lunes, 27 de junio de 2016

Cata de Vinos del Priorato (en catalán, Priorat)



CATA DE VINOS DEL PRIORATO (EN CATALÁN, PRIORAT)

Priorato (en catalán, Priorat) es una región vinícola de Cataluña, situada en el centro de la provincia de Tarragona (España) que produce excelentes vinos tintos, amparados por DO desde 1972 y DO Calificada desde 2001.

Es una de las comarcas más singulares de la región, podría decirse que en el Priorato (Priorat) el clima es (salvaje), la vida (dura), la viña (pobre), y el vino (extraordinario). Pocas regiones como ésta son tan avaras en la producción de uvas y pocas tienen tanta capacidad para la elaboración de unos vinos excepcionales por su estructura, graduación y fuerza.

Es una de las zonas vitivinícolas que ha experimentado un crecimiento más vertiginoso en España. Si bien sus vinos eran conocidos desde antaño por su alta graduación y robustez, hasta finales de la década de 1980 no inician su particular revolución para entrar en las cartas de los más prestigiosos restaurantes.

El Priorato histórico comprende nueve pueblos: La Morera de Montsant, La Vilella, Porrera, Poboieda. Gratallops, Bellmunt, El Uoar, El Molar y Torroja del Priorat, donde actualmente se encuentra la sede de la denominación de origen.

La DOCa Priorato es la segunda denominación de origen calificada de España, junto con la DOCa Rioja. Una de las características de la DOCa Priorato es la edad de sus viñas. Hay una gran cantidad de viñas centenarias, aunque durante largos años el cultivo de la vid no estaba bien remunerado. Podríamos denominarla viticultura de subsistencia, ya que la gente elaboraba el vino para el consumo propio y para la venta a granel en las cooperativas. Afortunadamente, corren aires nuevos en el Priorato. Incluso, una resolución de la FAO califica la comarca como la mejor zona vitícola mundial por su orografía y sus condiciones meteorológicas.

Actualmente, el Priorato posee tan sólo 970 ha de viñedo inscrito. Las nuevas plantaciones conservan las proporciones del coupage del Priorato y ya empiezan a producir buenos frutos. Se trata de que el crecimiento sea controlado. En esta pequeña denominación se elaboran unos vinos que constituyen una perfecta y curiosa combinación de artesanía, tradición y modernidad.


VINOS

En esta denominación predomina el vino tinto elaborado con uva cariñena, que es la clave de sus vinos actuales. Se usa también garnacha tinta y peluda. En menor medida se usan las uvas cabernet sauvignon, merlot y syrah. Produce vino de color granate, aroma muy intenso, alto grado de alcohol y sabor denso y rico, carnoso, rotundo. El vino blanco que se elabora utiliza garnacha blanca, macabeo y pedro ximénez. También se hace vino rosado, con garnacha tinta, y vino generoso.

En blancos predominan, además de la garnacha blanca, la macabeo, la pedro ximénez y la chenin blanc. Blancos, rosados y tintos alcanzan fácilmente los 13,5°. Los vinos generosos (14-18°) constituyen otra especialidad, en semiseco o dulce. Pero lo más interesante de la producción son, además de los tintos mundialmente famosos, los extraordinarios vinos de postre: Viejos dioses mediterráneos que merecen volver a los altares de la cultura gastronómica. Los tintos de reserva envejecen un mínimo de dos años (12 meses en envase de roble), y los vinos rancios envejecen un mínimo de cuatro años.

La base de los actuales prioratos son las uvas tintas cariñena y garnacha. De estas dos variedades, sabiamente mezcladas según los antiguos preceptos monacales, nacen unos tintos de color granate, robustos, de sabor denso y rico, y de intenso aroma. Junto a estos vinos han perdurado otros no menos tradicionales, como los vinos rancios. Se trata de vinos envejecidos lentamente en barricas de roble, cargados de personalidad y singularmente llenos de sensaciones. Los rancios pueden degustarse a cualquier hora del día y casan especialmente bien con los frutos secos de la comarca.

En cuanto a los tintos, la garnacha y la cariñena aportan a los vinos el clásico color púrpura, sombrío y profundo, que, cuando son jóvenes, se resuelve en tonalidades violáceas muy concentradas. Estas dos variedades se complementan perfectamente: La garnacha es una variedad oxidativa que tiende a evoluciones muy rápidas, mientras que la misión de la cariñena en el coupage es la de retener la tendencia oxidativa de la garnacha. La primera apuesta de los nuevos prioratos ha sido la plantación de variedades mejorantes (cabernet sauvlgnon, syrah, merlot). Finalmente se ha comprobado que la personalidad del priorato reside en el coupage tradicional, sazonado de las variedades mejorantes. Las bajas producciones de las viñas del Priorato, combinadas con la edad de éstas permiten la elaboración de vinos tintos con mucho extracto y polifenoles, con graduaciones alcohólicas importantes que dan sensación de sedosidad y equilibrio al ser degustados.

La presencia del syrah y del cabernet sauvignon en los prioratos de nuevo cuño contribuye también a elevar su concentración tánica y a dar el matiz suntuoso y opulento de su gama de colores, siempre en la paleta de los rojos oscuros e intensos. Estos tintos recuerdan a las frutas rojas, como la grosella roja y negra, o el pimiento verde cuando contienen cabernet. Tienen los aromas silvestres de hierbas aromáticas, como el romero y el tomillo. En la extrema complejidad de su gama aromática no faltan las notas lácteas y empireumáticas, con toques de regaliz, café, cacao y especias: Clavo, nuez moscada, canela y pimienta. La potencia palatal es la principal característica de los vinos tintos de la denominación.

Cuando se trata de vinos jóvenes pueden resultar algo astringentes por su elevada tanicidad, pero la crianza en barricas de roble les aporta los elegantes tonos avainillados y de humo que, no obstante, nunca pretenden enmascarar la frutosidad intensa del vino. Bien envejecidos, son de una gran complejidad y constituyen un perfecto ejercicio de cata analítica para cualquier aficionado. Los vinos tintos del Priorato, dependiendo de su crianza, requieren un mínimo de cinco años desde que se produce su cosecha para que sus taninos, poderosos y astringentes, se domestiquen y el vino adquiera suavidad y finura. Generalmente, los vinos del Priorato sufren un envejecimiento oxidativo en barricas de roble francés o americano, según las bodegas. Posteriormente se redondean en botella, donde alcanzan su madurez.

Por su parte, los blancos clásicos, mucho más escasos, son abiertamente dorados desde su primera juventud y poseen aromas de frutas amarillas y maduras, como el melocotón y la piña, con notas balsámicas, de hierba, manzanilla, flores de lirio y violetas. Algunos tienen matices amielados. En la boca resultan untuosos, aunque frescos, y presentan un paladar sápido y lleno de matices frutales y florales. No obstante, los vinos blancos están en fuerte regresión debido al descenso en su consumo. Algunos de los nuevos vinos son mostos blancos, de garnacha blanca y macabeo, fermentados en barrica de roble.


TERRUÑO

El viñedo se asienta sobre suelos pizarrosos llamados llicorelles. Es una zona montañosa con laderas escarpadas, de manera que se cultiva la viña en terrazas. Su clima es templado y seco, con oscilaciones marcadas de temperatura entre el día y la noche. Este cambio térmico favorece la formación de sustancias polifenólicas que mejoran la maduración de la uva.

- Suelo: El elemento principal característico de los suelos del Priorato es la licorella, pequeñas láminas de pizarra. Podemos diferenciar tres tipos de suelos: De licorella, arcillosos y sedimentarios. Estos últimos se encuentran en las parcelas más cercanas al río. Los suelos son poco profundos y pobres, con poca materia orgánica. Su origen es volcánico.

Zona de origen volcánico. Su base, llamada llicorella, está compuesta de pizarra rojiza y negra con pequeñas partículas de mica.

- Climatología: De clima continental con veranos largos, calurosos y secos, la temperatura, no obstante, puede alcanzar registros bajo-cero en invierno. Presenta contrastes muy marcados entre los valles y las tierras altas donde pueden soplar tanto fríos vientos del norte como el Mistral, viento cálido que sopla desde el este. Los viñedos se encuentran en altitudes que van desde los 100 m. a los 700 m. y la temperatura media anual es 15 °C. La Pluviometría oscila entre 400mm. y 600 mm. al año, repartidas sobre todo entre la primavera y el otoño.

El clima es templado, con influencia marítima mediterránea, y sometido a los vientos secos del noroeste (el seré). La temperatura media es de unos 15 °C, pero en verano se dan grandes oscilaciones de temperatura entre el día (40 °C) y la noche (12 °C) que son sumamente beneficiosas para la viña vinífera. Las precipitaciones apenas superan los 400 mm anuales. La insolación media es de 2.700 horas de sol despejado. El poder madurador del sol se ve incrementado además por la composición de los suelos, pues las piedras de pizarra que los cubren almacenan el calor y lo reverberan durante la noche. El suelo del Priorato está formado por las famosas llicorelles (pizarras oscuras en las que aparecen venas de cuarcita). Estas cuarcitas, resquebrajadas, cubren el suelo y permiten que el viñedo se asiente en las pendientes.

- Zona de producción: Comprende varios municipios de la provincia de Tarragona: La Morera de Montsant, Poboleda, Torroja del Priorat, Porrera, Bellmunt del Priorat, El Lloar, Gratallops, La Vilella Baixa, La Vilella Alta, El Molar y Scala Dei. El viñedo (más de 1.700 ha amparadas por la DOCa) se extiende por las tierras del interior de Tarragona, ocupando agrestes montañas y escarpados valles en las estribaciones de la sierra del Montsant. El paisaje escarpado se caracteriza por su salvaje y solitaria personalidad, dulcificada por las tonalidades del bosque mediterráneo. Las montañas rojizas aparecen cubiertas de oloroso matorral y aromáticas hierbas (romero, tomillo). El río Siurana y sus pequeños afluentes riegan la zona. Los pueblos, construidos en piedra, ofrecen una estampa medieval y arisca. La viña se cultiva generalmente en terrazas, excavadas en el duro suelo de pizarra (llicorella), en cotas que oscilan desde los 200 m hasta alturas superiores a los 800 m. El viñedo alterna con el almendro y el olivo. En muchas parcelas se obtienen ruinosos rendimientos (10/15 hl/ha), aunque los viñedos jóvenes plantados en cotas más bajas pueden producir hasta 40 hl/ha.

- Formas de cultivo: Las viñas del Priorato se cultivan de tres maneras diferentes).
. En "coster": Parcelas dispuestas en pendiente, que puede llegar a desniveles del 30-40 %. Esta particularidad hace que el cultivo sea totalmente manual. Hasta hace poco tiempo, algunas parcelas todavía se trabajaban con animales.
. En terraza: Parcelas escalonadas en las laderas de la montaña, que permiten el cultivo mecanizado.
. En llano: Son las parcelas más cercanas al río. También se cultivan así las viñas del sur de la denominación.

Las producciones de mejor calidad provienen de los "costers" de viñas viejas con terreno de licorella. Allí es donde se elaboran los vinos más concentrados con un inconfundible toque mineral. En estas viñas, los rendimientos son muy bajos, de manera que se llega a producciones de 12 hl/ha. Normalmente una planta produce entre 0,5-1,0 kg de uva. Debido al alto contenido tánico de los hollejos, los vinos experimentan en las bodegas largas maceraciones peliculares que pueden llegar hasta treinta días. El sangrado de estos depósitos se lleva a cabo días después de que haya terminado la fermentación alcohólica. Por otra parte, los vinos que se extraen de viñas viejas tienen un buen equilibrio entre acidez y alcohol. Esto es debido a que estas viñas poseen un gran número de reservas que la planta utiliza ante las altas temperaturas veraniegas. Cuando la vid no puede realizar la fotosíntesis, no hace falta que obtenga su energía quemando los ácidos orgánicos, algo que produciría un descenso en la acidez total del vino.

Preparar las terrazas para el cultivo es una labor sacrificada. El cultivo de la viña es difícil y duro, sobre todo en las laderas agrestes, que dificultan o impiden el laboreo mecánico. Pero el resultado es, como ocurre en las pizarras del Mosela o en las terrazas del Alto Douro, muy favorable para la calidad de los vinos. Las bajas producciones ofrecen, en compensación, vinos más concentrados y con un cuerpo más graso. Así se consiguen estas joyas únicas de la variedad garnacha, que no tienen nada que ver con los vinos descarnados y fogosos que se obtienen cuando esta variedad se hace sobre producir. Ésta es, pues, la variedad más característica del Priorato, en sus tres clases, tinta, peluda y blanca, aunque también se cultiva ampliamente la tinta cariñena. A estas variedades tradicionales se han añadido la cabernet sauvignon, la merlot y la syrah. Estas uvas, mezcladas sabiamente con la garnacha, han contribuido a modificar sustancialmente el perfil de los vinos del Priorato sin que por ello pierdan su poderosa personalidad, intensamente marcada por la fuerza de la tierra y el clima.



HISTORIA

- Roma: Se trata de una zona marcada por hitos históricos y geográficos. Los vinos del Priorato formaban parte del antiguo viñedo tarraconense, citado ya por Plinio el Joven y Silio Itálico. Nadie duda de que los romanos tuvieran ese instinto de presa que se necesita para construir un imperio, explotando los recursos naturales de sus provincias. Así llegaron al Priorato, plantaron la vid en su suelo y expoliaron el plomo y la plata del subsuelo.

- Medievo: Pero si los romanos tenían sentido práctico, los monjes medievales tuvieron sentido estético, ya que se establecieron en los lugares más bellos de Europa, porque eran también los más ricos en pasto, pesca, vino y agua. Muchos tratadistas medievales describen la comarca del Priorato como un paraíso en el que abundaban las fuentes, los bosques, la pesca de río y la caza. Alfonso II de Aragón aprobó en 1163 la fundación del monasterio cartujo de Scala Dei. El nombre del cenobio evocaba el sueño bíblico de un campesino de la comarca, que había visto a los ángeles subiendo por la escala de Jacob. Así nació el Priorat de la Cartoixa de Scala Dei, que subsistió holgadamente con los recursos de la comarca que le proporcionaban pastos, hierbas medicinales, saludables aguas y buenos vinos. La viticultura del Priorato tuvo su momento de auge en los siglos XVIII I y XIX, llegando incluso a exportarse, aunque muchas veces se utilizó para reanimar a los pálidos tintos de otras latitudes. El destino del Priorato fue siempre salutífero y se recompusieron muchas flaquezas en los hombres y en los vinos.

Los monjes de la cartuja de Sea la Dei fueron los que introdujeron el arte de la viticultura en esta tierra. Este monasterio fue, sin duda, el verdadero pater vinarius de sus sabrosos vinos. La cartuja de Sea la Dei fue fundada por orden del rey Alfonso II el Casto en el a fio 1163. Los monjes de la orden de San Bruno habían llegado a Poboieda a mediados del siglo XII buscando un sitio donde edificar una cartuja. Allí vivieron mientras construían el monasterio en su emplazamiento actual, en La Morera de Montsant. Esta cartuja fue la primera fundada en la península Ibérica. El monasterio contó con siete pueblos sometidos al dominio feudal del prior, y por eso la zona comenzó a ser conocida como Priorato. En cuanto al nombre de Scala Dei (Escalera de Dios), que fue adoptado por la cartuja y que aparece representado en el escudo de la denominación de origen Priorato, parece que tiene su origen en una leyenda. Se dice que un pastor de la época tuvo una visión en la que aparecía una escalera en el Montsant que ascendía hacia el cielo y por la que bajaban y subían los ángeles.

Desde el punto de vista geográfico, el elemento característico de esta comarca es la impresionante sierra del Montsant; en torno a sus peladas rocas, que son un reclamo para los escaladores más audaces del mundo, fueron naciendo pequeños núcleos rurales, que cultivaron unas vides que han resistido el paso de los siglos en las laderas de mediodía.

- Contemporánea: Con el buen humor que le caracteriza, dice el escritor Hugh Johnson en su magistral Historia del vino: "Los tintos del Priorato se consideraban más una medicina que un vino". Pero, cuando los cartujos fueron despojados de sus tierras en 1835, la región entró en una fase de declive. Actualmente sigue siendo una comarca despoblada, montañosa y de romántica belleza, formada por bellos pueblos medievales y viejos viñedos de difícil laboreo.

La personalidad inconfundible de los tintos del Priorato es siempre una baza para fundamentar el desarrollo de una región vinícola. Hace 10 o 15 años muy pocas bodegas sobrevivían en el Priorato embotellando sus vinos. Los esnobs repudiaban estos vinos, tachándolos de alcohólicos, gordos, oxidativos, humillados con todos los defectos que entonces se atribuían a la variedad garnacha. Muy pocos apostaban entonces por esta variedad y esta comarca de suelos minerales, proclamando la calidad de "sus vinos tintos, profundos y aromáticos, que son la gloria de la vieja tradición mediterránea". Las cosas han cambiado mucho, afortunadamente, para los agricultores, los elaboradores y los amantes del buen vino. Es verdad que hombres como Palacios, Pastrana, José Luis Pérez o René Barbier han hecho decisivas inversiones a favor de la calidad, pero su mérito más inteligente consiste en haber apostado por estas tierras poco productivas cuando nadie creía en ellas. Actualmente nadie se sorprende al saber que el Priorato es considerado, fuera de España, una de las "joyas más cotizadas" del vino español. Ni nadie se asombra cuando estos vinos tintos aparecen una y otra vez premiados en catas internacionales.

- "Nuevos prioratos": A finales de la década de 1980, el Priorato sufrió una revolución vitivinícola con el nacimiento de los llamados "nuevos prioratos". Todo comenzó a partir de las inquietudes y los conocimientos profesionales de cuatro bodegueros que un día soñaron con recuperar las viejas glorias del Priorato: Álvaro Palacios (joven emprendedor, descendiente de una gran familia de bodegueros riojanos y experto conocedor de las artes de las barricas), René Barbier (descendiente de una antigua familia de bodegueros del Priorato y del Penedés), José Luis Pérez (experto enólogo y gran amante de esta tierra) y Caries Pastrana. Con mucho esfuerzo y tenacidad se fueron recuperando algunos viñedos centenarios de garnacha, se plantaron nuevos de cabernet sauvignon, merlot y syrah en terrazas, y se elaboraron vinos con una poderosa personalidad, marcada por la fuerza de la tierra y el clima austero de la región.

Aunque estos cuatro bodegueros acabaron separándose debido a sus diferencias, gracias a su esfuerzo inicial, el nombre del nuevo priorato se dio a conocer en todo el mundo como sinónimo de tintos de gran concentración. De esta manera, en tan sólo diez años se pasó de una situación de abandono de las viñas a la recuperación del cultivo de la tierra por parte de los jóvenes. Con el impulso de este "boom", a principios del siglo XXI existían ya 22 productores dedicados a elaborar grandes vinos de guarda, densos y corpulentos.

Hoy estos prioratos se cotizan en los mejores mercados parisinos, londinenses y norteamericanos, y sus precios están a la altura de los mejores tintos de Burdeos y Borgoña.



Serras del Priorat 2014

- Bodega: Clos Figueras
- D.O./Zona: Priorat (España)
- Tipo de vino: Vino tinto joven con crianza
- Variedades: Garnacha 51%, Cariñena 31%, Syrah 12% y Cabernet Sauvignon 7%.
- Graduación (vol): 14,5%
- Precio aproximado: 15,00 €

- Viñedos: Priorat elaborado por Clos Figueras, bodega situada en el pueblo de Gratallops. En esta zona, el clima es mediterráneo templado, cálido y seco. Viñedos procedentes de cepas de entre 5 y 10 años. Los viñedos están plantados entre 400 y 700 metros sobre el nivel del mar, en suelo de pizarra extremadamente pobre.

- Elaboración: La vendimia se lleva a cabo en cajas de 20 kg. Tras seleccionar las uvas en mesa de selección en la bodega, se realiza una fermentación en depósitos de 2.500 litros. La maceración tiene lugar después de la fermentación alcohólica y se alarga durante dos semanas. Por último, Serras del Priorat permanece en barricas de roble francés de 300 a 500l de segundo año durante siete meses. Vino tinto Barrica. 8 meses en barrica de roble francés.

- Notas de cata: Color rojo intenso con un ribete azulado. En nariz se presentan aromas intensos de frutas rojas y negras junto a notas de regaliz y algunas notas a sotobosque. En boca se presenta fresco, con un claro protagonismo de la fruta roja y negra. Taninos redondos.

- Christopher Cannan: Es conocido principalmente por su actividad de negociante de vinos. Su empresa Europvin, fundada en 1978 y con sede en Burdeos, distribuye, entre otros, los vinos de algunos de los productores de mayor prestigio de España, Francia, Italia, Portugal o Hungría, sobre todo en el mercado americano y asiático.

Desde 1997, es también otro de los grandes elaboradores de vinos en el Priorat y el Montsant. En el Priorat, con su bodega Clos Figueras, situada en Gratallops, donde se instaló tras seguir las recomendaciones de su buen amigo René Barbier; en el Montsant, como propietario de Spectacle Vins, la única bodega de esta región que hasta ahora ha conseguido 99 puntos en la lista de Robert Parker; aquí, comparte la propiedad con René Barbier y Fernando Zamora.

Hoy, el enólogo al frente de la bodega es Jaume Pujol, con el asesoramiento de Alain Graillot, unos de los mejores enólogos del Ródano.








Ferrer Bobet Vinyes Velles 2013

- Bodega: Ferrer Bobet
- D.O./Zona: Priorat (España)
- Tipo de vino: Vino tinto joven con crianza
- Variedades: Cariñena y Garnacha
- Graduación (vol): 14,5%
- Precio aproximado: 32,00 €

- Viñedos: A medio camino por la carretera que lleva a Porrera desde Falset, se encuentra la deslumbrante bodega de Ferrer Bobet. Construida en la cima de una de las laderas y rodeada de viñedos, domina el paisaje y ofrece a sus visitantes unas impresionantes vistas del entorno: Viñedos y más viñedos de una de las zonas más frescas del Priorat, la sub-zona de Porrera, donde la cariñena madura lentamente, ofreciendo vinos de una suavidad y una frutosidad exquisitos, como este Vinyes Velles.

Viñedos centenarios situados a 600 metros de altitud sobre el nivel del mar. Superficie de 22 hectáreas, en un suelo de Licorella pizarrosa. Estamos ante una de las áreas más frescas y con mayor elevación y pendientes de la D.O, originando diversidad de mesoclimas.

- Elaboración: Vendimia manual en cajas de 10 kilogramos de uvas procedentes de costers y terrazas de pizarra. Clasificación grano a grano en doble mesa de selección y llenado de depósitos por gravedad. Fermentación en depósitos de madera y acero inoxidable de 15 a 30 Hl. Fermentación maloláctica en botas de roble francés. Crianza realizada en botas de roble francés de grano fino y tostado medio durante 15 meses. Embotellado sin clarificar ni filtrar. Crianza mínima en botella de 11 meses.

- Notas de cata: Es un vino muy frutal (arándanos), con aromas florales de violetas y de hierbas aromáticas, suaves especiados y tostados, de cuerpo medio, equilibrado, con una textura sedosa, mineral y un frescor extraordinario (precisamente, el objetivo de Bobet es poder llegar a transmitir al máximo el frescor de estos preciados suelos de llicorella). Un Priorat que hay que conocer, sin duda.







Torres Salmos 2012

- Bodega: Bodegas Miguel Torres
- D.O./Zona: Priorat (España)
- Tipo de vino: Vino tinto joven con crianza
- Variedades: Cariñena, Garnacha y Syrah
- Graduación (vol): 14,5%
- Precio aproximado: 22,00€

- Viñedos: Fincas situadas en el Priorato Central, con suelos pobres y de constitución volcánica, lo que aportan un fuerte carácter mineral a los vinos. Los viñedos están plantados sobre escarpadas laderas de esquistos (piedra licorella). El clima 2012 fue un año de temperaturas y precipitaciones normales, pero con un ciclo vegetativo seco y un período de maduración de la uva cálido. Las pocas lluvias de primavera y verano favorecieron que la sanidad de la vendimia fuese excelente y se produjera una buena maduración de la uva y un correcto grado alcohólico.

- Elaboración: La Cariñena se vendimió entre el 15 de septiembre y el 2 de octubre, la Garnacha entre el 1 de septiembre y el 5 de octubre y la Syrah entre el 28 de agosto y el 8 de octubre. Maceración entre 20 y 25 días. Fermentación durante 7 a 12 días en depósitos de acero inoxidable con control de temperatura (27-28ºC). Maloláctica en botas de roble francés. Crianza en barricas de roble francés durante 14 meses. El embotellado, tuvo lugar el 19 de junio de 2014.

- Notas de cata: Color ojo picota, oscuro con ribete violáceo. En nariz aromas de fruta negra madura, notas especiadas, cacao, notas tostadas, aromas florales. En boca sabroso, suave, eelegante, taninos maduros y persistente.







Roquers de Porrera 2012

- Bodega: Celler de l'Encastell
- D.O./Zona: Priorat (España)
- Tipo de vino: Vino tinto joven con crianza
- Variedades: Cariñena, Garnacha, Merlot y Syrah
- Graduación (vol): 15%
- Precio aproximado: 37,50 €

- Viñedos:  Mas d’en Caçador. Ladera con gran inclinación, sin abancalar, situada a 500m sobre el nivel del mar, orientada al Norte. Con una superficie de 2 hectáreas. Edad entre 75 y 100 años. Suelo de pizarra rompediza, llamada licorella. Rendimientos entre 300 y 500 gramos de uva por cepa.

- Elaboración:  Vendimia manual. La uva bien madura y sana pasa por un estricto proceso de selección antes del despalillado, fermentando en tanques de inox y barricas de roble francés a una temperatura de entre 26–28 ºC. Maceración con las pieles durante 21 días. Fermentación maloláctica en barrica de roble francés. El vino es criado 16 meses en barricas nuevas de roble Francés (Allier) grano fino.

- Notas de cata:  Profundo color rojo con menisco violáceo. En nariz predominan los aromas balsámicos y minerales entre recuerdos a maderas nobles. Complejo, también despliega toques de vainillas y ciruelas maduras. En boca es opulento y concentrado. Su tanino aporta una gran estructura que llena de cuerpo y untuosidad todo el paladar. Una acidez muy compensada y una frutosidad omnipresente que anticipa el largo postgusto. Se redondeará en botella durante los próximo 10 años.




Marge 2014

- Bodega: Celler de L´Encastell
- D.O./Zona: Priorat (España)
- Tipo de vino: Vino tinto joven con crianza
- Variedades: 60% Garnacha, 40% Cabernet sauvignon, Merlot y Syrah.
- Graduación (vol): 14,5 %vol.
- Precio aproximado: 19,00 €

- Viñedos:  Mas d’en Ferran. Terrazas de 2-3 metros de anchura. Con una superficie de 5 hectáreas de viñedo. Edad 20 años. Rendimientos de 1,5-2kg de uva por cepa.

- Elaboración: Vendimia manual. La uva bien madura y sana pasa por un estricto proceso de selección antes del despalillado, fermentando en tanques de inox a una temperatura de entre 26 – 28 ºC . Maceración con las pieles durante 15 días. Fermentación maloláctica en depósito de inox. Criado 8 meses en barricas de roble francés y americano.

- Notas de cata: Color cereza. En nariz es intenso, con elegantes notas a hierbas de monte. En boca resulta sabroso, con una fruta madura predominante sobre un fondo mineral y balsámico. Se recomienda un consumo inmediato, aunque se redondeará en botella en los próximos años.



No hay comentarios:

Publicar un comentario