lunes, 9 de septiembre de 2019

Que Ver y Hacer en Burgos Turismo



QUE VER Y HACER EN BURGOS TURISMO

Quizás lo más importante de visitar en Burgos sea la Catedral de Santa María, un templo católico de arquitectura gótica. En su interior alberga elementos decorativos renacentistas y barrocos y en cuanto a la fachada, es una de las más imponentes que hay en Burgos. En cuanto a los lugares relacionados con la arquitectura civil, destacan el Castillo de Burgos, el Arco de Santa María, el Palacio de Castilfalé y la Plaza de Alonso Martínez entre otros muchos. El Paseo del Espolón, arbolado y ajardinado, es el más céntrico y popular de todos los parques de la ciudad. Después de un largo día de turismo, una ruta de tapas para probar el queso y la morcilla de burgos es lo más tipico. El Museo de la Evolución Humana es perfecto tanto para pequeños y mayores.


En Edad Media, fue un importante centro económico del norte peninsular, centrado en el comercio, sobre todo el relacionado con el de la lana, que tuvo su apogeo en el siglo xv. Su privilegiada localización geográfica, le ha permitido convertirse en un importante nudo de comunicaciones en el norte de España, tanto de rutas nacionales como internacionales. En el siglo xx, se produjo una fuerte industrialización, culminada con la creación de los grandes polígonos industriales en la década de 1970. Estos factores, unidos a un sector terciario desarrollado, con presencia destacada del turismo, la convierten en la 18.ª ciudad en actividad económica de la nación.


- Catedral de Burgos: La Santa Iglesia Catedral Basílica Metropolitana de Santa María, Su construcción comenzó en el año 1221, siguiendo patrones góticos franceses. Tuvo importantísimas modificaciones en los siglos XV y XVI. las agujas de la fachada principal, la capilla del Condestable y el cimborrio del crucero, elementos del gótico flamígero que dotan al templo de su perfil inconfundible. Las últimas obras de importancia (la sacristía o la capilla de santa Tecla) pertenecen ya al siglo XVIII, siglo en el que también se modificaron las portadas góticas de la fachada principal. La construcción y remodelaciones posteriores se hicieron con piedra caliza extraída de las canteras de la cercana localidad de Hontoria de la Cantera.


El diseño de la fachada principal se relaciona con el gótico clásico francés de las grandes catedrales (París o Reims). Consta de tres cuerpos rematados por dos torres laterales de planta cuadrada. Las agujas caladas de influencia germánica se añadieron en el siglo xv y son obra de Juan de Colonia. En el exterior son sobresalientes también las portadas del Sarmental y la Coronería, góticas del siglo xiii, y la portada de la Pellejería, con influencias renacentistas-platerescas del siglo xvi. El alzado interior del templo toma como referencia a la Catedral de Bourges.


Los elementos decorativos y el mobiliario litúrgico del interior pertenecen a variados estilos artísticos, desde el propio Gótico, el Renacimiento o el Barroco. En la catedral se conservan obras de artistas extraordinarios, como los arquitectos y escultores de la familia Colonia (Juan, Simón y Francisco); el arquitecto Juan de Vallejo, los escultores Gil de Siloé, Felipe Vigarny, Rodrigo de la Haya, Martín de la Haya, Juan de Ancheta y Juan Pascual de Mena, el escultor y arquitecto Diego de Siloé, el rejero Cristóbal de Andino, el vidriero Arnao de Flandes o los pintores Alonso de Sedano, Mateo Cerezo, Sebastiano del Piombo o Juan Ricci, entre otros muchos.


En 1994, a raíz del desprendimiento de una figura de la fachada ocurrido unos años antes, comenzaron unas profundas labores de restauración. En total, se llevan invertidos 30 millones de euros, lo que le convierte en el monumento europeo que más fondos ha recibido para su restauración y que más se ha prolongado en el tiempo.


- Arco de Santa María: Es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad de Burgos. Una de las antiguas doce puertas de acceso a la ciudad en la Edad Media, comunica el puente de Santa María, sobre el río Arlanzón, con la plaza del Rey San Fernando, donde se yergue la catedral. Construido inicialmente en el siglo XIV-XV, en el siglo siguiente, concretamente entre 1536 y 1553, fue remodelado totalmente por Juan de Vallejo y Francisco de Colonia, dando lugar a la entrada realizada con la típica piedra caliza blanca burgalesa, en esta ocasión proveniente de las canteras de Hontoria de la Cantera. Una puerta más simple debió de existir con anterioridad, ya que el Poema del Mio Cid la cita como el punto de entrada y salida de la ciudad empleado por el Cid cuando le reclamaban sus correrías guerreras.


El Arco estuvo ocupado por el Consistorio burgalés hasta la construcción de la nueva Casa Consistorial (obra de Fernando González de Lara) en el siglo XVIII. Entre los años 1878 y 1955 fue sede del Museo Arqueológico Provincial de Burgos y en 1943 fue declarado Monumento Histórico-Artístico Nacional. En la actualidad está abierto al público en calidad de Centro Cultural Histórico Artístico, con espacios museístico y para exposiciones temporales.


La puerta fue concebida a manera de gran arco triunfal, con organización de retablo labrado en piedra y con un remate almenado a modo de castillete, lo que hace del conjunto un monumento arquitectónico bastante singular. En las seis hornacinas principales, dispuestas en dos cuerpos y tres calles, se encuentran personajes importantes de la historia de la ciudad y de Castilla: los Jueces de Castilla (Nuño Rasura y Laín Calvo); los condes Diego Rodríguez Porcelos, fundador de la ciudad, y Fernán González, primer conde independiente de Castilla; el Cid; y el emperador Carlos I, a quien dedicó la ciudad el Arco para congraciarse con él tras las revueltas comuneras.


Sobre ellos, con bultos de menor tamaño, se sitúan dos maceros municipales en los extremos de una balconada abalaustrada y el ángel custodio de Burgos sosteniendo una reproducción de la ciudad. Por encima se encuentran cuatro gárgolas que sirven de desagües. Presidiendo todo se encuentra la Virgen Santa María, patrona de Burgos como defensora de la ciudad. El autor de las estatuas es el escultor Ochoa de Arteaga. El paramento está tachonado de aspilleras, lo flanquean dos torres cilíndricas y lo rematan cuatro escaraguaitas o garitas decorativas. El arco está cubierto con una bóveda de crucería, accediéndose a esta bóveda por un arco de medio punto, en cuyo intradós hay restos de pinturas alegóricas del siglo XVII, en la fachada principal, y por otro trespuntado en la fachada posterior. La fachada posterior, sencilla, data del siglo XIV; en ella hay una galería de piedra bajo el tejado, sostenida por ménsulas de madera.


- Plaza Mayor: Su nombre original fue Plaza de Mercados Semanales y después Plaza del Mercado Menor. Se trata de un amplio espacio abierto con suelo de ladrillo rojo y rodeado por un grupo de edificios que tienen en sus bases un soportal con arcos, siguiendo la estructura tipica de las antiguas plazas castellanas. El Ayuntamiento de Burgos es el principial edificio de la Plaza Mayor, mientras que los otros suelen ser viviendas que tienen comercios, restaurantes o bares en la planta baja. Si observas el perfil de todas las construcciones verás que hay entremezclados edificios historicos con otros que son de construcción más moderna, pero en los que se ha respetado una misma altura y cierto estilo arquitectonico. Es un buen lugar para tomar un café, una cerveza o comer, sin descartar el hacer compras, ya que ienes varias tiendas de moda, complementos y calzados, junto con algunas de telefonía, juguetes y una libreria.


- Paseo del Espolón: Es el paseo arbolado y ajardinado más céntrico y popular de Burgos. Fue creado a a finales del siglo XVIII configurándose durante el siglo XIX, conecta el Arco de Santa María con el Teatro Principal y está considerado como "el salón" de la ciudad. La palabra espolón guarda relación con el hecho de tratarse de unos terrenos inundables a orillas del río Arlanzón y que fue elevado mediante estribos y contrafuertes para protegerlo de las crecidas del río. Así este paraje extramuros de la ciudad era conocido como Ronda del Espolón, extendiéndose a pie de muralla desde el Arco de Santa María hasta el actual palacio provincial.


En el centro del paraje se encontraba la puerta de Carretas, que daba acceso a la plaza del Mercado Menor renombrada actualmente como Plaza Mayor. Los edificios fueron levantados sobre la antigua muralla medieval y aunque son de diferentes épocas forman un conjunto armónico. Destacan la casa que hace esquina con la plaza del rey San Fernando, obra de Vicente Lampérez; el edificio del Consulado del Mar, diseño del arquitecto Manuel de Eraso; el del Círculo de la Unión; el palacio de la marquesa de Vilueña, conocido como casa de los Gaitero.


- Estatua del Cid Campeador (Plaza Mío Cid): El Ayuntamiento de Burgos rediseñó a principios de los años cincuenta del siglo XX la “Plaza del Mío Cid” (antigua plaza de San Pablo) y el puente de San Pablo, convertido en Via Cidiana. En la forma de un gran homenaje al Cid, presidido por el mismísimo Jefe del Estado español, general Francisco Franco. La estatua ecuestre en bronce del Cid fue esculpida por Juan Cristóbal González Quesada, nacido en 1897 en Ohanes (Almería), amigo de la Unión Soviética en 1933, fallecido en 1961 en Cadalso de los Vidrios (Avila). La providencialista inscripción del lado izquierdo presenta al victorioso Campeador como “un milagro de los grandes milagros del Creador”. La del lado derecho, “en España dentro en Valencia” “Ya vie mio Çid que dios le iba valiendo / dentro en Valencia no es poco el miedo”, Poema del Cid, recuerda el gozo habido entre los enemigos de la Cristiandad a su muerte.


El Cid se dispone a cruzar el Arlanzón y salir de la ciudad de Burgos, camino del destierro, Campeador a lomos de su broncíneo corcel, quizá Babieca, barba florida y capa al viento, blandiendo firme la Tizona (que hasta más adelante no ganó la Colada), flanqueado por los suyos, ocho de los cuales permanecen firmes como estatuas de piedra sobre el puente de San Pablo. El gran héroe medieval español, el Cid Campeador, constituye sin duda una figura imprescindible en la historia de España, pero representa también un modelo que debe tenerse en cuenta. ¡El gran miedo de los enemigos de españa es a que el Cid salga de su tumba y se encarne en las nuevas generaciones!. El despertar en las nuevas generaciones la conciencia de lo que fuimos, de lo que somos y de lo que podemos ser. El Cid es el espíritu de España, ya que suele ser en la estrechez y no en la opulencia cuando surgen estas grandes figuras.


Rodrigo Díaz de Vivar (1043-1099), el Cid Campeador, esposo de doña Jimena, contribuyó a la unificación del reino de León y Castilla, fragmentado tras la muerte de Fernando I. Asesinado Sancho en extrañas circunstancias le sucedió su hermano Alfonso VI, al que el Cid, figura de Castilla y amigo del fallecido rey Sancho, hizo jurar en Santa Gadea que nada tuvo que ver con la muerte de su hermano, lo que le valió el rencor del Rey y los destierros. El Cantar de Mío Cid, del que se conserva un solo ejemplar, copiado hacia 1307 por Per Abbat, está formado por 3.750 versos. Se inicia con el destierro del Cid, que sale de Vivar y pasa por Burgos y camino de Valencia.


Hollywood también se encargo de consagrar el mito para la propaganda occidental: en 1961 se estrena la magnífica superproducción norteamericana rodada en España, El Cid, obra maestra de la épica cinematográfica, producida por Samuel Bronston y dirigida por Anthony Mann, con el propio gran sabio cidiano don Ramón Menéndez Pidal como asesor histórico, y un reparto inmejorable: Charlton Heston hace de Cid, Sofía Loren es doña Jimena.


- Puente de San Pablo: Sobre el río Arlanzón, es uno de los doce puentes con que cuenta la ciudad de Burgos y conecta la Plaza del Mío Cid con la Plaza del Conde de Castro. No existen noticias sobre su año de construcción, pero debió ser en el siglo XIII, coincidiendo con el desarrollo del Convento de San Pablo, la construcción de la nueva muralla y la creación de la puerta del mismo nombre que daba paso a la zona del Mercado Mayor, donde se celebraban importantes ferias y mercados burgaleses y en la que, a finales del siglo XV, se construyó el palacio de los condestables, conocido como la Casa del Cordón. El gran tránsito de gente y mercancías hizo necesaria su construcción para conectar las dos riberas del rio, dando acceso al mercado y descongestionando el único puente que hasta entonces conectaba con el centro de la urbe, el Puente de Santa María.


- Restaurante Casa Ojeda: Restaurante de rústico aire señorial, excelente cordero lechal al horno de leña, mollejas, morcilla de burgos, en fin exquisiteces, gastronomicas, locales y artesanales. En la tienda podemoas comprar vinos, embutidos, setas, jamones, conservas, legumbres, quesos, miel, aceites, patés, dulces, y artesanía. Son un grupo familiar dedicado a la hostelería desde hace casi 100 años, el equipo humano está compuesto por 220 personas. Más de un siglo exaltando los sabores de la gastronomía burgalesa con tradición y vanguardia. Telf: 947 20 90 52. E-mail: reservas@restauranteojeda.com. Web: www.restauranteojeda.com. Dirección: Calle Vitoria nº5.
Burgos.


- Casa del Cordón: El palacio de los Condestables de Castilla, es un palacio originario del siglo XV que se alza en el casco histórico, presidiendo la antigua plaza del Mercado Mayor, que estaba formada por las actuales plazas de La Libertad y Santo Domingo de Guzmán. Su promotor fue el condestable de Castilla don Pedro Fernández de Velasco, casado con doña Mencía de Mendoza y Figueroa. El diseño inicial es atribuible a Juan de Colonia y a su hijo Simón y se trata de un edificio civil de estilo gótico de gran belleza y armonía, si bien hoy en día se encuentra muy modificado respecto al diseño original.


Por todo el edificio hay numerosas representaciones de los escudos heráldicos del matrimonio propietario del palacio (Velasco y Mendoza), y en concreto los dos escudos que hay sobre la puerta principal están unidos por medio de un cordón franciscano, también esculpido en la piedra. Un cordón o unas cadenas colgadas en la puerta de una casa indican que en ella ha dormido un rey, doña Mencía era devota de San Francisco y mandó esculpir el cordón franciscano. Este cordón es el que, en el acervo popular, dio nombre al edificio. Actualmente alberga un centro cultural y las oficinas centrales y sede social de una entidad bancaria.


- Arco San Juan: Puerta en la antigua muralla del siglo XIII, que recibe el nombre de San Juan por el monasterio que tiene frente a ella. Fue profundamente reformada durante el siglo XVI, y posteriormente en el XIX. Es un sencillo arco de medio punto rebajado que da acceso a la calle de San Juan. Alta y ruda se alza la entrada por la que acceden los peregrinos a la ciudad de Burgos en su caminar. La Puerta de San Juan se encuentra en la muralla este, frente al barrio y el puente del mismo nombre. A través de ella se accede a la calle de la Puebla (que llega hasta la Plaza del Mercado Mayor) y la calle de San Juan, al sur de la cual se encontraba la zona gremial y al norte los barrios bajos. Los cansados viajeros nocturnos  paraban antiguamente en la Posada de las Almas, una hostería abierta las 24 horas, que se encuentraba justo enfrente de la puerta.


- Iglesia de San Lesmes Abad: Templo gótico en la que se encuentra enterrado San Lesmes Abad, patrón de la ciudad. Se encuentra situada en la Plaza de San Juan, frente a la Biblioteca Pública del Estado, colindante con el Camino de Santiago. La iglesia de San Lesmes se edificó en el siglo XIV sobre los restos de la capilla de San Juan Evangelista. Es de estilo gótico, aunque su fachada no tiene apenas decoración, salvo por la portada, el rosetón y el campanario. Su púlpito de piedra está considerado el mejor de Burgos.


Posee un coro plateresco situado en la zona del altar, y alberga varios sepulcros sobre todo laterales. Además, esta iglesia alberga varios retablos y el museo parroquial, con cuadros y lienzos, ubicado en la capilla de Ruiz de Camargo. En la zona central, cercana al altar, se encuentra el sepulcro del santo, realizado en alabastro con la imagen tallada en la tapa. Durante los años 2012 y 2013, se realizaron diversas labores de restauración, como la de su fachada oeste.


- Museo de la Evolución Humana: También conocido por sus siglas MEH, ha sido diseñado por el arquitecto Juan Navarro Baldeweg. En el solar sobre el que se edificó estuvo en siglos pasados el desaparecido convento de San Pablo de Burgos, de la orden de los dominicos. Es el museo más visitado de Castilla y León, y acercándose al 10.º museo más visitado de España.


Arquitectónicamente, el museo ha recibido más de 40 premios nacionales e internacionales. El proyecto nace vinculado a la necesidad de conservar, inventariar y divulgar los restos arqueológicos procedentes de los yacimientos de la sierra de Atapuerca, constituyendo un referente internacional en relación con el proceso evolutivo del hombre en sus aspectos ecológicos, biológicos y culturales en secuencia cronológica.


El visitante puede encontrar una reproducción de la Sima de los Huesos como un modelo tridimensional y didáctico. En el interior de la primera pastilla se ubica Homo antecessor y los yacimientos de Gran Dolina y Sima del Elefante. Dedicado a la teoría de la evolución de Charles Darwin y a la historia de la evolución humana. Se encuentran diez hiperrealistas reproducciones de antepasados del ser humano, realizadas por la escultora francesa Elisabeth Daynès.


Pudiendo  encontrar las características exclusivas de los humanos entre las que se destaca el cerebro.  Tambén hay una reproducción de la popa del HMS Beagle, barco en el que Darwin hizo su famoso viaje de casi 5 años alrededor del mundo, en el que principalmente visitó las islas Galápagos. Además se recrean los tres ecosistemas fundamentales de la evolución humana: la selva, la sabana y la tundra-estepa de la última glaciación.










































































No hay comentarios:

Publicar un comentario