viernes, 27 de enero de 2017

Cata de los Mejores Vinos Blancos de Rioja



CATA DE LOS MEJORES VINOS BLANCOS DE RIOJA

El vino blanco Rioja es una de esas opciones que quizás no conocemos tanto como deberíamos. Especialmente para los días de calor y entrantes más refrescantes. De esta forma en el instituto de I.E.S La Laboral en Lardero (La Rioja) hemos realizado una cata a ciegas de estos fascinantes vinos blancos, junto con una extensa presentación de las características de estos diferentes tipos de vides, su cultivo y elaboraciones. Dirigida a estudiantes de vitivinicultura, enólogos, viticultores y sumilleres.


- Lagrimas de Maria. Bodegas Patrocinio. Añada 2015. Variedades (Tempranillo, Viura). Precio: 7 €
- Fuente Leon Ojuel. Bodegas Ojuel. Añada 2015. Variedades (Garnacha, Tempranillo). Precio: 11 €
- Urbina Blanco. Bodegas Urbina. Añada 2015. Variedades (Viura 100%). Precio: 9 €
- Otoman. Bodegas Sierra Cantabria. Añada 2015. Variedades (Sauvignon 49%, Viura 36%, Malvasia15%). Precio: 8 €
- Tobelos Blanco. Bodegas Tobelos. Añada 2015. Variedades (Viura 75% , Garnacha 25%). Precio: 12 €
- Valenciso. Bodegas Valenciso. Añada 2015. Variedades (Viura, Garnacha). Precio: 18 €
- Viña Gravonia. Bodegas Lopez Heredia. Añada 2006. Variedades (Viura 100%). Precio: 22 €
- Allende. Bodegas Finca Allende. Añada 2012. Variedades (Viura, Malvasia). Precio: 18 €
- Tierras de Murillo. Bodegas Tierras de Murillo. Añada 2013. Variedades (Viura100%). Precio: 6 €
- Muga. Bodegas Muga. Añada 2015. Variedades (Viura 90%, Malvasia 10%). Precio: 12 €


La incorporación de nuevas variedades blancas (a partir del año 2008 se incorporan al Reglamento tres variedades blancas autóctonas: maturana blanca, tempranillo blanco y turruntés, así como tres variedades internacionales: chardonnay, sauvignon blanc y verdejo), a las tradicionales (viura, garnacha blanca y malvasía), ha permitido a Rioja irrumpir con fuerza en el mercado de vinos blancos con una atractiva gama que constituye, en opinión de algunos prescriptores, la revolución enológica más importante que se ha producido en España en estos comienzos del Siglo XXI. Los nuevos blancos de Rioja son, por tanto, la expresión del gran potencial innovador de una Denominación que siempre se ha mantenido a la vanguardia de los vinos españoles.


En cuanto a la elaboración de vinos monovarietales es preciso tener en cuenta que en el caso de las variedades blancas internacionales chardonnay, sauvignon blanc y verdejo no podrán ser predominantes en el producto final, de tal manera que en el etiquetado del vino, si se indicasen las variedades, deberá figurar siempre en primer lugar una variedad blanca tradicional de Rioja (viura, garnacha blanca o malvasía de Rioja) o una variedad minoritaria de Rioja (maturana blanca, tempranillo blanco o turruntés).


Respecto a la crianza en barrica, sin duda lo que más ha distinguido tradicionalmente a los vinos blancos de Rioja ha sido su singularidad como vinos de largo envejecimiento, una característica que muy pocas regiones vinícolas del mundo pueden exhibir. La variedad viura, que representa sin duda el 'ADN' del vino blanco de Rioja, alcanza en esta Denominación unas cualidades excepcionales para el envejecimiento en barrica de roble. Resulta sorprendente la vitalidad que presentan vinos blancos de añadas muy antigua.


También encontramos en Rioja los blancos semidulces, un tipo de vinos que tuvieron un gran éxito comercial durante los años cincuenta y sesenta, en que se les consideraba los vinos favoritos de las mujeres.


DIFERENTES VINOS BLANCOS DE RIOJA

A la hora de diferenciar, no resulta fácil establecer una tipología de los vinos blancos de Rioja, dada la amplia gama que encontramos desde los blancos jóvenes afrutados hasta los más complejos con crianza en barrica, el Consejo Regulador de la D.O.C Rioja plantea unos modelos de clasificación ateniéndose exclusivamente a su composición varietal y envejecimiento:


- Blancos jóvenes, frescos y afrutados.
- Blancos de variedades autóctonas (monovarietales o complementarias).
- Blancos de variedades internacionales (complementarias).
- Blancos fermentados en barrica.
- Blancos criados en barrica con largo envejecimiento. Los clásicos de Rioja.


- Blancos jóvenes: La producción de vino blanco en Rioja ha sido errática a lo largo de la historia. Existen documentos antiguos que describen los vinos blancos como los más elaborados, pasando por momentos de igualdad con respecto a tos tintos, e incluso épocas de franco declive como en la década de los noventa. En la actualidad, existen grandes expectativas, como lo demuestra el incremento de ventas y el anhelo por hacer "nuevos blancos" con la incorporación de nuevas variedades. Es verdad que los blancos jóvenes han sido siempre muy apreciados, y que tradicionalmente la Viura ha sido la variedad básica que, aunque no de gran intensidad aromática, produce vinos elegantes, frescos, de color amarillo verdoso, con estructura media, aromas agradables de fruta, manzana, cítricos... Actualmente, con ayuda tecnológica, se están produciendo blancos jóvenes muy interesantes que, a través de una adecuada elaboración y cuando en su composición aparecen variedades como la Malvasía de Rioja o la Garnacha Blanca, adquieren, si cabe, un mayor protagonismo.


- Blancos fermentados en barrica: Se puede decir que esta modalidad de fermentación en barrica, en cierta medida, ha sido tradicional en Rioja, dado que bodegas centenarias han  venido realizándola desde siempre, si bien los objetivos de elaboración y orientación del vino han sido distintos del concepto actual. Esta modalidad, de influencia francesa, de fermentar uvas seleccionadas en barricas nuevas, generalmente de roble francés, con técnicas como el battonage (removido de las lias), y con un esmerado control de todo el proceso, esta dando lugar a unos vinos de alta calidad y prestaciones, con una perfecta combinación de los aromas frutales de la uva y las notas de tostados, frutos secos y ahumados procedentes de la madera. El color es amarillo subido, y en boca es expresivo y con sensaciones cremosas y balsámicas.


- Blancos con crianza: En este apartado se contemplan los blancos clásicos de Rioja, aunque en la actualidad son pocas las bodegas que realizan una larga guarda de estos vinos. Normalmente, la fermentación se realiza en depósitos con temperatura controlada. Tras el despalillado, las uvas permanecen algunas horas en maceración prefermentativa, que enriquece las cualidades aromáticas del mosto y, una vez fermentado el vino, se pasa a barrica de roble, donde realiza una larga crianza que, en función de su permanencia, saldrá al mercado con la contraetiqueta de crianza, reserva o gran reserva.


Son vinos muy particulares, a los que su largo tiempo de oxirreducción confiere unas características singulares: presentan colores variados, con tonalidades que van de un intenso color dorado al ámbar o al oro pálido ligeramente evolucionado. Los aromas tienen los recuerdos de la uva madura y el roble; son de nariz fina y compleja, y evolucionan a tonos melosos finos y perfumados.


En boca son suaves, consistentes, finos, complejos y desarrollan una evolución del afrutado que les hace únicos, muy redondos y con sensaciones persistentes.


- Blancos dulces y semidulces: En la zona media del valle del Ebro, ha sido una práctica muy habitual producir y consumir vinos blancos dulces y semidulces. Ante esta modalidad tradicional de elaboración, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada Rioja, a través del anexo 2 de su Reglamento, fija las condiciones y características enológicas que deben cumplimentar estos vinos. En general, son vinos de gran potencia aromática y finura, se elaboran como los blancos, a los que se les corta la fermentación en su tramo final con el objetivo de mantener parte de sus propios azúcares. Se convierten en vinos delicados, dulces o semidulces, dependiendo del tipo de elaboración realizada y del momento en que se haya cortando la fermentación. Se caracterizan por sus notas florales y frutales. En boca resaltan la armonía y el dulzor de la fruta, son sabrosos, intensos y elegantes. Son vinos muy adecuados para saborear con aperitivos, postres y dulces.


LAS VARIEDADES DE UVA BLANCA DE RIOJA

- Malvasía de Rioja: Hay muchas Malvasías en el mundo, pero no se consideran sinonimias de la Malvasía de Rioja, sino que son variedades distintas. Posee interesantes posibilidades para la obtención de blancos de gran calidad. En la DOC Rioja se cultivan 58 ha.


El racimo maduro es de color amarillo rojizo y produce un vino muy interesante, dotado de untuosidad y gran intesidad aromática.


Es una sinonimia de la variedad Alarije y también se la conoce como Subirat Parent, pero en La Rioja se la atribuyen otras sinonimias que aluden al color del racimo en maduración, como Rojal, Blanca Roja y Blanquirroja.


- Viura: Principal variedad blanca cultivada en Rioja, ocupa un 7% de la superficie con 4.300 ha. Es más productiva que las variedades tintas y ofrece vinos afrutados, con un aroma floral y con notable grado de acidez, ideal para elaboración tanto de blancos jóvenes como de crianzas.


Este envejecimiento en madera constituye una forma de elaboración tradicional del vino blanco de Rioja, que en los últimos años se ha enriquecido mediante la fermentación en barrica del mosto con sus lías.


Su sinonimia principal es Macabeo, nombre por el que se conoce en el resto de España y en el extranjero.


- Maturana blanca: Es una variedad totalmente distinta a cualquier otra. No presenta sinonimias. Según los análisis de ADN, Maturana Blanca no corresponde a una mutación de Maturana Tinta, sino a una variedad muy diferente.


Es una variedad bastante fértil con el racimo pequeño, la baya también pequeña y de forma elíptica. Además, ha resultado ser precoz en todas las fases del desarrollo. Presenta el inconveniente de su alta sensibilidad a la botrytis.


Las características más destacables de la variedad Maturana Blanca son su bajo pH y alta acidez, con alto contenido en ácido tartárico y bajo en potasio. Estas características compensan el alto grado que puede llegar a alcanzar esta variedad.


En el análisis organoléptico presenta buena valoración. Los vinos de Maturana Blanca han sido descritos como de color amarillo verdoso; aromas afrutados a manzana, plátano y cítricos, y también notas herbáceas; paladar ligero, pero equilibrado, con sensación de acidez y suave amargor final, persistencia media.


La variedad Maturana Blanca no se cultiva en ningún lugar del mundo, por lo que es de gran importancia su recuperación en La Rioja y muy interesante su cultivo en la Denominación al aportar características peculiares y originales para una mayor diferenciación de los vinos de la zona.


- Garnacha blanca: Es la variedad que menos superficie ocupa entre todas las variedades clásicas autorizadas en Rioja, con sólo 15 ha de cultivo y procede de una mutación de Garnacha Tinta.


Variedad muy parecida en su comportamiento vitícola a la variedad Garnacha Tinta. Cultivada en zonas frescas, produce un vino muy agradable, con aromas a manzana y cítricos, de intensidad media, ligero y con buena acidez.


Su única sinonimia es la denominación francesa Grenache Blanc.


- Turruntés: Es frecuente la confusión del nombre Turruntés con la variedad gallega Torrontés, por lo que se le suelen adjudicar sinonimias que sólo corresponden a la segunda variedad. Tampoco tiene nada que ver con la variedad Torrontés riojano, cultivada en Argentina. Según los análisis de ADN, corresponde a una sinonimia de Albillo Mayor, variedad existente en Castilla y León.

El racimo es de tamaño medio y compacto, con las bayas medianas y esféricas, y las más expuestas al madurar adquieren un color dorado con manchas oscuras. Es de brotación y maduración precoces.

El grado es bajo y la acidez alta, con pH bajo y alta concentración en ácido tartárico y baja en potasio.

El vino se describe de color amarillo pajizo con tonos verdosos; aromas afrutados con notas predominantes de manzana, destacándose igualmente su carácter vegetal y algo herbáceo; paladar ligero, con acidez y amargor, persistencia mediocorta.

De igual forma que decíamos para Tempranito Blanco y Maturana Blanca, el cultivo de la variedad Turruntés de Rioja presenta el interés de aportar diferenciación a nuestros vinos.

- Tempranillo blanco: Esta variedad procede de una mutación natural a partir de un solo sarmiento de una cepa de Tempranillo Tinto, localizada en 1988 en un viñedo viejo de Murillo del Río Leza (La Rioja). La caracterización con marcadores moleculares demuestra que se trata de un genotipo muy próximo a la variedad Tempranillo.

El racimo es de tamaño mediano y suelto con la baya también mediana y de forma ligeramente aplastada. La brotación es tardía, y el envero y la maduración, precoces. Se ha observado sensibilidad a acariosis.

Es necesario adelantar la vendimia de las fechas normales en la zona si no queremos que el grado probable sea excesivamente alto para vinos blancos. La acidez total se mantiene elevada, destacando en el alto contenido en ácido málico. Sus vinos presentan una concentración elevada en compuestos volátiles con aromas afrutados (acetatos de alcoholes superiores y succinato de dietilo).

En el análisis organoléptico ha sido muy bien valorada. Ha destacado su color amarillo verdoso; el aroma se describe como varietal característico, afrutado intenso a plátano, cítricos y frutas tropicales, y también floral y terpénico; paladar equilibrado con estructura, y de persistencia media-larga.

Tempranillo Blanco no existe en ningún lugar del mundo, por lo que es muy interesante su cultivo en la Denominación para aumentar la diferenciación y diversidad de los vinos de la zona. Además, presenta una excelente calidad, como la Tempranillo Tinta de la que procede, reconocida a nivel nacional e internacional.

- Verdejo: Se trata de una variedad de gran calidad, una de las mejores uvas blancas de España.

Es de porte horizontal, con hoja mediana, orbicular, seno peciolar poco abierto en lira, envés glabro, nervios y pecíolo con densidad de pelos nula o muy baja. Racimo de tamaño pequeño a mediano, de pedúnculo muy corto. Bayas pequeñas a medianas, generalmente esféricas o elípticas cortas y color verde-amarillo.

Produce vinos muy aromáticos, con cuerpo, glicéricos y suaves. Buena acidez y característico toque amargo. Tradicionalmente era la base de los vinos de solera con larga crianza en barrica de roble. Es la variedad principal de la Denominación de Origen Rueda (Valladolid).

No presenta sinonimias dignas de mención.

- Chardonnay: Es una variedad blanca originaria de la región de Borgoña (Francia), pero muy difundida tanto en España como a nivel internacional. Los últimos estudios genéticos han revelado que tiene su origen en las variedades, también francesas, Gouais Blanc y Pinot.

Presenta una brotación y una maduración muy tempranas y es bastante sensible a la sequía. También es sensible al oídio.

El grano de uva es pequeño, redondo y adquiere un tono miel cuando madura. Produce una uva de gran calidad, con contenidos de azúcar elevados y acidez importante. Sus vinos son equilibrados, con mucho volumen y con aromas a frutos secos, exóticos y mantequilla. Se presta muy bien a la fermentación en barrica.

No presenta sinonimias dignas de mención.

- Sauvignon Blanc: Es una variedad blanca procedente de la región de Burdeos (Francia). Está considerada, después de la Chardonnay, como la variedad más fina entre las cepas blancas de origen francés.

Las épocas de brotación y de maduración son más tardías que en el caso de Chardonnay. Es sensible al oídio y a la podredumbre del racimo. Su principal problema de cultivo es el excesivo vigor, por lo que conviene evitar suelos fértiles, portainjertos vigorosos y habrá que manejar muy bien la exposición de la vegetación y de los racimos.

El racimo y la baya son pequeños. Produce vinos elegantes, secos, finos y ácidos.

La zona española en la que mayor reconocimiento alcanza la variedad Sauvignon Blanc es Rueda, donde se suele utilizar junto con la variedad Verdejo para la elaboración de vino blanco acogido a dicha Denominación de Origen.

No presenta sinonimias dignas de mención.

No hay comentarios:

Publicar un comentario