miércoles, 16 de marzo de 2016

Cata de Vinos Bodegas Gregorio Martínez (Nalda - La Rioja)



CATA DE VINOS BODEGAS GREGORIO MARTÍNEZ (NALDA - LA RIOJA)

El restaurante y vinoteca "La Tavina" en la calle Laurel de Logroño, continua organizando sus catas maridadas para que los amantes de la gastronomía y el buen beber puedan disfrutar de su pasión por el vino.

- Blanco de Bienvenida
- Arroz en caldo corto de lubina y lechuga de mar Con Finca Rosado 2013
- Mejillones con fritada de tomate picante Con Finca Mozuelo 2013
- Ceviche de salmonete y pipirrana Con Gregorio Martínez Selección Mónica Martínez 2013
- Manchons de pato, salsa de anguila y jugo de cebolla asada Con Gregorio Martínez Gran Reserva 2001
- Peras al cava y crema inglesa de azafrán Con Gregorio Martínez Blanco selección 2011
- Nombre: La Tavina
- Dirección: Calle Laurel 2. 26001 Logroño (La Rioja)
- Teléfono: 941 102 300
- E-mail: info@latavina.com ; reservas@latavina.com
- Web: www.latavina.com


- Gregorio Martínez: Es una joven bodega perteneciente a la D.O.Ca Rioja. Se encuentra en Nalda, una pequeña localidad de algo más de mil habitantes en el Valle del Iregua, una zona excepcional por su particular microclima y su altitud.

- En 1970 la familia Gregorio Martínez empieza a comprar terrenos en Sorzano, antigua aldea perteneciente al municipio de Nalda, a unos 700 m sobre el nivel del mar. Durante muchos años se vende la uva, sobre todo tempranillo, a algunas de las más importantes bodegas de la D.O.Ca

- En 1998 elaboran su primer vino utilizando las instalaciones de una bodega de Cenicero.

- En 2001 se termina la construcción de la bodega en la propiedad, junto a la viña al más puro Château francés. Precisamente esa primera añada, la del espectacular 2001, es la toma de contacto de Ricardo Cantera con la bodega con su intensa formación en Italia.

- Nombre: Gregorio Martínez S.A.
- Dirección Oficina: Av de la Gran Vía Rey Juan Carlos I, 16, Entreplanta, Of. 4, 26002 Logroño, La Rioja
- Dirección Bodega: Polígono 1, Parcela 12, 26190 Nalda, La Rioja
- Teléfono: 941 22 02 66
- Fax: 941 203 849
- E-mail: bodegas@gregoriomartinez.com
- Página Web: www.gregoriomartinez.com

- Visitas: En las inmediaciones de la localidad de Nalda podremos visitar las bonitas bodegas de Gregorio Martínez. Desde aquí no solo se puede degustar varios de sus mejores vinos, sino también alcanzar bonitas vistas panorámicas sobre los alrededores y especialmente al valle del Irregua. También se ofrecen paseos a caballo por los viñedos.

Horario de visitas:
- Lunes a viernes: 9:00 a 13:00 y 15:00 a 19:00.
- Sábados: 9:00 a 14:00.


- Historia: Aunque la actividad empresarial de D. Gregorio Martínez, iniciador de la bodega que hoy lleva su nombre, se desarrolló principalmente entre los áridos, las excavaciones y la construcción, su amor por la tierra riojana, le llevó en los años 70 a ir adquiriendo propiedades en Sórzano municipio del que es natural su esposa Doña María Ángeles, en una de las zonas más altas y mejor adecuadas para el cultivo de la vid por su particular microclima.

Con el tiempo llegó a reunir en la mejor parcela de la zona más de un millón y medio de metros cuadrados y se propuso hacer de aquella una de las mejores fincas para el cultivo de la vid de toda La Rioja.

Plantó las viñas volcándose en la principal variedad de La Rioja, el tempranillo y durante años lo vendió a las más prestigiosas bodegas de la Denominación de Origen.

Como buen riojano, llevaba dentro la semilla de bodeguero, por lo que sentó las bases para la construcción de una bodega en la misma finca y que fuera referente de calidad en toda la denominación.

Este proyecto, asentado en unos sólidos cimientos, fue retomado por su hijo, D. Gregorio Martínez Pascual, quien lo ha desarrollado a partir de la primera idea de su padre, orientándolo a ofrecer sus productos más que a sus clientes a sus amigos para compartir con ellos la pasión que siente por los frutos de esta tierra privilegiada.


- Viñedos: La bodega posee 150 Ha. de las cuales están plantadas 32 Ha. Las variedades son: Tempranillo 85 por ciento, Mazuelo 10 por ciento, Viura 5 por ciento.

Las actuaciones que realizan en el viñedo, con todo esmero y dedicación, son: poda, poda en verde, fragmentación, vendimia manual.

Se trata de una finca situada a 626 metros sobre el nivel del mar, una de las más altas de la Rioja Alta. Gracias a esta altitud se produce el salto térmico que, durante el periodo de maduración, oscila entre 20°/25° Celsius del día a la noche, lo que garantiza que la uva se enriquezca en taninos dulces bien madurados.

Selecciona todas las uvas en el viñedo.

- Elaboración: La Bodega dispone de la más alta tecnología para continuar elaborando vinos con la calidad tradicional propia de la denominación.

Para la fermentación, la bodega cuenta con depósitos de acero inoxidable con una capacidad total de 300.000 litros de vino. Durante la fermentación se lleva a cabo un riguroso control de la temperatura, tanto en la fermentación tumultuosa como en la maloláctica.

Así mismo, Bodegas Gregorio Martínez dispone de equipos para desarrollar fermentaciones de uva despalillada y de maceración carbónica según los sistemas más tradicionales.


- Vinos: Gregorio Martínez actualmente desarrolla dos líneas de vino: Una línea clásica y otra más moderna.

La línea clásica toca casi todos los palos: Blanco joven, blanco reserva, un tinto joven, crianza y reserva. Hablamos de vinos finos, con una gran frescura, uso limitado de sulfuroso (por ejemplo, el blanco joven tiene 25 mg de sulfuroso total). Vinos de trago largo. Toda esta línea de vinos se elabora con uva propia. Disponen de 150 hectáreas de terreno de las cuales 32 están plantadas de viña, sobre todo tempranillo, con algo de mazuelo y viura. La finca se llama "La Dehesilla" y resulta significativo porque antiguamente es lo que era, una dehesa donde predominaban los robles. El microclima y la altitud provocan diferencias de temperatura casi extremas entre el día y la noche lo que permite vinos de taninos dulces y excelente acidez (por el día las temperaturas permiten una lenta maduración y el frío de la noche evita pérdidas de acidez importantes). Y esto se nota en todos los vinos: tanino amable, frescura, largo recorrido. Si a esto le añadimos saber hacer y paciencia, tanta como para no sacar al mercado los vinos jóvenes hasta el siguiente otoño, cuando consideran que se han redondeado y criado lo suficiente.

En la línea más moderna se elabora vinos que han venido a llamar de "Finca". Estos vinos se presentan en botella borgoña. La elaboración es moderna desde el punto de vista de la elaboración ya que se incorporan las nuevas tecnologías. Los que podemos encontrar son un monovarietal de mazuelo, un plurivarietal blanco y un rosado de tempranillo y mazuelo.


PREMIOS Y GALARDONES

Gregorio Martínez Reserva 1999
- Medalla de Oro en el IV Salón Internacional de Vinos de Madrid. Noviembre 2004.
- 2° Clasificado X Concurso de vinos de a Fiesta de la Vendimia Rioja Alavesa.

Gregorio Martínez Vendimia Seleccionada 2001
- Medalla de Plata V Salón Internacional de Vinos de Madrid. Noviembre 2005.

Gregorio Martínez Blanco Fermentado en Barrica 2003
- Primer Clasificado XI Concurso de Vinos de la Fiesta de la Vendimia Rioja Alavesa.

Gregorio Martínez Vendimia Seleccionada Crianza 2001
- Medalla de Plata VI Salón Internacional de Vinos. Madrid, Noviembre de 2005.

Gregorio Martínez Reserva 2000.
- Bacchus de Plata VII Concurso Internacional de Vinos Bacchus, concedido por la Unión Española de Catadores. Madrid, Marzo de 2006.


 ENÓLOGO RICARDO CANTERA

Ricardo Cantera además de ser la persona que traslada el paisaje del viñedo familiar a la botella, viene de la rama industrial y tiene patentados varios proyectos, entre los que se incluye el sistema Oresteo, con el que se elaboran estos vinos de Finca.

Es un sistema interesante, por varias razones: porque en un sector en el que cada día se da más importancia a la "huella de carbono" y en el que se busca un perfil más natural en el vino. Básicamente se trata de almacenar a alta presión el carbónico que se desprende durante la fermentación alcohólica de los vinos y utilizarlo luego para diferentes fines. Parece ser que facilita por ejemplo una maceración prefermentativa larga sin riesgos, fermentaciones controladas sin necesidad de remontados ni pisados, maceraciones postfermentivas largas y seguras, almacenamiento del vino, mantenimiento de lías en suspensión si se quiere y todo ello con cantidades mínimas de sulfuroso.


¿QUÉ ES ORESTEO?

- Principios Oresteo: La transformación de la uva en vino produce enormes cantidades de dióxido de carbono, solo que no somos capaces, al no verlo, de darnos cuenta. Cada litro de mosto produce alrededor de 50 litros de gas (las cantidades varían dependiendo de la cantidad de azúcar presente, ya que a más presencia de ésta, mayor producción de carbónico) y es una cantidad impresionante de gas que en condiciones normales se entrega a la atmósfera sin realizar ningún servicio y si más de un susto.

El motor de Oresteo es esta inmensa cantidad de carbónico, el combustible gratuito que acumulamos a presión y reutilizamos de una manera sencilla pero novedosa, una manera de revalorizar lo que la naturaleza nos da, y que todos agradeceremos.

El combustible que utilizamos tiene unas características especiales y con ellas jugamos, se trata de un antioxidante natural, y como tal, protector del vino, en su presencia no hay aire / oxígeno, de hecho, su peso es un 58% mayor al del aire, de esta manera, trabajando con precisión, podemos utilizarlo como medio protector, eliminando parcial o totalmente el uso de sulfuroso, obteniendo con ello vinos más naturales, expresivos y sanos…No solo ejerce la citada labor antioxidante, el carbónico forma parte del vino desde que nace, ya que se encuentra disuelto en él recién elaborado, ejerciendo de protector y proporcionando frescura, de esta manera condicionamos o eliminamos el uso del sulfuroso y mitigamos los efectos reductivos del acero inoxidable, solo con nuestro novedoso sistema podemos mantener esta circunstancia de manera natural y a un coste mínimo.

- Que hace Oresteo: Ofrecemos un método, un sistema que permite al enólogo trabajar de muy diferentes maneras con los grandes volúmenes de manera eficaz, Oresteo ayuda, es el medio que permite obtener un fin, no es la solución de todos los problemas.

Podemos resumir su uso en varios campos, desde la uva a la botella, siendo probablemente el sistema más completo por uso, tiempo y posibilidades.


a.- Maceración pre fermentativa: Oresteo y su diseño especial con sus "setas" adaptadas a los diferentes tipos de depósitos, consigue convertirlos en perfectos maceradores para su uso en la gestión de blancos, de todos es conocido y aceptado la ventaja de macerar la uva y la absorción del mosto de las sustancias que se encuentran en los hollejos (precursores aromáticos, polisacáridos...), mediante un proceso dinámico conseguimos mantener la homogeneidad de la masa, evitando que se forme "sombrero", y por otro lado ofrecemos un flujo constante del mosto que no se ve saturado de extracto, permitiendo una dilución constante.

El trabajo del carbónico, como antioxidante primero, y como agente extractor de sustancias después, permite una perfecta gestión de la uva, evitando el uso de agentes agresivos (sulfuroso, enzimas...) que si bien actúan, lo hacen por ruptura, no por disolución, extrayendo por ello, todo, lo bueno y lo malo.

Oresteo permite maceraciones más largas, más uniformes y delicadas, la acción dinámica no es agresiva, y la extracción se hace por contacto, desde dentro, evitando la ruptura de hollejos y sacando de ellos solo las sustancias nobles.

Usar oresteo como macerador, o como simple pulmón de prensado, es una gran ventaja para nuestro producto final, por servicio, por economía, resultados seguros sin necesidad de complejos sistemas o caros productos enológicos.


b.- Fermentación: El proceso fermentativo tiene especial importancia, dado que la mayoría de modos o sistemas de gestión de la misma son realizados de manera muy diferente a nuestro concepto y posibilidades de trabajo.

Si analizamos la fermentación, disponemos dentro de un depósito de una parte líquida y otra sólida, la diferencia de densidad hace que la parte sólida flote y se forme el sombrero, y tienda a compactarse, por un lado por su peso y por otro por la propia fermentación, en ella, con el carbónico produciéndose, el efecto compactación aumenta, favorecido por otro efecto, el de secado que genera el gas al ascender de manera forzada continuamente.

La opción más usada, es la de "remontar" el mosto – vino con una bomba, subiendo el mosto que se encuentra en la parte inferior y rociando la parte superior del sombrero, este proceso se ve condicionado por el tamaño y tipo de las bombas, y la capacidad de los depósitos influye enormemente en su rendimiento, se conoce que el exceso de bombeo produce verdores, y su uso escaso diferenciales de temperatura muy acusados con las consiguientes reducciones producidas por paradas fermentativas…

Otra opción valorada es el "pisón", bien sea manual o mecánico, el proceso de pisar o hundir el sombrero es una táctica muy apreciada pero también muy limitada ya que la capacidad para hundir los hollejos se ve condicionada por el espesor del sombrero y la imposible compresión del líquido, sometiendo a presiones excesivas, rompiendo hollejos, si las capacidades son de tamaño medio, y siendo inviables en tamaños grandes…

Desde Oresteo nos planteamos otra manera de trabajar, y con el carbónico que absorbemos y mediante nuestras “setas” generamos grandes burbujas que desde abajo hacia arriba bombardean los hollejos de manera programada y a gusto del enólogo, llevando el líquido al contacto de los hollejos con varias ventajas muy a tener en cuenta:

- El proceso de mezcla se realiza de manera natural, sin utilizar medios mecánicos, por lo cual, obtenemos vinos de un perfil fino, sin verdores ni astringencias producidos por la dilaceración de los hollejos.

- La mejor manera de romper el sombrero es no tenerlo, oresteo consigue mantener la superficie perfectamente disgregada, gracias a la programación, podemos burbujear de continuo, de esta manera conseguir que todos los hollejos estén en contacto con líquido, permitiendo con ello tener un tiempo extra sobre cualquier otro sistema, algo sumamente importante, ya que lo difícil no es extraer, lo difícil es polimerizar, y esto se consigue con tiempo de contacto.

- El burbujeo constante y programado, en tiempo y forma, nos permite operar de maneras diferentes, y con ello mover todo el líquido y diluir continuamente aquel que está en contacto con los hollejos y que siempre tendrá más extracto, este trabajo es básico para conseguir una correcta polimerización.

- Al trabajar desde abajo hacia arriba y de manera constante, con oresteo garantizamos una optima gestión de la temperatura, que es y será constante en toda la masa, algo imposible si dependemos de otros sistemas, y algo importante para obtener vinos más aromáticos y equilibrados, además de un trabajo perfecto de las levaduras, que desarrollaran la fermentación de manera constante y sin sobresaltos.

- Este sistema de trabajo, y la no compactación permite que las pepitas puedan soltarse y descender al fondo, pudiendo separarlas del proceso extractivo, ya que son fuente de tanino verde la mayor parte de las veces, dependiendo del tipo de depósito las podremos extraer, o incluso mezclar si se considera interesante.

- Mediante programación podremos realizar una acción de burbujeo poderosa, y con ella hacer que ascienda una cantidad importante de líquido a la parte superior y por encima del sombrero, esta acción, junto a un reposo posterior dejando un periodo de tiempo sin burbujear, nos permitirá hacer un “delestage” y con él, extraer todo el líquido en contacto con los hollejos, de cómo se programe esta acción, conseguiremos acelerar o reducir el tiempo de fermentación, pues las levaduras agradecen este movimiento trabajando más y más rápido, otra arma a servicio del enólogo.

Todas estas acciones nos permiten optimizar el trabajo fermentativo hasta tal punto de poder reducir el tiempo de encubado y con ello poder gestionar mejor el espacio destinado a fermentación, otra opción más y complementaria a la de obtener maceradores extra explicados en el trabajo de maceración pre fermentativa.


c.- Maceración post fermentativa: La maceración post-fermentativa tiene sus detractores y benefactores, no entrando en ello, si podemos decir que hay uvas a las cuales les viene bien, por su tipología ( grano pequeño y piel gruesa), la maceración en fase alcohólica, pero debemos contar con los riesgos que ello conlleva y ponerle remedio.

En el proceso fermentativo, el ph sube y con el, el peligro de contaminaciones por brett y la contaminación por bacterias acéticas, grandes problemas que condicionan el futuro del vino totalmente.

Oresteo permite realizar este proceso de manera segura, la válvula de sobrepresión y una programación de burbujeo periódico permiten que el depósito esté protegido totalmente, la masa de hollejos no es maltratada, evitando producir lías en exceso, y controlar el proceso según necesidades. Importante es controlar y también poder realizar diferentes procesos siempre con seguridad, de nuevo el carbónico realiza su trabajo protector y para eso oresteo es un producto único en el mercado.

d.- Almacenamiento de vino: El equipo técnico de oresteo, siempre ha querido evolucionar el proceso de conservación de los vinos, buscar soluciones sencillas para mejorar la calidad del producto final. Nos encontramos en un momento en el cual se condiciona el uso del sulfuroso en la enología, cada vez la gente muestra más rechazo, pues nota procesos alérgicos, y seguramente las condiciones de las uvas, por el cambio climático, abonados…., tienen más graduación, menos acidez y más ph, por ello se tiende a usar más sulfuroso, y con ello los límites de uso se toman o sobrepasan.

El uso del carbónico mediante nuestro sistema y las “setas” especialmente diseñadas para tal trabajo permite mantener la disolución de carbónico que los vinos tienen al finalizar la fermentación, eso unido a una válvula de sobrepresión superior y el circuito cerrado consigue que los depósitos estén perfectamente inertizados, por lo que el uso del sulfuroso puede verse condicionado y / o eliminado. De hecho, el efecto de la introducción periódica de carbónico no deja que el sulfuroso se disuelva en el vino.

Esta disolución extra permite mantener además los vinos más frescos, sin el condicionante de la reducción que con el tiempo se produce en el acero, y que los colores de los vinos sean más vivos, menos evolucionados, pudiendo de nuevo utilizar el sistema para eliminar el carbónico inyectando un gas inerte y aprovechando el efecto "stripping" o empuje a contra presión.

Oresteo permite vinos más redondos y largos por su trabajo en fermentación sin agresión mecánica, pero es en la conservación, donde debemos definir el vino, esta manera natural de trabajar ofrece resultados increíbles, obteniendo vinos de más expresividad, más frescura y longitud. Los vinos más naturales se pueden conseguir sin grandes cambios, este sencillo pero innovador sistema lo gestiona.

e.- Crianza sobre lías: Otro de los aspectos que más se trabajan en la actualidad es la gestión y trabajo con lías. El proceso de crianza sobre lías y la técnica del "batonnage" para la autolisis de las mismas es una técnica de indudable valía, pero también trabajosa y cara, se suele realizar en barricas por su tamaño y / o pequeños depósitos, encareciendo un producto por exclusivo pudiendo con oresteo realizar este proceso en la totalidad de sus tanques sea cual sea el tamaño de un manera automática a la vez que conserva el vino de manera más natural.

Una vez más nuestras “ setas “ especialmente diseñadas para la crianza sobre lías entran en acción, éstas, especialmente diseñadas para adaptarse al tipo de depósito consiguen, y siempre a gusto del enólogo mantener las lías en suspensión, de una manera sencilla limpia y rápida, se trate del volumen que se trate, y como hemos hablado anteriormente con seguridad, el ciclo cerrado de carbónico nos permite trabajar sin sulfuroso, el carbónico disuelto ya es un aliado, pues consigue mantener suspendidas las lías más finas consiguiendo una mejor autolisis, permitiendo vinos más redondos, más complejos, y también más naturales..

Con sencillez, una mínima inversión y la materia prima que la naturaleza nos da, ofrecemos un cambio sustancial, una vuelta de tuerca que mejora nuestros vinos abaratando los costes, física y un poco de mecánica al servicio de la enología.

Oresteo posibilita este trabajo en grandes volúmenes de manera natural cómoda y segura.


f.- Otro tipo de crianzas: En esta área no pretendemos ir de puristas, pero bien es conocido las posibilidades de crianza en grandes volúmenes mediante el montaje de "insert stave"

Complementar el trabajo de la crianza sobre lías con el trabajo de las grandes duelas de madera es un trabajo reconocido e interesante, ya que une limpieza y economía. El coste de las barricas y su rotación es un problema, y la maduración y uso de la madera en determinados vinos necesaria, juntando las características de oresteo y su potencial de trabajo con esta solución enológica ( sin entrar a valorar a defensores y detractores ) mejora los resultados y el proceso de crianza, por el movimiento de la totalidad de la masa, que permite diluir de manera constante y homogénea el tanino y también por los niveles de sulfuroso, que al ser muy bajos o incluso inexistentes, permiten perfiles más armónicos y expresivos.

Sin duda, la búsqueda de soluciones es la manera de ser de un equipo multifuncional que abarca desde perfil económico pasando por el perfil enológico y terminando por soluciones mecánicas.

Por poco más de lo que cuesta una bomba de remontado, por menos de lo que valen pistones, robots o Ganimedes, dispone de una verdadera revolución, un sistema que le ayuda desde la uva hasta la botella, con la sencillez de quien busca ayudar y mejorar.



Gregorio Martínez Finca Blanco 2013

- Descripción: Este vino es el único de la bodega que se elabora a partir de uvas de viñedos ajenos a la propiedad. La viña es propiedad de Miguel, quien la trabaja con todo el mimo del mundo. Una viña complicada debido a la orografía que impide cualquier tipo de trabajo mecánico. Situada en la localidad de Cárdenas, es un precioso viñedo viejo donde las cepas más jóvenes superan los 70 años. Otra de las dificultades que presenta esta viña es que todas las variedades se encuentran mezcladas, lo que complica las labores de vendimia sobre todo, ya que obliga a buscar el punto óptimo general de la finca. Recoger las diferentes variedades por separado sería casi imposible.

- Precio aproximado: 9,50 €


Gregorio Martínez Finca Rosado 2013

- Descripción: Es un rosado con barrica, siguiendo la línea trazada sobre todo por los tintos. Mucha fruta, taninos dulces y buena acidez.

- Precio aproximado: 9,50 €


Gregorio Martínez Finca Mazuelo 2014

- Variedad: 100% Mazuelo sobre suelos de arcilla ferrica

- Viñedo: La bodega posee 150 Ha. de las cuales están plantadas 32 Ha. Las variedades son: Tempranillo 85%, Mazuelo 10% y Viura 5%. Se trata de una finca situada a 626 metros sobre el nivel del mar, una de las más altas de la Rioja Alta. Gracias a esta altitud se produce un salto térmico que, durante el periodo de maduración, oscila entre 20º/25º Celsius del día a la noche, lo que garantiza que la uva se enriquezca en taninos dulces bien madurados.

- Elaboración: 100% Mazuelo sobre suelos de arcilla ferrítica con arenas a 700m. de altitud y orientación norte. Fermentación con levadura autóctona y maloláctica con hollejos sin sulfuroso. 7 meses de crianza en barricas de roble francés usadas. Una Rioja muy atlántico y fresco con una relación calidad-precio formidable.

Este vino lleva el  sello OresteO. OresteO es un sistema patentado que reutiliza el CO2 producido en fermentación para su uso durante todo el proceso de producción del vino.

Permite un ahorro de cerca del 70% de la energía, haciendo que la bodega sea sostenible y permitiendo elaborar vinos naturales eliminando el uso de aditivos como el sulfuroso.

Maceración en frío durante 7 días (6ºC)
Fermentación (max.19ºC) en tanques OresteO y maloláctica con hollejo (2 meses)
50% OresteO sin SO2 con batonnage durante 7 meses
50% 7 meses en barricas usadas francesas con batonnage

- Notas de cata: Color cubierto de capa media alta. En nariz encontramos aromas de cueros finos, pero tras un rato en la copa el vino se convierte asombrosamente en fresco y de carácter un carácter fino y frutal.  En boca es redondo, buena acidez y recuerdos frutales. Taninos maduros y agradables.

- Precio aproximado: 9,50 €



Gregorio Martínez Selección Mónica Martínez 2013

- Descripción:  70% Tempranillo, 20% Mazuelo, 10% Graciano y Garnacha sobre suelos de arcilla ferrítica con arenas a 700m. de altitud y orientación norte. Fermentación con levadura autóctona y maloláctica con hollejos sin sulfuroso. 11 meses de crianza en barricas de roble francés usadas. 14,5% Alc - 3,6 Ph - 6,2 AT - 20 Mg/So2. Una Rioja diferente, fresca y atlántica.

- Elaboración: Uva seleccionada de sus viñedos con producciones por debajo de 4000 kg/Ha. Realizó la maloláctica en barrica nueva de roble americano de grano fino. Vino no sometido a estabilización por lo que pueden aparecer depósitos en la botella. Aconsejamos su decantación.

- Notas de cata: Pleno en aroma, sabroso en boca y con un largo postgusto.

- Servicio: Recomendamos su consumo entre 14 y 15 grados centígrados.


Gran Reserva Gregorio Martínez 2001

- Elaboración: Elaborado a partir de una selección de las mejores uvas de sus viñedos. Fermentado durante 3 semanas con temperaturas entre 28 y 31° C y envejecido en roble americano. Calificado por el Consejo Regulador de Rioja como añada muy buena.

- Notas de cata: Color cubierto de picota madura, fresco y con recuerdos de madera elegante bien ensamblada, con tonos ligeramente especiados. Paso de boca limpio, elegante y perfectamente conjuntado. Buen recuerdo en la salida y larga persistencia.

- Servicio: Acompañar con guisos, carnes y quesos. Servir entre 18/19° C. Mantengámoslo en posición tumbada con temperaturas entre 12, 16° C, sin cambios bruscos ni vibraciones, en oscuridad y con humedad entre 60-75. Ideal para carnes rojas y alimentos con fuerte carácter.


Gregorio Martínez Blanco Fermentado en Barrica

- Variedad: Viura 100 %

- Elaboración: Sangrado de uvas estrujadas y sin prensar, se fermenta en virgen en barrica nueva de roble americano.

- Notas de cata: Color: amarillo pajizo; Aromas complejos de fruta fresca con ligeros recuerdos de vainilla con la madera bien integrada; Sabores: sabroso y cremoso y a la vez amplio y frutal. Buen equilibrio y perfectamente conjuntado con largo recorrido en boca y muy persistente en el posgusto. Consumir entre 10 y 12° C.

No hay comentarios:

Publicar un comentario