viernes, 4 de agosto de 2017

Cave de Ribeauvillé (Vins d'Alsace)



CAVE DE RIBEAUVILLÉ (VINS D´ALSACE)

Cave Ribeauvillé es la cooperativa más antigua de Francia y reconocida por algunos prescriptores por ser además, una de las de mayor calidad en la elaboración de vinos blancos de Alsacia.


- Viñedo: 260 Ha de viñedo propio. Vendimian el 100% de manera manual, algo poco común en Alsacia. Parte del viñedo ya ha obtenido la calificación de “bio”, y la reglas impuestas a cada propietario son extremamente estrictas para garantizar el cuidado máximo a la uva.


- Vinos: Los vinos son elaborados por la enóloga Evelyne Bléger con el asesoramiento del mayor especialista en vinos blancos el profesor Daniel Dubourdieu, toda una garantía de calidad.


- Visitas: La bodega eta abierta al turismo. Cave de Ribeauvillé es una visita obligada a esta pequeña ciudad, en el distrito de vino de Alsacia.


Esta bodega en particular es de fácil acceso y aparcamiento. Se encuentra situada a tan sólo 5 minutos a pie del centro de Ribeauvillé, fácil de encontrar, ya que no te puedes perder el luminoso edificio amarillo pastel.


Tiene un gran aparcamiento, así que no hay por qué preocuparte de dónde dejar el coche. Se puede hacer una visita guiada a las instalaciones, también tienen un museo en la bodega muy curioso.


 Poseen una amplia tienda y zona de degustación de vinos, donde se pueden degustar los vinos antes de adquirirlos. El trato es muy afable y no hay presión para comprar.


 - Gran Sala de Degustación y Arte: La sala de cata es grande y las opciones de degustación son abundantes. Amablemente las personas que trabajan detrás del mostrador te preguntan qué tipo de vinos te gustan y hacen buenas sugerencias al respecto. Los precios son muy razonables.


Después de probar vinos, también puedes disfrutar de las diferentes exposiciones de fotografía, pintura, etc.


- Nombre: Cave de Ribeauvillé (Depuis 1985)
- Dirección: 2 Route de Colmar, 68150 Ribeauville, Francia
- Teléfono: +33 3 89 73 61 80
- E-mail: cave@cave-ribeauville.com
- Web: www.vins-ribeauville.com


La Cave de Ribeauvillé, le plus grand domaine d’Alsace:
- 260 hectares sur le champ de failles de Ribeauvillé.
- 1 Clos Monopole, le Clos du Zahnacker.
- 8 Grands Crus, 50 terroirs.
- 100% Vendanges manuelles.
- 100% propre récolte.
- Agriculture biologique et lutte raisonnée.
- Rendements limités.


 VISITA A LA CAVE DE RIBEAUVILLÉ

Se trata de la bodega más grande de Alsacia, situada justo antes de llegar al centro histórico de Ribeauville. Es una cooperativa de los viticultores de Ribeauvillé. Evelyne Bléger la enóloga de la cooperativa, nos enseñó las instalaciones y explico detalladamente el funcionamiento de los equipos de elaboración de estos peculiares vinos de Alsacia.


La cata muy bien!! Tras las explicaciones pasamos a realizar la degustación de 12 de sus mejores vinos. Poseen una amplia variedad de vinos de la zona, tanto jóvenes como reserva con precios y calidades muy variados.


LOS VINOS DE ALSACIA (FRANCESES NO ALEMANES)

Es comprensible que muchos aficionados al vino confundan los vinos de Alsacia con los alemanes. Alsacia, en el nordeste de Francia, está separada de Alemania tan sólo por el Rin.


 Esta región era originalmente parte de Alemania, pero pasó a manos francesas en el siglo XVII. Alemania la recobró en 1871, para perderla otra vez como resultado de la primera guerra mundial (1914-1919), y este mismo proceso con idéntico resultado se repitió durante la ocupación alemana de Francia en la segunda guerra mundial.


Para complicar más las cosas, tanto Alsacia como Alemania cultivan algunas variedades comunes (riesling y gewürztraminer). Pero ahí termina la similitud: los vinos de Alsacia son secos, mientras que muchos de los alemanes son semisecos o dulces.


La crisis de identidad de Alsacia ha hecho daño a sus vinos en el mercado internacional. De ahí que los vinos de Alsacia sean buenas compras.


 Los de Alsacia son únicos entre los vinos franceses en dos aspectos. Todos los vinos de Alsacia se comercializan en botellas altas y estilizadas, llamadas flutes. Y casi todos llevan un nombre de variedad de uva y un nombre de lugar, que es simplemente alsace.


Si se tiene en cuenta la latitud norte de Alsacia, se diría que el clima de la región es frío. Pero, gracias a la protección de las montañas de los Vosges, al oeste, el clima de Alsacia es muy soleado, templado y uno de los más secos de Francia. En suma, el clima perfecto para cultivar uva.


COMPRAR VINOS DE ALSACIA (PRECIOS)

En Alsacia, cuando se habla de un vino, se habla siempre de una variedad. Sin embargo, hasta la época de la filoxera, los alsacianos mezclaban diferentes variedades en una misma parcela.


Aunque se elabora algo de pinot noir, el 93 % de los vinos alsacianos son blancos. Cuatro variedades poseen particular importancia: pinot blanc, riesling, pinot gris y gewürztraminer.


 Aunque cada vino refleja las características de la uva de la que está hecho, todos comparten  cierto aroma y sabor especiado, que sólo puede describirse como el sabor de Alsacia.


Los vinos "pinot blanc" son los más ligeros de los cuatro. Se trata de una ligera reinterpretación del estilo tradicional de Alsacia. Algunos productores hacen sus pinot blanc semisecos para atraer a los bebedores no familiarizados con los vinos de la región. Otros lo producen seco. En ambos casos es mejor consumirlo joven. Son vinos de bajo precio, de 6 a 10 euros.


Los vinos de la variedad "riesling" son los reyes entre los de Alsacia (aquí se trata de vinos secos). La uva riesling de Alsacia tiene un aroma floral, pero produce vinos secos, firmes, muy frescos.


Aunque puede consumirse joven, como muchos otros vinos de Alsacia, un riesling de buena cosecha es capaz de envejecer y mejorar durante diez años o más. En cuanto al precio, los rieslings están en la escala de 12 a 20 euros.


El llamado "tokay" de la "pinot gris" es un vino de Alsacia cuyo nombre imita el del famoso vino húngaro de postre, el tokaji, pero no hay relación. El tokay-pinot gris se hace de la misma variedad de uva que se encuentra en Italia como pinot grigio.


En Alsacia es un vino estructurado y sabroso, con mucho carácter. Es relativamente bajo en acidez y alto de alcohol. Se vende entre 10 y 15 euros y resulta muy agradable con preparaciones de carne especiadas.


La uva "gewürztraminer" tiene un aroma y sabor tan especiados, intensos y característicos que su vino es de los que se aman o se odian. Pero tiene sus seguidores, ciertamente. Y es sin duda el mejor de Alsacia. Se trata de uno de los vinos más singulares del mundo.


Tienen una acidez muy baja y un alto grado alcohólico, una combinación que da impresión de plenitud y suavidad. Va fantásticamente con foie gras y quesos fuertes, y a algunas personas les gusta con la especiada cocina asiática. Estos vinos se venden más o menos a los mismos precios que los rieslings, pero envejecen peor.


Las condiciones geográficas de Alsacia han permitido a lo largo de la historia el intercambio de variedades con otros países. Pero, a la vez, las condiciones climáticas favorecieron la implantación de cepas aromáticas, que agradecen un período largo de maduración (clima fresco).


Aunque los vinos alsacianos destaquen en su etiqueta su origen varietal, esta comarca ofrece también gran variedad de terruños. Por eso algunos vinos citan también el pago de procedencia y reciben la denominación Alsace Grand Cru.


En este caso sólo se aceptan las variedades más nobles (riesling, gewürztraminer, muscat y pinot gris). Y existen finalmente las AOC Alsace Vendanges Tardives y Séléction de grains de pourriture noble. En vino espumoso se elabora el Cremant d'Alsace.


HISTORIA DE LOS VINOS DE ALSACIA

Alsacia es una región vitivinícola francesa situada junto a la frontera con Alemania, entre los Vosgos y el Rin. Antes de que el hombre poblara este privilegiado rincón de Europa, ya las viñas crecían en las lavas y gravas de Alsacia.


 Hoy, los vinos blancos alsacianos pueden presumir de ser "el sur del norte". Es decir, vinos aromáticos y elegantes, dotados sin embargo de raza y plenitud solar (buena riqueza alcohólica, equilibrada acidez, firme estructura).


El gran hallazgo de la viticultura alsaciana ha sido organizarse, desde 1975, en grandes pagos, uniendo la elegancia de las variedades nobles (riesling, muscat, gewürztraminer, pinot gris) a la mención de los mejores terruños.


Situada en el corazón de Europa, la región alsaciana fue a lo largo de la historia un gran mercado. Y al fortificar sus ciudades, ya desde la Edad del Bronce, los sufridos comerciantes de esta "Primera Avenida" de Europa protegían sus tesoros (la sal y el vino) dentro de las murallas. Por eso todavía se encuentran restos de aquellas antiguas cavas en las ruinas de todas las fortificaciones.


En las orillas del Rin acampaban los pueblos comerciantes que esperaban el momento propicio para vadear el río, aprovechando sobre todo las heladas invernales. Así nacieron las primeras ciudades, situadas en los vados fluviales.


 Los pastores se dedicaron incluso a cultivar la viña porque los pueblos vecinos no querían sus quesos (a excepción del exquisito munster) y preferían enviarles los productos lácteos a cambio de sus magníficos vinos.


Los romanos acamparon en estas tierras durante cerca de cuatro siglos y, teniendo en cuenta que entre sus generales había uno llamado Lúculo, puede suponerse que supieran apreciar también las excelencias del vino alsaciano.


 Durante toda la Edad Media los obispos y los conventos se ocuparon celosamente del cultivo de la vid y de la elaboración del vino que debía servir para la celebración del ágape cristiano. En medio de un mundo bárbaro y devastador, la Iglesia preservó la cultura del vino.


Y, guiados por el poder de los obispos, los señores feudales se acostumbraron a respetar los viñedos que daban alegría y alimento a los agricultores. En Alsacia el vino se propagó a través de la Iglesia. Y, como los obispos de Basílea y de Espira poseían viñedos en esta región, los suizos y alemanes piadosos se acostumbraron al delicioso vino que bebían en misa.


CARACTERISTICAS DE LOS VINOS DE ALSACIA (TERRUÑO)

Entre Mulhouse y Marlenheim, a lo largo de 130 km, se extiende la histórica región vinícola alsaciana. Sólo las zonas del Mosela y Champagne cultivan la vid en condiciones más extremas, en latitudes situadas ligeramente más al norte.


La cadena montañosa de los Vosgos, coronada de oscuros abetos, protege la llanura alsaciana de los vientos húmedos del Atlántico que descargan sus tormentas en la vertiente occidental. Así los 500 mm anuales de lluvia que se registran en Colmar no superan las cifras pluviométricas del Penedés.
Pero a medida que se avanza hacia el oeste la pluviosidad aumenta a 650 mm en la frontera de los Vosgos, o incluso a 2.000 mm en las alturas superiores de la cordillera.


La mayor parte de las precipitaciones caen en invierno, primavera y verano. Pero en septiembre y octubre, cuando los racimos entran en su etapa final de maduración y desarrollan los más finos aromas de sus hollejos, las lluvias son escasas y la uva puede completar su ciclo favorablemente hasta el momento de la vendimia.


Aunque los inviernos son muy rigurosos, sólo en 1929, 1956 y 1985 las temperaturas descendieron por debajo de los -20 °C y causaron daños irreparables a las plantas. Pero durante los meses de desarrollo vegetativo de la viña, las temperaturas medias suelen mantenerse por encima de 10 °C, alcanzando los 20 °C en julio y agosto.


En estas condiciones el clima alsaciano, dulcificado por el tibio foehn que sopla desde los Alpes hacia el valle del Rin, se adapta perfectamente al cultivo de la vid. A mediados de abril florecen ya los frutales cuando las nieves de la montaña todavía no han comenzado a fundirse. En las colinas orientadas al sur y al sureste las cepas brotan rodeadas de un paisaje mediterráneo, presidido por la majestad califal de los almendros que florecen en los suelos calcáreos del Mandelberg.


La composición de los suelos alsacianos es muy variada, teniendo en cuenta que se formaron a lo largo de 1.500 millones de años. Los suelos más antiguos están formados por granitos y pizarras. Más tarde, hace 300 millones de años, toda la región quedó sometida a los plegamientos hercinianos y a los violentos fenómenos volcánicos que acumularon depósitos de lava. Posteriormente esta plataforma quedaría nuevamente hundida bajo las aguas, formándose los depósitos calcáreos de fósiles (Muschelkalk), arcillas y margas jurásicas.


Los cambios ocurridos en la cuenca del Rin han sido decisivos para la formación de los suelos alsacianos. Y así la llanura quedó cubierta de gravas, que alcanzan en ciertas zonas un considerable espesor y facilitan el drenaje de los suelos actuales. Es fácil identificar estos cambios geológicos cuando se recorren los viñedos alsacianos. En Turckheim abundan las arenas graníticas. En Andlau la vid se cultiva sobre suelos de pizarra. Riquewihr tiene la suerte de poseer un terreno típicamente renano, rico en fósiles y en margas arcillosocalcáreas. Y en Eguisheim y Barr las cepas crecen en un luminoso suelo de albarizas.


En general puede decirse que el viñedo se cultiva en tres climas y suelos. El primero se sitúa en el reborde de las montañas, hasta alturas de 400 m, sobre suelos graníticos y gneis. En segundo lugar están las colinas situadas al pie de los Vosgos, balcones soleados que dominan la llanura del Rin, un terruño privilegiado para el cultivo de la vid. Proceden del hundimiento de la fosa renana, cataclismo que dividió en dos el antiguo macizo Vosgos-Selva Negra. Este terreno movido, de colinas, fracturas y fallas, tiene una geología variada.


Hay muchos suelos calcáreos y arcillosos, con variaciones de profundidad que dependen de la altitud (de 200 a 300 m). Ésta es la zona donde encontramos el típico paisaje alsaciano y sus más bellos pueblos.


Finalmente, se encuentra la llanura aluvial, con suelos de cantos rodados, arenas y gravas silíceas, originadas por los conos de deyección o por las terrazas fluviales (alturas entre 170 y 220 m). Contienen débil proporción de arcilla, y son suelos muy filtrantes de tendencia ácida. En algunos lugares son más fértiles, por la presencia de placas de loes.


Los mejores viñedos están situados en las laderas de las colinas, hasta una altura máxima de 370 m de forma que aprovechan los diferentes microdimas de la región. Los principales azotes meteorológicos están representados por las heladas primaverales y las granizadas relativamente frecuentes. Como las calamidades del mildiu, el oídio y la filoxera devastaron los viñedos alsacianos a finales del siglo XIX, los viticultores de la zona eligen cuidadosamente sus portain- jertos. Buscan los que mejor se adaptan a estos suelos (a veces muy ricos en calcáreo) y los que mejor resisten las enfermedades.


La plaga de la Revolución Francesa, que dejó los viñedos troceados por una delirante división parcelaria, influyó también en los métodos de cultivo. Hoy, el marco de plantación más usual es de 1,50 x 1,80 m. En las fincas más mecanizadas se experimentan calles más anchas, de 2,50 m. Todas las plantas se cultivan en espaldera, sobre cuatro alambres, podadas por el sistema Guyot. El tronco principal tiene un porte de 90 cm.


Las técnicas de cultivo están evolucionando, aunque en general se mantienen todavía sometidas a ciertas tradiciones ancestrales que pueden ser mejoradas. Pero hay que tener en cuenta que, hace apenas un siglo, el viñedo alsaciano se encontraba en una de las crisis más graves de su historia, desvirtuado por los partidarios de las cepas híbridas y las caudalosas producciones de vino de pasto. Hoy las únicas cepas autorizadas son las nobles viníferas. De todas ellas se encuentran en franca progresión las variedades riesling, pinot noir, pinot blanc y pinot gris. La muscat y la gewürztraminer mantienen su intocable prestigio. Y, por el contrario, disminuye el cultivo de las cepas más neutras, como la chasselas o la sylvaner, y los vinos de mezcla que aquí reciben el nombre de Edelzwicker.


La vendimia comienza con la pinot blanc y sigue con la pinot noir, la chasselas, la muscat, la gewürztraminer (que a veces se retrasa buscando el ataque de la podredumbre noble), la tokay o pinot gris, la sylvaner y la riesling. Las denominaciones básicas del vino alsaciano son Alsace y Alsace Grand Cru. Cada una de ellas va seguida del nombre de la variedad.


RIESING DE ALSACE

La variedad riesling aparece ya citada en 1644, en los viñedos de Riquewihr. Pero los ampelógrafos la identifican con algunas de las variedades cultivadas por los romanos en estas provincias. Se desarrolla bien en los suelos de pizarra y granito, en tierras que no sean demasiado ricas, donde exhibe su vivacidad, su nervio y su delicioso afrutado. Se cultiva en el borde de las montañas, pero también en las colinas al pie de los Vosgos y en las gravas formadas por los conos de deyección de los valles. En general ha colonizado las exposiciones sur-sureste y los suelos ligeros (arenas graníticas). Se cultiva en 3.280 ha (un 23% del viñedo alsaciano), pero es mayoritaria en las AOC Alsace Grand Cru. Su producción casi alcanza los 100 hl/ha.


Su maduración tardía y su resistencia a las condiciones climáticas duras son cualidades muy apreciables en el caso de las vendimias tardías. Pero no es fácil conseguir vinos de grains nobles con esta variedad, porque sus bayas tienen piel espesa y resisten el ataque de la botritis. Cuando se embotellan como Vendanges Tardives deben tener un grado mínimo de 12,91. Para la Sélection de grains nobles se exigen 15,11. Sus vinos son ideales para los mariscos, la choucroute, el pollo al Riesling, los pescados en salsa, las tartas de limón...


La riesling da vinos muy elegantes, con carácter y savia. En nariz son riquísimos (linalol y geraniol): flores, melocotón, limón y tilo. Con la edad se vuelven algo minerales (gusto de petróleo). En boca son potentes y están bien estructurados.


GEWURZTRAMINER DE ALSACE

Parece que esta uva forma parte de la familia de los savagnins rosés y los savagnins blancs, que se cultivan en el Jura para producir vins jaunes. Pero el pariente más próximo de la gewürztraminer podría ser la traminer tirolesa, menos aromática.


Se desarrolla bien en las laderas orientadas al sur y al sureste, en exposiciones soleadas. La gewürztraminer prefiere los terrenos arcilloso-calcáreos de Riquewihr, donde desarrolla su incomparable y compleja gama de delicadísimos aromas. La gewürztraminer ocupa hoy 2.526 ha en Alsacia (18% del viñedo). La vieja traminer todavía subsiste en algún rincón de Alsacia, donde produce el klevner de Heiligenstein.


Los alsacianos llaman "emperador" a la gewürztraminer, la más típica y racial de las variedades nativas del país. Los vinos de gewürztraminer suelen tener mayor graduación, porque la uva es rica en azúcar y extracto. Pero su reto consiste siempre en alcanzar la justa acidez para conseguir un paladar elegante y equilibrado. Se distinguen incluso por su color, más rosado (piel de melocotón) que el de otros vinos blancos, sobre todo cuando los elaboradores someten sus vinos a maceraciones prefermentarias.


A la nariz recuerdan la rosa y el lichi. Sus aromas pueden ser muy similares a los del moscatel (en algunos sitios se la llama traminer musqué). También ofrece notas de regaliz y ahumado, de pan de especias y pimienta. Cuando envejece se puede volver severa y presentar notas de cuero. A veces da un fuerte contenido en alcohol (14º) y una acidez relativamente débil. Pero siempre es amplia y untuosa. En vendimia tardía ofrece miel y frutas confitadas.


El gewürztraminer es un vino ideal para la conversación. Merece la pena probarlo con un hígado de oca en papillote, o incluso con una tarta de manzanas. Pero su fuerza incomparable se expresa frente a los quesos fuertes, como el munster.


SYLVANER DE ALSACE

Procedente de Austria, la sylvaner fue aclimatada en Alsacia a mediados del siglo XIX. Se cultiva en 1.220 ha (12 % del viñedo alsaciano). Se distingue en el viñedo por sus hojas más claras, casi redondas. Los granos son esféricos, de tamaño medio y piel verde moteada de puntos que adquiere un color dorado al madurar. Es una cepa productiva (más de 100 hl/ha en Alsacia) y, por eso, se utiliza a veces para vinos menores.


Más bien tardía, es sensible a las enfermedades criptogámicas (oídio, mildiu, botritis). Tradicionalmente se cultiva en el Bas-Rhin, en el sector de Barr que se especializó en vender vinos corrientes de mesa. Sin embargo, también ha conseguido conquistar algunos pagos famosos, como Zotzenberg (grand cru), Mittelbergheim o Zinnkoepflé (grand cru) y Soultzmatt. Sin embargo, sus vinos no reciben la mención grand cru, aunque provengan de estos pagos.


En general prospera mal en suelos calcáreos (es sensible a la clorosis), y sufre con las heladas primaverales e incluso invernales (sus sarmientos no acaban de pasar al estado leñoso y quedan herbáceos mucho tiempo). Aprecia los suelos profundos y finos.


Hay que distinguir muy claramente dos tipos de vinos procedentes de esta cepa. Unos ligeros y honestos, algo ácidos, de viñedos sobreproductivos, y otros cultivados en mejores terrenos y menos productivos. Los primeros suelen ser más verdes de color. Los mejores vinos ofrecen notas florales (limón, acacia, flores blancas), con notas vegetales. Sí se deja envejecer algo, da notas minerales. Ideal con mariscos y ostras, y choucroute.


PINOT GRIS DE ALSACE

En el viñedo alsaciano se cultivan unas 1.300 ha de pinot gris (13 %), una variedad de la pinot noir que se distingue por el color gris de sus bayas maduras. Es una uva poco rentable (bayas pequeñas), pero capaz de dar vinos de calidad cuando se vendimia en su perfecta madurez. Es bastante precoz. Prospera bien en suelos calcáreos y bien expuestos, aunque igualmente aprecia los terciarios arenosos y arcillosos, o las pendientes volcánicas de Thann. El clima alsaciano, con sus otoños muy favorables (anticiclón en otoño), es bueno para las vendimias tardías, ya que las preserva del mildiu y de la podredumbre.


Los vinos son de alta graduación, alcanzando a veces los 14°. De un bello color dorado y gran nobleza, sobre todo los cultivados en la zona del Haut-Rhin. No les convienen las maderas nuevas, que se interfieren con sus aromas. Su color amarillo verdoso se convierte en dorado al envejecer. Suele ser un vino graso y suave. Exhibe muchos aromas terciarios al envejecer (ahumado, miel, sotobosque, champignon). Es un vino opulento, que puede alcanzar una deliciosa sobremadurez, con azúcares residuales equilibrados por noble acidez. Extraordinario cuerpo y persistencia. Con el foie gras cuando son vendimias tardías o granos nobles. Carnes blancas y rojas (cuando tiene grado). Quesos, postres.


MUSCAT DE ALSACE

Se menciona ya en vinos alsacianos del siglo XVI. Las bayas son esféricas, de color ambarino y piel espesa que, en la madurez, se cubre de puntos rojos En Alsacia se cultivan dos tipos. El muscat rosé d'Alsace el muscat ottonel blanc. El primero de ellos da vinos más vivos y afrutados, de poca graduación. El segundo exhibe aromas almizclados muy finos y sutiles.


PINOT NOIR DE ALSACE

La gran cepa tinta ha sido aclimatada en Alsacia. Cuando ha sido correctamente cultivada, la pinot noir da vinos elegantes, aunque poco pigmentados, con aroma de cerezas y ciruelas. Algunas firmas ponen en práctica la técnica de la maceración carbónica, fermentando las uvas enteras antes de prensarlas y someterlas a una completa fermentación alcohólica. Así se obtienen vinos de bu color, aptos para ser consumidos en su juventud.


Otras empresas fermentan sus tintos a la manera tradicional. Pero, en general, las bajas temperaturas de la región no son favorables a las fermentaciones activas, tan convenientes para lograr la máxima extracción de los pigmentos. Aparte de que la pinot noir exige microclimas muy especiales, su vinificación requiere en Alsacia instalaciones con control de temperatura para obtener su incomparable bouquet y su majestuoso paladar.


Vinificada en rosado, esta cepa da en Alsacia algunos de un atractivo color piel de cebolla y una apreciable calidad.


EDELZWICKER O GENTIL DE ALSACE

Alsace Edelzwicker o Gentil. Algunos vinos menores se obtienen con un assemblage de variedades tradicionales, como la chasselas, la sylvaner, la pinot blanc y la auxerrois.


CRÉMANT D´ALSACE

Siguiendo las huellas de los bodegueros de Champagne, Julien Dopff fue el iniciador de otra tradición alsaciana: la elaboración de vinos espumosos con las variedades típicas de la región, especialmente la pinot blanc. Su virtud es el frescor, más que la estructura.


ALSACE GRAND CRU

Los mejores terruños o pagos fueron dotados en Alsacia de una mención especial que lucen en su etiqueta: Alsace Gran Cru. Para tener derecho a la AOC Alsace Grand Cru, los vinos deben obtenerse de uva vendimiada en los terruños previamente delimitados. Estas delimitaciones también tienen incidencia directa sobre las variedades autorizadas, que sólo pueden ser las más nobles: riesling, gewürztraminer, pinot gris y muscat d'alsace.


Los expertos designados por I'Institut National des Appellations d'Origlne de los vinos y aguardientes de Francia delimitan estos terruños de producción, y el Centre d'Information du Vins d'Alsace edita una ficha descriptiva de cada grand cru. Por otro lado, el grado alcohólico mínimo natural debe ser de 10° para el riesling y el muscat d'alsace, y de 11° para el gewürztraminer y el pinot gris.

El área de producción tiene que estar constituida únicamente por los pagos reconocidos por su prestigio (estos nombres de parcela tienen que figurar obligatoriamente en la etiqueta), que deben estar oficialmente delimitados. La zona de producción de la AOC Alsace Grand Cru cuenta hoy día con cincuenta pagos o parcelas con nombre propio.

Son terruños reconocidos tanto por su notoriedad histórica como por su tradición comercial, y también en función de la calidad del suelo (buena exposición al sol, facilidad de calentamiento y enfriamiento del suelo y poseer un buen drenaje). Así pues, se procedió a su exacta delimitación porque la superficie de los terruños aptos para acceder a la AOC eran generalmente superiores a los límites catastrales del nombre de la parcela.

El objetivo de la operación era, a la vez, limitar la proliferación de nombres de pagos y preservar la homogeneidad de los vinos que se obtendrían de ellos, manteniendo su tipicidad. Tanto es así que la AOC Alsace Grand Cru representa menos del 10 % de la superficie delimitada en la AOC Alsace. La mayoría de estos pagos se sitúan en la base del macizo de los Vosgos o en las colinas lindantes.

ALSACE VENDANGE TARDIVE

Los vinos de vendimias tardías (recolectados en noviembre o, incluso, a principios de diciembre) no reciben adición de azúcar. Su recolección es controlada por los organismos oficiales, y deben alcanzar una graduación natural de 95° Oechsle para el riesling y el muscat, o 105° para el pinot gris y el gewürztraminer.

ALSACE SÉLECTION DE GRAINS NOBLES

Alsace Sélection de greins nobles. Las graduaciones deben ser aún mayores para los vinos elaborados con una selección de granos nobles, es decir, seleccionando las uvas atacadas por la podredumbre noble, que poseen un gran contenido de azúcar y proporcionan vinos muy licorosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario