martes, 7 de julio de 2020

Bar Varia 3 en Logroño



BAR VARIA 3 EN LOGROÑO

- Dirección: Calle Somosierra, 22, 26002 Logroño, La Rioja
- Horario: de lunes a domingo de 9:00–24:00 y martes cerrado
- Teléfono: +34 941 28 91 13


Se trata de un bar de tapeo familiar. Aquí encontraremos el mejor pollo frito crujiente al estilo sureño de Logroño. Su bocado es súper jugoso y poco aceitoso. También son muy recomendables sus carrilleras especias y muy sabrosas. Se nota la mano casera de Margarita, una dominicana con muy buena mano para la cocina. Aquí nos encontraremos con un pequeño establecimiento, pero con buen ambiente, simpatía, mestizaje y música.


La gastronomía dominicana presenta características de una cocina criolla, es decir, de origen europeo pero desarrollado en América con influencias africanas. Por eso es similar a la de países de habla latina que circundan al Mar Caribe, aunque con ligeras variaciones desarrolladas, dando origen a platos singulares de República Dominicana.


Se le llama pollo frito al plato compuesto por trozos de carne de pollo tierno, a veces enharinados o rebozados, y luego fritos. El empanado añade una corteza exterior crujiente que evita la pérdida de los jugos pero también absorbe la grasa usada al freír. Lo que distingue al pollo frito de otras frituras de pollo es que habitualmente se corta por las articulaciones, dejando los huesos y la piel intactos. La piel crujiente bien condimentada, sin exceso de grasa, es el rasgo distintivo de un pollo bien frito. Se puede aderezar con salsa tártara, kétchup o salsa picante.


Los cortes de carne oscura proceden de la trasera (cadera y patas), y cuyos músculos se usan más frecuentemente. Por todo el mundo se empelan diferentes condimentos y especias para añadir sabor al pollo frito. Gracias a su versatilidad, no es raro que se condimente el exterior crujiente del pollo con diversas especias, tanto picantes como saladas. Hay tres técnicas principales para freír pollo: en sartén, en profundidad o a presión.


Los escoceses, más tarde inmigrantes en muchos estados del sur de Estados Unidos, tenían la tradición de freír pollo en grasa, a diferencia de los ingleses, que lo hervían u horneaban. Cuando fue introducido en el sur de los Estados Unidos, el pollo frito se convirtió en una comida básica. Más tarde, cuando los esclavos africanos fueron llevados a trabajar en plantaciones sureñas, éstos añadieron condimentos y especias que no existían en la cocina escocesa tradicional, mejorando el sabor.


Como la mayoría de esclavos no podía obtener carnes caras pero sí solían tener permitido criar pollos, la costumbre de freír pollo en ocasiones especiales se extendió por todas las comunidades afroamericanas del sur, sobreviviendo incluso a la abolición de la esclavitud y pasando gradualmente a convertirse en un plato sureño típico. Gracias a que el pollo frito se conservaba varios días en climas cálidos antes de disponer de refrigeración, se hizo muy popular las épocas en las que la segregación cerró la mayoría de restaurantes a la población negra.








No hay comentarios:

Publicar un comentario