lunes, 30 de noviembre de 2015

Urbina lo Mejor del Vino de Rioja - Articulo de Prensa "Terruño"



URBINA LO MEJOR DEL VINO DE RIOJA (LA FRESCURA NOROCCIDENTAL)

Fuente: Diario La Rioja (Textos: Antonio Remesal, Alberto Gil, Casimiro Somalo, Iñaki García, Sergio Martínez, Pablo García Mancha, Sergio Moreno y Diego Marin) Lo Mejor del Vino de Rioja (Domingo 29.11.15)

Bodegas Urbina apuesta por las fermentaciones espontáneas y un viñedo propio al 100% en Cuzcurrita.

Bodegas Urbina es familiar y todos sus vinos están elaborados con uva de sus viñedos, situados en Cuzcurrita del Río Tirón. "Nos autoabastecemos al 100%", asegura Pedro Benito. Además, todas sus fincas se localizan en un radio de cinco kilómetros alrededor de la bodega, en la zona más noroccidental de La Rioja.

"Para nosotros, el terruño es fundamental. Lo más importantes es el clima; esta es, quizá, la zona más fresquita y eso provoca que el ciclo vegetativo de la uva sea el más largo de toda Europa", explica Pedro Benito. Lo cierto es que la maduración de sus uvas comienza en agosto y tradicionalmente no se vendimia asta mediados de octubre. "Esa maduración tan lenta hace que los taninos se fundan y el vino quede muy suave, algo muy importante para la genética de esta zona", explica Pedro Benito.

Los suelos predominantes en los viñedos de Bodegas Urbina son los arcillo-calcáreos, más fríos, que también contribuyen a prolongar la maduración y favorecen que el vino sea más fino. "La caliza ayuda a que el vino sea más suave y la arcilla retiene más la humedad. También trabajamos con suelos medio arenosos y otras fincas tienen cantos rodados y se mezclan con terreno aluvial", describe Pedro Benito.

En este sentido, el responsable de Bodegas Urbina cree que las mejores añadas de los vinos de su bodega son las de 1982, 1994, 2001, 2004 y 2005. "Todas son añadas excelentes. De la de 1982 ya no queda nada. El clima fue tan idílico que todo resultó perfecto", recuerda. Los años muy lluviosos, en suelos arenosos y con cantos rodados, son los mejores porque el agua se drena, mientras que en los años de sequía son mejores los terrenos arcillosos porque retienen la humedad.

"Dependiendo de los años, hay fincas que funcionan mejor que otras. A partir de ahí, empleamos la técnica del ‘cou-page'", reconoce Pedro Benito, además de apostar por las fermentaciones espontáneas, sin levaduras. Así logran que producto final, cada año, "sea representativo de la zona". Los mejores viñedos, los más viejos, se reservan para los mejores vinos, aunque este proceso siempre se decide en el momento de la vendimia y la elaboración del vino. "Es como cocinar, buscas que la representación y la calidad de la zona esté presente. Es una receta que sigues habitualmente aunque siempre introduces ligeras variaciones", indica Pedro Benito.

- Nombre: Urbina Reserva Especial 2001.
- Tipo: Tinto Reserva.
- Variedades: Tempranillo.
- Precio: 15-21 €


LOS TERRUÑOS DE RIOJA SALEN A LA LUZ

Un momento crucial. Los terruños de Rioja salen a la luz con propuestas para diferenciar una denominación hasta hoy única.

Es el debate actual del sector. Las comarcas geográficas, los vinos de pueblo y de finca son una realidad histórica en Rioja que empieza a reclamar el protagonismo que el innegable modelo de éxito de una denominación ‘única’ había dejado en segundo plano. Como explica Telmo Rodríguez "Vuelvo porque me interesa mucho Rioja y porque creo hay que darle un valor añadido, la idea de una Rioja única de 65.000 hectáreas, desde luego, mis clientes por todo el mundo no lo entienden"

En el año 2008, Diario La Rioja sorprendió con un suplemento titulado ‘La Tierra de los Mil Vinos’ una frase del bodeguero Miguel Ángel de Gregorio’ y ahora vuelve a presentar una publicación especial con una selección básica de comarcas vitícolas (habría varias más, incluso subdivisiones por delimitar) que contribuye a rescatar de la memoria la autenticidad de vinos que no entienden de fronteras políticas y administrativas, sino de microclimas, suelos, variedades y prácticas culturales, es decir, de los propios terruños.

Los resultados económicos de Rioja en las tres últimas décadas son incuestionables: de 47.000 a 63.500 hectáreas y de 150 a 400 millones de botellas comercializados, pero la competencia entre grandes grupos vitivinícolas, capaces de poner en el mercado vinos de calidad a precios ajustados, y pequeños viticultores y bodegas de tamaño medio, con mayores costes de producción, empieza a plantear dudas sobre si son necesarios ajustes.

El gran factor que distingue a Rioja respecto a otras zonas vitícolas españolas es que conserva 16.413 viticultores, es decir, un amplio reparto social del viñedo que empieza a verse amenazado por un mercado global y por la liberalización de plantaciones.

El mercado demanda vinos de calidad a precios cada vez más competitivos, pero, paralelamente, convive otro grupo de avanzados consumidores, ávido de información, dispuesto a pagar un precio elevado por botella pero que quiere saber de dónde procede la uva, cómo se cultiva, cómo se elabora y, más que una marca genérica, esta dispuesto a comprar una filosofía de vida.

El reto al que se enfrenta Rioja es hacer convivir armónicamente ambos modelos de negocio porque, con una producción anual de 300 millones de litros de vino, no hay futuro sin las grandes y medianas compañías que compran la uva. Ahora bien, las elaboraciones más auténticas apegadas al territorio necesitan también un respaldo legal, una diferenciación con la que justificar ante los consumidores del mundo por qué tienen una identidad propia.

Bodegas Artadi fue quien abrió la caja de los truenos al anunciar que abandonará la DOC Rioja, pero detrás de todo, y pese a las derivaciones políticas del asunto, el asunto afecta por igual a viticultores y bodegas de Rioja Alavesa, La Rioja Alta y Baja. La clave es la revisión de un modelo basado en un paraguas común, que ampara a todos por igual, a vinos de dos y de cien euros, y unas menciones tradicionales de calidad (crianza, reserva y gran reserva) ya obsoletas.

Los pequeños bodegueros, como los recientemente surgidos en la asociación ‘Rioja&Roll’, no entienden de fronteras y reclaman amparo administrativo para vivir con explotaciones modestas. Y no se pierdan el debate, con cuatro bodegueros que en los pasados años 90 fueron los que renovaron Rioja, y que, lejos de mensajes rupturistas, ponen los puntos sobre las íes: "Sin cambios, Rioja no es sostenible", concluyen.


LAS COMARCAS Y LOS VINOS DE PUEBLO, UNA REALIDAD NUNCA EXPLOTADA

Las comarcas y los vinos de pueblo, una realidad nunca explotada.

Las propuestas para desarrollar vinos de pueblo, de comarca y de paraje ya están en el Consejo Regulador. El Grupo Rioja, la principal organización bodeguera, ha presentado una propuesta en este sentido, al igual que ABC, la segunda en importancia y la minoritaria de Araex (Rioja Alavesa). Es decir, todo hace indicar que se darán en breve pasos para desarrollar una nueva pirámide de calidad de los vinos. De momento, la experiencia española existe en Priorat, donde la botella se vende a un precio medio de 20 euros. Rioja, evidentemente, es diferente, con mucho más viñedo, producción y capacidad comercial, pero su modelo puede ser una referencia al menos parcial: Los vinos de origen geográfico regional (Priorat), los vinos de villa (basados en la diferente tipicidad de doce comarcas) y los vinos de finca (como máxima distinción).

Un modelo que, sin embargo, no gusta a todos en Rioja por cuanto no es fácil decidir cuáles son los mejores terrenos, ni tan siquiera municipio, y porque sigue habiendo grandes vinos de Rioja basados en la tradicional mezcla de uvas.

Sea como fuere, sí parece claro que habrá cambios y que el control de rendimientos real, con celo específico sobre las parcelas, es la piedra angular de cualquier modelo que se adopte. Los terruños están ahí desde siempre, aunque hasta ahora no se han explotado y la zonificación no es otra cosa que la división del territorio en comarcas homogéneas en función de su aptitud vitícola, es decir, una ordenación de los viñedos con criterios técnicos.

Será por comarcas, pueblos o fincas, por rendimientos de producción o por calidades, pero el proceso de diferenciación está sobre la mesa y es un nuevo reto histórico para Rioja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada