miércoles, 18 de septiembre de 2019

Tarragona Ciudad Que ver y Hacer Fotos



TARRAGONA CIUDAD QUE VER Y HACER FOTOS

Llamada Tarraco durante el Imperio romano y con más de mil años de antigüedad, fue una de las principales ciudades de Hispania. Tarragona es una ciudad a orillas del Mediterráneo con un gran patrimonio monumental y arqueológico, anfiteatro y circo romano, catedral gótica, muesos de arqueologia, muralla romana, la Plaça de la Font, la Rambla Nova, además de terrazas, restaurantes, tiendas y gastronomia, con platos típicos como la espineta con caracoles, la cassola de romesco o el arrossejat.


- Anfiteatro de Tarragona: Es un edificio romano construido muy cerca del mar, tras la muralla de la ciudad de Tarraco, capital de la provincia romana Hispania Citerior Tarraconensis. Fue construido a finales del siglo II d.C., en un espacio que había sido un área funeraria. Durante el imperio de Heliogábalo, a del siglo III d.C., en el anfiteatro se llevaron a cabo diversas reformas. En conmemoración de este hecho, el podium se coronó con una gran inscripción monumental, de la que se conservan numerosos fragmentos.


En él se disputaban todo tipo de espectáculos, como la munera (lucha de gladiadores) o las venationes (luchas con animales). También cacerías, exhibiciones atléticas y suplicios de muerte (así como matanzas de cristianos). Se construyó cerca del mar en la parte baja de la ciudad por su fácil acceso tanto para el público asistente a los espectáculos como para el desembarco en la playa de los animales usados para ellos. Está colocado en una pronunciada pendiente, aprovechando la roca para recortar parte de las gradas. En las demás partes donde no se podía aprovechar la topografía, las gradas se levantaron sobre bóvedas. Se combinó el uso de hormigón (opus caementicium) y el de grandes sillares de piedra (opus quadratum).


Se sabe que en determinadas ocasiones se desplegaba una enorme carpa (velum) que protegía a los espectadores del sol. Debajo de la arena donde se celebraba el espectáculo, en los sótanos inferiores, se hallaban unos montacargas que, mediante un sistema de poleas y contrapesos accionados por tornos, levantaban las jaulas con las fieras, los gladiadores o diversos elementos escenográficos de los juegos. En las fosas o sótanos también había zonas de descanso y de culto. En la zona norte de la fosa trasversal se encontró una pintura al fresco (hoy conservada en el Museo Nacional Arqueológico de Tarragona) dedicada a la diosa Némesis, que decoraba una pequeña capilla destinada a la invocación de esta diosa protectora de los gladiadores.


El 21 de enero del año 259, en el marco de las persecuciones contra los cristianos en época del emperador Valeriano, fueron quemados vivos en la arena del anfiteatro el obispo de la ciudad, Fructuoso y sus diáconos, Augurio y Eulogio. Durante el siglo V, y como consecuencia de la política religiosa de los primeros emperadores cristianos, el anfiteatro fue perdiendo sus funciones originarias. Un siglo después se aprovecharon las piedras de éste, sobre todo los sillares de la gradería, para construir una basílica cristiana de tres naves que conmemoró el lugar del martirio de los tres santos de la Iglesia tarraconense. Alrededor del templo se construyó un cementerio con tumbas excavadas en la arena y mausoleos funerarios adosados a la iglesia.


La invasión islámica abrió un período de abandono del conjunto hasta que, en el siglo XII, se erigió sobre los cimientos de la basílica visigótica un nuevo templo bajo la advocación de Santa María del Milagro. De estilo románico y planta de cruz latina, una sola nave y un ábside cuadrángular. La iglesia se mantuvo en pie hasta 1915.


- Circo Romano de Tarraco: Fue construido a finales del siglo I d.c. Por el mandato del emperador romano Domiciano. en él se celebraban los ludi circenses, fundamentalmente carreras de caballos. El circo se mantuvo en uso hasta mediados del siglo V, momento en que la arena y las bóvedas perimetrales fueron trasformadas en nuevos espacios residenciales porque la ciudad se redujo de tamaño y se concentró en la "parte alta" debido a la creciente inestabilidad del Imperio romano, ocupando las antiguas instalaciones del foro provincial y del circo.


Posteriormente las estructuras originales fueron aprovechadas como soporte para las nuevas construcciones, de manera que el circo acabó por incrustarse en el mismo centro urbano de Tarragona, lo que curiosamente facilitó que sea probablemente el mejor conservado del mundo. Se conserva y es visitable la parte de la cabecera oriental, donde se sitúa la porta triunfalis y buena parte del graderío. Además, son visitables varias de las vueltas interiores del circo, que aguantaban el graderío superior, cuya dimensión conservada es también un récord sobre los demás circos romanos conservados. Estas vueltas se adentran en muchos casos en las entrañas del casco antiguo.


- Estàtua d'en Maginet: Maginet es un personaje de Tarragona creado por el Sr. Josep M.Tarrasa en 1934. Fue nació dentro del contexto de un programa radiofónico a lo largo de los años que se ha convertido en un símbolo para la ciudad de Tarragona. Su primera imagen la obtuvo del dibujante Salvador Maestros y desde entonces fue adoptada por muchas asociaciones benéficas. Pero además protagonizó éxitos musicales con canciones como el "Examen de Maginet" Tomó parte en películas como "El obstáculo" film que obtuvo un premio nacional del Espectáculo. En 1982 el Ayuntamiento de Tarragona decidió a petición del Club Maginet denominarse Jardín de En Maginet la glorieta del Parque del Miracle que presidía la figura del pequeño locutor, hasta que decidió trasladar la figura de Maginet a un lugar mas transitado y moderno de la ciudad, el lago de la plaza Imperial Tarraco. El traslado del Maginet en la plaza también se aprovechó para rendir homenaje al querido y popular tarraconense Josep M. Tarrasa.


- El Balcón del Miditerraneo: Es un mirador que se encuentra al final de la Rambla Nova, situado sobre un acantilado de 40 metros y que permite disfrutar de unas vistas muy bonitas del puerto, la playa del miracle, el anfiteatro, la estación de ferrocarril, y la punta del milagro. Está bordeado por una elegante baranda de hierro fundido diseñada por Joan Miquel Guinart a fines del s.XIX. y se dice que trae suerte a quien la toca. Hasta aquí llegan cada día cientos de personas, tanto locales como turistas para disfrutar de las maravillosas vistas. Se trata de un oasis de paz y tranquilidad frente al mar en el centro de la ciudad.


- Monumento a Roger de Llúria: Situada al final de la rambla nova y detras balcón del miditerraneo destaca esta imponente estatua dedicada al Roger de LLuria, navegante de origen calabrés, que fue almirante de la flota de la Corona de Aragón y de Sicilia, la cual dirigió brillantemente durante todo el reinado de Pedro III el Grande de Aragón. Se le concedió el condado de Cocentaina (Alicante) como recompensa por su trayectoria militar al servicio de la Corona de Aragón. Nombrado almirante en 1283, defendió Sicilia y los derechos de los reyes de la Corona de Aragón contra los angevinos (Casa de Anjou).


- Rambla Nova: Majestuoso paseo, centro de la vida ciudadana. Destaca por sus terrazas, restaurantes, tiendas elegantes y sede de distintas instituciones tanto públicas como privadas. Alinea interesantes edificios representativos de la arquitectura del SXIX y XX. Fue diseñada en 1854 tras la demolición de la vieja muralla de San Juan, levantada en el s.XVI y que se había convertido en una barrera entre la Parte Alta tradicional y el floreciente y expansivo barrio de la Marina. Acoge los monumentos a Roger de Lauria, obra de Feliu Ferrer Galzeran erigido en 1883 y el dedicado a los "Héroes de 1811", obra de Julio Antonio. En su extensión moderna, se levanta el popular monumento a los Castellers.


- Monument als herois de 1811: El Monumento a los héroes de 1811, conocido popularmente como Los Desnudos, es una obra en Tarragona de Antonio Julio Rodríguez Hernández (Mora de Ebro, 1889  Madrid, 1919), conocido por Julio Antonio. Se encuentra sobre un podio de piedra con tres esculturas de bronce en la Rambla Nova de Tarragona, en el cruce con las calles de Ixart y Cañellas. El sitio napoleónico de 1811 es uno de los episodios más dramáticos de la historia de Tarragona. Toda la población colaboró ​​en la defensa, incluso las mujeres, y cuando el 28 de junio se produjo el asalto definitivo, la toma tuvo un carácter terrorífico. Exacerbados los ánimos de la tropa napoleónica por una resistencia tan obstinada, los hombres de Suchet se entregaron a una brutal matanza. Más de cinco mil asesinatos, la mayor parte degollados, sería el resumen de una locura de sangre sin precedentes en Cataluña.


- Cambra de Comerç de Tarragona: El 4 de abril de 1887 un grupo de empresarios tarraconenses, con un marcado carácter emprendedor y con afán de modernización de aquella sociedad que les tocó vivir, decidieron constituir lo que hoy es la Cámara Oficial de Comercio Industria, Servicios y navegación de Tarragona. La acción se enmarcó dentro de la primera ola de creaciones de Cámaras de Comercio en España a raíz del Real Decreto que favorecía su constitución. Una normativa que pretendía reactivar un tejido productivo necesidad más que nunca de un potente revulsivo, dado que con la pérdida de colonias España veía mermada no sólo su influencia internacional, sino que le hacía falta definir cómo organizar su economía y adaptarse a tiempo de cambios muy profundos.


- Monumento a los Castellers: Dedicado a los castellers obra del escultor catalán Francesc Inglés y Garcia. Está situado en la Rambla Nova de Tarragona y representa un 4 de 8 de once metros de altura hecho a tamaño natural. Está hecho de bronce y pesa doce toneladas. Fue inaugurado el 29 de mayo de 1999. El conjunto de la escena está formado por 222 personas realizadas con gran detallismo. De estas, 219 figuras se encuentran en el castillo, tanto a la piña, donde se reconocen rostros como los de Pau Casals, Pablo Picasso, Antoni Gaudí, Joan Miró o Juan Antonio Samaranch y varios personajes de Santa Coloma de Queralt (como el historiador local Salvador Palau Rafecas "el Galo" o el profesor Josep M. Carreras Tarragó) entre otros, el tronco o el pomo de arriba. Fuera el castillo se encuentra un grupo de tres músicos a un lado (formado por dos grallers y un timbaler) y el jefe de grupo, que dirige el castillo, a la otra.


- Catedral de Tarragona: La Catedral Basílica Metropolitana y Primada de Santa Tecla. Es un templo cristiano medieval iniciado hacia el siglo XII y parcialmente concluido en el XIV. Comenzada en estilo románico, se completó en estilo gótico, con una presencia importante de elementos posteriores, especialmente del Renacimiento y el Barroco. Se encuentra situada en la parte más alta de Tarragona, sobre un lugar que ya ocuparon con anterioridad un templo dedicado al culto imperial romano (el templo de Augusto),​ una catedral visigótica y una mezquita árabe.


- Plaça dels Sedassos: Es un pequeño enclave de la Part Alta de Tarragona, muy cerca de la Catedral. Al pasar por ella nos llama la atención la fachada de uno de sus edificios. El pintor y muralista Carles Arola es el autor de esta obra. Usando la técnica del “trompe-l’oeil” o “trampantojo”, esta fachada simula una decoración de la misma con elementos y personajes propios del siglo XIX, además de introducir elementos festivos de la ciudad como los cabezudos que hacen las delicias de los más pequeños en las fiestas de Sant Magí y Santa Tecla. Como elementos curiosos de la pintura destaca la representación del taller del propio autor, su autoretrato en el balcón y el caballo que asoma la cabeza. Arola también es el autor de decoraciones similares como las del mercado provisional de la ciudad y una fachada en el barrio marítimo de El Serrallo.


- Torre del Pretori: La torre denominada del Pretorio formaba parte del gran conjunto monumental, construido durante la época de Vespasiano (69-96 dC), en la parte alta de la ciudad, del Concilio Provincial. Al convertirse en Tarraco la capital de la Provincia de la Hispania Citerior, el gobierno imperial decidió que la ciudad necesitaba un conjunto de edificaciones para cubrir las amplias funciones de una capital. En época medieval sirvió de torre de vigilancia, palacio real y sede del veguer de la ciudad. A partir del s. XVI se convirtió en cuartel y depósito de material bélico. Desgraciadamente, en 1813 las tropas francesas la destruyeron en buena parte, antes de la fuga.

  
- Torre de les Monges: La Muralla (Torre de las Monjas). La ciudad medieval, enclavada en la Parte Alta, ya disponía de las murallas romanas. Por lo tanto, sólo fue necesaria su reparación y mantenimiento. Únicamente se tuvo que reconstruir el cierre meridional. Es "el Muro Viejo", del siglo XII, que se conserva parcialmente en las calles Ferrers y Enrajolat y en el cual destacan las torres de Morenes y de Arandes, que protegían el portal de Olivera, al principio de la calle Major. En el siglo XIV se amplió el recinto amurallado hasta el área del antiguo circo romano con la construcción de la "Muralleta", parcialmente visible junto a las bóvedas de San Hermenegildo. Estaba reforzada con varias torres, pero sólo se conservan las de las Monjas y la de Tintoré.


- Museu Nacional Arqueologic: Construido durante la primera mitad del siglo XIX, el actual Museo Nacional Arqueológico de Tarragona es el más antiguo de Cataluña en su especialidad. Aloja piezas arqueológicas del pasado romano de Tarraco y de comienzos del cristianismo, y también una biblioteca. Sus colecciones comprenden piezas del siglo XVI y posteriores, la mayoría de las piezas expuestas fueron descubiertas durante excavaciones realizadas durante los últimos 150 años. Para llevar a cabo sus objetivos organiza actividades y ofrece servicios diversos como exposiciones temporales, ciclos de conferencias, seminarios, talleres y actividades de reconstrucción histórica, edición de publicaciones y realización de programas audiovisual.


- Casco Antiguo: Coincide con el primer asentamiento romano y está ocupado en su mayor parte por el Fórum Provincial de Tarraco. Está rodeado por la Muralla romana, cuya longitud hacia el siglo III a. C. era de unos 4 km. Sin embargo, en la actualidad sólo se conserva alrededor de 1 km y una puerta adovelada original. El Casco Antiguo, conocido popularmente como "Parte Alta", es hoy en día una de las zonas más visitadas tanto por turistas como por autóctonos gracias a la oferta gastronómica y de ocio que ofrece.


- Teatro de Tarragona: Construido en 1924, abre sus puertas de nuevo después de permanecer cerrado durante una larga temporada; el 11 de diciembre del 2012. EL nuevo edificio fue construido por el arquitecto Xavier Clement.


- Església de Sant Agustí: Del antiguo convento de San Agustín, que antes perteneció a los jesuitas de Tarragona, sólo queda esta iglesia, el valor artístico de la que viene dado por sus vinculaciones con obras de Roma y para mostrar los rasgos característicos de la denominada "Escuela del Campo". Actualmente es custodiada por los sacerdotes de la parroquia de San Francisco, a la que pertenece. La iglesia responde a una mezcla de estilos, propia del Renacimiento y la fachada es de estilo barroco clasicista. La portada está profusamente decorada con un friso de la Epifanía de la época en la que los Agustinos ocuparon el convento (a finales del siglo XVIII: 1895), en el frontón hay un gran escudo (cuarteado con un árbol, manos, águila y obelisco bajo una cumbre). También se conserva ante el presbiterio una gran cripta funeraria. En la puerta hay un crismón con los símbolos de la alfa y la omega. Encima hay dos inscripciones en una especie de papiros de metal.


- Parròquia de Sant Francesc d'Assís: La iglesia corresponde al antiguo convento de Sant Francesc es un edificio de principios del siglo XVIII, entre 1704 y 1758, aunque ha sido reformado y reconstruido en varias ocasiones a lo largo de su historia. Tiene planta de cruz latina con tres capillas en cada lateral y un estrecho campanario cuadrangular. La fachada principal es muy austera, tanto que da la sensación de estar inacabada, aunque el rosetón encima de la puerta de entrada, le da un toque muy bonito, fue añadido en el año 1911.

- Padres Carmelitas Descalzos De Cataluña y Baleares: Los Carmelitas llegaron a Tarragona en 1597. El primer convento debido a la Guerra de la Independencia, en la toma en 1811, murieron muchos frailes y el ejército francés lo utilizó como caballerizas. Tuvieron que abandonar el convento en la fatídica noche de Sant Jaume de 1835 cuando fue incendiado y posteriormente derribado en 1934. Adquirieron los actuales terrenos y se inauguró el convento-iglesia en 1896 conociéndose en Tarragona como el "Convent de la Punxa" por la característica aguja que corona el campanario.


- Climatologia: Tarragona posee un clima mediterráneo típico, la temperatura media anual es de 17,8 ºC y la precipitación supera ligeramente los 500 mm. Los inviernos son suaves y los veranos son calurosos. Primavera y otoño suelen registrar las mayores precipitaciones. Las temperaturas máximas en los días más calurosos del año no acostumbran a superar demasiado los 30 ºC.


- Economia: El puerto ha constituido históricamente uno de los puntales de la actividad económica. Desde mediados de los años 70, se encuentra siempre entre los cinco puertos españoles de mayor tonelaje. Se vincula estrechamente con el tráfico de grandes cargas a granel, especialmente petróleo y sus derivados, cereales y carbón. El tráfico de contenedores se comienza a afianzar desde la puesta en funcionamiento de una nueva terminal en el año 2008. Los cruceros sin embargo, no son todavía un tráfico frecuente. El puerto pesquero de Tarragona es el más importante de Cataluña, con un total de 8000t en 2004, que corresponde al 30% de las capturas pertenecientes a esa comunidad.


El complejo petroquímico de Tarragona es el más importante de España, y sus factorías se extienden por el término de Tarragona y los vecinos de Vilaseca, Morell y la Pobla de Mafumet. En él se ubican empresas nacionales como Repsol o extranjeras, como Bayer, BASF, etc. La petroquímica genera cerca de 5.000 empleos, más otros 23.000 entre indirectos e inducidos. Paralelamente, existe una actividad industrial muy diversificada, con una actividad centrada en manufacturas diversas, transformados plásticos o del metal, materiales de construcción, cartonajes y embalajes, etc.


El sector terciario ocupa la parte principal de la población activa. Más allá de la actividad relacionada con la capitalidad provincial, destacan el comercio, los servicios docentes relacionados con la Universidad y otros centros educativos y, especialmente, el sector turístico. Cuenta con una extensa cantidad de bares y restaurantes, también dispone de dos grandes centros comerciales que son El Corte Inglés inaugurado en 2010 y el Parc Central, una gran superficie que cuenta con tiendas de ropa, juguetería, tienda de electrodomésticos y sala de cines con un Eroski integrado y está situado en el centro de la ciudad.


- Gastronomía: Es el reflejo de su personalidad histórica y cultural, como puerto del Mediterráneo, una parte importante de su riqueza viene del mar, que se conjuga con la rica agricultura. Marisco y pescado azul reconocido por la Denominación de Origen Pescado Azul de Tarragona. En el Serrallo (el barrio de pescadores de Tarragona), se pueden encontrar varios restaurantes que ofrecen una cocina basada en los productos frescos del mar.


El plato típico por antonomasia en Tarragona es la Espineta con caracoles, especialmente consumido durante las fiestas de Santa Tecla. Es un plato que combina la espineta, lomo de atún, con caracoles, así como un completo sofrito de verduras. De cocción elaborada, necesita un reposo de una noche. Es célebre la frase "Santa Tecla gloriosa, mare dels tarragonins, què fem avui per dinar? Espineta amb cargolins!" (Santa Tecla gloriosa, madre de los tarraconenses, ¿qué hay hoy para comer? ¡Espineta con caracoles!).


Otros platos más típicos de Tarragona son la cassola de romesco, el arrossejat, el arroz negro, así como el pescado a la plancha o frito. Muchos de los restaurantes que ofrecen estos platos están situados a poca distancia del mar, lo que hace que sus platos estén hechos con pescado fresco, además de poder disfrutar de maravillosas vistas sobre el mar y del ambiente típico del Serrallo.


En cuanto a los productos agrícolas la mayoría provienen de las comarcas del interior de Tarragona. Avellanas, almendras, setas, y cítricos son también productos típicos. Merecen una citación especial y aparte los vinos de la Denominación de Origen Tarragona, en especial las mistelas y vinos rancios ideales para acompañar los postres.


En la Parte Alta de la ciudad muchos restaurantes se encuentran en edificios históricos que transportan al gourmet a la época del esplendor imperial o a los años de la difícil reconquista. Para completar esta ambientación histórica en el mes de mayo se celebran las jornadas gastronómico-culturales Tarraco a Taula, que ofrecen la oportunidad de catar algunos platos extraídos de recetas romanas.


En Tarragona también son típicos los bares de tapas o llesqueries, y con la llegada del buen tiempo se puede disfrutar en cualquier plaza o calle de la ciudad de las terraza de los bares para tomar el vermut antes de comer.





































































No hay comentarios:

Publicar un comentario