a la vez que mejora la estanqueidad que proporcionan en las botellas.

Los tapones así obtenidos pueden ser sometidos, posteriormente, a los demás tipos de operaciones de terminación.


- Secado: Consiste en introducir los tapones en un horno.

En el interior del mismo circula una corriente de aire caliente a una temperatura de 80/90ºCº.

Lo que se pretende es secar los tapones húmedos hasta conseguir una humedad en torno al 7-8%.

El tiempo necesario para este secado varia en función del número de tapones, de la forma en que están situados o de la temperatura del horno.

Si están situados en bandejas, por donde circula bien y con facilidad el aire caliente, el tiempo de secado se reduce considerablemente.

La necesidad de secar los tapones se debe a que las operaciones de lijado y pulido de sus caras se realizan de manera más rápida, el tapón está más estabilizado dimensionalmente y se obtienen medidas más precisas.

Por otra parte, los embotelladores de vino lo exigen porque mejora la conservación de los vinos.


- Pulido y lijado: Una vez secos los tapones se deben pulir y lijar sus caras planas, así como su superficie cilíndrica, para obtener una mejor precisión de medida.

En primer lugar, se realiza el pulido de las caras y, posteriormente, el lijado de la superficie cilíndrica.

Estos procesos se realizan mediante bandas de lijas de abrasión que+ arrancan el corcho sobrante, produciendo polvo de corcho y quedando el tapón a la medida deseada.

El polvo producido es aspirado por ventiladores de aire y se puede emplear para realizar la operación de colmatado.

Existen fábricas que no realizan el pulido de la superficie cilíndrica, por considerar que la terminación que proporciona el corte de la gubia es correcta.


- Lavado: Consiste en la aplicación de determinados productos a los tapones, para proporcionarles un color mas regular, generalmente blanco, y de ahí de que se conozca como Blanqueado y para lograr cierta asepsia.

En la actualidad se realiza un lavado con peróxidos (agua oxigenada) en concentración muy superior a la que se utiliza para la desinfección de heridas.

El contenido en residuos de peróxidos después del tratamiento debe ser inferior a 0.2mg/tapón.

Se introducen los tapones, junto a los componentes químicos, en bombos cilíndricos y se agitan durante un tiempo hasta que todos adquieren un color regular y uniforme.

Este proceso se realiza, generalmente, en tapones colmatados o bien en tapones de baja calidad (4ª, 5ª y 6ª).


- Secado: El secado consiste en introducir los tapones en una estufa, en cuyo interior circula una corriente de aire caliente que permite disminuir la humedad del tapón hasta el 7- 8%.

- Marcado: El marcado del tapón se ha utilizado desde el siglo XIX como garantía de calidad y prueba de autenticidad de los vinos. El marcado puede realizarse con tinta o con fuego.

En el caso del fuego, el tapón gira en una placa de acero inoxidable con relieve, a una temperatura en torno a 300°C; también se pueden marcar la cabezas utilizando una plancha que golpea sobre la cabeza del corcho.

En el marcado a tinta se utilizan tintas de uso alimentario y secado rápido; En esta ocasión el tapón gira en unos rodillos donde hay una placa con un relieve tintado que, al rozar el tapón, lo marca.

En ambos casos, además de señalar la marca de la bodega o del vino, aparecen las siglas de la corchera y también debería aparecer el lote de fabricación del corcho.


- Tratamiento de superficies o suavizado: El corcho tiene un coeficiente de fricción elevado que impide la utilización en bruto de los mismos para el taponado.

Consiste en impregnar de un producto la superficie exterior del tapón, suavizándolo al tacto.

Con este proceso se consigue que el tapón mejore la estanqueidad en la botella, que las máquinas de encorchar trabajen mejor y que la fuerza de extracción del tapón sea menor.

Los productos que se utilizan para el suavizado son parafinas, vaselinas o siliconas que se fijan al tapón cubriendo las células exteriores rotas en el lijado, aumentando el contacto del tapón con el vidrio de la botella.

Se realiza siempre después de ser marcados los tapones.


El proceso se realiza en bombos cilíndricos giratorios donde se introducen una determinada cantidad de tapones y de suavizante.

Éste, debido al giro del bombo, se reparte uniformemente en todos los tapones de forma regular.

La proporción de suavizante a emplear varía en función de las recomendaciones del fabricante.

Como en operaciones anteriores, los productos utilizados deben figurar en la lista de las sustancias autorizadas para el contacto con alimentos.

El proceso de fabricación del tapón de corcho ha finalizado, solo queda el acondicionamiento para su expedición que normalmente se realiza en bolsa de polietileno con SO2.


- Seleccionado manual: Una vez terminado el tapón con las operaciones descritas se procede a una última y definitiva selección.

Se realiza para apartar tapones con defectos que no detecta la máquina automática y los tapones defectuosos producidos en los procesos de terminación.

En estos últimos, los defectos encontrados se deben a que el marcado no es correcto, hay exceso de raspa en el tapón, orificios de insectos, grietas excesivas, etc.

En esta última selección los tapones apartados con defectos suelen estar entre un 2% y un 5%.


- Contado y embalado: Una vez que los tapones se encuentran seleccionados definitivamente se procede al embalado o empaquetado.

Para ello existen máquinas electrónicas que realizan el contado de 1.000 unidades que son introducidas en bolsas de polietileno.

Se cierran mediante soldadura térmica al mismo tiempo que se realiza el vaciado de aire y se le inyecta un gas, generalmente sulfuroso, para evitar que los microorganismos, mohos, bacterias y levaduras se puedan desarrollar y, de esta forma, mantener correctamente la calidad de los vinos.

Posteriormente, se colocan en cajas de cartón y se precintan para su envío a las bodegas.


CONTROLES DE CALIDAD EN EL PROCESO DE FABRICACIÓN

Controles de calidad en proceso de fabricación:
- Control de calidad visual y de dimensiones en los tapones en rasados para el proceso en 1% del total a consumir.
- Control de calidad de las dimensiones y acabado de superficies en las operaciones de lijado cada hora.
- Control de calidad de máquinas seleccionadoras automáticas de iluminación de tapones cada media hora.
- Control de calidad del colmatado, comprobación de cola endurecida y cantidad de polvo de corcho uniforme en los tapones por cada bombo de colmatado.
- Control de calidad de acabado en el marcado a fuego con regulación de temperatura de placa cada media hora.
- Control de calidad en el suavizado, comprobación de suavizado uniforme y homogéneo, así como cantidad de suavizante, según recomendaciones del fabricante por cada bombo de suavizado.


CLASIFICACIÓN DE LOS TAPONES DE CORCHO NATURAL

Los tapones de corcho natural se clasifican en 6 calidades que están en relación directa con las calidades de las planchas de corcho natural de las que se obtienen.

Generalmente, los tapones tienen defectos de fabricación o bien defectos naturales del corcho que hacen que dichos tapones, obtenidos en proporciones reducidas, sean apartados como defectuosos o bien pasen a ser de otras calidades inferiores.

- Los defectos de fabricación pueden ser: Lijados defectuosos; Cilindros incompletos; Marcado defectuoso.

- Los defectos naturales del corcho pueden ser: Manchas oscuras; Agujeros de insectos; Marcas de barriga o espaldas; Poros naturales de gran tamaño; Poros naturales alargados.


La clasificación de los tapones naturales se realiza en máquinas automáticas informatizadas, mediante el análisis óptico de los tapones.

Una cámara digitaliza la imagen del desarrollo cilíndrico del tapón y de las caras planas del mismo.

Un programa informático analiza el número de poros que tiene, así como el tamaño de los mismos.

La máquina, en función de esta programación, realiza la separación de las clases de tapones.

El resultado del análisis digital es una valoración de la superficie oscura del tapón, que representa el número de poros que tiene.

Se consideran tapones de 1ª calidad los tapones de menor número de poros o de menor superficie oscura, y los tapones de 6º calidad los de más números de poros o más superficie oscura.

El número aproximado y calidad de los tapones que se obtienen dependiendo del tipo de fardo de corcho natural: Si consideramos que un fardo pesa unos 80 kg se puede estimar que se obtienen unos 70 tapones por kg de corcho natural.


TIPOS DE TAPONES DE CORCHO

- Natural: φ24 – 24,5 mm L 38/44/49/54 mm
- Colmatados: φ24 – 24,5 mm L 38/44/49 mm
Planchas ricas en lenticelas maquillado de perforaciones con polvo de corcho y cola elástica. Mejora de aspecto mismas prestaciones.
- Naturales de dos piezas: φ24 – 24,5 mm L 38/44/49/54 mm
Planchas de menor espesor unido de dos planchas en sentido transversal con cola tapones con dos piezas.
- Aglomerados: φ23 – 24,5 mm L 38/44 mm
Desechos de fabricación de tapones naturales trituración, cocción, ligado y prensado según sistemas (Extrusión/Troquelado/Moldeado).
- Aglomerados: φ24 – 24,5 mm L 38/44/49/54
Planchas de menor espesor unido de dos planchas en sentido transversal con cola tapones con dos piezas.
- Técnicos Aglomerados (ALTEC®): φ22,5 – 23 mm L 38/44 mm
Polvo de fabricación de tapones naturales y polímeros. Ligado y prensado (Extrusión/Troquelado/Moldeado).
- Mixtios: φ23 – 23,5 mm L 39/44 mm
Cuerpo de conglomerado y extremos de corcho natural mismas propiedades que natural. Pegado de discos (6mm) con cola de caseína.
- Tapones para vinos espumosos: φ22 – 22,5 mm L 46/48 mm
Corcho cilíndrico colmatado de borde final redondeado pulido y/o parafinado unido a cabeza o disco de plástico por adhesivo.
- Tapones Cabezudos: φ29,5 – 31 mm L 21 mm
Cuerpo de conglomerado y extremos de corcho natural mismas propiedades que natural. Pegado de discos (6mm) con cola de caseína.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada