miércoles, 27 de abril de 2016

Bodega Contador - Vinos de Benjamín Romeo (D.O.Ca La Rioja)



BODEGA CONTADOR DE BENJAMÍN ROMEO EN LA RIOJA

Si hay una bodega de autor en nuestro país, ésta es Contador de Benjamín Romeo, enólogo y viticultor que vive en torno y para la viña. Su filofofía es se basa en el amor a la tierra, respeto a las raíces, exigencia y mucha pasión. Bodega Contador es una apuesta personal por las tierras riojanas y sus antepasados.


Benjamín Romeo un joven viticultor de espíritu renovador, gran conocedor de la enología francesa y española, y con una larga experiencia a sus espaldas. Implicado en todo el proceso de elaboración de sus vinos (desde la poda hasta el diseño de las etiquetas, pasando por la elección de los robles con los que se elaborarán los toneles para sus vinos y los alcornoques para los corchos de sus botellas).


Tras su paso por Bodegas Artadi, Benjamín Romeo emprendió este proyecto especialmente íntimo y centrado inicialmente en un concepto de vinos de garaje. En este caso casi de cueva, ya que la bodega de crianza se ubicaba en un antiguo calado, justo debajo de la torre del reloj de San Vicente de la Sonsierra, en el que tradicionalmente se almacenaba, contaba y vendía el vino. De ahí han surgido, además, los nombres de algunas de sus etiquetas, como Contador y La Cueva del Contador.


En la actualidad, cuenta con una nueva y moderna bodega de hormigón edificada en las afueras de San Vicente de la Sonsierra, que intenta integrarse con el entorno y que en su diseño se han tenido en cuenta las "fuerzas" de la naturaleza.


La bodega ocupa dos mil setecientos metros cuadrados y tiene capacidad para elaborar ciento cincuenta mil botellas. Con esta instalación, el promotor pasa de elaborar sus vinos en un pequeño recinto, a trabajar en una bodega que pretende ser un referente en el mundo del vino. 
La bodega se apoya sobre el cerro San Pelayo, en las afueras de San Vicente. Se ha proyectado un espacio pensado en la función y cada una de sus partes intenta responder funcional y estéticamente. En el exterior, se aprecian grandes bloques de hormigón sin pulir repartidos en diferentes taludes, orientados al norte, en los que se han plantado más de veinte mil plantas de tomillo, con la intención de que cubran completamente la construcción y ésta desaparezca del paisaje. 
En el interior, cada zona tiene una iluminación indirecta diferente, estudiada para favorecer los distintos procesos de crianza y elaboración. El proyecto está pensado para trabajar por gravedad y elaborar unos vinos muy naturales y en condiciones perfectas de humedad y temperatura.


- Integración paisajística: La bodega se ubica en un paraje excepcional. Se trata de un solar situado bajo la peña de San Pelayo, un macizo de piedra que reposa sobre una serie de terrazas naturales con unas vistas espectaculares a la Sierra Cantabria, de donde proviene el cierzo, un viento frío ideal para refrescar bodegas. Lejos de competir con la peña de San Pelayo, el edificio debía quedarse a sus pies y servirle de zócalo.
La Rioja Alta consta de un paisaje claramente domesticado por el hombre, formado por incontables terrazas de vid. De ahí que la bodega se conciba como una prolongación edificada de estas formaciones. Los taludes existentes se dibujan como líneas quebradas que se estiran y adaptan para formar la estructura del edificio.
Los muros de la planta baja se adentran hasta el núcleo, formando una gran plaza de entrada. Los taludes del siguiente nivel se transforman en una larga fachada fragmentada que gira al sur y alberga en su interior otra plaza elevada.
El último nivel recoge el quiebro de los taludes bajo la piedra y se remata con grandes huecos en sus extremos, que sirven para iluminar las salas inferiores.
Los tonos secos de la vegetación en los taludes se convierten así en muros de hormigón que hacen de contención y contenedor de la bodega, la cual se funde con el terreno gracias a unas cubiertas vegetales plantadas con tomillo autóctono a modo de viñedo, aportando aromas interesantes al conjunto. El resultado es que, mirando el paisaje desde la piedra de San Pelayo, la bodega desaparece.
- Exterior desnudo: Piel y estructura se unen, con función de muro portante y de contención. El edificio adquiere carácter de infraestructura que da forma a la topografía. El material utilizado es el hormigón y se exhibe con sus cicatrices de construcción, evitando una imagen de perfección y asepsia de acuerdo a la rugosidad del entorno. A la vez, la luz especial del lugar lo convierte en luminoso, casi blanco, con unos surcos horizontales a modo de gran sillería, formados en el momento del encofrado del hormigón mediante junquillos de madera de sección triangular.


La urbanización que se extiende en el exterior del volumen, se entiende como una prolongación del edificio. El acceso a la bodega desde la carretera se produce por un camino pavimentado con gravilla clara aglomerada que le confiere una luminosidad intensa frente a los viñedos y muros de piedra colindantes.
Las plazas de acceso han sido revestidas con resinas de tono beige claro, siguiendo el criterio de luminosidad y fundido con las fachadas de la bodega.

- Interior vestido: El pavimento interior, de basalto pulido, ofrece un fondo oscuro que contrasta con la luminosidad de los paramentos verticales blancos en todas las zonas sociales. Se aplica un entarimado de roble macizo como revestimiento de la escalera del hall y la zona de altillo, el cual aporta una nota de calidez al espacio social. Dicho altillo permite al visitante observar las salas de tinos y barricas, sin interferir en las labores propias de la bodega en época de vendimia. La zona de degustación se ubica en el extremo sur, con vistas cruzadas al castillo de San Vicente y la Sierra.

- Un sofá para el vino: La bodega se organiza de modo que se proteja y se mime el producto desde su entrada hasta su expedición. La composición en terrazas permite trabajar por gravedad, pero no de forma abrupta sino suave y natural, respetando el producto en todo su proceso. Así, en el primer nivel es donde se produce la entrada, selección y volcado de la uva en tinos de roble elevados metro y medio del suelo, donde se produce su fermentación y posterior trasvase por tubo de acero inoxidable a sala de malo láctica y fermentación malo láctica. 


En el nivel inferior, se produce el trasvase del vino a barricas para su crianza y coupage (término francés que define la práctica de mezclar vinos de la misma o de diferente partida o cosecha con el fin de unificar sus cualidades o de compensar con las cualidades de unos los defectos de otros) en tinos de acero inoxidable, para su posterior embotellado y expedición a nivel de calle.

- Luz y vino: Cada espacio de la bodega refleja una atmósfera diferente acorde con las necesidades del gran protagonista: el vino.

La selección y elaboración: En este espacio se aplica una iluminación industrial e intensa, apoyada por una luz cenital mediante lucernario. En esa zona, se han pintado los muros de hormigón con una pintura de resina epoxídica color verde, la cual evoca el origen vegetal del vino. Los tinos de roble descansan sobre una bancada de hormigón elevada. Sobre ellos, cae la luz diurna a través de unas aperturas superiores.

Paso a sala malo láctica: Se concibe como una estrangulación del espacio, dando la sensación de entrada a una cueva, debido a una iluminación de balizas que bañan el suelo.

Sala de fermentación malo láctica: Se ha instalado una iluminación tenue que baña los muros de hormigón, combinada con un mar de lamas de madera DM en el techo, que confiere un ambiente de sosiego idóneo para el vino. La iluminación perimetral e indirecta deja en igual condición techo y barricas, formando un único conjunto visual. El sistema de lamas permite alojar la climatización con una distribución del aire uniforme en toda la sala. Se genera un doble espacio con aberturas superiores que permiten el contacto necesario de la sala con el exterior, para aprovecharse de brisas y aportaciones de temperatura a 21ºC en determinados momentos de la fermentación malo láctica.

Descenso a sala de crianza: El descenso a la sala de crianza vuelve a producirse en un ambiente oscuro que refleja la condición enterrada de la sala, idónea para mantener un clima fresco de 16ºC. En esta ocasión, la arquitectura desaparece y sólo se percibe un mar de barricas bañadas por pequeñas campanas suspendidas. El tono oscuro escogido permite dejar todas las instalaciones vistas para un fácil mantenimiento.

Embotellado y expedición: En estas salas se sigue el mismo criterio de protagonismo de la maquinaria respecto a la arquitectura, que se funde en un fondo negro dejando transparencias que conectan las salas con el exterior. La iluminación es industrial.

Finalmente, todos estos espacios se articulan en torno a un patio central con una reproducción de Los borrachos de Velázquez a modo de telón de fondo de la plaza de entrada a la bodega.



- Benjamin Romeo: Es un hombre que destila una mezcla de sabiduría, ensimismamiento en el trabajo,  pasión por el terruño y tal vez todo esto sea la clave de sus excelentes y muy personales vinos.


- Los vinos: Se definen como auténticos vinos de autor, de muy limitada producción, resultado de un trabajo meticuloso y casi artesanal, sobre la base de una estricta selección de viñedos viejos y una elaboración especialmente cuidada.


Mediante un meticuloso proceso de poda, laboreo y vendimia, Bodega Contador elabora sus vinos a partir de los viñedos de sus más de 50 parcelas. Diferentes suelos, microclimas, orientaciones y variedades, con los que se consiguen vinos de gran complejidad y una marcada personalidad.


Desde 1995 Benjamín Romeo ha sido capaz de transmitir un estilo propio que obtuvo el espaldarazo definitivo de la crítica con la máxima puntuación (100) que el famoso crítico de vinos norteamericano Robert Parker en su revista The Wine Advocate otorgó las más altas puntuaciones a dos añadas del ya mítico Contador: 2004 y 2005.


Hace unos años también creó la línea Predicador, de precio más asequible, y más recientemente el tinto joven, de imagen desenfadada, mi manera. Cuenta también con otro pequeño proyecto de elaborar un blanco en el Macizo del Garraf (Vins del Massis).


- Año de fundación: 1995
- Enólogo: Benjamín Romeo Hilera
- Viñedo propio: 16 ha.
- Producción total en botellas: 150.000
- Parque de barricas: 690 barricas de roble francés
- Dirección: Crta. a Baños de Ebro, Km1, 26338 San Vicente de la Sonsierra, La Rioja
- Teléfono: 941 33 42 28 / Fax: 941 334 537
- Correo Electrónico: info@bodegacontador.com
- Pagina Web: www.bodegacontador.com


HISTORIA

- 1995: La historia de Bodega Contador comienza en 1995, cuando el enólogo y viticultor Benjamín Romeo adquiere una cueva centenaria bajo el castillo de San Vicente de la Sonsierra (La Rioja). En 1996 elabora allí la primera cosecha de su vino “La Cueva del Contador” y empieza a comprar viñas para su proyecto bodeguero.


- 1999: Durante los años siguientes lleva a cabo vinificaciones a mínima escala en la cueva y sigue adquiriendo viñas. En 1999 elabora la primera añada de su vino “Contador”.


- 2000: En el año 2000, tras comprobar la buena acogida del mercado y de los medios especializados a estos primeros vinos, Benjamín decide dedicarse exclusivamente a su proyecto personal.


- 2001: Durante el año 2001, Benjamín Romeo acondiciona el garaje de la casa de sus padres en San Vicente para elaborar vino. De ese modo aumenta la capacidad de vinificación que le ofrecía la cueva.


- 2004: La revista del crítico estadounidense Robert Parker otorga la máxima calificación (100 puntos) a las cosechas 2004 y 2005 de “Contador”, elaboradas en el garaje. Este reconocimiento, inédito en España, dispara el prestigio internacional de la marca.


- 2006: Entre 2004 y 2006, Benjamín Romeo elabora el proyecto de su bodega actual junto al arquitecto Héctor Herrera. La obra se ejecuta entre los años 2006 y 2008.


- 2008: La nueva bodega es inaugurada el 21 de junio de 2008, coincidiendo con el solsticio de verano. El edificio está situado a los pies de San Vicente de la Sonsierra, en el centro del territorio que ocupan los diversos viñedos de la propiedad.


La estructura en tres plantas o terrazas de la bodega reproduce los taludes originales del terreno y al mismo tiempo facilita el manejo de la uva y el vino mediante gravedad.

Las terrazas del edificio están cubiertas de plantas que se integran con la vegetación autóctona. La bodega tiene muros de hormigón visto, para que se vaya impregnando de polvo y se acabe confundiendo con la tierra de la que ha nacido.


ELABORACIÓN

- Filosofía: La clave del trabajo en Bodega Contador es la atención minuciosa a un cúmulo de detalles en todas las etapas del proceso de producción: Desde el cuidado del suelo de las viñas hasta el diseño de las etiquetas. Benjamín Romeo supervisa personalmente todas estas labores.


- Parcelas: La adquisición de viñas y de parcelas adecuadas para el cultivo de la vid constituye la pasión de Benjamín. Bodega Contador posee más de cincuenta parcelas con distintos suelos, microclimas, orientaciones, altitudes, variedades y clones, que permiten conseguir vinos de gran complejidad.


- Poda: La mayor parte de las cepas son conducidas en vaso, el método de poda utilizado tradicionalmente en La Rioja. Los viticultores de Bodega Contador dejan una única yema por pulgar, para limitar la producción y potenciar la calidad de la uva.


- Laboreo de la Tierra: La tierra se labra una media de seis veces al año, entre la poda y la maduración de la uva, dependiendo de las circunstancias de cada temporada. El laboreo comprende diversos trabajos, entre los cuales hay algunos específicos de la viticultura, como picar los sarmientos.


- Abonado: La tierra es abonada solo algunos años, y siempre con materia orgánica elaborada por los propios viticultores de Bodega Contador a partir de estiércol de oveja. Todo el trabajo en las viñas es orgánico, respetuoso y sincero.


- Tratamientos: Las vides reciben únicamente los tratamientos imprescindibles para garantizar la sanidad de la uva. Bodega Contador emplea sólo productos no residuales.


- Poda en Verde: Entre mayo y julio se realizan diversas podas en verde y aclarados. En agosto se eliminan los racimos de primera y segunda floración, y en septiembre se efectúa una primera vendimia.


- Vendimia: La cosecha es realizada manualmente por vendimiadores experimentados. La uva es transportada a la bodega en cajas de 14 kilos de capacidad y en un plazo máximo de media hora.


- Selección de Uva: En la bodega se realiza una selección manual de racimos y, tras el despalillado, una selección manual de granos.


- Fermentación Alcohólica: Los granos que superan el proceso de selección son elevados hasta la boca de los depósitos de fermentación en pequeños contenedores. La fermentación se produce a temperatura controlada en tinos troncocónicos de roble francés de 10.000 litros de capacidad.


- Fermentación Maloláctica: Tanto el vaciado de los depósitos como el llenado de las barricas se lleva a cabo también por gravedad. El vino realiza la fermentación maloláctica en barricas nuevas de roble francés.


- Roble: Bodega Contador trabaja exclusivamente con las diez tonelerías más prestigiosas de Francia, y con las barricas de gama más alta de cada una de estas tonelerías. Benjamín Romeo se desplaza hasta Francia para seleccionar personalmente los mejores robles.


- Crianza: Los vinos con crianza permanecen en barrica entre 18 y 20 meses. En este período se realizan varias trasiegas, así como rellenos semanales para suplir las mermas que se producen en una sala con un grado de humedad moderado (65%) por motivos de salubridad e higiene. Todos los movimientos del vino se efectúan teniendo en cuenta los ciclos lunares.


- Corchos: Los tapones están elaborados con corcho procedente de distintas sierras españolas (Castellón, Toledo, Gerona, etc.…). Benjamín Romeo selecciona personalmente en los bosques de estas sierras los alcornoques que serán destinados a las botellas de Bodega Contador.


- Comercialización: Bodega Contador comercializa el 75% de sus vinos en el mercado internacional y el 25% restante en España. Patxi Fernández, amigo de Benjamín Romeo desde la infancia, dirige las operaciones comerciales de la bodega en todo el mundo.


VISITAS A BODEGAS CONTADOR DE BENJAMÍN ROMEO

Existen tres opciones para visitar Bodega Contador:
1. Visita básica a la bodega: Dura una hora y media, aproximadamente, e incluye la degustación de un vino blanco y un vino tinto.
2. Visita a la bodega, a la Cueva del Contador y a una selección de viñas: Dura una mañana o una tarde e incluye la cata de cuatro vinos: Predicador blanco, Predicador tinto, La Cueva del Contador y La Viña de Andrés Romeo.
3. Visita “a la carta”. Para los aficionados más exigentes: Un día completo de dedicación exclusiva, con cata de todos los vinos de la bodega y actividades complementarias a elegir: Paseos en globo sobre viñedos; Excursiones a lagares rupestres; Almuerzo en el campo, etc.


Vino Predicador Blanco 2014 Benjamín Romeo

- Bodega: Benjamín Romeo
- D.O./Zona: D.O.Ca Rioja (España)
- Tipo de vino: Blanco
- Graduación (vol): 14%
- Varietales: 45% Viura, 39% Garnacha Blanca y 16% Malvasía
- Precio aproximado: 15,00 €


- Elaboración: El mosto fermentó en barricas de roble y maceró durante 24 horas. Crianza de 8 meses en barricas 30% nuevas de roble francés, 70% barricas de 1 vino. Sin clarificación ni estabilización por río, pero con filtración. Producción 11.000 botellas.

- Notas de Cata: muestra un color verde-amarillento. En nariz tiene notas de finas hierbas, flores y frutas de hueso maduras, como albaricoque, ciruela y melocotón. Fresco, complejo y muy mineral. Noble, muy elegante en segundo plano. En boca se presenta equilibrado en cuanto a madurez, roble y acidez. Estamos ante un blanco muy fresco con una ligera estructura tánica, fino y muy vivo. Denso, voluminoso y muy largo.


Vino Tinto Predicador 2013 Benjamín Romeo

- Bodega: Benjamín Romeo
- D.O./Zona: D.O.Ca Rioja (España)
- Tipo de vino: Tinto
- Graduación (vol): 14%
- Varietales: 96% Tempranillo, 2% Garnacha y 1% Graciano
- Precio aproximado: 19,00 €


- Viticultura: Predicador 2013, como en añadas anteriores, se ha elaborado con los racimos de viñas de entre 20 y 35 años. Como siempre, a fin de garantizar el nivel de calidad, durante la prevendimia, dejan en las cepas solamente un racimo por pámpano, de forma que durante la fase final de maduración las uvas alcanzasen el nivel de concentración y equilibrio  exigidos. Además en esta añada han decidido mejorarlo con sus hermanos mayores La Cueva del Contador, La  Viña de Andrés Romeo y Contador para lograr un buen potencial.

- Elaboración: El periodo medio de maceración en frío fue de 2 días. Las fermentaciones se desarrollaron a temperaturas controladas de entre 18ºC y 24ºC con una duración de entre 8 y 11  días. Fermentación en tinos de roble y depósitos de acero inoxidable. Crianza de 16 meses en barricas de 1 vino, 100% roble francés. Sin clarificación ni estabilización por río, pero con filtración. Producción 130.000 botellas.

- Notas de Cata: Muestra un color rojo picota de buena intensidad y  muy  brillante. En nariz destacan frutas rojas y negras, finas maderas, recuerdos de monte bajo, notas de especias y un punto mineral, mostrando gran complejidad. En boca es potente, fresco y maduro, con volumen, pleno de sensaciones afrutadas. Con equilibrada acidez y tanino goloso que aporta estructura  y persistencia. A la vez que resulta un vino muy fino, delicado, muy largo y agradable.


Vino La Cueva del Contador 2013 Benjamín Romeo

- Bodega: Benjamín Romeo
- D.O./Zona: D.O.Ca Rioja (España)
- Tipo de vino: Tinto
- Graduación (vol): 15%
- Varietales: 100% Tempranillo
- Precio aproximado: 46,00 €


- Viticultura: En esta añada 2013, se seleccionaron viñedos de entre 35 y 55 años de edad para elaborar La Cueva del Contador 2013, llevándolos a producciones de un  kilogramo de uva por cepa para conseguir las concentraciones de fruta y tanino deseadas. Además se potenció con Contador, La Viña de Andrés Romeo y Carmen porque en esta añada se decide no sacar al mercado los grandes vinos  por su falta de nivel.

- Elaboración: Fermentación en tinos de madera de roble. Las fermentaciones se iniciaron después de un periodo de maceración en frío, con la uva a una temperatura cercana a los 18ºC, de entorno a 2-3 días. Arrancadas las fermentaciones, éstas se desarrollar de forma lenta con unas temperaturas controladas de entre 19 ºC y 25 ºC, y una duración de 6-8 días. Crianza de 18 meses en barricas nuevas de 100% roble francés. Sin clarificación ni estabilización por río, pero con filtración. Producción 11.000 botellas.

- Notas de Cata: Es brillante con un color rojo mora de capa alta. En nariz es fino y profundo. Destacan las frutas rojas y negras con toques de especia, minerales y balsámicos, además de notas de torrefacto y chocolate. Con la madera muy bien integrada. En boca se muestra fino y bien equilibrado en cuanto a  madurez y frescura. Tiene final muy potente y largo. Muy elegante.

1 comentario:

  1. Un saludo, Pedro ! Hace poco Benjamín estuvo por Bilbao, en una presentación, que como puedes ver en este blog, nos encantó.
    http://benjaminromeo.blogspot.com.es/
    Animo y a seguir con estos reportajes que escribes y que son todo un lujazo. Enhorabuena !

    ResponderEliminar