jueves, 7 de noviembre de 2019

Cata de Vinos: Viñedos Singulares de Rioja



CATA DE VINOS: VIÑEDOS SINGULARS DE RIOJA

Viñedos Singulares de Rioja: Historia; Vendimia y Elaboración 2019.
Cata de vinos procedentes de Viñedos Singulares.
Edificio CCT de la UR, 6 de noviembre de 2019.


17:00 h. Inauguración de la jornada a cargo de D. Fernando Salamero, Presidente del Consejo Regulador de la D.O.Ca. Rioja.
17:15 h. Conferencia: ”El Viñedo Singular: un Nuevo Modelo de Diferenciación Basado en el Terroir“. Dr. D. Juan Carlos Sancha.
17:45 h. Micro - Exposiciones: “8 Experiencias de Vendimia y Elaboración 2019 en Viñedos Singulares de la D.O.Ca. Rioja. Cata de Vinos”.
19:45 h. Clausura a cargo de la Dra. D. ª Zenaida Guadalupe, Directora de Estudios del Grado en Enología de la Universidad de La Rioja.


Cartel de Enólogos (Los 8 Primeros Vinos Singulares de Rioja):
- Dr. D. Juan Carlos Sancha - Bodega Juan Carlos Sancha - Vino Cerro la Isa Blanco 2018
- D.ª Cristina Bernedo - Bodegas Valdemar - Vino Finca Alto Cantabria
- D. Rubén Jiménez - Bodegas Luís Cañas - Vino Carraquintana 2017
- D. Roberto Rodríguez - Bodegas Palacio - Vino Cosme Palacio 1894 2017
- D.ª Emma Villajos - Bodegas Valdelacierva - Vino Valdelacierva Finca Montepedriza 2019
- D. Rafael Usoz - Bodegas Sonsierra - Vino Viñedos de Sonsierra nº6 2019
- D. José María Pangua - Bodegas Viñedos de Alfaro - Vino Canterabuey 2019
- D. ª María Martínez - Zinio Bodegas - Terroir de Zinio Parcela 624


Juan Carlos Sancha, con sus vinos Cerro La Isa, en versión tinto y blanco, procedentes de una parcela de garnachas y viuras centenarias de Baños de Río Tobía, es el primer productor con dos vinos de Viñedo Singular ya calificados como tales. Canterabuey, de Viñedos de Alfaro (Aldeanueva de Ebro), un vino de una parcela de garnacha y tempranillo del mismo nombre; Caudum, de Bodegas Larraz, el proyecto de la familia Piserra en una finca propia de Cenicero; La Taconera, el vino de la vieja parcela más mimada por el joven Javier San Pedro en Laguardia; Las Tapias, un vino de finca de Marqués de Riscal en Elciego; Palacio, procedente de un viejo viñedo de la centenaria bodega del mismo nombre en Laguardia; y Sínodo Los Tollos, un parcelario del pequeño proyecto de Juan Antonio Blanco, Gorka Etxebarria y Roberto Monforte (Sínodo Vitivinícola) de un pequeño viñedo de Villamediana, son las primeras etiquetas de Vino de Viñedo Singular de Rioja. En breve, irá aumentando poco a poco la nómina de este selectivo club con características propias.


Una categoría llamada a ser punta de lanza de Rioja. Un "viñedo singular" supone en la práctica una microdenominación de origen, con características de producción y elaboración que atienden a la singularidad y especificidad de determinados viñedos. Producir uvas y elaborar vino para viñedo singular aporta unas garantías de calidad notablemente superiores a las del conjunto de Rioja. Igualmente, los costes de producción son también notablemente más caros. Comenzando por los rendimientos de producción y elaboración, mucho más bajos, y siguiendo por una garantía de vendimia manual y por una doble calificación de los vinos ya elaborados. La inicial y la final al salir al mercado. En ambos casos debe ser excelente.


La nueva categoría de Rioja "Vinos de Viñedo Singular", acreditada a los primeros 84 viñedos de la denominación de origen. El proceso, histórico en la DOCa, no es sencillo (se inició en el año 2017) y su solicitud fue acompañada de un estudio técnico acreditativo de la singularidad presumida al viñedo aspirante, que luego es convalidada en el Ministerio con su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE). De momento, hay 155 hectáreas reconocidas (de esos 84 viñedos), aunque, hasta hoy, únicamente hay ocho vinos de viñedo singular que han pasado por una segunda cata con calificación excelente antes de salir al mercado y que es un requisito exclusivo para este tipo de vinos.


A estas 84 parcelas se sumarán en el 2020 otras 20 nuevas que han comenzado ya los trámites para su reconocimiento y que, con ellas, se alcanzarán las 200 hectáreas de viñedo singular. Siendo la respuesta de la Denominación de Origen Calificada Rioja a las inquietudes de prescriptores y de consumidores. Historicamente si Rioja puede presumir de algo es de valiente y de pionera, como lo fue en el año 1925 al constituir la primera denominación de origen del país, en 1991 al ser la primera Calificada y ahora en 2017 con la aprobación de los vinos de viñedo singular.


Es una apuesta por la calidad y por la autenticidad. Son viñedos que apenas suman 155 hectáreas, de las más de 65.000 que hay en Rioja, es decir, viñas que dan como resultado vinos con peculiaridades únicas y que responden a las nuevas demandas de los consumidores que quieren conocer con precisión el lugar de origen de la uva y la singularidad de su proceso de elaboración. Demostrando la buena dirección de Rioja.





























No hay comentarios:

Publicar un comentario