viernes, 29 de julio de 2016

Ruta Enologica por la Toscana (Montalcino y Montepulciano)




RUTA ENOLOGICA POR LA TOSCANA (MONTALCINO Y MONTEPULCIANO)

El vino toscano es el vino italiano producido en la Toscana, región ubicada en el centro de Italia, a lo largo del mar Tirreno, y uno de los productores de vino mundiales más notables. Los Chianti, Brunello di Montalcino y Vino Nobile di Montepulciano se hacen principalmente con uva Sangiovese, mientras la Vernaccia es la base del Vernaccia di San Gimignano blanco. La Toscana también es conocida por el vino del desierto Vin Santo, producido con diversas uvas de la región. La Toscana tiene 29 Denominazioni di origine controllata (DOC) y 7 Denominazioni di origine controllata e garantita (DOCG). En los años 70 surgió una nueva categoría de vinos conocida como "Súper Toscanos", elaborados fuera de las regulaciones DOC/DOCG pero considerados de alta calidad y resultando caros, convirtiéndose muchos en vinos de culto. Tras la reforma del sistema de clasificación italiano muchos de los Súper Toscanos pasaron a ser DOC o DOCG, pero algunos productores prefieren la categorización sin clasificar o el uso de la clasificación Indicazione Geografica Tipica (IGT) de Toscana.


Tras el Piamonte y el Véneto, la Toscana produce el tercer mayor volumen de vinos de calidad DOC y DOCG, suponiendo la tercer región con más viñedos (por detrás de Sicilia y Apulia) pero la octava en volumen total producido. Esto se debe en parte al hecho de que su suelo es muy pobre, y los productores priorizan rendimientos bajo y mayor calidad en sus vinos. Más del 80% de la producción de la región es vino tinto.


Aunque la Sangiovese es la uva más importante de la Toscana, existen muchas variedades clonadas, teniendo muchas poblaciones su propia versión local de Sangiovese. La Cabernet Sauvignon se ha cultivado en la Toscana desde hace unos 250 años, pero solo recientemente ha sido asociada con la región gracias al auge de los Súper Toscanos. Otras variedades internacionales presentes en la Toscana son la Cabernet Franc, Chardonnay, Merlot, Pinot Noir, Sauvignon Blanc y Syrah. De la mucha variedades tintas locales la Canaiolo, Colorino, Malvasia Nera y Mammolo son las más cultivadas. Para los blancos, la Trebbiano es la variedad más plantada, seguida por la Malvasía, Vermentino y Vernaccia.


- Historia: La historia de la viticultura en la Toscana se remonta a los asentamientos etruscos del siglo VIII a. C. Restos de ánforas procedentes de la región demuestran que el vino toscano fue exportado al sur de Italia y la Galia tan pronto como en siglo VII a. C. Para el siglo III a. C. ya había referencias literarias de escritores griegos sobre la calidad del vino toscano.1 Desde la caída del Imperio Romano y durante toda la Edad Media, los monasterios fueron los principales productores de vino de la región. Cuando surgieron la aristocracia y los mercaderes, heredaron la cultura de la mediería (mezzadria), sistema que toma su nombre del acuerdo por el cual el terrateniente pone la tierra y los recursos para cultivar a cambio de la mitad (mezza) de la cosecha anual. Muchos terratenientes toscanos producían vino con la mitad de su cosecha, que vendía a mercaderes de Florencia. La primera referencia a los mercaderes de vino florentinos procede de 1079, y en 1282 se creó un gremio.


El gremio Arte dei Vinattieri estableció normas estrictas sobre cómo debían conducir su negocio los mercaderes de vino florentinos. No debía venderse vino a menos de 90 metros de una iglesia, y también estaba prohibido servir a niños de menos de 15 años y a prostitutas, rufianes y ladrones. En el siglo XIV se vendía una media de 300.000 hectolitros anuales de vino en Florencia. La primera referencia al Vino Nobile di Montepulciano procede de finales del siglo XIV. La primera mención registrada al vino de Chianti se debe al mercader toscano Francesco di Marco Datini, el "mercader de Prato", que describió un vino blanco y ligero. Los vinos de Vernaccia y Greco de San Gimignano se consideraban artículos de lujo y eran tan preciados como el azafrán. Durante esta época los productores toscanos empezaron a experimentar con nuevas técnicas e inventaron el proceso del governo, que ayudaba a estabilizar los vinos y fermentar el azúcar lo suficientemente como para hacerlos secos. En 1685 el autor toscano Francesco Redi escribió Bacco in Toscano, un poema de 980 versos describiendo los vinos de la región.


Tras el final de las Guerras Napoleónicas, las Toscana volvió a estar bajo el gobierno de los Habsburgo. Fue en este momento cuando el estadista Bettino Ricasoli heredó su antigua finca familia en Broglio, en el corazón de la zona Chianti Classico. Resuelto a mejorar la finca, Ricasoli viajó por Francia y Alemania, estudiando las variedades de uva y técnicas vinícolas. Llevó varios tipos de uva de vuelta a la Toscana y experimentó con distintas variedades en sus viñedos. Sin embargo, descubrió que tres variedades locales (Sangiovese, Canaiolo y Malvasía) daban los mejores vinos. En 1848 estalló la revolución en Italia y su amada esposa falleció, dejando a Ricasoli poco interés que dedicar al vino. En la década de 1850 la mayoría de los viñedos toscanos estaban devastados, habiendo emigrado muchos campesinos a otras parte del país o a América.


- Clima y geografía: La región de la Toscana, la quinta mayor de Italia, incluye siete islas costeras. Limita al noroeste con Liguria, al norte con Emilia-Romaña, al este con Umbría y al sur con el Lacio. Al oeste está el mar Tirreno, que da a la zona un clima mediterráneo templado. El terreno es bastante accidentado (sobre el 68% del total), progresando al interior hasta los Apeninos a lo largo de la frontera con Emilia-Romaña. Las colinas sirven para suavizar el calor del verano, estando muchos viñedos plantados en las zonas más altas de las colinas.


La uva Sangiovese madura mejor cuando recibe más luz del sol directa, lo que es un beneficio de muchos viñedos de las colinas toscanas. La mayoría de los viñedos de la región están a una altitud de unos 150–500 m. La mayor elevación también incrementa la variación de temperatura diurna, ayudando a las uvas a mantener un equilibrio de azúcares y acidez, así como sus cualidades aromáticas.


MONTALCINO MUNICIPIO

Montalcino es un municipio italiano de 5.115 habitantes de la provincia de Siena. Es una localidad destacada por la producción del vino Brunello. Se encuentra en el territorio al noroeste del Monte Amiata, en la parte final de val de Orcia, sobre el límite administrativo con la provincia de Grosseto. Está al oeste de Pienza, cerca de la zona conocida como Crete Senesi. Dista 42 km de Siena, 110 de Florencia y 150 de Pisa. El nombre de la ciudad deriva de las palabras latinas mons (monte) e ilex (encina), esto es, "monte de las encinas".


- Historia: La colina sobre la que se asienta Montalcino posiblemente estuviera ya habitada en tiempos de los etruscos. Su primera mención en documentos históricos data del año 814, sugiriéndose que había allí una iglesia en el siglo IX, muy probablemente construida por monjes que estaban relacionados con la cercana abadía de Sant'Antimo. La población creció repentinamente a mediados del siglo X cuando la gente que huía de la cercana ciudad de Roselle decidió residir en la ciudad.


En tiempos medievales la ciudad fue conocida por sus curtidurías y por los zapatos y otros objetos de cuero que se hacían con cueros de alta calidad que se producían aquí. Conforme pasó el tiempo, muchas ciudades de las colinas medievales, incluyéndose entre ellas Montalcino, padecieron un fuerte declive económico.


En la Edad Media era un municipio independiente de considerable importancia debido a su ubicación a lo largo de la antigua vía Francígena, la principal carretera entre Francia y Florencia, aunque poco a poco cayó bajo la influencia de la más poderosa y agresiva ciudad de Siena. Dependió de esta ciudad desde la batalla de Montaperti de 1260 y se vio involucrada en sus conflictos, particularmente los que tuvo con la ciudad de Florencia en los siglos XIV y XV. Cuando Siena cayó en poder de la Florencia medicea, Montalcino resistió durante casi cuatro años, pero al final cayó de parte de los florentinos, bajo cuyo control estuvo hasta que el Gran Ducado de Toscana se unificó con el resto de Italia en 1861.


Actualmente, sin embargo, la economía de Montalcino depende del turismo y del hecho de que se asienta en uno de los viñedos más importantes de Italia.


- Lugares de interés: Las primeras murallas medievales se construyeron en el siglo XIII. La Fortezza (fortaleza) se construyó en el punto más alto de la ciudad en el año 1361, sobre un plan pentagonal diseñado por los arquitectos sieneses, Mino Foresi y Domenico di Feo. La fortaleza incorpora algunas de las murallas meridionales preexistentes y otras estructuras como la tenencia de Santo Martini, la torre de San Giovanni y una antigua basílica que actualmente sirve como capilla del castillo.


Los Musei Riuniti son, a la vez, un museo cívico y diocesano. Conserva varias obras, incluyendo un destacado crucifijo de un artista desconocido de la escuela sienesa, dos bellas esculturas del siglo XV, en madera y otras esculturas en terracota que parecen ser de la escuela de Della Robbia. La colección incluye un San Pedro y San Pablo de Ambrogio Lorenzetti y una Virgen con Niño de Simone Martini. Otros lugares de interés son:


- Chiesa di Sant'Agostino, de fachada románica, construida en el siglo XIII.
- El Duomo (catedral), dedicada a San Salvador, de apariencia neoclásica.
- La Piazza del Popolo, con el Ayuntamiento (Palazzo Comunale) como principal edificio, con una alta torre medieval adyacente.
- La Loggia, estructura renacentista con seis arcos de medio punto, aunque con muchas restauraciones de épocas posteriores.


Montalcino está dividida, como la mayor parte de las ciudades toscanas medievales, en cuartos llamados contrade.


BRUNELLO DI MONTALCINO

Brunello es el nombre de una variedad local de Sangiovese cultivada en los alrededores de Montalcino, localidad ubicada al sur de la zona Chianti Classico, con un clima más seco y templado. El monte Amiata protege la zona de los vientos del sureste. Muchos de los viñedos están situados sobre las colinas, a una altitud de unos 500 m, si bien los hay también en zonas más bajas. La uva de las regiones del norte y el este tiende a madurar más lentamente y producen vinos más perfumados y ligeros. Las regiones del sur y el oeste son más templada, por lo que sus vinos tienden a ser más ricos e intensos.


La variedad Sangiovese de Brunello parece florecer en este terroir, madurando con facilidad y produciendo consistentemente vinos fuertes de color, extracto y riqueza, de mucho cuerpo y buen equilibrio de taninos. A mediados del siglo XIX, se cree que un granjero local llamado Clemente Santi aisló el clon Brunello y lo plantó en esta región. Su nieto Ferruccio Biondi-Santi ayudó a popularizar el Brunello di Montalcino en la segunda mitad del siglo XIX. En la década de 1980 fue el primer vino en obtener la clasificación DOCG. Actualmente hay unos 200 cultivadores en la región de Montalcino, que producen unas 333.000 cajas de Brunello di Montalcino anuales.


Los vinos Brunello di Montalcino necesitan envejecer al menos 4 años antes de poder comercializarse, requiriendo los riserva al menos 5. Los Brunellos tienden a ser muy fuerte y tánicos en su juventud, necesitando al menos una década o dos antes de empezar a suavizarse, teniendo los vinos de cosechas excelentes potencial para superar bien los 50 años. En 1984 la región de Montalcino recibió la designación DOC de Rosso di Montalcino. Llamados a menudo "Baby Brunellos", estos vinos se hacen típicamente con las mismas uvas, viñedos y estilo que el Brunello di Montalcino normal, pero no se envejecen tanto. Aunque parecidos a los Brunellos en sabor y aroma, estos vinos son a menudo más ligeros y aprovechables en su juventud.


MONTEPULCIANO MUNICIPIO

Montepulciano es una comuna italiana de la región de la Toscana, provincia de Siena, con cerca de 13.870 habitantes. Se extiende por un área de 165 km², con una densidad de población de 84 hab/km². Es fronteriza con Castiglione del Lago (PG), Chianciano Terme, Chiusi, Cortona (AR), Pienza, y Torrita di Siena.


Es el lugar donde nació el poeta italiano Angelo Poliziano el 14 de julio de 1454. En 1532 nació en esta ciudad Roberto Belarmino, jesuita que llegó a ser miembro de la Inquisición y canonizado como santo y doctor de la Iglesia Católica.


- La ciudad: La calle principal de Montepulciano se alarga durante 11 kilómetros y medio desde la Porta al Prato hasta la Piazza Grande en lo alto de la colina. Entre sus lugares de interés están el Duomo, o catedral de Santa Maria Assunta, construida entre 1594 y 1680, que incluye una obra maestra de la Escuela sienesa, un gran tríptico con la Asu3nción de la Virgen obra de Taddeo di Bartolo fechada en 1401; y el santuario de San Biagio, en la carretera hacia Chianciano en las afueras de la ciudad. Es un típico edificio toscano del siglo XVI, diseñado por Antonio da Sangallo el Viejo sobre un Pieve preexistente, entre 1518 y 1545. Tiene planta circular con una gran cúpula y un tambor cuadrado. El exterior, con dos campanarios, está construido en travertino blanco. Además, la ciudad es conocida por acoger el rodaje de la película "The Twilight Saga: New Moon" del director Chris Weitz, basada en la novela de Stephenie Meyer "New Moon". El rodaje en Montepulciano, duró dos semanas en mayo 2009 apara finalizar el 29 de mismo mes.


VINO NOBILE DI MOTEPULCIANO

El Vino Nobile di Montepulciano recibió la denominación DOCG poco después del Brunello di Montalcino, en 1980. La DOCG cubre el tinto de la zona de Montepulciano. El vino recibió su nombre en el siglo XVII, cuando era el vino favorito de la nobleza toscana. Ubicado en la región sureste de la Toscana, el clima de la zona está muy influenciado por el mar. La variedad de Sangiovese en Montepulciano es conocida como Prugnolo Gentile y se necesita que componga al menos un 80% del vino. Tradicionalmente la Canaiolo y Mammolo suponen el resto de la mezcla, pero algunos productores han empezado a experimentar con Cabernet Sauvignon y Merlot.


Es necesario que los vinos envejezcan dos años antes de comercializarse, y uno más para que sean riserva. El uso reciente de barricas de roble francesas ha incrementado el cuerpo y la intensidad de los vinos, que destacan por sus notas de ciruela y almendra y sus taninos suaves.


Los edificios históricos están en un estado excelente, algunos de ellos albergan grandes tesoros artísticos y la imagen de la ciudad impresiona tanto como las de un libro ilustrado: Montepulciano es uno de los destinos preferidos en el sur de Toscana. La ciudad medieval está situada en la parte más alta, encima del famoso valle de Chiana y del lago Trasimeno. Está edificada sobre un volcán extinguido, el monte Poliziano, al cual debe su nombre. En la región de Montepulciano, la clase de uva sangiovese se denomina prugnolo gentile y el vino que se obtiene aquí a partir de una mezcla de variedades (se parece a la del chianti) es el Nobile di Montepulciano.


La zona de cultivo del vino calificado DOCG desde 1980 es muy reducida. La producción de nobile sólo está permitida en unas 1.500 hectáreas, en su mayoría de emplazamientos situados en el este y el sur. En contraste con los más de 200 productores de brunello con fincas en las inmediaciones de la ciudad, en la misma Montepulciano sólo existen poco más de 40. Los suelos están compuestos en gran parte de arena amarilla y piedra arenisca arcillosa, mientras que las formaciones calcáreas, que en la zona del Chianti Classico son las responsables de los mejores vinos, no existen aquí a causa del origen volcánico de los suelos. Las superficies vinícolas se hallan a una altura entre 250 y 600 m. Por regla general, las más cálidas y profundas son mejores. A semejanza de Montalcino, el clima es más caluroso que en Toscana central y los veranos pueden llegar a ser muy secos. Por ello, sobre todon en años muy cálidos, los emplazamientos orientados al lago Trasimeno producen los mejores resultados, puesto que en esta zona, aun en condiciones de sequía general, la humedad existente favorece el crecimiento de las uvas.


- Historia: La historia de la viticultura de Montepulciano se remonta a la Edad Media y siempre ha estado estrechamente vinculada a los avatares políticos y militares del municipio. En las guerras entre Siena y Florencia, Montepulciano, a pesar de estar más próximo a Siena, se alió con los Médicis de Florencia, quienes, después de acabados los enfrentamientos la embellecieron en recompensa; hoy, esta pequeña y perdida ciudad montañosa es un importante centro artístico. En aquella época, la viticultura también florecía y de ello se aprovechaban, en primer lugar, las familias ricas y nobles de la ciudad.





En el siglo XVI, los papas Pablo III y Sixto V ensalzaron el nobile como el “vino más perfecto" de Italia. Se desconoce si la denominación “vino nobile” proviene del sector ilustrado de compradores o de la vendimia de las mejores uvas. En el siglo XVII, el nobile todavía se veneraba como “rey del vino”, pero después su fama empezó a decaer de forma ininterrumpida. Sólo en el siglo XX experimentó un cierto renacimiento, cuando Adamo Fanetti, un propietario de Montepulciano, se propuso elaborar un vino de gran valor cualitativo según el modelo del brunello, al que bautizó como “vino nobile”. Tancredi Biondi-Santi, uno de los protectores del brunello, apoyó a Fanetti no sólo con consejos técnicos, sino también con ideas para la comercialización del nuevo producto.


Para la elaboración de su nuevo vino, Fanetti se guió por un modelo de variedades que Ricasoli había presentado para el Chianti Classico. Como uva de base suministró la sangiovese, a la cual hoy se puede añadir hasta un 20% de canaiolo ñero, un 20% de otras uvas tintas y un 10% de uvas blancas. Sin embargo, ambos vinos DOCG son comparables sólo con ciertas reservas. Por regla general, el vino nobile tiene más cuerpo y una mayor cantidad de alcohol que el chianti, aspecto que en primer lugar se debe al clima más favorable de Montepulciano. A pesar de su fuerza, el nobile resulta siempre algo a frutado; en ocasiones presenta aromas bien definidos a flores (los expertos hablan en este caso de olor a violeta) y deja en la boca una sensación firme y densa que recuerda la que deja el chianti y el brunello. Es innecesario precisar que como mejor se toma este vino es acompañando un jugoso filete de buey.


- Elaboración: Desde 1989, el vino nobile se puede producir sin uvas blancas, lo que favorece su calidad. Hoy día las calidades del reserva se obtienen de la variedad pura sangiovese, denominada también prugnolo gentile, o se añade una pequeña parte de cabernet sauvignon o merlot, que potencia la densidad y la complejidad aromática de los vinos. Tras los progresos de las últimas décadas, el nobile no ha experimentado la mejora cualitativa ni del chianti ni del brunello. Como en este último, el rendimiento máximo está limitado a 56 hectolitros.


También para este vino las directrices de la DOC habían previsto un largo tiempo de almacenamiento en barrica, por lo menos dos años e incluso tres en el caso de vinos de reserva; sin embargo haciendo caso de la experiencia acumulada con el brunello, ese tiempo de maduración obligatorio se redujo a la mitad. La fase de producción, unida al periodo de envejecimiento en botella que se lleva a cabo a continuación, y que también está regulado, permite actualmente que un nobile pueda venderse dos años después del comienzo del año siguiente a su cosecha y el reserva, tres años después. El aumento del contenido mínimo de extractos secos, junto a la disminución de la cantidad de acidez del vino, contribuyó a una mejora de la calidad media.


A finales de 1980, una serie de viticultores se esforzó por obtener nuevas calidades. Una concienzuda selección de vides y la alta concentración de plantas en los viñedos debían proporcionar mejores vendimias, mientras que en las bodegas se aplicaron técnicas “más delicadas”, sobre todo en lo relativo al prensado y la extracción, así como en la limpieza minuciosa de las tinas de fermentación y las barricas.
Al mismo tiempo se producía una cierta internacionalización de los vinos en lo referente al gusto, lo que debía garantizar una venta más fácil y a precios más altos. Tanto las barricas como las variedades de vid nobles de moda en el campo internacional, como cabernet sauvignon, merlot y syrah, contribuyeron al éxito de muchas empresas dedicadas al nobile, aunque no siempre parecen garantizados la conservación del carácter típico regional de los vinos y el empleo de las clases de vid autóctonas en su elaboración.


De modo parecido al sistema del segundo vino en Montalcino, también en Montepulciano existe la posibilidad de declarar los vinos más sencillos como Rosso di Montepulciano, un vino más ligero, más fresco y listo para beber antes. En la elaboración se emplean, sobre todo, uvas vendimiadas de vides jóvenes. No obstante, el concepto del gusto varía notablemente. En el mercado se encuentran vinos declarados como Rosso di Montepulciano que en cuanto a densidad y fuerza no son inferiores a algunos vino nobile, aunque sí suelen resultar más frescos y vivos como consecuencia del breve tiempo de estancia en barrica. Estos vinos, en algunas ocasiones, ponen de relieve el aroma y el gusto típicos de la variedad sangiovese, incluso de una manera mejor y más agradable que algunos de los representantes de nobile de mayor cotización. Aun así, la demanda del mercado se centra casi exclusivamente en el vino nobile, con lo que cada vez más bodegas complementan la producción de reservas con la de dicho vino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario