jueves, 15 de diciembre de 2016

Turismo en Biarritz (Hôtel du Palais, Miremont, Casino, Caviste)



TURISMO EN BIARRITZ

Biarritz es una elegante ciudad de playa situada en costa suroccidental de Francia a 25Km de San Sebastián y una hora de París en avión. Antaño fue destino vacacional de la nobleza y actualmente capital europea del surf. Es frecuentada por turistas con situación económica desahogada que llevan ropa de diseño y surfistas con chanclas. Se habla francés, español y euskera.


El Hôtel du Palais, la grande plage, bonitos paseos, el casino estilo "art déco", el puerto viejo, la roca de la virgen, las tiendas de ropa, la arquitectura de la ciudad, los restaurantes,  sus aguas terapéuticas, la escena surfera, los balnearios, hacen todo ello de Biarritz uno de los lugares más elegantes de toda Francia para evadirse de todo lo real en un entorno "irreal".


La ciudad está formada en su mayoría por casas burguesas y mansiones, utilizadas por los más adinerados como casas de veraneo. Este toque de lujo se equilibra a la perfección con la cultura surfera, más relajada y despreocupada, la cual tiene además una larga tradición en Biarritz. Sin lugar a dudas, este interesante contraste forma parte de la identidad de la ciudad.


- Playas: Biarritz está considerado el primer lugar "surfero" de Europa, y meca para los aficionados, acogiendo importantes campeonatos internacionales. Se puede organizar todo tipo de actividades acuáticas.


- Golf: Biarritz tiene 12 campos de golf en apenas 30 kilómetros cuadrados y con vistas al océano. Debido a la climatología atlántica, de inviernos suaves y veranos poco calurosos, se puede jugar durante todo el año.


- Talasoterapia: Es otro de los clásicos de esta ciudad donde el hedonismo y el lujo han marcado su estilo. Sus balnearios ofrecen diferentes modalidades para el cuidado del cuerpo y el alma.


- Visitas: La arquitectura de la ciudad, el faro, el puerto de pescadores, la roca de la Virgen, el Museo del chocolate, el Museo del mar, Aquarium y  la Cité del Océano, la capilla imperial...


Y también todo terreno en 4x4 en los caminos de los contrabandistas, recorridos culturales o gastronómicos, olimpiadas vascas, rafting, descenso de ríos en hot dog o en canoa, regata a vela..


- Una gastronomía muy rica: Como buena cocina francesa, la de Biarritz, es una gastronomía refinada basada en los productos naturales. Tanto del mar como de la tierra, pero con un toque innovador, cuenta con la influencia de la española. El pimiento rojo de Ezpeleta, el queso de oveja y el jamón de Bayona son ingredientes típicos. El pescado y marisco fresco son una delicia; meros, merluzas, percebes y chipirones se pueden degustar en cualquier restaurante. Y para beber, el vino d'Irouléguy es la opción más adecuada.


Existe una gran variedad de locales en Biarritz: aunque lo más elegante sea cenar en el Casino o en el hotel du Palais, también es interesante conocer los restaurantes de pescados y mariscos.


- Surf: La práctica de surf no es solamente una actividad muy popular en Biarritz, sino que realmente tiene raíces profundas en la ciudad. Aunque no está comprobado, se dice que la introducción del surf en Europa tuvo lugar en 1957 en las playas de Biarritz, en la playa Côte des Basques para ser más exactos.


Sin embargo, es cierto que la llegada del surf a Biarritz fue precedida por los aficionados a la playa de la clase alta, incluyendo las noblezas europea y rusa. A mediados del siglo XIX, la emperatriz Eugenia de Montijo, esposa de Napoleon III, descubrió Biarritz y se enamoró de sus 6 kilómetros de playas de fina arena, acantilados y agua marina terapéutica.


La emperatriz Eugenia construyó una residencia palaciega de verano junto al mar, llamado ahora Hôtel du Palais, y poco después, Biarritz comenzó a transformarse. Lo que hasta entonces había sido un pueblo ballenero centrado alrededor del Port Vieux (el puerto viejo), se convirtió en el balneario y destino de veraneo de moda y, con los años, también la meca del surf.


PLAYAS EN BIARRITZ

Biarritz presume de 6 kilómetros de playas (“plages” en francés) y es por ello un destino turístico muy popular para las vacaciones de verano. Sus playas se caracterizan por la fina arena y la gran cantidad de algas marinas. Esas algas añaden yodo al agua, el cual tiene efectos beneficiosos para el cuerpo. Estas propiedades curativas son la razón de la popularidad de los balnearios y la talasoterapia en Biarritz.


- Playa Miramar: La Plage Miramar es la playa situada entre el faro y el Hôtel du Palais. Normalmente se trata de una playa tranquila, aunque cuando el mar está agitado, puede haber corrientes fuertes. No está permitida la práctica de surf.


- Playa Grande: La Grande Plage es la playa principal de la ciudad, muy popular tanto entre los turistas como la gente local. Anteriormente, esta playa se conocía como la “Côte des Fous” (costa de los locos), por el gran número de gente “enferma” que la visitaba por los efectos beneficiosos de sus aguas. Se encuentra en el corazón de Biarritz, cerca de la zona comercial, bares y restaurantes. La Grande Plage está limitada por el Hôtel du Palais al norte y el centro de congresos Bellevue al sur.


- Playa Port Vieux: Esta pequeña pero hermosa playa está situada junto al puerto viejo. Está protegida del viento y las olas y ofrece por ello las mejores condiciones para el baño. La playa Port Vieux está también muy cerca del centro de Biarritz y es frecuentada por la gente local todo el año.


- Playa Côte des Basques: La Plage de la Côte des Basques es la principal playa surfista de Biarritz. Esta bonita playa está enmarcada por acantilados y, con marea alta, la arena desaparece completamente bajo el agua, quedando únicamente las olas y los surfistas. Ten en cuenta que la salida del agua con marea alta puede ser complicada ya que es necesario subir por las rocas.


- Playa Marbella: La Plage Marbella es básicamente la prolongación de la Plage de la Côte des Basques. Se trata de una playa salvaje muy popular entre los surfistas y practicantes de bodyboard. Toma nota de que para acceder a esta playa, tendrás que bajar bastantes escaleras.


- Plage Milady: Está situada en el extremo sur de Biarritz. Es una playa de arena muy grande y muy popular entre los locales, especialmente familias con niños. Dispone de varios aparcamientos en los alrededores y un bonito paseo a lo largo de la playa.


- Anglet: Es el pueblo al norte de Biarritz. Está situado justo al otro lado del faro y también presume de varias playas, las cuales son prácticamente una playa muy larga que se extiende aproximadamente 5 kilómetros. La primera playa, llamada playa VVF. Algunas de las playas son también muy populares entre los surfistas.


QUÉ HACER Y VER EN BIARRITZ

- Hôtel du Palais: A mediados del siglo XIX, cuando la esposa de Napoleón III, la emperatriz Eugenia de Montijo descubrió Biarritz, se enamoró de ella y sus 6 kilómetros de playas de arena. La emperatriz decidió que sería el lugar perfecto para construir un palacio junto al mar como residencia de verano. Dicho palacio es conocido a día de hoy como el Hôtel du Palais.


La construcción de este inmenso palacio comenzó en 1855, sin embargo, con la caída de la dinastía en 1870, el futuro del Hôtel du Palais quedó incierto. El nuevo gobierno embargó prácticamente todos los objetos de valor del interior del palacio y, finalmente en 1880, la emperatriz se marchó de Biarritz y el palacio fue vendido. Poco después, el edificio fue transformado en un lujoso hotel-casino.


Durante años, el prestigioso hotel fue frecuentado por familias reales y burguesía europea. Tras un incendio en 1903 el edificio fue reconstruido y continuó siendo un lugar de moda incluso después de la I Guerra Mundial. En los años veinte, Biarritz era tan popular y exclusiva que era conocida como “la reina de las playas y la playa de los reyes”.


Desgraciadamente, después de la II Guerra Mundial, el hotel tuvo que cerrar por un tiempo y su reapertura solamente fue posible con la ayuda del alcalde, que organizó una campaña para recaudar dinero para la rehabilitación del edificio.


En la actualidad, el Hôtel du Palais representa todavía el atractivo lujoso de Biarritz y se ha convertido en uno de los símbolos principales de la ciudad.


- Casino Municipal: Situado en el centro de Biarritz, este espectacular casino fue construido en 1929 por el arquitecto Alfred Laulhé. Junto con el Hôtel du Palais, este edificio en estilo art decó es uno de los principales símbolos de Biarritz. Hoy en día, aparte del casino, el edificio alberga un teatro y una piscina.


- Puerto de los Pescadores: El Puerto de los Pescadores (“Port des Pêcheurs” en francés) fue construido en 1870 para los pescadores de bajura. En la actualidad, la mayoría de los pescadores ha desaparecido y lo que queda es un pequeño y lindo puerto visitado mayormente por turistas.


En el puerto descubrirás un montón de restaurantes, situados en lo que fueron las pintorescas casas de los pescadores. Si quieres comer pescado fresco o marisco, este es definitivamente el lugar perfecto para hacerlo.


- Roca de la Virgen: Cuenta la leyenda, que había una vez un barco de regreso al muelle cuando estalló una tormenta enorme, impidiendo el retorno del barco al puerto. De repente, apareció un rayo de luz que mostró un camino seguro a los pescadores hasta tierra firme. Después del milagro, los pescadores decidieron erigir una estatua de la virgen en la roca (1865).


La Roca de la Virgen (“Rocher de la Vierge” en francés) está conectada con la tierra a través de un puente que Napoleón III mandó construir. El puente cruza sobre el agua y atraviesa la roca que fue excavada para ello. El puente es conocido como el Puente Eiffel, recibiendo el nombre del arquitecto Gustave Eiffel, el mismo que construyó la Torre Eiffel de Paris.


Desde el final del puente, podrás disfrutar de unas de las mejores vistas de Biarritz. En días despejados, es incluso posible ver las montañas del País Vasco español.


- Museo del Mar Aquarium: Ubicado en los acantilados junto a la Roca de la Virgen encontrarás el Museo del Mar Aquarium de Biarritz ("Musée de la Mer Aquarium” en francés). Este museo y acuario albergado en un bonito edificio art decó tiene una larga historia y ha estado abierto al público desde 1933. La última expansión tuvo lugar en 2011. En la actualidad, el complejo está formado por más de 7.000 m2 y contiene uno de los estanques más grandes de Francia.


El museo guía a los visitantes a través de la flora y la fauna de los océanos del mundo entero (desde la corriente del Golfo hasta el océano Pacífico, pasando por el océano Atlántico, el mar del Caribe, Sudamérica y el cabo de Hornos). Entres sus “residentes” más famosos se encuentran el tiburón martillo, la foca gris y la tortuga boba.


- Puerto Viejo & Rue du Port-Vieux: Hasta mediados del siglo XIX, Biarritz era un pequeño pueblo pesquero centrado alrededor del Puerto Viejo (“Port Vieux” en francés). Era allí donde los barcos balleneros atracaban y donde los pescadores descuartizaban las ballenas.


Hoy en día, encontrarás una pequeña playa donde una vez estuvo el puerto (llamada Plage Port Vieux) y algunos bares rodeándola. La playa está protegida del viento y las olas, ofreciendo así muy buenas condiciones para el baño. Es frecuentada por gente local todo el año. El Puerto Viejo es el lugar perfecto para empezar (o terminar) un paseo por la ciudad.


- Zona de tiendas y restaurantes: Si quieres ir de compras, te recomendamos pasear por la calle con el nombre Rue du Port-Vieux. Se trata de una calle muy concurrida, llena también de bares y restaurantes. Desde ahí, puedes continuar por Rue Mazagran o Rue Gambetta.


El centro de Biarritz es muy agradable y es genial para ir de compras. Va a encontrar la arquitectura típica de la ciudad. Es un agradable paseo a pie, ya que hay muchos lugares para los peatones y el tráfico no es muy importante. El centro de la ciudad está muy bien floreada, que se suma a su encanto. Incluso hay palmeras.


- Mercado "Halles": El mercado “Halles de Biarritz” ha existido desde 1885 y es el principal mercado cubierto de la ciudad. Se trata del lugar perfecto para comprar producto local.


El mercado está dividido en dos edificios. En el primero, encontrarás carne, frutas y verduras, pan y otras especialidades vascas. El segundo edificio está dedicado al pescado y la mayor parte de la actividad transcurre en las primeras horas de la mañana.


También merece la pena pasear por los alrededores del mercado, los cuales están llenos de tiendas y restaurantes.


- Faro: El faro (“phare” en francés) fue construido en 1834 y se eleva en el punto más septentrional de Biarritz. Con sus 74 m de altura, el faro está abierto al público, pero para llegar arriba tendrás que subir 248 escalones.


Aunque no quieras subir a lo más alto del faro, merece la pena visitar el lugar. El faro se encuentra en la cima de una colina junto al agua y, desde allí, las vistas de Biarritz y la costa francesa son sobrecogedoras. El mejor momento para visitarlo es el final del día, cuando podrás disfrutar también del bonito atardecer.


Si continúas conduciendo desde el faro en dirección a Anglet, descubrirás un pequeño bar con ambiente chill-out llamado “Kostaldea”. Se trata de otro lugar perfecto para ver el atardecer y disfrutar de una bebida. Algunas veces, también hay conciertos por la tarde


- Capilla Imperia: La Capilla Imperial (“Chapelle Impériale” in French) en francés) se erigió en 1864 como capilla privada de Napoleón III y su esposa, la emperatriz Eugenia de Montijo. Se encuentra situada muy cerca de su residencia de verano, el Hôtel du Palais y fue construida en una armoniosa mezcla de estilos romano-bizantino e hispano-morisco. La capilla está dedicada a la Virgen mejicana de Nuestra Señora de Guadalupe.


- Iglesia Ortodoxa: Por extraño que parezca, existe una conexión entre Biarritz y Rusia que se remonta a los tiempos de la emperatriz Eugenia, esposa de Napoleon III. Eugenia invitó a la nobleza rusa a pasar los veranos en Biarritz y fue esta influencia de visitantes adinerados la que ayudó a Biarritz a convertirse en lo que es hoy en día.


Además, en 1892, tras la alianza entre Francia y Rusia y bajo la iniciativa del Zar Alejandro III, la monumental iglesia ortodoxa (“église orthodoxe” en francés) fue erigida y dedicada a “Saint Alexander Nevski”. Construida en estilo bizantino, destaca su impresionante cúpula azul y los iconos religiosos traídos desde San Petersburgo.


Aunque la iglesia ortodoxa sigue siendo utilizada en la actualidad, es cierto que su interior ha visto días mejores.


HISTORIA DE BIARRITZ

Biarritz o Biárriz (Biarritz en francés, Miarritze o Biarritz en euskera y Biàrritz en gascón) es una ciudad y comuna del suroeste de Francia, situada en el departamento de Pirineos Atlánticos, en la región de Aquitania.


Limita al oeste con el mar Cantábrico, al norte y al este con Anglet, al sur con Arcangues, Arbonne y Bidart, cerca de Bayona y a 20 km de la frontera con España. A una distancia de 40 km se halla la ciudad española de San Sebastián, desarrollada como ciudad balneario por la realeza española siguiendo el modelo de Biarritz.


Es una de las principales localidades del territorio vascofrancés de Labort, formando junto con Bayona y Anglet la comunidad de aglomeración Biarritz-Anglet-Bayona (BAB), el área urbana más importante de la región.


El casino de Biarritz fue inaugurado el 10 de agosto de 1901, y sus playas hacen de la ciudad un centro turístico. El surf encuentra en Biarritz uno de los puntos más importantes para su práctica. Biarritz vive de cara al mar. Fue en su origen un pueblo ballenero. En el siglo XIX los médicos recomendaban los baños de mar en Biarritz por sus propiedades terapéuticas.


Biarritz alcanzó la fama en 1854, año en que la Emperatriz Eugenia, esposa de Napoleón III, hizo construir un Palacio en la playa hoy día conocido como Hôtel du Palais. La Familia Real Británica pasó temporadas en Biarritz.


- Geografía: Biarritz se sitúa en el sudoeste de Francia, en el departamento de los Pirineos Atlánticos, en la Costa Vasca y no lejos de la frontera con España. El cabo Saint-Martin, que domina el faro de Biarritz, señala el límite entre la costa arenosa al norte, que comienza en el punto extremo de la Gironda y que termina en Anglet, y la costa recortada de acantilados del País Vasco al sur.



Biarritz está construida sobre una serie de colinas a lo largo de la costa. La ciudad da directamente sobre distintas calas y playas como la grande plage, la côte des Basques (Costa de los Vascos) o el port des pêcheurs (puerto de los pescadores).


- Heráldica: Escudo: En campo de azur, una barca ballenera de cinco hombres, uno de los cuales se apresta a arponear una ballena que nada al lado de ellos, todo ello al natural; jefe de oro cargado con dos veneras de su color natural y un franco-cuartel siniestrado, de gules, cargado con una estrella de plata.


- Historia: Ciudad balnearia muy conocida desde el siglo XIX. Estaba constituida por un pueblo de pescadores de ballenas cuando Victor Hugo “la descubrió” en 1843. Él ya mencionaba el riesgo que tenía de pasar a ser una ciudad balnearia.


Se constituyó como puerto pesquero de ballenas a partir del siglo XI. Estaba formado por dos asentamientos: el barrio de la iglesia de San Martín y el puerto pesquero (Port-Vieux) defendido por el castillo de Belay o Ferragus. El nombre original de la ciudad (en la Edad Media) era Beariz.


Su blasón muestra una gran barca ballenera que sigue siendo el símbolo de la ciudad. La población es de origen vasco, con la introducción de elementos gascones a partir del siglo XIV. Biarritz formó parte de Labort hasta 1790. El primer faro se construyó en 1650.


Principales Monumentos, Eventos y Edificios de Interés:

- Musée Asiatica, que alberga una significativa colección de arte asiático, fundamentalmente de India, Nepal, Tíbet y China.
- Musée de la Mer (Museo de la Mar), que tiene 24 acuarios, con tiburones y ballenas.
- El Festival de Surf de Biarritz, que tiene carácter anual y se celebra desde 1993.
- La iglesia de San Martín, construida en el siglo XII y restaurada a mediados del siglo XVI.
- La iglesia ortodoxa rusa, edificada en el siglo XIX para la colonia de aristócratas rusos, con su conocida cúpula de color azul.
- La Chapelle Imperiale (Capilla Imperial), construida para la emperatriz Eugenia de Montijo, con abigarrada decoración y azulejos en los muros.
- Museo del Chocolate, sobre este producto.
- Dos grandes casinos, llamados Barrière y Bellevue, frente a la Grande Plage.
- Plaza Plaza Clemenceau, centro neurálgico de la villa y acceso a la playa.
- Faro de la Pointe Saint-Martin y la playa de Anglet


PASTELERIA, RESTAURANTE Y CASA DE TÉ MIREMONT

En esta preciosa localidad costera hay un sitio con encanto, mágico, con vistas al mar, imprescindible en el que comerse una tarta de fresa o tomarse un chocolate. El sitio predilecto por reyes y miembros de la realeza durante años "Pâtisserie Miremont". Entrar en este establecimiento es como meterse en una máquina del tiempo, pues en su barroca decoración se puede intuir la elegancia y todo el glamour de otra época.


Sus pasteles son auténticas obras maestras de repostería, pero la tarta de frambuesa es una de las mayores experiencia gustativas que se puede tener, es sin duda una explosión de sabor digna de disfrutar. El chocolate con nata tiene una cremosidad, sabor y delicadeza que danza en la boca.


Miremont es toda una institución en Biarritz, siendo uno de los lugares más antiguos de la ciudad, fue fundada el 17 de febrero 1872 por Etienne Singher, un joven pastelero de Saint-Moritz, el salón de té más tarde fue adquirida en 1880 por Joseph Miremont. Este nombre se mantuvo a continuación, a través del tiempo. Al Rey Alfonso XIII le encantaba merendar en el Miremont, y así adquirió fama en la casa Real de España.


PUERTO VIEJO (PORT VIEUX)

Disfruta de un nado seguro, caminatas relajantes con un increíble paisaje costero, visitas a un acuario y una excelente cena en el puerto histórico de Biarritz.


En el corazón del pintoresco Puerto Viejo de Biarritz está la Plage du Port Vieux, en forma de herradura. Al resguardo del viento y las olas gracias a una cala rocosa, la playa ofrece un entorno calmo para nadar y es popular entre la gente del lugar y las familias con niños pequeños. Siéntate en la arena dorada y disfruta de las vistas del golfo de Vizcaya. Espera a ver a los miembros de Les Ours Blancs (Los Osos Blancos), un club de nado histórico que se encuentra para nadar todos los días del año.


Pasea por la Esplanade de la Vierge (Explanada de la Virgen) hasta el Musée de la Mer (Museo del Mar). En este museo marino podrás ver pulpos, tiburones, rayas y tortugas. Cruza el puente para continuar hacia el promontorio y ver la Rocher de la Vierge (Roca de la Virgen), donde hay una estatua de la Virgen que, según se dice, protege a los pescadores y los marineros. Mira hacia el sur de la costa y verás los Pirineos españoles a lo lejos.


Justo encima de la playa, el Puerto Viejo es un conjunto de calles sinuosas con bares, cafés y hoteles. Echa un vistazo a la Villa le Goeland (con forma de fortaleza) y la iglesia Sainte Eugénie del siglo IXX. Camina hacia el Port des Pêcheurs, el pueblo de los pescadores, con los crampottes (casas de campo) tradicionales. Observa a los pescadores de caña traer la pesca del día y prueba los deliciosos mariscos frescos en uno de los restaurantes locales.


Sigue el camino que va hacia el sur desde la playa para explorar la zona que está fuera del Port Vieux. Detente a ver la impresionante La Villa Belza y luego continúa hacia la playa de la Côte des Basques. Observa a los surfistas montar olas encrespadas o participar en clases de surf en una de las tantas escuelas de surf de la playa.


El Puerto Viejo se encuentra a una corta distancia a pie desde el centro de la ciudad de Biarritz. Hay aparcamiento disponible en las calles y junto a la playa, pero los espacios son limitados. Entre junio y septiembre se cobra una tasa de aparcamiento. El puerto está a diez minutos de caminata desde la Gran Playa (Grande Plage) y a 30 minutos de caminata desde el Faro de Biarritz (Phare du Biarritz).


PEQUEÑO PUERTO DE PESCADORES

El primer puerto de Biarritz fue, durante su construcción, la actual playa de Port Vieux, situado en una pequeña cala. Pero más tarde, en 1780, un nuevo puerto nació en su ubicación actual. La dificultad de construir diques lo suficientemente fuertes para resistir olas aplazó su apertura hasta 1865, al mismo tiempo que la estatua de la roca virgen, a pocos metros de distancia. Hoy en día, el lugar es muy pintoresco.


Por debajo de la carretera que cruza la costa hay toallas lejos y sombrillas de colores, un rincón poco más auténtico y los pescadores poco menos concurridos, restaurantes típicos (especialmente "Chez Albert"), algunos barcos antiguos con la pintura. El lugar también ofrece una vista magnífica de la bella buceo contra la iglesia Sainte Eugenie, unos metros más arriba. Una pequeña zona de estar colorido y relajante, lejos de los turistas.


ROCA DE LA VIRGEN (ROCHER DE LA VIERGE)

Una de las imágenes icónicas de Biarritz es la estatua blanca de la Virgen y el Niño encima de una roca escarpada que sobresale del mar. Cruza un puente peatonal para ver la estatua y disfrutar de las maravillosas vistas de la costa.


Se trata de una roca sobresaliente en forma de estatua simbólica posada sobre una plataforma de observación orientada al Port Vieux (Puerto Viejo) de Biarritz. Acércate a ver una estatua idolatrada por los marineros y a gozar de fantásticas vistas. Disfruta de pintorescos paseos por la costa en el área circundante camino a otras atracciones principales de Biarritz.


Para llegar hasta la roca, cruza un pequeño puente peatonal de hierro construido por Gustav Eiffel en 1887. Observa la estatua blanca de la Santa Virgen, de la que toma su nombre la roca. Los marineros erigieron la estatua en la roca en 1865. Simboliza una luz brillante y mística que, según se dice, emana de la roca y protege a los marineros de un potencial naufragio.


Dirígete a una gran plataforma de observación para disfrutar de las vistas de la costa vasca de Biarritz y las excelentes tomas fotográficas. Observa a los surfistas montar las olas encrespadas de las playas cercanas. Ubícate con puntos de referencia como el faro de Biarritz, del siglo XIX, y el lujoso Hôtel du Palais. Durante un día claro, observa los escarpados picos de los Pirineos españoles. Ve a ver el atardecer y observa la puesta del sol sobre el golfo de Vizcaya.


Hay aparcamiento gratuito limitado disponible cerca del comienzo del puente. También encontrarás lugares para aparcar en la plaza Sainte Eugénie, que está a menos de diez minutos a pie. Hay un autobús de servicio gratuito que para en el Port Vieux. Cuando estés aquí, visita las atracciones del Port Vieux, como la iglesia Sainte Eugénie, el Museo del Mar y el pueblo pesquero tradicional de Biarritz, Port des Pêcheurs.


No te pierdas la oportunidad de disfrutar de las pintorescas caminatas por la costa. Sigue el camino que lleva hacia el sur desde el Port Vieux hasta la popular playa de surf de la Côte des Basques. También puedes caminar hacia el norte por la costa hasta la Grande Plage (Gran Playa).


Puedes ir al Rocher de la Vierge en cualquier momento del día, aunque las vistas son limitadas después del atardecer. Recuerda que, cuando las olas son importantes, el agua puede romper contra el puente y la plataforma de observación.


PLAYA MARBRELLA

Esta playa escarpada y pintoresca de la costa vasca es popular entre los surfistas, y es un gran lugar para escapar a las multitudes de Biarritz.


Escapa a la multitudes de bañistas que van a otras playas importantes de Biarritz y relájate en las atractivas arenas doradas de esta playa. Rodeada por acantilados escarpados y a orillas del Océano Atlántico, esta es una de las playas menos deterioradas de Biarritz. Ven a relajarte, toma el sol y disfruta del excepcional paisaje y las increíbles oportunidades de surf.


La playa Marbella es una continuación de la playa de Côte des Basques. Ya que es un tanto difícil acceder a ella, Marbella generalmente tiene menos gente que las demás playas de Biarritz. Para llegar a la playa, baja la escalera empinada y camina una corta distancia por las rocas.


Los lugares para surfear de la playa Marbella son populares entre los nadadores, surfistas y bodyboarders. Los surfistas pueden disfrutar de grandes olas durante todo el año. Sin embargo, debes tener cuidado con las rocas expuestas. No hay tiendas ni escuelas de surf en la playa, así que debes traer tu propio equipo. Puedes encontrar tiendas de alquiler en la Côte des Basques y en el centro de la ciudad de Biarritz.


Si te apetece visitar la playa Marbella para relajarte, encontrarás mucho espacio donde tirar una toalla y tomar el sol. Observa el golfo de Vizcaya y mira a los surfistas montando las olas. En los días soleados, puedes ir a los Pirineos españoles. La playa también ofrece un entorno impresionante donde vivir unos atardeceres inolvidables.


Hay un café en la playa ubicado al final de las escaleras, en la parte de arriba. Allí podrás comprar bebidas, helados y refrigerios. El café puede llenarse de gente durante los meses de verano, así que trae comida para evitar la cola.


Hay socorristas custodiando la playa de junio a agosto. Observa los banderines que indican las zonas seguras para realizar deportes acuáticos y nadar.


La playa Marbella está a unos diez minutos en coche del centro de la ciudad de Biarritz. Puedes encontrar una parada de autobús público y aparcamiento gratuito limitado en la calle que está encima de la playa. Cuando la marea sea baja, camina entre la playa Marbella y la Côte des Basques.


Cerca de allí encontrarás la Playa de Milady, que está separada de la playa Marbella por una escollera. Esta gran playa tiene un jardín costero, un sitio de juegos para los niños y mucho espacio de aparcamiento gratuito.


COTE DES BASQUES

Considerada el lugar de nacimiento del surf europeo, esta pintoresca bahía de arena dorada está delante de acantilados escarpados, y la recorre una hilera de cafés costeros.


Si eres amante del surf, incluye la Côte des Basques en tu agenda cuando selecciones ofertas para viajar a Biarritz. Es una de sus playas más famosas. Acércate a disfrutar de un espectacular paisaje costero y unas caminatas relajantes, aprende a surfear y asiste a festivales de verano. Desde la década de 1950, mucha gente ha considerado la Côte des Basques como el corazón de la cultura surf de Europa.


La playa es un largo paseo de arena dorada rodeado de acantilados dentados. Cuando la marea es baja, hay mucho espacio para caminar, jugar a juegos de playa y sentarse a ver cómo rompen las olas encrespadas contra la orilla. Durante un día caluroso, date un baño refrescante en las aguas frescas del golfo de Vizcaya. Recuerda que, durante una marea alta, las olas alcanzan la pared de la playa y cubren por completo la arena.


Observa a los surfistas realizar pruebas en el oleaje todo el año. La Côte des Basques es también un popular punto de surf para principiantes. En la playa hay varias escuelas de surf que ofrecen clases de grupo e individuales con instructores calificados. Visita la playa en julio, fecha del festival de surf de Biarritz. Mira las competencias de surf y espectáculos musicales en vivo.



Pasea por el Boulevard du Prince de Galles frente al océano. Aquí puedes disfrutar de atardeceres pintorescos y vistas de los distantes Pirineos españoles. Relájate en uno de los bares o cafés del bulevar mientras bebes cócteles y pruebas mariscos frescos.


El bulevar rodea la península del norte de la playa y lleva al Port Vieux (Puerto Viejo) de Biarritz y la Rocher de la Vierge (Roca de la Virgen). Espera a ver La Villa Belza, un edificio del siglo XIX que se alza desde un promontorio de roca.


La Côte des Basques está a aproximadamente 15 minutos a pie desde el centro de la ciudad de Biarritz. Hay socorristas custodiando la playa entre los meses de junio y septiembre. Encuentra aparcamiento en el Boulevard du Prince de Galles y sobre el acantilado en el medio de la playa.


El aparcamiento es gratuito en los meses invernales y, en el verano, se cobra una pequeña tasa. Accede a la playa desde el acantilado a través de una escalera de caracol. Un servicio gratuito de transporte en autobús conecta la playa con el Port Vieux y el centro de la ciudad.

 
FARO DE BIARRITZ (PHARE DE BIARRITZ)


Sube hasta la punta de este faro del siglo XIX para disfrutar de las vistas panorámicas de Biarritz y la maravillosa costa vasca.


Desde este faro podrás observar vistas sin igual del centro de la ciudad de Biarritz, su extensa costa y las montañas de los Pirineos. Relájate en el parque que se encuentra alrededor o disfruta de unas pintorescas caminatas por la costa. El faro encalado de 73 metros de alto data de la década de 1830. Se erige sobre el cabo Hainsart, el punto divisorio entre la costa landesa y la costa vasca de Francia.


Sube hasta la punta del faro por la escalera en espiral de 248 escalones. Disfruta de los maravillosos panoramas y las excelentes tomas fotográficas desde el mirador. Mira hacia el norte por la costa dorada landesa y hacia el sur por las playas de la costa vasca. Observa a los surfistas en las olas encrespadas y admira la Rocher de la Vierge (Roca de la Virgen). Durante un día soleado, observa los escarpados picos distantes de los Pirineos.


El faro está rodeado por un parque con hileras de árboles. Siéntate en un banco de madera y contempla las aguas azules del golfo de Vizcaya. Echa un vistazo por los binoculares a monedas para disfrutar de una vista cercana de la Grand Plage (Gran Playa) y la Rocher de la Vierge.


Visita este sitio al atardecer para observar las espectaculares puestas de sol. Hay un pequeño café en el que puedes comprar bebidas, helados y refrigerios. Además, el parque es un lugar agradable para hacer un picnic.


Respira el aire marino mientras recorres el pintoresco paseo costero que lleva al faro. Sigue el sendero que atraviesa el bosque hasta un mirador con vista a las rocas del extremo norte de la Grand Plage.


El Phare de Biarritz está a 20 minutos a pie desde el centro de la ciudad de Biarritz. Hay un aparcamiento gratuito a la entrada del faro. Los autobuses públicos paran a unos cinco minutos de distancia a pie. Encontrarás baños públicos junto al faro.


El faro está abierto todos los días en julio y agosto, y se paga una tasa de admisión. Para conocer los horarios de apertura fuera de estos meses, visita el centro de información turística de Biarritz, ubicado en la plaza d’lxelles. El acceso al mirador es limitado, y es posible que debas hacer cola durante los meses de verano, pero las vistas más hermosas de la costa vasca harán que valga la pena.



REPOSTERÍA FRANCESA (PATISSERIE)

La repostería, confitería o pastelería es el arte de preparar o decorar pasteles u otros postres. Macarrones, Saint-Honoré, París-Brest, religieuses... Unos nombres que no necesitan ser traducidos. Se trata de pasteles que deleitan el paladar en el mundo entero, herederos de un saber hacer varias veces centenario actualizado por unos pasteleros artistas e innovadores.


El top 13 de los clásicos de la pastelería francesa:

- Clafoutis: Es una típica tarta francesa que se elabora horneando en un molde cerezas bañadas en una masa líquida parecida a la de los crepes. La masa se hace con huevos, harina, leche, mantequilla y azúcar, y se cuaja durante la cocción. Las cerezas tradicionalmente se emplean enteras y con hueso.


- Crème brûlée "crema quemada": Es un postre que consiste en una crema cuya superficie se ha espolvoreado de azúcar con el fin de quemarlo y obtener así una fina capa crujiente de caramelo. Se prepara y sirve en recipientes individuales como el ramekin o en cazuelas muy pequeñas. Se aromatiza a menudo con vainilla, un licor, semillas o especias.


- Mousse "espuma": Es un preparado culinario de origen francés, cuya base es la clara de huevo montada a punto de nieve, o la crema de leche batida, los cuales le dan consistencia esponjosa. Las más conocidas son la mousse de chocolate y la mousse de frutas, aunque también gocen de mucha fama las mousses saladas como las mousses de hortalizas o de pescado.


La textura diferencial de la mousse se debe a las claras batidas a punto de nieve y su mezcla con la crema base de la que se parte. Es este merengue lo que confiere a la mousse esa textura tan característica de diminutas burbujas. De hecho, el término francés mousse significa espuma en español.


- La tarta Tatin: mientras preparaban una tarta de manzana en su restaurante de Lamotte-Beuvron en Sologne, las hermanas Caroline y Stéphanie Tatin la olvidaron en el horno por lo que se quemó. Decidieron guardar las manzanas caramelizadas y añadir una masa por encima. ¡Había nacido la tarta Tatin!


- La religiosa: fue inventada en 1855 por Frascati, célebre pastelero-heladero parisino. Por entonces tenía una forma diferente: un cuadrado de masa para buñuelos rellena de crema y nata montada por encima.


- El París-Brest: este pastel a base de crema de mantequilla, praliné y masa para buñuelos, homenaje a la carrera ciclista París-Brest de 1905, tiene la forma de una rueda de bicicleta.


- El éclair: es un bollo fino hecho con pasta choux, a la que se da forma alargada y se hornea hasta que queda crujiente y hueco por dentro. Conocido en nuestro país como pepito o petisús.


- Milhojas: pastel de forma rectangular, que contiene merengue o crema pastelera entre dos capas de hojaldre espolvoreado con azúcar glas.


- El macarrón: pastelito tradicional hecho de clara de huevo, almendra molida, azúcar glas y azúcar.


- El Saint-Honoré: elaborado con profiteroles y nata. Recibe el nombre en honor del santo patrón de los pasteleros y panaderos.


- L’Opéra: uno de los clásicos de la repostería francesa. Bizcocho de almendra entrelazado con cremas de moka y chocolate.


- Tarte au citron meringuée "La tarta de limón merengada".


- Millasson "pastel de fresas" y Fraisier "Tarta de fresas". 

CAVISTE (ENOTECA, VINOTECA, TIENDA DE VINOS)

En francés la palabra "caviste" se refiere a los comerciantes locales de venta de vino o licores. Están sujetos a legislación especial, que los restaurantes, bares de vinos y otros establecimientos de bebidas.



Estas tiendas de vino pueden ser llevadas por una persona independiente o también pertenecer a una cadena comercial como "Nicolas".


Son locales centrados en el servicio y degustació de vinos con la ayuda de personal especializado, por ejemplo un sumiller. Sus cartas de vinos son muy amplias y variadas, superando con creces a las de productos alimenticios.


Dada su especialización, suelen ser catalogadas dentro del grupo de negocios pertenecientes al comercio especializado y ser considerados como clientes especiales en el canal distribución.


Los clientes espciales, son una categoría hterogénea de operadores dentro del canal de distribución del vino, que no se ajusta bien dentro de la tradicionales divisiones de HORECA y alimentación, dada su naturaleza o por su tipo de negocio.


De ella pueden formar parte clientes tales como los comercios especializados, empresas de fuera del sector (para regalos de empresa), abastecedores de buques, tiendas Duty Free o los loteros de Navidad.





No hay comentarios:

Publicar un comentario