jueves, 24 de septiembre de 2015

Turismo del Vino y Visitas a Bodegas Urbina en La Rioja (España)



TURISMO DEL VINO Y VISITAS A BODEGAS URBINA EN LA RIOJA (ESPAÑA)

Conocer las historias que se esconden detrás de una bodega y disfrutar de ese recorrido con una agradable copa de vino en la mano sin tener que conducir. Es sin duda alguna una gran propuesta para cualquier amante del vino, la gastromia, la cultura y la aventura.

Esta iniciativa, ofrecida por (www.traveloja.com), propone visitar bodegas (modernas, centenarias, y de autor), restaurantes, pueblos emblemáticos, hoteles con encanto, casas rurales románticas, y mucho más. Pero todo ello sin la necesidad de tener que coger tú coche, con lo que se consigue que el vino y la carretera compongan un perfecto maridaje. Se trata de una agencia joven que te asesorara y trasladara en una furgoneta de aproximadamente 8 plazas, a todas las actividades que quieras realizar.

La actividad se puede realizar de forma individual, en grupo o en pareja, adaptada a cualquier edad y procedencia. El objetivo es pasar un día único donde conocer personas y escenarios diferentes a los habituales, mientras se disfruta de los mejores vinos y gastronomía local.


Esta iniciativa de turismo rural y enológico también se puede compaginar con una amplia gama de actividades diferentes:
- Enológico: Ruta de Bodegas; Curso de iniciación a la cata.
- Gastronomico: Gastronomía; Ruta de vinos y pinchos; Cata en calle Laurel; Ejercicios de maridajes.
- Deporte: Excursiones; Senderismo; Carrera de Orientación; Paintball; Kayak; Paseos a caballo o bicicleta; Quads; Tiro con arco; Vuelos en avioneta o en globo.
- Salud y Belleza: Spas; Gimnasios; Vinoterapia.
- Cultural y artístico: Ruta fotográfica; Excursión cultural; Ruta de los monasterios; Ruta medieval; Ruta del románico; Visita a pueblos emblemáticos.

- Nombre: Traveloja
- Dirección: Calle las Eras, 12, 26213 Leiva, La Rioja
- Web: www.traveloja.com / www.inifernandez.com
- Email: info@traveloja.com
- Teléfono: +34 619 11 53 354


VISITA BODEGAS URBINA

Bodegas Urbina esta situada en un bonito pueblo medieval llamado "Cuzcurrita de Río Tirón", además de ser una afamada zona vinícola situada en la subzona de La Rioja Alta. Disfruta de su casco antiguo y déjate perder por sus estrechas calles.

Cuzcurrita, en la Edad Media, fue plaza fuerte y la villa estaba amurallada, además de tener un castillo con extramuros que fue construido a finales del siglo XV.

La Iglesia de San Miguel, situada en la Plaza Mayor, también es una visita obligatoria. Fue construida en el siglo XVIII en estilo barroco riojano, dándose por terminada en 1805. Fue declarada "Bien de Interés Cultural" en la categoría de Monumento en 1978. También se pueden visitar dos ermitas, una de estilo románico y otra de estilo barroco.


Visitar Bodegas Urbina es una experiencia muy especial y diferente. En la que uno puede sentirse como un autentico bodeguero riojano durante un día, aprendiendo de la mano de auténticos profesionales, las diferentes actividades propias de un viticultor y un enólogo.

Caminar entre viñedos es fundamental para poder sentir y entender, lo qué es importante para que la uva se convierta en buen vino. Aprender las diferentes actividades que son necesarias realizar en cada momento del año (poda, poda en verde, deshojado, control de la maduración de la uva, vendimia…). Además de ser un lugar perfecto para disfrutar de los vinos y la naturaleza.

En la sala de catas de la bodega podrás catar vinos jóvenes, otros con diferentes tiempos de estancia en barrica y botella para poder entender las diferencias en su evolución y muchas otras cosas.


- Bodega Familiar: Urbina es una Bodega exclusivamente Familiar de Rioja, propietarios de sus propios viñedos y herederos de la experiencia de cuatro generaciones de antepasados dedicadas al cultivo y elaboración de vinos, que son una expresión liquida del lugar del que proceden. Esta bodega también se caracteriza por el perfecto ensamblaje entre la juventud del equipo y la experiencia de sus generaciones precedentes.

- Viñedos. Los viñedos de Bodegas Urbina tienen entre 25 y 40 años mayoritariamente con excepciones de incluso 80 años de antigüedad. En su conjunto suman unas 75 hectáreas aproximadamente.

Los vinos de Bodegas Urbina son una conjunción de uvas procedentes de Cuzcurrita, la zona más occidental de la Rioja Alta, que produce vinos con una gran capacidad de envejecimiento, aptos para los Grandes Reservas y de los viñedos de Uruñuela, situados en el corazón de la denominación, y que producen vinos muy agradables y aromáticos en su juventud.

Sólo se usan viñedos propios y donde todo se hace de la forma más ecológica y sosteniblemente posible. La vendimia se acostumbra a hacer a finales de septiembre o principios de octubre, dependiendo del clima del año en particular.


- Vinos: A estos jóvenes bodegueros les gusta elaborar vinos peculiares, honestos, de gran calidad y con mucha personalidad que realmente reflejen el lugar del que proceden. Utilizando una viticultura y enología respetuosa con el medio ambiente, pero aprovechando también los avances de las nuevas tecnologías. Para de esta forma poder sentir el perfecto ensamblaje entre la viña y el vino (vinos de pago o terroir, producciones pequeñas, hechas exclusivamente con las variedades autóctonas de la D.O.Ca. Rioja).

En la Cata se degustan y comentan todos los vinos de la Bodega:
- Vinos jóvenes: blanco, rosado, garnacha (maceración carbónica), tempranillo (joven, cosechero, vino del año).
- Vinos clásicos o tradicionales: crianza, reserva, gran reserva.
- Vinos modernos, de autor, de diseño, o de alta expresión: tinto especial (vendimia tardía o uvas pasificadas), plot.


Durante la visita a la bodega y cata de vinos, el deseo de esta familia, es el compartir con los amantes del vino la pasión de un estilo de vida, la emoción de un viñedo y el prestigio de una cultura milenaria.

- Nombre: Bodegas Urbina
- Actividades: Visitas a bodega, Enoturismo, Catas Comentadas, Cursos de Cata y Rutas del Vino.
- Dirección: c/ Campillo 33-35. 26214 Cuzcurrita de Río Tirón. La Rioja (España)
- Teléfono: 647 643 651 / 941 22 42 72
- Email: urbina@fer.es
- Web: www.urbinavinos.com


TRADICIONAL ALMUERZO RIOJANO

Traveloja te ayudara a disfrutar de la mejor gastronomía riojana, y que mejor forma que degustar un tradicional almuerzo riojano, dentro de una autentica bodega subterránea del siglo XVII, ya que en aquel entonces se cavaban cuevas o calados en la montañas para conseguir la frescura y unas mejores elaboraciones.

El plato más típico de La Rioja son las chuletillas al sarmiento (también denominadas chuletas al sarmiento) son un plato asado típico de La Rioja, cuyo ingrediente principal son las chuletas (denominadas en otras partes de España como costillas) de cordero. Suele ser parte fundamental de cualquier celebración de esta comunidad, y difícil de ver fuera de la misma.

Como ingredientes, se suelen emplear unas chuletillas de cordero y con la simple añadidura de sal (preferentemente sal gorda) se procede a asar. La dificultad de encontrar este plato en cualquier restaurante estriba en su modo de elaboración, ya que se requiere un espacio al aire libre, o en su defecto una chimenea.


Se prepara un fuego con una gavilla de sarmientos (un atajo de ramas de vid secas), dejándola reducir hasta las brasas. Antes de que eso ocurra, se coloca la parrilla al fuego para limpiarla, una vez quemada, con papel de periódico, eliminando los restos de su anterior uso. Cuando los sarmientos se han convertido en brasas, se colocan las chuletillas en la parrilla, se salan, y se colocan sobre las brasas. Cuando se vea que están hechas por un lado, se da la vuelta a la parrilla y se termina su cocción. En ocasiones se riega con un chorro de vino de Rioja poco antes de sacarlas de las brasas.

Dada la complejidad de su elaboración, es un plato que se disfruta principalmente en las reuniones de amigos en bodegas o merenderos, siendo muy pocos los restaurantes de la comunidad autónoma que pueden incluirlo en su carta. Tradicionalmente, en las Fiestas de la Vendimia de Logroño, se celebra el denominado Festival de la chuleta al sarmiento, heredero de otro que se realizaba en la ciudad en los años 70 en una céntrica calle, en el cual cuadrillas de jóvenes competían en comer la mayor cantidad posible.


GASRONOMÍA RIOJANA

La Rioja fue galardonada como la primera capital española de la gastronomía, un reconocimiento por su gran calidad así como por su creatividad.

Destacar que la gastronomía de La Rioja es el conjunto de procesos culinarios y de productos que se encuentran en La Rioja, aunque se trata de una región que posee más ingredientes característicos que platos y preparaciones.

La denominación 'a la riojana' que poseen muchos de sus platos proviene del empleo abundante del pimiento abundante en sus huertas, o de algunos de sus derivados como se trata del pimentón.

Entre las preparaciones más emblemáticas de la comunidad se tienen las chuletas al sarmiento (un asado típico). El empleo de sarmientos procedentes de la vid es muy popular en la generación de brasas para la realización de asados.

Se tienen igualmente preparaciones como los caparrones de Anguiano (caparrones “coloraos"), las pochas a la riojana, La menestra de verduras, los pimientos rellenos y las patatas con chorizo o patatas a la riojana.

En la repostería (denominada en la región golmajería) se tiene muy presente la almendra fruto muy abundante en la región. Sobre todo en la zona de la Rioja Baja.


TURISMO DEL VINO Y GASTRONOMIA

El vino español es de los mejores del mundo. Y es, además, el complemento perfecto para nuestras gastronomía, también de las más admiradas en todo el planeta. Por ello, la combinación de vino y comida española se ha convertido en un motor turístico muy importante. De hecho, las experiencias culinarias y vitícolas son un factor determinante de la elección del destino para un número creciente de turistas de ocio.

Según datos de la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin):

- Los turistas que visitaron en 2013 el país motivados solo por el vino fueron 1,7 millones y por la gastronomía y el vino, unos seis millones.

- El volumen económico de las visitas turísticas a bodegas y museos del vino en España en 2015 genero más de 42,5 millones de euros gracias al incremento de más de un 25% del número de visitantes con respecto al año 2014.


- El precio medio de la visita estándar a bodegas (visita guiada + degustación) es de 6,90 euros y el gasto medio por visitante a bodega (excluyendo el precio de entrada, es decir lo gastado en tienda) es de 15,95 euros.

- En el caso de los museos del vino, el precio medio de la visita estándar es de 3,45 euros y el gasto medio por visitante a museos es de 2,96 euros.

- Multiplicando estos valores por los 2,1 millones de visitantes registrados (un 82,83% son visitantes de bodegas y un 17,17% son visitantes a museos), el informe revela un volumen de negocio total de 42,5 millones de euros.

- Una cifra muy importante aun sin incluir el volumen de negocio generado, además, por otros establecimientos que también forman parte de las Rutas y de los viajes enoturísticos como alojamientos o restaurantes.


- En cuanto al perfil del turista, son personas jóvenes, con perfil universitario y una renta alta que no escatiman en gasto. Esto podría sorprender a muchos, pero los turistas del vino son más jóvenes, más asiduos y con un mayor nivel cultural que los turistas que no practican el enoturismo. Es evidente que suelen estar motivados por experiencias únicas, reforzando las ventajas de centrarse en los elementos culturales y medioambientales individuales de un destino.

De esta forma el enoturismo, trae consigo importantes beneficios para las diferentes regiones españolas, en el aspecto económico y social principalmente. Reactivando la economía de la zona, especialmente en zonas rurales que presentaban problemas de emigración relacionados con el aspecto económico y laboral. Por ello, son  muchas las comarcas rurales que están apostando en las últimas décadas por considerar a estas actividades entre sus estrategias de desarrollo socioeconómico.


- En cuanto a la distribución temporal a lo largo del año, otoño y primavera vuelven a ser las temporadas preferidas para realizar enoturismo, al ofrecer unas temperaturas más adecuadas para el disfrute del producto enoturístico y en el caso del otoño, por la realización de la vendimia en la mayor parte de las rutas, convirtiéndose en un factor adicional de atracción.

Los meses de octubre (255.395 visitas) y septiembre (237.558 visitas) son los más fructíferos en la llegada de visitantes, seguidos muy de cerca de mayo (218.980 visitas) y abril (202.761 visitas), un mes este último que vuelve a recuperar el cuarto puesto tras ser desbancado durante el año anterior por el mes de junio. Los meses estivales (junio, julio y agosto) registran, igualmente, cifras muy positivas y considerablemente superiores a los años precedentes, superando en los tres meses los 168.000 visitantes.


El Ministerio de Industria, Turismo y comercio creo una nueva campaña de publicad basada en las anteriores de "Visit Spain" enfocada a los diferentes territorios vitivinícolas del país con una propuesta denominada “España, país de Vino” que haga como principal motivo de desplazamiento el vino y no en un plano secundario.

Dicha campaña consta de diferentes territorios específicos y relacionados con el vino donde se resalta los aspectos más característicos de cada comunidad para que de ese modo los turistas extranjeros organicen su vista de forma concreta sabiendo las zonas en la que se encuentra del país y los diferentes vinos que se oferta en dicha zona.


El turista descubre y disfrutar de la experiencia que proporcionan los diferentes procesos de elaboración del vino y sus paisajes. En la degustación de los mismos, se puede llegar a comprender las diferencias entre los diferentes tipos de vino, sus aromas, sus sabores, entendiendo mejor el entorno vitivinícola, y además de brindar la oportunidad de conocer en mayor profundidad las tradiciones y la cultura vinculadas a la vinificación y la vida en el campo.

Aunque el vino es el foco de atención principal, el enoturismo también ofrece a los turistas la posibilidad de descubrir zonas rurales y sus entornos naturales, de probar otros productos agrícolas, como el aceite de oliva, y de degustar una amplia gama de alimentos y especialidades gastronómicas locales, tendiendo puentes entre los espacios urbanos y las zonas rurales. También se relaciona con el turismo cultural (arquitectura, arte) y de la salud-belleza (vinoterapia).


Está claro que los viajeros demandan nuevos tipos de recursos turísticos que les permita la búsqueda de una experiencia diferente. Fruto de todos estos  cambios, aparecen productos temáticos y singulares entre los cuales destaca todo lo  relacionado con la recuperación de la herencia ambiental, cultural y social de determinadas zonas geográficas. Así, en los últimos años se está produciendo una apuesta decidida por todo lo asociado con la revalorización de los sentidos y, en este sentido, la gastronomía y el vino, como reflejo de esta experiencia sensorial y cultural, está adquiriendo una gran importancia.

En este sentido, el vino por ejemplo refleja la historia social, cultural y ambiental de los pueblos, es decir, la propia idiosincrasia de sus habitantes, llegando incluso a definirse de forma más amplia a toda esta oferta como “el paisaje del vino”. La gastronomía y el vino han pasado de estar en segundo plano a primero en muchas de las ofertas de atracción turística.


TURISMO GASTRONÓMICO

El turismo gastronómico está experimentando un crecimiento muy importante tanto en España como a nivel internacional. Lo que antes era considerado como un producto turístico complementario, está transformándose en uno de los máximos potenciales y principal reclamo de muchos destinos.

El impresionante boom que vive este tipo de turismo desde hace ya unos años ha obligado al sector a definir qué se entiende por Turismo Gastronómico. Se puede definir el Turismo Gastronómico como "la visita a productores primarios y secundarios de alimentos, festivales gastronómicos, restaurantes y lugares específicos donde la degustación de platos y/ o la experimentación de los atributos de una región especializada en la producción de alimentos es la razón principal para la realización del viaje".


En los últimos años, la demanda de este tipo de turismo en España ha aumentado significativamente. En este sentido, según datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, la cocina y los vinos españoles son una motivación de viaje para el 10% de los turistas recibe España. Esto sin tener en cuenta el turismo interior que es, en gran parte, el principal consumidor de turismo gastronómico del país: más de la mitad de los españoles afirman que la gastronomía y el vino influyen de forma importante a la hora de elegir donde viajar y el 70% de este grupo afirma haber realizado algún viaje motivado, exclusivamente, por la gastronomía. Esto se traduce en un mercado potencial de más de 10 millones de españoles.

Las personas que viajan motivadas por la gastronomía del destino forman parte de un segmento de mercado muy específico (aunque, como hemos visto, cada vez mayor). Es por esto, que su perfil difiere ligeramente del que tiene un viajero con unas motivaciones menos concretas y más convencionales.


El cliente de turismo gastronómico puede caracterizarse de la siguiente forma:
- En mayor medida, son los hombres los que realizan este tipo de viajes.
- Su nivel de ingresos se puede categorizar como medio-alto, igual que sus niveles de estudios.
- Se alojan en hoteles de 4 y 5 estrellas mayoritariamente.
- La estancia media de este tipo de turistas al destino no llega a los 5 días (concretamente: 4,68 días).
- Tiene unos niveles de gasto superiores a los del turista convencional: de media, su gasto diario por persona es de 163€ (incluyendo el alojamiento y la restauración).
- Acostumbran a complementar sus viajes con otras actividades, la mayoría relacionadas con su motivación principal: compra de productos gastronómicos y vinos, visita a bodegas, catas y degustaciones, participación en eventos gastronómicos aunque también actividades relacionadas con el patrimonio natural y cultural del destino que visitan.


El creciente interés en la gastronomía ha puesto de moda algunos términos que, si bien existían desde hace años, nunca se habían popularizado. Es el caso del Slow Food.

Según la filosofía y la cultura Slow Food, la alimentación debe ser buena, limpia y justa. Los alimentos deben tener buen gusto, deben ser producidos sin dañar el ambiente, las especies animales y nuestra salud, y los productores deben ser retribuidos justamente.

Más recientemente y vinculado al Slow Food aparece el concepto de la Cocina Kilómetro 0. Este tipo de cocina tiene como premisas básicas: Que los alimentos utilizados sean comprados directamente a los productores en un radio inferior a 100 kilómetros, que los productos sean principalmente ecológicos y cuenten con la correspondiente certificación que lo acredita, entre otras.


Este concepto de Kilómetro 0 ha despertado mucho interés entre restaurantes, chefs y cocineros de todos los niveles, lo que ha llevado a establecer criterios para que un plato sea considerado “kilómetro 0”:

- Que un 40 % de los ingredientes sean locales, incluyendo el ingrediente principal. Esto implica que el restaurante los compre directamente al productor, y éste los haya producido a menos de 100 kilómetros.

- Que pertenezcan al Arca del Gusto, bien sean Baluartes o un 60 % de los ingredientes sean lo más cercanos posible y que los que no lo sean, tengan certificación ecológica. Al menos en las cartas habrá 5 productos del Arca del Gusto, próximos al restaurante (o que pertenezcan al Arca del Gusto, en general).

- Ningún plato podrá tener alimentos transgénicos o animales que hayan comido transgénicos.


No únicamente los platos sino también los restaurantes pueden conseguir el distintivo de “Kilómetro 0”. Deben cumplir los siguientes criterios:

- Debe tener, por lo menos, 5 platos “kilómetro 0” durante todo el año. Estos platos pueden estar distribuidos en la carta, en un menú, en recomendaciones, sugerencias, etc.

- Durante todo el año el restaurante deberá comprar, como mínimo cinco productos del Arca del Gusto de Slow Food, de forma constante y mediante la presentación de facturas, acreditará su uso cotidiano.

- Deberá comprar, como mínimo, a cinco productores de tipología diferente, que estén establecidos a menos de 100 km del restaurante. Como mínimo, uno de éstos deberá producir verduras.

- El restaurante entregará al convivium de Slow Food más cercano, la ficha de datos, en el plazo requerido por Slow Food España.

- El restaurante que presente su candidatura por primera vez deberá acreditar el cumplimiento de los requisitos de este documento, como mínimo tres meses antes de la entrega de la ficha de datos.


Como hemos visto, el Turismo Gastronómico es un modelo que puede aportar grandes beneficios a los destinos turísticos.

Por una parte, disponer de una oferta culinaria estructurada, puede convertirse en herramienta clave para transmitir sensaciones y generar experiencias a los consumidores, lo que responde perfectamente a las nuevas tendencias de la demanda global del sector turístico.

Por otra parte, este tipo de turismo actúa como desestacionalizador de la demanda turística, siendo un producto singular y con un elevado componente cultural, movilizando una tipología de clientes muy interesante para el destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada