lunes, 20 de febrero de 2017

Tipos, Clasificación y Categorías de los Vinos de Rioja



TIPOS, CLASIFICACIÓN Y CATEGORÍAS DE LOS VINOS DE RIOJA

Cata de los "Vinos Institucionales" realizada por Pedro Salguero (Veedor en Consejo Regulador D.O.Ca. Rioja) en la "Cofradia del Vino de Rioja". El "Consejo Regulador" ha seleccionado los vinos que utilizará en sus actos institucionales a lo largo de los próximos doce meses entre las 168 muestras presentadas por las bodegas al concurso que se convoca cada año a tal fin. La elección se ha realizado mediante cata ciega por parte del Comité de Cata del Consejo, lo que significa un importante reconocimiento a la calidad de los vinos que resultan ganadores del concurso y que representarán a la Denominación durante el próximo año.


Los siete vinos seleccionados son una muestra representativa de los diferentes tipos y categorías que actualmente conforman la gama de vinos de la Denominación de Origen Calificada Rioja y se presentan vestidos con etiquetas del Consejo expresamente diseñadas para cada categoría. El resultado final de la selección en cada una de las categorías ha sido el siguiente:


- Blanco Joven Cosecha 2015: Vinícola Riojana de Alcanadre, S. Coop. de Alcanadre (La Rioja). Precio aproximado: 6,00 €
- Blanco Fermentado en Barrica Cosecha 2015: Bodegas del Medievo, S.L. de Aldeanueva de Ebro (La Rioja). Precio aproximado: 8,00 €
- Rosado Joven Cosecha 2015: Bodegas y Viñedos Ilurce S.A.T. de Alfaro (La Rioja). Precio aproximado: 6,00 €
- Tinto Joven Cosecha 2015: Bodegas Olmaza, C.B. de San Vicente de la Sonsierra (La Rioja).
- Tinto Crianza Cosecha 2013: Bodegas Ramírez, S.L. de San Vicente de la Sonsierra (La Rioja). Precio aproximado: 15,00 €
- Tinto Reserva Cosecha 2012: Bodegas Tobía, S.L. de Cuzcurrita de Río Tirón (La Rioja). Precio aproximado: 19,00 €
- Tinto Gran Reserva Cosecha 2010: El Coto de Rioja, S.A. de Oyón (Álava). Precio aproximado: 21,00 €


TIPOS DE VINOS DE RIOJA: "CATEGORÍAS OFICIALES"

Históricamente ha habido en Rioja tendencia a realizar una clasificación de sus vinos, habida cuenta la gran variedad y tipos que en ella se producen, procedentes en su mayoría de la unión de las variedades de uva cultivadas en la Denominación en las distintas subzonas que la integran, al ser una práctica tradicional ensamblar uvas y vinos de diferentes variedades, pagos y municipios.


En este sentido, uno de los rasgos diferenciadores de los vinos de Rioja es la gran aptitud que poseen para el envejecimiento, en el que, a través de un adecuado proceso de crianza, la madera de roble juega un papel decisivo.


Esta crianza se realiza en barricas de roble de 225 litros, donde el vino experimenta un lento proceso evolutivo de microoxigenaclón natural y estabilización, al tiempo que adquiere aromas y sabores transmitidos por los taninos de la madera. Es la técnica tradicional de crianza bordelesa, aportada por los franceses a finales del siglo XIX, que se completa en la botella, donde el vino sigue evolucionando en un ambiente reductor hasta alcanzar su momento óptimo de consumo.


Las categorías oficiales que el Consejo Regulador establece para el vino se basan en el proceso de envejecimiento, y se diferencian mediante los cuatro tipos de contraetiquetas o precintas numeradas que se otorgan a aquellos vinos que han superado sus controles de calidad, y que son las siguientes:


- Vino Joven: Vinos en su primer o segundo año, que conservan sus características primarias de frescor y afrutado.
- Vino de Crianza: Vinos en su tercer año que han permanecido un año como mínimo, en barrica y el resto en botella. En vinos blancos, el periodo mínimo de envejecimiento en barrica es de seis meses.
- Vino de Reserva: Vinos seleccionados de cada añada, que por sus buenas características han envejecido durante tres años, de los cuales uno, como mínimo, en barrica. En vinos blancos, el periodo de envejecimiento es de dos años, de los cuales, como mínimo, seis meses han estado en barrica.
- Vino de Gran Reserva: Vinos seleccionados de añadas excepcionales que han permanecido, como mínimo, dos años en barrica y tres en botella. En vinos blancos, el periodo de envejecimiento es de cuatro años, de los cuales seis meses, como mínimo, han pasado en barrica.


ESTILOS DE VINO: "LOS MIL VINOS DE RIOJA"

Dentro de estas categorías oficiales, definidas claramente en el Reglamento del Consejo Regulador de la DOC Rioja, y coincidiendo con la "nueva revolución" enológica de carácter global acaecida a finales de los años ochenta, estamos presenciando la aparición en el mercado de una gran cantidad de vinos con estilos muy diferentes. Hoy no se admite la simplificación de definir los estilos de vino como clásicos y modernos; la realidad es que los vinos actuales van mucho más allá de esta mera distinción. Se puede constatar, cada vez con mayor profusión, que las bodegas ofrecen una rica gama de estilos, con vinos de gran concentración y expresión frutal, vinos modernos, clásicos, renovados, de vanguardia, de autor, de garaje, atlánticos, mediterráneos, de alta expresión, de maceración carbónica, fermentados en barrica, ecológicos, biodinámicos, etc.


En el vino, más que en ninguna otra bebida, se pueden encontrar considerables estilos que vienen derivados de los múltiples gustos de las personas que lo consumen; y como los gustos varían con los tiempos, también cambian los estilos de los vinos. Este principio no siempre ha sido seguido en las zonas vitivinícolas tradicionales, en donde durante décadas se ha seguido la pauta de dar al consumidor su producto; sin embargo, en los últimos tiempos, es el consumidor el que demanda un estilo de vino acorde a su gusto, por ello, en la mayoría de los casos, las bodegas han adaptado sus vinos a las nuevas preferencias, bien es verdad que sin perder en lo posible su identidad y personalidad.


En la actualidad, es un verdadero placer poder disfrutar en Rioja de innumerables vinos con los distintos estilos que se han venido configurando a través de la historia, tomando siempre como base los factores de calidad. A estos factores hay que añadir otros aspectos que en conjunto han definido los vinos actuales: en primer lugar, la conjunción de historia e investigación en la elaboración y el cultivo de la vid; en segundo, la inquietud de las bodegas por conocer los nuevos gustos del mercado actual; en tercer lugar, la adaptación a estas demandas de viejas tradiciones como elaborar vinos con mezdas de variedades de diferentes zonas; y, en cuarto lugar, la adopción de nuevas técnicas en bodega y en campo y, sobre todo, el mantenimiento del "estilo Rioja" que ha hecho que sus vinos sean únicos y distintivos en el contexto mundial.


Sin atenerse a normativas oficiales, sino atendiendo únicamente al espíritu de confeccionar una relación razonada y moderna de los múltiples vinos que se elaboran en la actualidad en Rioja, a continuación se propone una de las posibles clasificaciones. Solamente se pretenden agrupar de una manera deductiva los diferentes tipos de vinos de hoy, en función de características comunes, tanto sean modernas como clásicas, y poder dar una visión actual del pluralismo de los vinos riojanos en el complejo panorama enológico mundial. Hay que indicar que todos los tipos de vinos que a continuación se detallan están incluidos dentro de la clasificación oficial.


- Blancos Jóvenes: La producción de vino blanco en Rioja ha sido errática a lo largo de la historia. Existen documentos antiguos que describen los vinos blancos como los más elaborados, pasando por momentos de igualdad con respecto a los tintos, e incluso épocas de franco declive como en la década de los noventa. En la actualidad, existen grandes expectativas, como lo demuestra el incremento de ventas y el anhelo por hacer "nuevos blancos" con la incorporación de nuevas variedades. Es verdad que los blancos jóvenes han sido siempre muy apreciados, y que tradicionalmente la Viura ha sido la variedad básica que, aunque no de gran intensidad aromática, produce vinos elegantes, frescos, de color amarillo verdoso, con estructura media, aromas agradables de fruta, manzana, cítricos... Actualmente, con ayuda tecnológica, se están produciendo blancos jóvenes muy interesantes que, a través de una adecuada elaboración y cuando en su composición aparecen variedades como la Malvasia de Rioja o la Garnacha Blanca, adquieren, si cabe, un mayor protagonismo.


- Blancos Fermentados en Barrica: Se puede decir que esta modalidad de fermentación en barrica, en ciert medida, ha sido tradicional en Rioja, dado que bodegas centenarias ha venido realizándola desde siempre, si bien los objetivos de elaboración y orientación del vino han sido distintos del concepto actual. Esta modalidad, de influencia francesa, de fermentar uvas seleccionadas en barricas nuevas, generalmente de roble francés, con técnicas como el battonage (removido de las lías), y con un esmerado control de todo el proceso, está dando lugar a unos vinos de alta calidad y prestaciones, con una perfecta combinación de los aromas frutales de la uva y las notas de tostados, frutos secos y ahumados procedentes de la madera. El color es amarillo subido, y en boca es expresivo y con sensaciones cremosas y balsámicas.


- Blancos con Crianza: En este apartado se contemplan los blancos clásicos de Rioja, aunque en la actualidad son pocas las bodegas que realizan una larga guarda de estos vinos. Normalmente, la fermentación se realiza en depósitos con temperatura controlada. Tras el despalillado, las uvas permanecen algunas horas en maceración prefermentativa, que enriquece las cualidades aromáticas del mosto y, una vez fermentado el vino, se pasa a barrica de roble, donde realiza una larga crianza que, en función de su permanencia, saldrá al mercado con la contraetiqueta de crianza, reserva o gran reserva.


Son vinos muy particulares, a los que su largo tiempo de oxirreduccíón confiere unas características singulares: presentan colores variados, con tonalidades que van de un intenso color dorado al ámbar o al oro pálido ligeramente evolucionado. Los aromas tienen los recuerdos de la uva madura y el roble; son de nariz fina y compleja, y evolucionan a tonos melosos finos y perfumados.


En boca son suaves, consistentes, finos, complejos y desarrollan una evolución del afrutado que les hace únicos, muy redondos y con sensaciones persistentes.


- Blancos y Rosados Dulces y Semidulces: En la zona media del valle del Ebro, ha sido una práctica muy habitual producir y consumir vinos blancos y rosados dulces y semidulces. Ante esta modalidad tradicional de elaboración, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada Rioja, a través del anexo 2 de su Reglamento, fija las condiciones y características enológicas que deben cumplimentar estos vinos. En general, son vinos de gran potencia aromática y finura, se elaboran como los blancos y rosados, a los que se les corta la fermentación en su tramo final con el objetivo de mantener parte de sus propios azúcares. Se convierten en vinos delicados, dulces o semidulces, dependiendo del tipo de elaboración realizada y del momento en que se haya cortando la fermentación. Se caracterizan por sus notas florales y frutales. En boca resaltan la armonía y el dulzor de la fruta, son sabrosos, intensos y elegantes. Son vinos muy adecuados para saborear con aperitivos, postres y dulces.


- Rosados y Claretes: Cuando en esta tierra hablamos de vino rosado, de forma natural nos viene a la mente la palabra "clarete", pues en La Rioja constituye una verdadera institución, popular y tradicional, de entender, nominar y elaborar una de las múltiples formas del rosado. Sobre el origen del nombre clarete en (ciertos lugares "clareta") hay ciertas discrepancias. Unos dicen que proviene de la imitación del término "claret", el vino pálido tinto de origen Burdeos; y otros, de la acepción "claro y limpio" de la zona de Cordovín. Al margen de disquisiciones semánticas y oficialistas, es una realidad que el vino clarete, más que en ningún en otro lugar, está muy arraigado en la sociedad riojana. Su forma de elaboración es muy tradicional y se realiza en diferentes zonas de La Rioja. Normalmente se utilizan uvas tintas y blancas, realizando la fermentación con los hollejos, con o sin sangrado.


El color del clarete varía del típico color amarillo-salmón a, en algunos casos, piel de cebolla; son vinos claros, pálidos, limpios y brillantes. En nariz son florales con fondo de fruta y, en boca, tienen un punto de aguja y acidez muy agradable; son suaves,ligeros de cuerpo y un retrogusto con recuerdos afrutados.


Los rosados proceden principalmente de uvas tintas o de la mezcla de uvas blancas y tintas; se producen una cierta maceración de la uva, antes del prensado del mosto, con una corta maceración en frío con sus hollejos, sin que llegue a fermentar, hasta alcanzar la pigmentación deseada. Posteriormente se realiza el sangrado o separación rápida del mosto y la pasta sólida. Otra forma de hacerlo es por prensado directo, que sería igual que un proceso de vinificación en blanco, lo único que lo diferencia es que el prensado se hace con uvas tintas o con la mezcla, y no con uvas blancas. De este modo, el contacto con los hollejos tintos sólo se produce durante el prensado.


El color varía de frambuesa a rosa cereza con tonos violetas, en función de las variedades utilizadas y el tiempo de maceración; en nariz suele ser muy afrutado con un fondo floral, donde destacan el fresón, la frambuesa y la cereza. En boca es fresco, destacando la fruta, y, si su acidez es equilibrada, los hace vivos, con un postgusto largo y sabroso.


- Rosados con Barrica: Aunque no ha sido una práctica generalmente utilizada, sí ha sido tradicional que algunas bodegas riojanas realizasen elaboraciones de rosados con fermentación en barrica y crianza. En la actualidad, están muy de moda en algunos mercados por su singularidad, al compaginar perfectamente la potencia de la fruta con las sutilezas de la madera de roble.


Los rosados fermentados en barrica presentan un color cereza con un ligero ribete asalmonado. Los aromas son intensos de fruta en primer plano, siguiendo con destellos de maderas tostadas. En boca muestran una buena densidad y expresividad frutal, con un final persistente y complejo.


Los criados en barrica pueden permanecer en ellas durante años, dando lugar a vinos de reserva y gran reserva, siempre minoritarios y apreciados por un público muy exclusivo, Son vinos de larga guarda y que, en cierto sentido, rompen los moldes convencionales de lo que se entiende como vino rosado. Tienen un color evolucionado rosa pálido, casi salmón y piel de cebolla; en nariz se aprecian las notas especiadas unidas a flores secas y un recuerdo frutal; en boca suelen ser frescos con cuerpo, complejos, sedosos y de postgusto largo; en definitiva, son vinos muy particulares.


- Tintos Jóvenes: En Rioja, existen dos métodos clásicos de elaboración del vino tinto: El tradicional de maceración carbónica o cosechero, con fermentación en lagar abierto con uva entera, y que en tiempos pasados únicamente era utilizado para vino joven; y el de despalillado, en el que se elimina el raspón del racimo antes de la fermentación y que tradicionalmente se ha empleado indistintamente para elaborar vino joven o vino de crianza.


La maceración carbónica es una técnica de vinificación especial que dota a los vinos de una gran potencia frutal; con ella aparecen elementos como el glicerol, el ácido succínico y otros productos fermenta¬tivos, que provocan un aumento de la suavidad y de los aromas secundarios. Un descenso de la acidez, en forma de ácido màlico, también marca este tipo de fermentación, así como la disolución de elementos aromáticos de las pieles en la pulpa.


Los colores en los tintos jóvenes varían del rojo cereza al violeta. La nariz es intensa, floral, con frutas como la frambuesa, la fresa, el cassis y el regaliz. En boca son frescos, vivos, carnosos y con un final en el que siempre aparece la fruta con postgusto largo.


- Tintos con Crianza en Barrica: Una vez efectuada la fermentación alcohólica y, en su caso, la maloláctica, el envejecimiento oxidativo de los vinos en barrica, complementado con un penodo de reducción en botella, es la práctica enológica tradicional más importante para los vinos de calidad; y, en gran medida, marca la diferencia de los vinos de Rioja respecto de otras zonas vitivinícolas del mundo.


La crianza en barrica es una etapa fundamental en la vida del vino, ya que permite potenciar sus características organolépticas en fundón del tipo de madera, edad y tiempo de permanencia en ella.


Actualmente nos encontramos con diferentes maneras de entender el proceso de crianza a través dei manejo de la barrica, pues, en aras a obtener distintos vinos, las bodegas conjugan los parámetros tipo de madera, edad de la barrica, características del vino, etc. En este sentido, se van a describir una sene de vinos que, al margen de la clasificación ofaai. di todos ellos, la barrica y el tiempo de permanencia en botella han SMSO los elementos más importantes en su concepción.


- Tintos de "Crianza Corta": Son vinos que aparecen con la contraetiqueta de genéricos ya que, aunque han permanecido un cierto tiempo en barrica, no cumplen con los requisitos para ser crianza. Son vinos muy variados, desde muy potentes y estructurados a ligeros, y con un carácter frutal combinado con la presencia de notas de madera. En general, los aromas no son muy evolucionados, apenas aparece el buqué típico de los vinos criados. Tienen un objetivo comercial daro y compiten con los tintos jóvenes.


- Tintos Crianza: Cumplen en su envejecimiento con las exigencias del Consejo Regulador de la DOC Rioja, respecto a los tiempos de permanencia en barrica y en botella. Son la imagen ma del Rioja y los que más se consumen; muy conocidos por los consumidores, que los aprecian de manera notable por su sabor único y reconocible. Son vinos de color rojo rubí, fáciles de beber, nariz expresa, bien equilibrados entre las notas frutales y las de crianza, de cuerpo ligero a medio, pero elegante, con tanínos suaves y retrogusto amable.


- Tintos Reserva: Son los vinos tintos de más importancia y cansmaococ de los elaborados en Rioja; son verdaderamente un emblema de en la Denominación. Es habitual que salgan al mercado pasados tres años de envejecimiento en bodega, de los cuales, al menos uno, han permanecido en barrica. Es un tipo de vino que toda bodega riojana que se precie tiene en su portafolio como su marca de calidad, por lo que normalmente las bodegas se esmeran en su elaboración y realizan la selección de sus mejores parcelas. Son vinos perfectamente bebibles en el momento de su salida de bodega y, por tanto, no necesitan un tiempo extra de envejecimiento, si bien depende de su elaboración. Generalmente son de color rojo cereza, con ribete teja, la nariz es intensa y compleja, la fruta de la variedad o variedades se combina con los aromas terciarios de la elaboración y con los especiados, balsámicos y torrefactos procedentes de la madera; el sabor es un punto fuerte, son estructurados, redondos y carnosos, a la par que finos, sedosos y elegantes, con una buena frescura; el retrogusto es complejo, largo y muy agradable.

- Tinto Gran Reserva: Por definición, el Rioja tinto gran reserva es el vino que procede de "añadas excepcionales y que ha permanecido, al menos, dos años en barrica y tres en botella". Sobre esta base, se puede decir que estos vinos tienen la particularidad de poseer condiciones primigenias de calidad y estar preparados para su perfecto consumo una vez en el mercado. Cuando hablamos de vino en su sentido clásico, es el de mas prestigio. Sin embargo, en cuanto a ser la gama mas alta de 1a bodega en los últimos tiempos compite seriamente con otros vinos de corte más moderno.

Son de color rojo rubí, con tonos teja de evolución, y de capa variable que va desde muy profunda, en los modernos, a ligeramente abierta, en los más clasicos. En nariz son intensos, complejos elegantes, con recuerdos especiados y a fruta y con aromas tercíanos. Tienen gran estructura, con cuerpo, suaves y elegantes En boca se muestran armoniosos, redondos y con potencia, de finnal largo y retrogusto con sensaciones variadas cacao, balsámico, mineral.

- Vinos Renovados: Entendemos por este concepto un nuevo estilo de vino, independien¬temente de las clasificaciones oficiales, ya sea blanco o tinto. Son vinos cuya base fundamental son los vinos tradicionales, a los que se les ha modificado en cierta medida sus atributos, acordes con las nuevas tendencias y los nuevos gustos y en consonancia con los vinos que producen los llamados países emergentes o del Nuevo Mundo. En este caso, el protagonismo está presente en la tecnología, en los modernos métodos de elaboración y en la forma de entender la viticultura. Son vinos en los que la fruta adquiere una gran preponderancia, se procura extraer todo lo posible de una uva tecnológicamente madura, la crianza suele ser más corta, pero con madera nueva, y todo el proceso de elaboración está perfectamente controlado. El resultado es un vino comercialmente aceptable, limpio, con fruta, de medio cuerpo, técnicamente bien hecho y muy del gusto actual.

- Vinos de Vanguardia: También denominados vinos de "alta expresión", es una manera de definir una nueva concepción de elaborar vinos modernos y muy a la moda; son de gran intensidad aromática, de mucho color, con gran concentración fenólica y alta graduación; se intenta extraer lo mejor del viñedo, reivindicando el concepto de terruño, manteniendo la personalidad de la viña y, en definitiva, siguiendo la máxima de "hacer el mejor vino posible". Los enólogos trabajan en la viña y en la bodega con la idea dara de selección: selección de la zona de producción, selección del viñedo, selección de las uvas, selección de las barricas; en definitiva, se realiza una vendimia muy seleccionada en toda su extensión. Se les denomina también vinos de autor y vinos de cata, y es de resaltar que están siendo los mejor valorados por la prensa nacional e internacional. Son vinos de alta gama y precio elevado, y están contribuyendo de manera decisiva, en algunos ambientes, a mejorar la imagen de Rioja en el mundo, con la particularidad de que suponen una punta de lanza importantísima para los demás vinos.

En cata son de color rojo picota, de gran capa y de alta intensidad. En nariz tienen una alta carga de fruta, frutos negros y rojos, tonos de barrica, que está presente e integrada procurando que el vino resalte por encima de la madera. Boca con buen cuerpo, acidez agradable, con astringencia y taninos potentes, grasos y de gran longitud final.

- Vinos Clásicos: En este apartado se incluyen todos aquellos vinos que se han venido elaborando siguiendo la más estricta tradición riojana, denominados por más de un siglo como "vinos finos de Rioja". Son vinos que se han conservado por la eterna fidelidad de algunos consumidores, independientemente de modas y tendencias. Afortunadamente, se mantienen como hace cien años, a pesar de haber sufrido, en cierta época, feroces ataques en su concepción por parte de algunos formadores de opinión nacionales e internacionales. Es un estilo que ha hecho historia y que, a pesar de que las nuevas corrientes, arrastran todo lo que no es "moderno", tienen abierta una puerta permanente a todos aquellos amantes de los vinos elegantes, delicados y con clase. En la cata responden al tipo de vinos etéreos, de color teja por el envejecimiento, algo frágiles, pero repletos de los más diversos aromas y sabores. Ofrecen un potente y evocador perfume fino de coco, fruta evolucionada, vainilla, té, especias y minera¬les. En boca son ligeros, sutiles, equilibrados y frescos, con un retrogusto muy largo lleno de sensaciones agradables.

- Vinos de Producción Ecológica: En principio, hay que indicar que al referirnos a estos vinos, más que un estilo, es un sistema de producción que, sin lugar a dudas, tiene un nicho de mercado cada vez más importante. Esta demanda viene derivada por la creciente preocupación de los consumidores por los problemas medioambientales, lo que está provocando que en los países desarrollados se incremente el consumo de los vinos de producción sosteníbie y la demanda de los llamados vinos "naturales". En este sentido, hay una clara convergencia entre los intereses de los consumidores y los objetivos estratégicos de las instituciones oficiales y privadas en la producción y el consumo de estos vinos. Es verdad que hay un desconocimiento generalizado sobre este tema, dado que, en los últimos tiempos, han aparecido en los mercados una serie de vinos con la vitola de biológicos, biodinámicos, naturales, orgánicos, etc., que han creado cierta confusión entre los consumidores.

Desde el punto de vista estrictamente legal, el único vino amparado por la legislación europea es el producido con uvas ecológicas, que comúnmente se conoce como "ecológico". Es este vino el que en los últimos años ha experimentado un incremento en su producción y consumo, si bien es verdad que los volúmenes totales no son muy significativos, pero sí están marcando una tendencia ascendente de forma continuada. Hoy, estos vinos, en Rioja, se dedican casi exclusivamente a la exportación a Estados Unidos y centro de Europa, donde los consumidores están concienciados en este tipo de producto y, por su poder adquisitivo, se pueden permitir pagar un precio un poco más a incremento en el coste de producción.

En el aspecto organoléptico, es prácticamente imposible diferenciar estos vinos de los convencionales; si bien es preciso aclarar que ésta es una técnica joven y que las bodegas están trabajando muy bien, por lo que cada vez se observa una mejoría de sus atributos cualitativos.

- Presente y Futuro: A pesar de la situación tan saturada de retos que vivimos, y teniendo en cuenta aspectos como la incorporación continuada de nuevas zonas vitivinícolas nacionales e internacionales o el cambio de hábito y gustos en el consumo de vino, se puede decir que el presente del vino de Rioja es objetivamente bueno, como lo demuestran indicadores fiables como son las ventas de vino en los últimos años, la estabilidad en los precios tanto de materia prima como del producto final y, sobre todo, el equilibrio que suponen los acuerdos a los que han llegado los agentes implicados de las diferentes partes del sector vitivinícola riojano.

Respecto al futuro, siempre es difícil establecer predicciones en este sentido, máxime teniendo en cuenta los cambios que se van a pro¬ducir a corto plazo en Europa en el marco legislativo del vino que, sin duda alguna, van a afectar decisivamente a Rioja. Sin embargo, un aspecto positivo a considerar es la forma en que Rioja mira al futuro. Como hecho relevante hay que destacar cómo se han venido cumpliendo las directrices elaboradas en los diferentes planes estratégicos redactados al efecto. Un ejemplo de ello es la anticipación demostrada respecto al cumplimiento de los objetivos establecidos en el último Plan Estratégico 2005-2020. El primero de los objetivos dice textualmente: "Enriquecer la oferta con productos de calidad adaptados a los gustos y demandas de los consumidores siguiendo la identidad propia de Rioja". Como se puede apreciar, este objetivo coincide plenamente con el espíritu de este capítulo, y es evidente que, a día de hoy, Rioja se ha adaptado perfectamente a las nuevas corrientes de los mercados nacionales e internacionales y la prueba más palpable la tenemos en la variedad y disponibilidad de ios diferentes vinos de Rioja que se encuentran en el mercado.

Por último, hay que resaltar el reconocimiento que los vinos, las bodegas y la propia DOC Rioja están teniendo en el contexto mundial. Como datos objetivos citamos la concesión a Rioja por parte de la prestigiosa revista americana Wine Enthusiast, en noviembre de 2007 en Estados Unidos, del galardón de mejor región vinícola del mundo, además ser declarada "región vinícola del año" en Reino Unido, y las altas puntuaciones que los vinos riojanos están obteniendo en los últimos años diferentes listas de revistas especializadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario